Som­bras so­bre Is­la Ne­gra

La Jus­ti­cia chi­le­na in­ves­ti­ga el po­si­ble ase­si­na­to de Pa­blo Ne­ru­da por or­den del ge­ne­ral Pi­no­chet. Su chó­fer de­nun­cia que le pu­sie­ron una in­yec­ción le­tal en una clí­ni­ca de San­tia­go de Chi­le.

Tiempo - - CULTURA - POR MA­RIO AMORÓS

Ma­nuel Ara­ya te­nía 26 años cuan­do en di­ciem­bre de 1972 em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo chó­fer y es­col­ta de Pa­blo Ne­ru­da, quien aca­ba­ba de aban­do­nar la em­ba­ja­da en Fran­cia pa­ra re­fu­giar­se en su ca­sa de Is­la Ne­gra: que­ría cui­dar su sa­lud. Ara­ya ha ro­to ca­si 38 años de si­len­cio pa­ra de­nun­ciar que Ne­ru­da no mu­rió a con­se­cuen­cia del cán­cer de prós­ta­ta que pa­de­cía, sino que fue ase­si­na­do por la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet. El juez chi­leno Ma­rio Ca­rro­za es­tá in­ves­ti­gan­do la que­re­lla pre­sen­ta­da por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­le (PCCh) y es po­si­ble que en las pró­xi­mas se­ma­nas so­li­ci­te la ex­hu­ma­ción de los res­tos del au­tor de Vein­te poe­mas de amor y una can­ción de­ses­pe­ra­da, premio No­bel de Li­te­ra­tu­ra de 1971.

El 19 de sep­tiem­bre de 1973 Ne­ru­da fue tras­la­da­do des­de Is­la Ne­gra, en el li­to­ral cen­tral, a la clí­ni­ca San­ta María de San­tia­go, ya que la do­lo­ro­sa de­rro­ta de la Uni­dad Po­pu­lar y la muer­te de Sal­va­dor Allende le ha­bían cau­sa­do una in­men­sa aflic­ción y un sú­bi­to em­peo­ra­mien­to de su sa­lud. En aquel hos­pi­tal le vi­si­tó el em­ba­ja­dor de Mé­xi­co, Gon­za­lo Mar­tí­nez Cor­ba­lá, quien le trans­mi­tió la in­vi­ta­ción de su pre­si­den­te pa­ra aco­ger­le jun­to con su es­po­sa, Ma­til­de Urru­tia. Acor­da­ron par­tir el sá­ba­do 22 en el avión enviado por el Go­bierno az­te­ca, pe­ro aque­lla ma­ña­na, cuan­do Mar­tí­nez Cor­ba­lá lle­gó pa­ra acom­pa­ñar­les al ae­ro­puer­to, so­li­ci­tó per­ma­ne­cer en Chi­le dos días más.

Por ello, Ma­nuel Ara­ya ex­pli­ca que a las ocho y me­dia de la ma­ña­na si­guien­te Ne­ru­da les pi­dió a Ma­til­de Urru­tia y a él que re­gre­sa­ran a Is­la Ne­gra pa­ra re­co- ger sus úl­ti­mas co­sas. “Ha­cia las cua­tro de la tar­de nos lla­mó por te­lé­fono y nos di­jo que, mien­tras dor­mía, al­guien ha­bía en­tra­do en su ha­bi­ta­ción y le ha­bía pues­to una in­yec­ción. Cuan­do lle­ga­mos, unas dos ho­ras des­pués, vi­mos que es­ta­ba ro­ji­zo, con fie­bre y que se que­ja­ba de un in­ten­so do­lor”. Un mé­di­co so­li­ci­tó a Ara­ya que sa­lie­ra a com­prar un me­di­ca­men­to, pe­ro unos ca­ra­bi­ne­ros le si­guie­ron y le pro­pi­na­ron una pa­li­za an­tes de aban­do­nar­lo en una co­mi­sa­ría y de ser lle­va­do fi­nal­men­te al Es­ta­dio Na­cio­nal, don­de fue tor­tu­ra­do. So­lo va­rios días des­pués pu­do co­no­cer la muer­te del poe­ta, que atri­bu­ye a aque­lla mis­te­rio­sa in­yec­ción y de la que res­pon­sa­bi­li­za a Pi­no­chet, cons­cien­te de que la voz de Ne­ru­da en el exi­lio se­ría un po­de­ro­so arie­te con­tra su ré­gi­men.

Por su par­te, Ma­til­de Urru­tia es­cri­bió en sus me­mo­rias ( Mi vi­da jun­to a Pa­blo Ne­ru­da, pu­bli­ca­das por Seix Ba­rral en 1986, un año des­pués de su muer­te) que, aun­que su es­po­so pa­só muy mal su úl­ti­ma no­che y la en­fer­me­ra de guar­dia tu­vo que in­yec­tar­le un cal­man­te pa­ra que pu­die­ra dor­mir, no pen­só “ni por un mo­men­to, que Pa­blo se mo­ri­ría”: “En es­te úl­ti­mo tiem­po, el doc­tor me ha­bía ase­gu­ra­do que se de­fen­día ma­ra­vi­llo­sa­men­te del cán­cer que lo aque­ja­ba y lo ha­bía vis­to lleno de vi­da y en­tu­sias­mo”.

“No mu­rió de cán­cer”.

La vi­da de Pa­blo Ne­ru­da se ex­tin­guió a las diez y me­dia de la no­che del 23 de sep­tiem­bre de 1973, en la ha­bi­ta­ción 402 de la clí­ni­ca San­ta María. No se le prac­ti­có au­top­sia pues no ha­bía sos­pe­chas de ho­mi­ci­dio o sui­ci­dio. Al día si­guien­te, su ami­go Luis En­ri­que Be­llo se di­ri­gió al Re­gis­tro Ci­vil pa­ra ins­cri­bir

la de­fun­ción y apor­tó el cer­ti­fi­ca­do del uró­lo­go que aten­dió al poe­ta du­ran­te los úl­ti­mos años, Ro­ber­to Vargas Sa­la­zar (fa­lle­ci­do ha­ce cin­co lus­tros), quien se­ña­ló co­mo cau­sa del fa­lle­ci­mien­to: “Ca­que­xia can­ce­ro­sa. Cán­cer pros­tá­ti­co, me­tás­ta­sis can­ce­ro­sa”. Uno de sus hi­jos, Fer­nan­do Vargas, se­ña­la: “Mi pa­dre lo aten­dió du­ran­te va­rios años. Me di­jo va­rias ve­ces que Ne­ru­da ha­bía su­fri­do un cán­cer pros­tá­ti­co me­tas­tá­si­co y que ha­bía fa­lle­ci­do por ese mo­ti­vo”. En cam­bio, una por­ta­voz de la clí­ni­ca San­ta María con­sul­ta­da por Tiem­po ha de­cli­na­do opi­nar acer­ca de es­ta in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial: “No es­ta­mos ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes, en el fon­do no hay na­da que de­cir”.

¿Có­mo que no hay na­da?

Sin em­bar­go, va­rios he­chos y tes­ti­mo­nios su­gie­ren lo con­tra­rio. En pri­mer lu­gar, co­mo sub­ra­ya la que­re­lla pre­sen­ta­da por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, la ca­que­xia, que el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción men­cio­na co­mo cau­sa de la muer­te, es un es­ta­do de ex­tre­ma des­nu­tri­ción (pro­du­ci­do por en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer) y en sus úl­ti­mos días Ne­ru­da man­te­nía su so­bre­pe­so de 100 ki­los. Ade­más, des­de Mé­xi­co, Gon­za­lo Mar­tí­nez Cor­ba­lá ha re­cor­da­do que el 22 de sep­tiem­bre, cuan­do le vio por úl­ti­ma vez, no su­fría el gra­ve es­ta­do que le atri­bu­ye el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción y que su es­ta­do era si­mi­lar al de se­ma­nas atrás, cuan­do le vi­si­tó en Is­la Ne­gra. En ter­cer lu­gar, el 24 de sep­tiem­bre de 1973, al in­for­mar de la muer­te del poe­ta, el dia­rio El Mer­cu­rio se­ña­ló el gra­ve per­jui­cio de una in­yec­ción: “A con­se­cuen­cia de un shock su­fri­do lue­go de ha­bér­se­le pues­to una in­yec­ción de cal­man­te su gra­ve­dad se acen­tuó. La baja brus­ca de pre­sión ar­te­rial (hi­po­ten­sión) cau­só alar­ma al mé­di­co tra­tan­te, pro­fe­sor Ro­ber­to Vargas Sa­la­zar, quien so­li­ci­tó la con­cu­rren­cia de un car­dió­lo­go, el cual diag­nos­ti­có su es­ta­do gra­ve”.

Pe­ro lo que más lla­ma la aten­ción son las de­cla­ra­cio­nes de Ma­til­de Urru­tia a va­rios me­dios es­pa­ño­les un año des­pués. En una entrevista pu­bli­ca­da por Pue­blo el 19 de sep­tiem­bre de 1974, afir­ma­ba: “La ver­dad úni­ca es que el du­ro im­pac­to de la no­ti­cia [del gol­pe de Es­ta­do] le cau­só que días más tar­de se le pa­ra­li­za­se el co­ra­zón. El cán­cer que pa­de­cía es­ta­ba muy do­mi­na­do y no pre- veía­mos es­te desen­la­ce tan re­pen­tino. No al­can­zó ni a de­jar tes­ta­men­to, pues la muer­te la veía aún muy le­jos”. En otra con­ce­di­da a Efe aún fue más aser­ti­va: “No le ma­tó el cán­cer. Los mé­di­cos, a los que ha­bía­mos vis­to unos días an­tes, le di­je­ron que lo ha­bían ata­ja­do y que po­dría vi­vir unos años más”.

El tes­ti­mo­nio de Ma­nuel Ara­ya ha si­do re­ci­bi­do con in­cre­du­li­dad por al­gu­nas per­so­nas muy pró­xi­mas a Ne­ru­da, en pri­mer lu­gar por su lar­go si­len­cio, que él jus­ti­fi­ca: “Gol­peé las puer­tas de to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y na­die me qui­so es­cu­char. Fui a ha­blar cin­co ve­ces con di­ri­gen­tes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, pe­ro tam­po­co me hi­cie­ron ca­so has­ta aho­ra. Por fin me he qui­ta­do es­te pe­so de en­ci­ma”. Sos­tie­ne que cuan­do se ren­con­tró con Ma­til­de Urru­tia en 1974 le plan­teó la ne­ce­si­dad de de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te el cri­men, pe­ro ella se ne­gó: “Te­mía que, si lo re­ve­la­ba, le qui­ta­rían los bie­nes de Ne­ru­da, que creo que era lo úni­co que te­nía”. Sus afir­ma­cio­nes con­tra­di­cen el com­pro­mi­so que de­mos­tró con la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra, tal y co­mo re­cuer­da Vi­via­na Díaz, di­ri­gen­te his­tó­ri­ca de la Agru­pa­ción de Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos: “Ca­da vez que ha­cía­mos al­gu­na de­nun­cia an­te la jun­ta mi­li­tar o los tri­bu­na­les, Ma­til­de nos da­ba su apo-

yo, no en vano su so­brino nie­to David Urru­tia fue se­cues­tra­do en 1975 y he­cho des­apa­re­cer”. La acu­sa­ción de en­cu­brir el ase­si­na­to de su es­po­so es lo que más preo­cu­pa al pro­fe­sor Her­nán Lo­yo­la, re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo el prin­ci­pal es­tu­dio­so de la vi­da y la obra del poe­ta: “Por su­pues­to, des­car­to ab­so­lu­ta­men­te tal hi­pó­te­sis. El co­ra­ju­do com­por­ta­mien­to de Ma­til­de du­ran­te la dic­ta­du­ra bas­ta­ría pa­ra des­men­tir­la”. Des­de Cer­de­ña, Lo­yo­la ex­pre­sa su coin­ci­den­cia con la opi­nión de la fun­da­ción Pa­blo Ne­ru­da, que cus­to­dia el le­ga­do del poe­ta y de la que es­tán ex­clui­dos los fa­mi­lia­res y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Con­sul­ta­do por Tiem­po, el director eje- cu­ti­vo de la fun­da­ción, Fer­nan­do Sáez, re­cha­za ha­cer de­cla­ra­cio­nes y se re­mi­te a un co­mu­ni­ca­do que sos­tie­ne que “no exis­te evi­den­cia al­gu­na ni prue­bas de nin­gu­na na­tu­ra­le­za que in­di­quen que Pa­blo Ne­ru­da ha­ya muer­to por una cau­sa dis­tin­ta del cán­cer avan­za­do que lo aque­ja­ba des­de ha­cía tiem­po”.

Deu­da con Ne­ru­da.

Tras co­no­cer la de­nun­cia de Ma­nuel Ara­ya en la re­vis­ta me­xi­ca­na Pro­ce­so, el 31 de ma­yo, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta pre­sen­tó una que­re­lla cri­mi­nal. En­tre sus pri­me­ras de­ci­sio­nes, Ma­rio Ca­rro­za, quien ya or­de­nó en ma­yo la ex­hu­ma­ción y la nue­va au­top­sia de los res­tos del pre­si­den­te Allende, ha de­man­da­do los an­te­ce­den­tes mé­di­cos de Ne­ru­da y ha pe­di­do a la Bri­ga­da de De­re­chos Hu­ma­nos de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes que in­te­rro­gue a Ara­ya an­tes de ci­tar­le a de­cla­rar.

Por su par­te, uno de los abo­ga­dos del PCCh, Eduar­do Contreras, ade­lan­ta la ac­tua­ción de la acu­sa­ción: “Den­tro de al­gu­nas se­ma­nas so­li­ci­ta­re­mos la ex­hu­ma­ción pa­ra ver si aún es po­si­ble de­ter­mi­nar si la sus­tan­cia que le in­yec­ta­ron era un cal­man­te o era ve­ne­no­sa. Es­tá cla­ro que no mu­rió de cán­cer, sino de­bi­do al pa­ro car­día­co que le pro­vo­có una in­yec­ción”. Guillermo Tei­llier, pre­si­den­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y dipu­tado, des­ta­ca que “en el exi­lio Ne­ru­da hu­bie­ra si­do un enemi­go for­mi­da­ble, y sa­be­mos que Pi­no­chet or­de­nó pos­te­rior­men­te el ase­si­na­to de las per­so­na­li­da­des chi­le­nas que de­nun­cia­ban su ré­gi­men. Y re­cor­de­mos que Eduar­do Frei Mon­tal­va (pre­si­den­te en­tre 1964 y 1970) fue ase­si­na­do en la clí­ni­ca San­ta María en 1982 por agen­tes de la dic­ta­du­ra, co­mo pro­bó el juez Ale­jan­dro Ma­drid ha­ce unos años tras ex­hu­mar su ca­dá­ver”.

Tam­bién Ro­dol­fo Re­yes, abo­ga­do, re­pre­sen­tan­te le­gal de los he­re­de­ros del poe­ta y uno de sus cua­tro so­bri­nos con­san­guí­neos, cree ne­ce­sa­ria es­ta in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial y an­ti­ci­pa que au­to­ri­za­rá la ex­hu­ma­ción si el juez la so­li­ci­ta: “Es pre­fe­ri­ble que se se­pa la ver­dad, te­ne­mos una deu­da con Ne­ru­da: ave­ri­guar si fue ase­si­na­do o mu­rió a con­se­cuen­cia de la en­fer­me­dad”. En sep­tiem­bre de 1973 te­nía 22 años y re­cuer­da que nin­guno de los fa­mi­lia­res “es­pe­ra­ba su fa­lle­ci­mien­to”. “En ju­lio le ha­bía vi­si­ta­do en Is­la Ne­gra por su cum­plea­ños. Le en­con­tré bien, usa­ba bas­tón pa­ra ca­mi­nar por un do­lor en la ro­di­lla, pe­ro te­nía buen as­pec­to. Nun­ca ima­gi­na­mos que pu­die­ra ha­ber si­do ase­si­na­do, pe­ro du­ran­te la dic­ta­du­ra cual­quier co­sa era po­si­ble”.

A la Jus­ti­cia co­rres­pon­de aho­ra es­ta­ble­cer las cau­sas de la muer­te de Pa­blo Ne­ru­da. Mien­tras tan­to, sus com­pa­ñe­ros re­cor­da­ron el 10 de ju­lio en Is­la Ne­gra su na­ci­mien­to ha­ce 107 años y de­po­si­ta­ron flo­res ro­jas en su tum­ba, si­tua­da en un pro­mon­to­rio que mi­ra ha­cia la in­men­si­dad del océano, don­de des­can­sa jun­to a Ma­til­de Urru­tia, co­mo pi­dió en su poe­ma Dis­po­si­cio­nes del poe­ma­rio Can­to Ge­ne­ral.

56

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.