VI­VIR DEL CUEN­TO

No tie­nen ofi­cio ni be­ne­fi­cio re­co­no­ci­do, sin em­bar­go su pa­ren­tes­co o re­la­ción con un fa­mo­so les ha ca­ta­pul­ta­do a la fa­ma. Y no les va na­da mal.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE

Al­gu­nos por ser hi­jos de fa­mo­sos ya son co­no­ci­dos ca­si an­tes de na­cer, mien­tras que a otros, ser pa­re­ja de un per­so­na­je po­pu­lar les ha sa­li­do muy ren­ta­ble. To­dos tie­nen en co­mún ser ex­per­tos en sa­car pro­ve­cho de es­ta si­tua­ción. El úl­ti­mo en ate­rri­zar en el pa­no­ra­ma de la cró­ni­ca ro­sa ha si­do Na­cho Po­lo, de ofi­cio di­se­ña­dor de ca­sas, aun­que por aho­ra so­lo de una, la su­ya. El ma­ri­do de Víc­tor San­do­val ase­gu­ra que ha in­ten­ta­do vi­vir en el ano­ni­ma­to, pe­ro te­ner por pa­re­ja a un co­la­bo­ra­dor te­le­vi­si­vo al bor­de de un ata­que de ner­vios es lo que tie­ne: cuen­tas con to­das las pa­pe­le­tas pa­ra que re­trans­mi­tan tu di­vor­cio en directo. “Me vas a de­vol­ver to­do lo que te has lle­va­do, lo que tie­nes o es mío o te lo he re­ga­la­do yo. To­do lo has con­se­gui­do por mi tra­ba­jo, no por el tu­yo”, son al­gu­nos de los men­sa­jes lan­za­dos por San­do­val en los que le acu­sa­ba de vi­vir de él du­ran­te los 16 años de ma­tri­mo­nio. Por lo pron­to, el in­terio­ris­ta ha de­ci­di­do vol­ver de Mia­mi, don­de ha re­si­di­do la pa­re­ja en los úl­ti­mos años, pa­ra dar va­rias en­tre­vis­tas en la mis­ma ca­de­na don­de tra­ba­ja San­do­val.

Y el que aca­bó es­tre­lla­do con una re­la­ción sen­ti­men­tal que man­tu­vo ha­ce tres años es el can­tan­te Fa­le­te: pre­sen­tó a Isaac co­mo su pa­re­ja en El Rocío y más tar­de pro­cla­mó a los cua­tro vien­tos que iba a con­ver­tir­se en su ma­ri­do. Pe­ro to­do se tor­ció cuan­do el no­vio del in­tér­pre­te an­da­luz fin­gió su se­cues­tro, al­can­zan­do así su mo­men­to de glo­ria. Pron­to se des­cu­brió que fue un mon­ta­je y a par­tir de ahí Ca­ba­lli­to de mar, co­mo le lla­man al chi­co, cam­bió la ru­ta ha­cia el al­tar por la de los pla­tós. In­clu­so tu­vo la osa­día de ha­cer­le la com­pe­ten­cia a Fa­le­te y sa­car una can­ción ti­tu­la­da Que me se­cues­tran. Un te­ma que al igual que su in­tér­pre­te pa­só sin pe­na ni glo­ria.

A Antonio Te­ja­do, ex de Cha­yo Mohe­dano, le vino muy bien su ma­tri­mo­nio con la so­bri­na de Rocío Jurado y apro­ve­chó pa­ra su­bir­se al ca­rro de la fa­ma. Gra­cias al en­la­ce, di­vor­cio y pos­te­rior en­fren­ta­mien­to con acu­sa­cio­nes in­clu­so de ma­los tra­tos, ha con­se­gui­do una si­lla co­mo co­la­bo­ra­dor en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. Pe­ro Te­ja­do no es el úni­co

per­so­na­je que ha da­do la fa­mi­lia Jurado a la his­to­ria de es­te país. Antonio David Flo­res lle­va vi­vien­do del cuen­to des­de que se ca­só con la hi­ja de Rocío Jurado. El ex­ma­ri­do de Ro­cií­to tu­vo que aban­do­nar la Guar­dia Ci­vil por que­dar­se con el di­ne­ro de una mul­ta, y a par­tir de ahí de­ci­dió que lo su­yo era la te­le. Le pu­so tal em­pe­ño que aca­bó cre­yén­do­se pe­rio­dis­ta y so­li­ci­tó que le die­ran el car­net de pren­sa, que le fue de­ne­ga­do al no re­unir las con­di­cio­nes aca­dé­mi­cas y pro­fe­sio­na­les.

Otro ex que apro­ve­chó su opor­tu­ni­dad es Da­rek. Al aca­bar con Ana Obre­gón, se lió con su mánager, Su­sa­na Uri­ba­rri. Sin más ofi­cio que un pa­sa­do de strip­per, arri­mar­se a la Obre­gón y te­ner el fu­tu­ro re­suel­to fue to­do uno. Hoy ya tie­ne un cu­rrí­cu­lum de mo­de­lo, mo­no­lo­guis­ta e in­clu­so se ha atre­vi­do a es­cri­bir un li­bro don­de ex­pli­ca có­mo te­ner un cuer­po per­fec­to. El mer­ca­do edi­to­rial ha da­do la bien­ve­ni­da a un nue­vo au­tor.

Asun­tos de fa­mi­lia.

Fa­mo­so des­de la cu­na es Ki­ko Ri­ve­ra, más co­no­ci­do co­mo Pa­qui­rrín. El hi­jo de Isabel Pan­to­ja tu­vo su mo­men­to cum­bre con ape­nas dos años, cuan­do su ma­dre le sa­có a los es­ce­na­rios pa­ra can­tar jun­to a ella. De crío, la viu­da de Pa­qui­rri qui­so que su hi­jo fue­ra es­tre­lla del fút­bol e in­clu­so con­si­guió que le hi­cie­ran una prue­ba pa­ra el Real Ma­drid, pe­ro el fí­si­co no le acom­pa­ña­ba. Hoy ha­ce bolos por las dis­co­te­cas, par­ti­ci­pa en reali­ties y has­ta ha te­ni­do un pa­pel en la pe­lí­cu­la To­rren­te 4, de San­tia­go Se­gu­ra.

Lo de Borja Thys­sen es un cla­ro ejem­plo de có­mo vi­vir de las ren­tas. De pa­dre des­co­no­ci­do, el ba­rón Thys­sen le dio sus ape­lli­dos y le hi­zo he­re­de­ro de una cuan­tio­sa fortuna. Edu­ca­do co­mo un prín­ci­pe, el jo­ven ha de­di­ca­do su vi­da a vi­vir a cuer­po de rey. A pe­sar de es­tu­diar en los me­jo­res co­le­gios de Sui­za, ape­nas con­si­guió aca­bar el ba­chi­lle­ra­to. Aun así, su ma­dre, la ba­ro­ne­sa, no per­dió la es­pe­ran­za de que se con­vir­tie­se en un eru­di­to del arte: “Quie­ro que se em­pa­pe bien del mun­do de la pin­tu­ra, que me ayu­de en to­do lo que se re­fie­re a la co­lec­ción Thys­sen”, co­men­tó Car­men Cer­ve­ra. Pe­ro Borja pre­fi­rió de­di­car su tiem­po al gim­na­sio o a ir tien­das con su es­po­sa, Blan­ca Cues­ta, que tam­po­co se ha es­tre­na­do en lo de tra­ba­jar. Pe­ro no es el úni­co ni­ño ri­co que no tie­ne ne­ce­si­dad de te­ner un cu­rrí­cu­lum la­bo­ral. Las her­ma­nas Preys­ler,

Cha­ve­li y Ta­ma­ra, tra­ba­jar lo que se di­ce tra­ba­jar, tam­po­co. La pri­me­ra en­con­tró la for­ma de vi­vir a gol­pe de ex­clu­si­vas y la se­gun­da se ins­pi­ró en ma­má pa­ra ga­nar­se la vi­da co­mo cro­nis­ta de mo­da.

A quien le ha sa­li­do muy ren­ta­ble su re­la­ción con la fa­mi­lia Fran­co es a Jimmy Gi­mé­nez Ar­nau. A su ma­tri­mo­nio y di­vor­cio de Merry Mar­tí­nez-Bordiú ha sa­bi­do sa­car­le el me­jor par­ti­do y no ha per­di­do opor­tu­ni­dad de cri­ti­car a su fa­mi­lia política. El pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y li­cen­cia­do en De­re­cho des­ta­ca por ser una de las len­guas más afi­la­das de la pren­sa ro­sa. Pe­ro no es el úni­co que ha da­do que­bra­de­ros de ca­be­za a es­ta fa­mi­lia: Po­cho­lo Mar­tí­nez-Bordiú es un ejem­plo de có­mo vi­vir por la ca­ra. Le apo­da­ron Po­cho­lo por­que de be­bé era una au­tén­ti­ca po­cho­la­da, ya de ma­yor se hi­zo fa­mo­so por su ha­blar atro­pe­lla­do, su lar­ga me­le­na y su in­se­pa­ra­ble mo­chi­la. Su fa­mi­lia res­pi­ra­ría cuan­do se ca­só con Son­so­les Suá­rez, pe­ro pron­to se de­mos­tró que lo su­yo no te­nía arre­glo. Es­tu­dió en Sui­za y Es­ta­dos Uni­dos, y aun­que iba pa­ra eco­no­mis­ta, pre­fi­rió aban­do­nar la ca­rre­ra y con­ver­tir­se en un per­so­na­je me­diá­ti­co: “De­ci­dí ve­nir a Es­pa­ña. Es­tar en­ce­rra­do en un des­pa­cho no era lo mío. Me fui a Ibi­za y me de­di­qué a la no­che”.

Ca­ra y Cruz.

Eduar­do, el her­ma­ní­si­mo de Pe­né­lo­pe Cruz, no ce­ja en su em­pe­ño de re­sol­ver su fu­tu­ro a gol­pe de ape­lli­do. Y aun­que di­cen que en Mia­mi es muy co­no­ci­do por sus can­cio­nes, lo más so­na­do que por aho­ra he­mos es­cu­cha­do de él es su es­car­ceo sen­ti­men­tal con la ac­triz Eva Lon­go­ria. Pe­ro el chi­co lo si­gue in­ten­tan­do: ha com­pues­to la música de va­rios anun­cios de L’Oreal y ha si­do el arre­glis­ta de una cam­pa­ña de Tré­sor de Lan­cô­me, de am­bas firmas Pe es la ima­gen. Ade­más, ha par­ti­ci­pa­do en la ban­da so­no­ra de la úl­ti­ma en­tre­ga de Pi­ra­tas del Ca­ri­be, en la que Pe­né­lo­pe par­ti­ci­pa.

Tam­bién sal­tó el char­co con rum­bo a Mia­mi Co­la­te Va­lle­jo Nájera, em­pre­sa­rio de una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción. Inés Sas­tre o Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo le die­ron el em­pu­jón, pe­ro el mo­men­to cla­ve lle­gó cuan­do se ca­só con Pau­li­na Ru­bio: “So­mos in­se­pa­ra­bles. Me gus­ta­ría acom­pa­ñar­la a to­das par­tes”, co­men­tó Co­la­te, quien ya ha de­ja­do de la­do su fa­ce­ta de ga­lán pa­ra de­di­car­se ple­na­men­te a ejer­cer de fe­liz ma­ri­do y or­gu­llo­so pa­pá.

Na­cho Po­lo

Da­rek

Ki­ko Ri­ve­ra

Eduar­do Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.