Si­ria: los re­mo­li­nos de la re­pre­sión

Un su­da­rio de si­len­cio y os­cu­ri­dad lo cu­bre to­do, el ré­gi­men no quie­re que ha­ya tes­ti­gos que cuen­ten la bar­ba­rie. El dis­cur­so pa­ra con­su­mo in­terno re­pi­te que se tra­ta de una cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal va­lién­do­se de los is­la­mis­tas.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES

En el dra­má­ti­co pai­sa­je de Si­ria no se ve un in­me­dia­to cam­bio de es­ce­na, el ré­gi­men de Ba­char el As­sad re­pri­me con una vio­len­cia im­pla­ca­ble las nu­me­ro­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes que pi­den su di­mi­sión en nom­bre de la li­ber­tad. Des­de que co­men­za­ron las pro­tes­tas, los muer­tos su­man más de 1.500; los he­ri­dos, 3.000; los de­te­ni­dos, en­tre 10.000 y 20.000.

Es­tas ci­fras se ba­san en da­tos del Ob­ser­va­to­rio Si­rio de De­re­chos Hu­ma­nos y en in­for­mes de las ONG que ope­ran en el in­te­rior del país. Los da­tos ofi­cia­les es­tán ma­ni­pu­la­dos y son es­ca­sos, no exis­ten tes­ti­gos in­de­pen­dien­tes, ya que el Go­bierno ha prohi­bi­do la pre­sen­cia de pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros. Un su­da­rio de si­len­cio y os­cu­ri­dad lo cu­bre to­do, el ré­gi­men no quie­re que ha­ya tes­ti­gos que cuen­ten la bar­ba­rie. El dis­cur­so pa­ra con­su­mo in­terno re­pi­te que se tra­ta de una cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal va­lién­do­se de los is­la­mis­tas. Las iras del ré­gi­men se di­ri­gen de ma­ne­ra especial con­tra Es­ta­dos Uni­dos y con­tra Fran­cia, los dos paí­ses más ac­ti­vos en las con­de­nas de la re­pre­sión con­tra la po­bla­ción y los prin­ci­pa­les ac­to­res de las san­cio­nes con­tra los al­tos man­da­ta­rios del ré­gi­men.

La se­cre­ta­ria del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton, ha si­do muy con­tun­den­te en las de­cla­ra­cio­nes re­fe­ri­das al Go­bierno de Da­mas­co, al sos­te­ner que el ob­je­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos en re­la­ción con Si­ria es que la vo­lun­tad de trans­for­ma­ción de­mo­crá­ti­ca se lle­ve a ca­bo. Al ha­blar del pre­si­den­te Ba­char ha ma­ni­fes­ta­do que es­te ha per­di­do la le­gi­ti­mi­dad, ya que no ha hon­ra­do las pro­me­sas ade­más de ha­ber bus­ca­do y acep­ta­do la ayu­da de Irán pa­ra re­pri­mir a su pue­blo. Co­mo ob­ser­va­ción fi­nal ha di­cho que el pre­si­den­te As­sad no es in­dis­pen­sa­ble y que el Go­bierno de Was­hing­ton no ha he­cho ni ha­rá nin­gún ges­to pa­ra que se man­ten­ga en el po­der.

Con­flic­to di­plo­má­ti­co.

Los par­ti­da­rios de la fa­mi­lia As­sad, en­cua­dra­dos por el par­ti­do Baaz, han mon­ta­do ma­ni­fes­ta­cio­nes, o más bien con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes, de apo­yo al ré­gi­men y con­tra la in­je­ren­cia ex­tran­je­ra. Los más au­da­ces, ani­ma­dos por la te­le­vi­sión pú­bli­ca, han ata­ca­do las em­ba­ja­das de Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos. En la fran­ce­sa hu­bo tres he­ri­dos en­tre los policías que la cus­to­dia­ban. El mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Wa­lid al Mue­lle, acu­só a los em­ba­ja­do­res de esos paí­ses de aten­tar con­tra la se­gu­ri­dad in­te­rior del país por vi­si­tar la vi­lla re­bel­de de Ha­ma, una de las más ac­ti­vas en la pro­tes­ta y de las más cas­ti­ga­das por la re­pre­sión. En res­pues­ta, el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés lla­mó al Quai d’ Or­say a la em­ba­ja­do­ra si­ria pa­ra re­cor­dar­le que el em­ba­ja­dor fran­cés en Da­mas­co es­ta­ba en pleno ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes y le re­cor­dó que la Con­ven­ción de Vie­na so­bre re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas es­ti­pu­la que los je­fes de las mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas de­ben te­ner to­tal li­ber­tad pa­ra sus des­pla­za­mien­tos en los paí­ses que los acre­di­tan. Le di­je­ron que ella po­día mo­ver­se por to­da la geo­gra­fía fran­ce­sa, que ese de­re­cho te­nía re­ci­pro­ci­dad.

Ha­ma es una vi­lla sím­bo­lo de la más dura his­to­ria de Si­ria, la bru­tal ma­sa­cre lle­va­da a ca­bo por Ha­fez el As­sad, pa­dre del ac­tual pre­si­den­te, la ha mar­ca­do con un ta­tua­je in­de­le­ble. En aque­lla ope­ra­ción mu­rie­ron en­tre 10.000 y 25.000 su­níes, que pro­ta­go­ni­za­ron la re­be­lión. Nun­ca lo han ol­vi­da­do. So­lo así se pue­de ex­pli­car la ma­ni­fes­ta­ción que ha­ce unos días reunió a ca­si me­dio mi­llón de per­so­nas gri­tan­do con­sig­nas con­tra Ba­char el As­sad.

La se­ño­ra Clin­ton ha si­do de­ma­sia­do be­né­vo­la al de­cir que el pre­si­den­te Ba­char ha per­di­do le­gi­ti­mi­dad, en reali­dad nun­ca la ha te­ni­do. Su pa­dre, Ha­fez, que go­ber­nó el país con mano de hie­rro du­ran­te 30 años, lle­gó al po­der subido a los tan­ques pa­ra des­pués ama­ñar re­fe­rén­dums y elec­cio­nes que no ba­ja­ban del 95% en los apo­yos. Ba­char no era el pre­des­ti­na­do a la he­ren­cia y por eso no lo pre­pa­ra­ron pa­ra asu­mir ese pa­pel. Es­tu­dió of­tal­mo­lo­gía en Lon­dres y que­ría ejer­cer­la co­mo pro­fe­sión, pe­ro la muer­te de su her­mano ma­yor, Basil, en un ac­ci­den­te de trá­fi­co, cam­bió su des­tino. A Basil, el pa­dre le ha­bía da­do una for­ma­ción mi­li­tar pa­ra que le he­re­da­ra. Ha­fez no se atre­vió a nom­brar he­re­de­ro al hi­jo pe­que­ño, Maher, por­que era co­no­ci­do por su ca­rác­ter vio­len­to e ines­ta­ble. So­lo que­da­ba Ba­char y di­cen que acep­tó la de­ci­sión paterna con re­sig­na­ción.

Lo di­cen quie­nes sos­tie­nen que aho­ra no es el lí­der de la re­pre­sión sino que quien la di­ri­ge es el clan fa­mi­liar, em­pe­zan­do por el her­mano pe­que­ño, Maher, sin du­da el nú­me­ro dos del ré­gi­men, que man­da la Cuar­ta Di­vi­sión Aco­ra­za­da, pro­ta­go­nis­ta del aplas­ta­mien­to de los re­bel­des en va­rias par­tes del país, prin­ci­pal­men­te en Jisr al Shu­gur, don­de va­rios ofi­cia­les de­ser­ta­ron por ne­gar­se a dis­pa­rar con­tra su pro­pio pue­blo. Maher fue a Shu­gur y yu­gu­ló la re­be­lión sin pie­dad. Es una tra­ge­dia que se ha tra­ta­do de ocul­tar, pe­ro que un día se co­no­ce­rá en sus más es­ca­lo­frian­tes de­ta­lles. En el re­ta­blo fa­mi­liar de los de-

fen­so­res del po­der hay que ci­tar al primo del pre­si­den­te, Ra­mi Makh­lou, que se hi­zo mul­ti­mi­llo­na­rio al sol del ré­gi­men y que aca­ba de ma­ni­fes­tar que la fa­mi­lia lu­cha­rá has­ta el fin. Tan­to la Unión Eu­ro­pea co­mo Es­ta­dos Uni­dos han san­cio­na­do a los pro­ta­go­nis­tas más des­ta­ca­dos de la re­pre­sión con dis­tin­tas me­di­das, en­tre ellas, que no po­drán en­trar en el te­rri­to­rio eu­ro­peo ni es­ta­dou­ni­den­se y que se les con­fis­ca­rán sus bie­nes.

Di­fi­cul­ta­des.

Los si­rios pa­re­cían re­sig­na­dos a su fa­tal des­tino, o eso se de­cía, cuan­do es­ta­lla­ron las re­vo­lu­cio­nes ára­bes. Vie­ron có­mo caían la dic­ta­du­ra tu­ne­ci­na y la dic­ta­du­ra egip­cia y fue la chis­pa que pren­dió el in­cen­dio. Cu­rio­sa­men­te las re­be­lio­nes no co­men­za­ron en Da­mas­co, sino que es­ta­lla­ron en dis­tin­tas pro­vin­cias y vi­llas co­mo la ci­ta­da Ha­ma, pe­ro tam­bién en Homs, Ba­nias, Lat­ta­quié, De­raa y, de ahí sal­tó a los su­bur­bios de Da­mas­co y a mu­chas de las mez­qui­tas del país. Los vier­nes, a las ora­cio­nes les si­guen las ma­ni­fes­ta­cio­nes y la re­pre­sión.

Las co­sas no fue­ron tan fá­ci­les, bueno, re­la­ti­va­men­te fá­ci­les, co­mo en Tú­nez y Egip­to, don­de los res­pec­ti­vos ejér­ci­tos aban­do­na­ron a los dic­ta­do­res de­ján­do­les caer. En Si­ria, no. En Si­ria, los prin­ci­pa­les man­dos del ejér­ci­to se ar­ti­cu­lan con la et­nia alaui­ta a la que per­te­ne­cen los Ba­char. Son mi­no­ri­ta­rios y por eso siem­pre han usa­do la fuer­za pa­ra con­ser­var su si­tua­ción pri­vi­le­gia­da. Es im­pen­sa­ble una ac­ción bé­li­ca in­ter­na­cio­nal co­mo la que se es­tá lle­van­do a ca­bo en Libia, en la que hay una par­te del te­rri­to­rio ocu­pa­da por los re­bel­des. Si­ria es el epi­cen­tro de una zo­na de al­ta ten­sión. Sin em­bar­go, la mag­ni­tud que van to­man­do las re­be­lio­nes po­dría ter­mi­nar con el ré­gi­men.

Es una hi­pó­te­sis, uno de los es­ce­na­rios po­si­bles, por­que a los opo­si­to­res tam­po­co les fal­ta­rán apo­yos. Hay mu­cho en jue­go. Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa en ge­ne­ral ve­rían con bue­nos ojos la caí­da de los As­sad, por­que, apar­te del fin de una cruel dic­ta­du­ra, ten­dría efec­tos que po­drían con­si­de­rar co­mo po­si­ti­vos en la zo­na. La caí­da de los As­sad de­bi­li­ta­ría al ira­ní Ah­ma­di­ne­jad y al aya­to­ya­lis­mo dog­má­ti­co, por­que de­ja­ría de ex­ten­der sus ten­tácu­los por Si­ria ha­cia el Lí­bano. Por su­pues­to que va­ria­ría el equi­li­brio de fuer­zas en el aje­drez del Lí­bano al que­dar­se Hez­bu­lá, el par­ti­do de Dios, sin apo­yos. Turquía, en don­de se han desata­do se­rias ten­sio­nes con El As­sad a cau­sa de los mi­les de re­fu­gia­dos que cru­zan las fron­te­ras hu­yen­do de la vio­len­cia, po­dría te­ner una in­fluen­cia no­ta­ble en el nue­vo po­der que se pu­die­ra or­ga­ni­zar en el país ve­cino y do­blar su pre­sen­cia en un área tan sen­si­ble. Los he­chos no in­vi­tan al op­ti­mis­mo, al con­tra­rio, lo más pro­ba­ble es que to­da­vía les es­pe­re un in­cier­to fu­tu­ro de re­pre­sión y si­len­cio.

Con­tra­ma­ni­fes­ta­ción. Par­ti­da­rios del clan de los As­sad se ma­ni­fies­tan en apo­yo al ré­gi­men el 6 de ju­lio en De­raa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.