Leer en cor­to

Mu­chos lec­to­res pre­fie­ren lle­var­se de va­ca­cio­nes la sa­ga in­ter­mi­na­ble o el no­ve­lón den­so.

Tiempo - - VISIONES -

ex­cep­to no­ve­la ne­gra, pa­ra la que siem­pre hay tiem­po el res­to del año, el ve­rano ad­mi­te to­do ti­po de lec­tu­ras. Mu­chos lec­to­res pre­fie­ren lle­var­se de va­ca­cio­nes la sa­ga in­ter­mi­na­ble o el no­ve­lón den­so (aca­ban de re­di­tar­se, por cier­to, en Edi­cio­nes B, los cua­tro to­mos de Jo­sé y sus her­ma­nos de Tho­mas Mann, el li­bro me­nos re­fres­can­te pe­ro más in­ci­tan­te que co­noz­co). Ha­go una su­ge­ren­cia en las an­tí­po­das: leer en pe­que­ñas do­sis el ma­yor an­tí­do­to con­tra la ru­ti­na, la poe­sía. Yo mis­mo la es­toy in­gi­rien­do tres ve­ces al día des­de que em­pe­za­ron los ca­lo­res. Y es ade­más tan prác­ti­ca. Sen­ta­do jun­to al Me­di­te­rrá­neo o en la pau­sa pa­ra to­mar re­sue­llo en la subida in­cai­ca, el lec­tor que lle­ve en su bol­sa o en su mo­chi­la un pe­que­ño li­bro de poe­mas pue­de re­no­var­se y con­ti­nuar en po­cos mi­nu­tos.

Mi tra­ta­mien­to poé­ti­co sa­lu­tí­fe­ro ha con­sis­ti­do en leer a los jó­ve­nes (Joa­quín Pé­rez Azaús­tre, úl­ti­mo premio Loe­we, con Las Olle­rías) ya los me­nos jó­ve­nes (Leo­pol­do María Pa­ne­ro, en sus Tra­duc­cio­nes/Per­ver­sio­nes, am­bos edi­ta­dos por Vi­sor), de­jan­do un lu­gar hu­ma­na­men­te sa­gra­do pa­ra los muer­tos, dos de los muer­tos más vi­vos de la poe­sía del si­glo XX. Em­pe­cé con la úl­ti­ma apa­ri­ción en cas­te­llano del por­tu­gués Eu­gé­nio de An­dra­de, de quien Hi­pe­rión (que ya ha­bía da­do a co­no­cer otras gran­des obras su­yas) sa­có en 2011, en ex­ce­len­te tra­duc­ción, Oscuro do­mi­nio, don­de se ha­lla Ariad­na, uno de los me­jo­res poe­mas de es­te au­tor fa­lle­ci­do en 2005. El lec­tor que quie­ra re­me­mo­rar o des­cu­brir a otro gran­dí­si­mo poe­ta muer­to re­cien­te­men­te, el chi­leno Gon­za­lo Ro­jas, pue­de ras­trear en las li­bre­rías al me­nos dos de sus re­co­pi­la­cio­nes, Con­cier­to, pu­bli­ca­do por Ga­la­xia Gu­ten­berg, y la An­to­lo­gía poé­ti­ca del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, que in­clu­ye dos ce­dés con las re­ci­ta­cio­nes del pro­pio Ro­jas. Cre­pus­cu­lar pe­ro muy sen­sual An­dra­de, ma­tu­tino y sar­cás­ti­co Ro­jas, am­bos ali­vian y re­ani­man. Un poe­ta (na­ci­do en 1964) al que si­go des­de el ini­cio de su tra­yec­to­ria, que in­clu­ye ex­ce­len­tes tra­duc­cio­nes del fran­cés, es Jorge Gi­meno, de quien aca­ba de sa­lir La tierra nos ago­bia (Pre-Tex­tos). Gi­meno ha­ce una poe­sía ori­gi­nal, a ve­ces afo­rís­ti­ca, a ve­ces na­rra­ti­va, y siem­pre con un pen­sa­mien­to de­trás que es­ti­mu­la, que des­con­cier­ta o in­tri­ga. Sub­ra­yé es­tos ver­sos de La con­te­ra: “Una ove­ja muer­ta es lo más pa­re­ci­do / a una pie­dra con pa­tas. / Al me­nos por un tiem­po. / Lue­go la pie­dra se co­me a la ove­ja”.

Muy dis­tin­to a él es Ramón Iri­go­yen, na­va­rro de 1942 al que Vi­sor le pu­bli­ca su Poe­sía reuni­da 1979-2011 en un vo­lu­men de 300 pá­gi­nas sin des­per­di­cio. El lec­tor que no co­noz­ca el apa­ra­to­so in­ci­den­te po­lí­ti­co en torno a Los aba­ni­cos del Caudillo, su obra de 1982 boi­co­tea­da por unos y de­fen­di­da por gen­te co­mo Gil de Bied­ma o Ullán, lo pue­de se­guir en es­te li­bro. Del Iri­go­yen más re­cien­te me que­do con su Ro­man­ce­ro sa­tí­ri­co, en el que bri­lla la ve­na cáus­ti­ca de un poe­ta que mez­cla el arte epi­gra­má­ti­co de los gre­co­la­ti­nos con el de­sen­fa­do del can­cio­ne­ro de bur­la. Re­sul­tan irre­sis­ti­bles sus co­pli­llas so­bre la úl­ti­ma bo­da real, con ver­sos co­mo es­tos: “En la bo­da de los Prín­ci­pes / ce­le­bra­da en la Al­mu­de­na […] / la es­tre­lla fue el arzobispo / Mon­se­ñor Rou­co Va­re­la. / Bro­tó la teo­lo­gía / en su ho­mi­lía se­re­na, / pre­ña­da de lu­ces san­tas, co­mo una tía o una tea”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.