“El ra­cis­mo se es­tá con­vir­tien­do en al­go su­til”

Tiempo - - CULTURA - YOLANDA ALBA

guy sa­vi­lle (1973, Reino Uni­do), tras li­cen­ciar­se en 1995, tra­ba­jó co­mo pe­rio­dis­ta free­lan­ce pa­ra The In­de­pen­dent, The Guar­dian y The Sun­day Te­le­graph. Des­de en­ton­ces, ha vi­vi­do en Su­da­mé­ri­ca y Áfri­ca. En 2007, El Reich afri­cano ga­nó el premio a la me­jor no­ve­la del año otor­ga­do por la re­co­no­ci­da web in­gle­sa YouW­ri­teOn. com, que asis­te a to­do ti­po de es­cri­to­res no­ve­les. Un año des­pués, el Arts Coun­cil bri­tá­ni­co con­ce­dió a Sa­vi­lle una be­ca pa­ra ter­mi­nar la no­ve­la. El re­sul­ta­do es un de­but ex­plo­si­vo de 496 pá­gi­nas que ha se­du­ci­do a crí­ti­ca y lec­to­res don­de lo que se di­bu­ja se pa­re­ce mu­cho a una pe­sa­di­lla, la de un mun­do do­mi­na­do por una ideo­lo­gía abe­rran­te: las co­sas se­gu­ra­men­te ha­brían si­do co­mo se cuen­tan en la no­ve­la o muy pa­re­ci­das si la Ale­ma­nia de Hitler hu­bie­ra ga­na­do la gue­rra. Edi­cio­nes B la pu­bli­ca aho­ra en es­pa­ñol. ¿En In­gla­te­rra con­ce­den be­cas pa­ra es­cri­bir no­ve­las? Sí, dan be­cas, tu­ve mu­cha suer­te, en mi ca­so ga­né un premio y eso me dio el di­ne­ro pa­ra po­der de­di­car­me a es­cri­bir tran­qui­la­men­te du­ran­te un año en­te­ro a tiem­po com­ple­to. Su li­bro es te­rri­ble, es­ca­lo­frian­te. ¿Dón­de y có­mo se le ocu­rrió la idea? Siem­pre he te­ni­do in­te­rés en el Ter­cer Reich y al leer El hom­bre en el Cas­ti­llo, de Phi­lip K. Dick, so­bre la ocu­pa­ción na­zi en Amé­ri­ca des­cu­brí una lí­nea so­bre el te­rri­ble ex­pe­ri­men­to en Áfri­ca. A par­tir de ahí em­pe­cé a dis­cu­rrir so­bre sus pla­nes reales so­bre el con­ti­nen­te ne­gro: la di­vi­sión del con­ti­nen­te en sie­te co­lo­nias, el pro­yec­to de de­por­tar a los ju­díos a Ma­da­gas­car y el plan de in­va­sión de An­go­la. Se­gún us­ted, ¿a qué gé­ne­ro per­te­ne­ce es­ta no­ve­la? ¿Dón­de se la po­dría en­cua­drar? Un th­ri­ller. Es fic­ción, aun­que tie­ne mu­cha his­to­ria real y tra­to te­mas po­lí­ti­cos. Quie­ro que el lec­tor se en­gan­che a las pá­gi­nas y se en­tien­da con los per­so­na­jes. ¿Es­cri­be la no­ve­la pa­ra con­tri­buir a que el ho­rror na­zi no se ol­vi­de o con otra in­ten­ción? Pre­gun­ta com­pli­ca­da... Sí, ne­ce­si­ta­mos man­te­ner la sen­si­bi­li­dad y re­cor­dar que mi­llo­nes de per­so­nas mu­rie­ron ase­si­na­das ba­jo ese ré­gi­men. Has­ta cier­to pun­to quie­ro que ac­túe pa­ra re­cor­dar a la gen­te, pa­ra que no se ol­vi­de lo que pa­só, pe­ro a la vez que­ría es­cri­bir al­go pa­ra en­tre­te­ner a los lec­to­res. ¿Pu­do el na­zis­mo ha­cer al­go peor que ex­ter­mi­nar seis mi­llo­nes de ju­díos y otros co­lec­ti­vos hu­ma­nos? Si hu­bie­ran rea­li­za­do sus pla­nes pa­ra Áfri­ca lo que hu­bie­ra su­ce­di­do hu­bie­ra si­do una de­ba­cle ho­rri­ble. De­be­mos dar las gra­cias a que mi li­bro sea una obra de fic­ción. Us­ted es pe­rio­dis­ta: ¿cree que ha des­apa­re­ci­do la es­cla­vi­tud en Áfri­ca? No, no lo creo. To­da­vía ocu­rre. Las no­ti­cias so­bre el oes­te de Áfri­ca, Su­dán, nos con­fir­man que sí exis­te la es­cla­vi­tud, qui­zás no sea tan ex­plí­ci­ta, pe­ro se es­con­de en mu­chas reali­da­des. ¿Y qué opi­na de las ac­ti­tu­des ra­cis­tas en nues­tros paí­ses? Exis­ten, des­gra­cia­da­men­te: el ra­cis­mo ob­vio, des­ca­ra­do, es­tá dis­mi­nu­yen­do gra­cias a la le­gis­la­ción política, pe­ro pa­ra mu­cha gen­te to­da­vía exis­te el mie­do al otro, al di­fe­ren­te. El ra­cis­mo se es­tá con­vir­tien­do en al­go más su­til. En los jó­ve­nes de mi ge­ne­ra­ción sí se acep­ta la di­ver­si­dad de cul­tu­ras, y es­pe­ro que si­ga sien­do así. ¿Cree que Eu­ro­pa es an­ti­se­mi­ta hoy? Evi­den­te­men­te no lo es tan­to co­mo ba­jo del ré­gi­men na­zi, pe­ro a ve­ces sí. De­be­mos es­tar aten­tos pa­ra que ja­más ocu­rra lo que pa­só en los años 30 y 40. Asi­mis­mo, opino que de­ter­mi­na­das ac­cio­nes del Go­bierno de Is­rael pue­de ser que pon­gan las co­sas di­fí­ci­les... Los Go­bier­nos, la cla­ses di­ri­gen­tes, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ¿son ca­pa­ces de to­do con tal de man­te­ner el po­der? Sí, creo que las ins­ti­tu­cio­nes que he­mos crea­do des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial nos pro­te­gen, pe­ro cuan­do ocu­rren al­gu­nas atro­ci­da­des te­rro­ris­tas -co­mo vi­mos en Nue­va York, Lon­dres

o Ma­drid– los po­lí­ti­cos qui­zás in­ten­tan qui­tar­nos nues­tros de­re­chos; pe­ro hay una gran di­fe­ren­cia en­tre los con­tro­les pa­ra evi­tar el te­rro­ris­mo y lo que hi­cie­ron los na­zis. La res­pon­sa­bi­li­dad es de ca­da uno pa­ra evi­tar que los Es­ta­dos no ge­ne­ren de­ma­sia­do po­der. ¿Va a es­cri­bir más no­ve­la de cien­cia­fic­ción política? Sí, en es­te mo­men­to es­toy es­cri­bien­do el si­guien­te li­bro. Du­ran­te los pró­xi­mos dos años voy a es­tar ocu­pa­do. Es so­bre Ma­da­gas­car y el pro­yec­to de de­por­ta­ción de los ju­díos a la is­la. ¿Si­gue elu­cu­bran­do so­bre Áfri­ca? Es una opor­tu­ni­dad pa­ra mí de ex­plo­rar el la­do más oscuro de los hu­ma­nos; cuan­do en­ten­de­mos eso más po­de­mos en­ten­der so­bre lo que es ser hu­mano. Qui­zás si en­ten­de­mos lo que ocu­rrió po­de­mos evi­tar que vuel­va a ocu­rrir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.