¿Bien­ve­ni­do a mi ca­sa?

Las go­tas de ver­dad y el océano de di­si­mu­lo en lo que sa­be­mos de Irán. Pue­des pi­sar mis ojos. Un re­tra­to del Irán ac­tual. Ser­ge Mi­chel y Pao­lo Woods (Alian­za Edi­to­rial)

Tiempo - - CULTURA - LUIS AL­GO­RRI

la cor­te­sía ira­ní ha in­ven­ta­do una fór­mu­la asom­bro­sa: cuan­do al­guien te re­ci­be en su ca­sa, la ma­ne­ra de dar­te la bien­ve­ni­da es “pue­des pi­sar mis ojos”. Es­tá cla­ro que na­die ha­ce se­me­jan­te bar­ba­ri­dad y que se tra­ta na­da más que de una for­ma de ha­blar. Los pe­rio­dis­tas Ser­ge Mi­chel y Pao­lo Woods han pa­sa­do mu­cho tiem­po en Irán (via­jes du­ran­te va­rios años) y han es­cri­to un li­bro apa­sio­nan­te so­bre otras co­sas que ocu­rren en el país y que son de­no­mi­na­das de ma­ne­ra muy cu­rio­sa. El te­rro­ris­mo, por ejem­plo: es­tá mal, muy mal, pe­ro tam­bién eso es una fór­mu­la con­ven­cio­nal, por­que to­do el mun­do sa­be allí que los aten­ta­dos del 11-S los mon­tó la CIA pa­ra des­acre­di­tar a Irán. Las mu­je­res, otro ejem­plo: son res­pe­ta­das y tie­nen mu­cho po­der, de he­cho man­dan en la ca­sa, pe­ro es otra fór­mu­la: han de ves­tir­se con tra­pos ne­gros y su tes­ti­mo­nio an­te un tri­bu­nal va­le la mi­tad que la pa­la­bra de un va­rón. El al­cohol: es de­nos­ta­do y prohi­bi­do, pe­ro co­rre por to­das par­tes si se tie­ne el su­fi­cien­te cui­da­do. La poe­sía per­sa clá­si­ca es­tá lle­na de en­cen­di­dos can­tos de amor a jo­ven­ci­tos, pe­ro no es ver­dad: ya di­cen los teó­lo­gos que ni es amor ni son jo­ven­ci­tos, se tra­ta de ma­ne­ras de ma­ni­fes­tar el amor por el is­lam. Un li­bro asom­bro­so so­bre pa­ra qué sir­ven los ojos, una vez pi­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.