El es­ce­na­rio de la ma­jes­tad

MA­DRID, VE­RANO DE 1634 · Co­mien­za la ma­yor ope­ra­ción de com­pra de arte de la His­to­ria con des­tino al nue­vo pa­la­cio real del Buen Re­ti­ro.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

LLa ga­lli­na Do­ña Ana.

El con­de-du­que reali­zó unas obras de am­plia­ción de aque­lla mo­des­tí­si­ma re­si­den­cia, pa­ra ha­cer­la más acor­de al boa­to que que­ría dar­le a la ce­re­mo­nia. Se le ocu­rrió agre­gar unos jar­di­nes que em­be­lle­cie­ran el lu­gar, e ins­ta­ló en ellos una gran jau­la pa­ra pá­ja­ros exó­ti­cos, una ex­cen­tri­ci­dad muy apre­cia­da en la épo­ca. Pe­ro en­tre aves del pa­raí­so y pa­vos reales ha­bía una ga­lli­na blan­ca y ne­gra que, por esos mis­te­rios que la His­to­ria no acla­ra, se hi­zo muy ami­ga de Olivares.

Ca­da vez que el con­de-du­que iba a re­vi­sar las obras, se acer­ca­ba a la jau­la pa­ra sa­lu­dar muy ce­re­mo­nio­sa­men­te a Do­ña Ana, co­mo lla­ma­ba a la ga­lli­na. No hay a mo­nar­quía ab­so­lu­ta se im­pu­so en el si­glo XVII, en to­da Eu­ro­pa los re­yes acu­mu­la­ron po­der y fue­ron pro­cla­ma­dos per­so­nas sa­gra­das, fuen­tes de jus­ti­cia, pa­dres del pue­blo, dis­pen­sa­do­res del bie­nes­tar... Esa sa­cra­li­za­ción de la ma­jes­tad ne­ce­si­ta­ba ri­tos, em­ble­mas y es­ce­na­rios apro­pia­dos, por eso se desa­rro­lla­ron ce­re­mo­nia­les apa­ra­to­sos, se ro­deó a los re­yes de oro­pe­les y se le­van­ta­ron mag­ní­fi­cos pa­la­cios.

El pro­to­ti­po se­ría Ver­sa­lles, pe­ro tres dé­ca­das an­tes de que Luis XIV em­pren­die­se es­te pro­yec­to, en las afueras de Ma­drid se ha­bía cons­trui­do el Buen Re­ti­ro, un pa­la­cio cam­pes­tre pa­ra es­ce­na­rio de la ma­jes­tad de Fe­li­pe IV, el Rey Pla­ne­ta.

El pa­la­cio del Buen Re­ti­ro fue ca­si fru­to de la ca­sua­li­dad, una se­rie de cir­cuns­tan­cias pro­vo­ca­ron el em­pe­ño po­lí­ti­co del con­de-du­que de Olivares, el po­de­ro­so va­li­do. En 1629 na­ció el pri­mo­gé­ni­to de Fe­li­pe IV, Bal­ta­sar Carlos. Era tra­di­ción que la Cor­te se tras­la­da­se a pro­cla­mar Prín­ci­pe de As­tu­rias al he­re­de­ro a la igle­sia de los Je­ró­ni­mos, un mo­nas­te­rio de fun­da­ción real que al­ber­ga­ba un pe­que­ño cuar­to del Rey, don­de Fe­li­pe II, so­lía re­ti­rar­se en Se­ma­na San­ta. que de­cir que en­se­gui­da co­rrie­ron chan­zas so­bre es­ta de­bi­li­dad del om­ni­po­ten­te va­li­do, y el pue­blo de Ma­drid bau­ti­zó la nue­va re­si­den­cia cam­pes­tre el Ga­lli­ne­ro. Es­to hi­rió la so­ber­bia del con­de-du­que, que era enor­me. No po­día so­por­tar que la gen­te se to­ma­ra a cha­co­ta una obra su­ya, y así, lo que en reali­dad era un mo­des­to pro­yec­to, se iba con­ver­tir en un em­pe­ño po­lí­ti­co de pri­mer or­den, la cons­truc­ción de un au­tén­ti­co pa­la­cio ex­tra­ur­bano, una obra mo­nu­men­tal que de­ja­ra sin ar­gu­men­tos a los crí­ti­cos. Con esa ma­nía que tie­nen los go­ber­nan­tes de creer que pue­den mo­di­fi­car la reali­dad por de­cre­to, lo pri­me­ro que hi­zo fue dic­tar un nue­vo nom­bre pa­ra el lu­gar, un nom­bre ma­jes­tuo­so que aca­lla­ra el de Ga­lli­ne­ro: Ca­sa Real del Buen Re­ti­ro.

El ca­rác­ter de la em­pre­sa fue, sin em­bar­go, su prin­ci­pal de­fec­to. Olivares que­ría so­lu­cio­nar el enojo­so asun­to en­se­gui­da, y el pa­la­cio del Buen Re­ti­ro –me­jor di­cho, su pri­me­ra fa­se-se cons­tru­yó de­pri­sa y co­rrien­do, en tres años. Era un ré­cord, pe­ro te­nía un pre­cio, pues las pri­sas son in­com­pa­ti­bles con las gran­des obras: no se pu­die­ron traer ma­te­ria­les de bue­na ca­li­dad, y el re­sul­ta­do ar­qui­tec­tó­ni­co fue bas­tan­te me­dio­cre. Des­de lue­go no te­nía na­da que ver con el flo­ren­tino pa­la­cio Pit­ti, el pa­la­cio cam­pes­tre de los Me­di­ci que ser­vía de mo­de­lo.

Co­mo el con­de-du­que de Olivares era hom­bre de re­cur­sos, se le ocu­rrió que la po­bre­za ar­qui­tec­tó­ni­ca del edificio se com­pen­sa­ría con una de­co­ra­ción in­te­rior mag­ní­fi­ca, apa­bu­llan­te, pro­pia de la Cor-

te del Rey Pla­ne­ta. Así fue co­mo se pu­so en mar­cha una ope­ra­ción de com­pra de arte que no te­nía pre­ce­den­tes y que no ha vuel­to a re­pe­tir­se en la His­to­ria.

En Ma­drid, Ve­láz­quez di­ri­gía a to­dos los pin­to­res, es­pa­ño­les o ita­lia­nos, que tra­ba­ja­ran en la Cor­te pa­ra que hi­cie­sen cua­dros de ba­ta­llas que for­ma­rían se­rie con el su­yo de Las lan­zas, o re­tra­tos de re­yes godos, mien­tras que él rea­li­za­ba los re­tra­tos ecues­tres de los Aus­trias o una co­lec­ción de bu­fo­nes, y Zur­ba­rán pin­ta­ba los Tra­ba­jos de Hér­cu­les. Pe­ro el es­fuer­zo se ex­ten­día a to­da Eu­ro­pa.

Los agen­tes del Rey Ca­tó­li­co bus­ca­ron ta­pi­ces, es­cul­tu­ras y pin­tu­ras por el con­ti­nen­te, es­pe­cial­men­te en los gran­des cen­tros de pro­duc­ción ar­tís­ti­ca, Ita­lia y Flan­des. No so­lo com­pra­ban cual­quier co­sa de ca­li­dad que hu­bie­ra en el mer­ca­do, sino que so­bre to­do en­car­ga­ban cua­dros en can­ti­da­des in­gen­tes, por cen­te­na­res. Aun­que no exis­te un in­ven­ta­rio de lo que se ad­qui­rió en tan com­ple­ja ope­ra­ción, los pres­ti­gio­sos his­pa­nis­tas Brown y Elliot lo fi­jan en ¡800 cua­dros! Pue­de afir­mar­se que en­tre 1633 y 1641 cual­quier ar­tis­ta de re­nom­bre de Flan­des, Ná­po­les o Ro­ma es­tu­vo tra­ba­jan­do pa­ra el Buen Re­ti­ro. El car­de­nal-in­fan­te, her­mano me­nor de Fe­li­pe IV y go­ber­na­dor de los Paí­ses Ba­jos, el con­de de Mon­te­rrey, vi­rrey de Ná­po­les, o el no­ble por­tu­gués don Ma­nuel de Mou­ra, em­ba­ja­dor es­pa­ñol an­te la San­ta Se­de, di­ri­gían los en­car­gos con el em­pe­ño y la pre­sión de los más al­tos asun­tos de Es­ta­do.

Fon­dos re­ser­va­dos.

Fi­nan­ciar la gi­gan­tes­ca ope­ra­ción no fue fá­cil, hu­bo que re­cu­rrir a lo que hoy lla­ma­mos fon­dos re­ser­va­dos. Je­ró­ni­mo de Vi­lla­nue­va, miem­bro de una di­nas­tía de fun­cio­na­rios ara­go­ne­ses de as­cen­den­cia ju­día, hom­bre de con­fian­za de Olivares que con­tro­la­ba los gas­tos se­cre­tos del rey, se las tu­vo que in­ge­niar pa­ra en­gra­sar la ma­qui­na­ria de la com­pra co­mo si fue­ra una ope­ra­ción de es­pio­na­je o una gue­rra se­cre­ta.

Se pre­sio­nó a los ban­que­ros por­tu­gue­ses del rey pa­ra que apor­ta­sen di­ne­ro, se re­ba­ñó don­de se pu­do en los de­par­ta­men­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción, pe­se a que ha­bía que sos­te­ner una gue­rra con­tra Fran­cia, se lo­gró que el Con­se­jo de la Vi­lla de Ma­drid con­tri­bu­ye­se a re­ga­ña­dien­tes y se for­zó a la aris­to­cra­cia a que apor­ta­ra su ayu­da en es­pe­cies. To­dos los no­bles que po­seían co­lec­cio­nes de arte tu­vie­ron que do­nar gra­cio­sa­men­te par­te de ellas pa­ra el Buen Re­ti­ro, em­pe­zan­do por el mar­qués de Le­ga­nés, so­brino fa­vo­ri­to de Olivares y co­lec­cio­nis­ta y en­ten­di­do re­co­no­ci­do en Eu­ro­pa.

El re­sul­ta­do del em­pe­ño fue una plas­ma­ción li­te­ral del ho­rror va­cui: no ha­bía tro­zo de pa­red del Buen Re­ti­ro que no es­tu­vie­ra cu­bier­to por una pin­tu­ra. Mu­chas de ellas que­da­ban de­ba­jo de los nu­me­ro­sos y ca­rí­si­mos ta­pi­ces fla­men­cos, que en los me­ses de in­vierno ser­vían pa­ra pro­te­ger las es­tan­cias del frío, y so­la­men­te po­dían ver­se cuan­do lle­ga­ba el buen tiem­po. No exis­te una des­crip­ción com­ple­ta de la de­co­ra­ción del pa­la­cio, pe­ro sí hay mu­chas de su cen­tro neu­rál­gi­co, el Sa­lón de Reinos, don­de Fe­li­pe IV re­ci­bía a los em­ba­ja­do­res y vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros.

Los in­for­mes di­plo­má­ti­cos y cró­ni­cas de via­je­ros le lla­man con fre­cuen­cia “el Sa­lón Do­ra­do”, por la pro­fu­sión de oro que em­pleó Ve­láz­quez en la de­co­ra­ción de su bó­ve­da, acom­pa­ñan­do los es­cu­dos de los reinos de la Co­ro­na es­pa­ño­la –so­la­men­te 24, no ca­bían to­dos-. En las pa­re­des, en­tre las ven­ta­nas, pre­si­di­dos por Las lan­zas, gran­des cua­dros de ba­ta­llas con­tem­po­rá­neas, to­do vic­to­rias de las ar­mas es­pa­ño­las; so­bre las ven­ta­nas, los Tra­ba­jos de Hér­cu­les de Zur­ba­rán; en los ex­tre­mos, al­re­de­dor del trono y de la puer­ta, los re­tra­tos ecues­tres ve­laz­que­ños. El mo­bi­lia­rio es­ta­ba com­pues­to por 16 es­plén­di­dos bu­fe­tes, es de­cir, con­so­las de jas­pe, y por 12 es­cul­tu­ras de leo­nes de pla­ta que ha­bían cos­ta­do una fortuna, 24.000 du­ca­dos. Eran re­ga­lo de Je­ró­ni­mo de Vi­lla­nue­va, a quien su im­por­tan­te car­go de­bía ren­dir bue­nos be­ne­fi­cios.

Pe­ro lo más im­pre­sio­nan­te se­gún to­dos los tes­ti­gos era que, en me­dio del es­ce­na­rio de su gran­de­za, Fe­li­pe IV re­ci­bía a los vi­si­tan­tes ves­ti­do so­bria­men­te de ne­gro, sin jo­yas ni en­ca­jes, sin co­ro­na, ce­tro ni ar­mi­ños, sin más em­ble­ma de ma­jes­tad que su pro­pia fi­gu­ra hie­rá­ti­ca, in­mó­vil, ca­paz de pa­sar ho­ras sin mo­ver un so­lo múscu­lo, co­mo la ima­gen de un dios en su tem­plo do­ra­do.

Fe­li­pe IV. El re­tra­to ve­laz­que­ño pre­si­día el sa­lón del trono (Pra­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.