Inol­vi­da­bles

La ca­te­go­ría de no tie­ne por qué ser si­nó­ni­mo de ba­zo­fia li­te­ra­ria. Exis­te una am­plia ga­ma de po­si­bi­li­da­des.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

cuan­do iba a re­cu­pe­rar la bue­na cos­tum­bre de com­par­tir con los lec­to­res mis li­bros de es­te ve­rano, ca­yó en mis ma­nos Có­di­go best se­ller, de Ser­gio Vila-San­juán, y tu­ve que cam­biar mis pre­vi­sio­nes li­te­ra­rias. Mi in­ten­ción ini­cial era con­sul­tar un par de ca­pí­tu­los, pe­ro me sor­pren­dí le­yen­do el en­sa­yo de prin­ci­pio a fin y no so­lo eso, me im­pul­só a re­leer los sie­te tí­tu­los si­guien­tes: Los Bud­den­brook de Tho­mas Mann; Mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad, de Ste­fan Zweig; El prin­ci­pi­to, de An­toi­ne de Saint-Exu­péry; El guar­dián en­tre el cen­teno, de J.D. Sa­lin­ger; El ga­to­par­do, de Giu­sep­pe Tomasi de Lam­pe­du­sa; La con­ju­ra de los ne­cios, de John Ken­nedy Too­le; y El per­fu­me, de Pa­trick Süs­kind. Así que apar­co du­ran­te unas se­ma­nas las no­ve­da­des pre­vis­tas y me dis­pon­go a dis­fru­tar de mis sie­te best se­ller inol­vi­da­bles, que re­co­mien­do es­pe­cial­men­te a quie­nes no los ha­yan leí­do to­da­vía. To­dos ellos en­tran en la ca­te­go­ría de los su­per­ven­tas que Vila-San­juán con­si­de­ra im­ba­ti­bles, por­que des­pués de va­rias dé­ca­das re­na­cen una y otra vez, re­nue­van su pres­ti­gio li­te­ra­rio, re­ci­ben elo­gios de la crí­ti­ca cul­tu­ral más exi­gen­te y son per­se­gui­dos por edi­to­res, li­bre­ros y lec­to­res. Es­tos úl­ti­mos son los que de­ter­mi­nan sus apa­bu­llan­tes éxi­tos de ven­tas. So­lo a mo­do de ejem­plo, 80 mi­llo­nes de ejem­pla­res con­tem­plan a El prin­ci­pi­to, de Saint-Exu­péry o, más mo­des­ta­men­te, los 20 mi­llo­nes que lle­va ven­di­dos has­ta aho­ra El per­fu­me.

En la su­ges­ti­va his­to­ria de los best se­ller que ha es­cri­to Vi­laSan­juán, apa­re­cen li­bros a los que se atri­bu­yen ven­tas su­pe­rio­res a los 1.000 mi­llo­nes de ejem­pla­res, ca­si to­dos am­pa­ra­dos por una re­li­gión o una ideo­lo­gía, co­mo La Bi­blia, El Co­rán o el in­só­li­to ca­so del Li­bro ro­jo, de Mao Tse-Tung, del que to­das las fa­mi­lias chi­nas con­tem­po­rá­neas del au­tor guar­da­ban, co­mo mí­ni­mo, un ejem­plar. Pe­ro de­jan­do al mar­gen fe­nó­me­nos ex­tra­ños, los sie­te ele­gi­dos es­tán cla­si­fi­ca­dos co­mo su­per­ven­tas cul­tos, de ex­ce­len­te ca­li­dad, que aguan­tan im­pa­si­bles el pa­so del tiem­po y reúnen una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes. Sus pro­ta­go­nis­tas son per­so­na­jes que ha­cen co­sas ex­tra­or­di­na­rias, unas ve­ces pa­ra bien y otras pa­ra mal, co­mo les su­ce­de a Jean Bap­tis­te Gre­noui­lle, el ex­tra­ño psi­có­pa­ta de El per­fu­me, o al mí­ti­co ado­les­cen­te Hol­den Cau­field, de El guar­dián en­tre el cen­teno. Las his­to­rias trans­cu­rren en mo­men­tos his­tó­ri­cos y es­ce­na­rios tan in­tere­san­tes co­mo, por ejem­plo, la Si­ci­lia de fi­na­les del XIX, don­de el prín­ci­pe de Sa­li­na aca­ba sus días ro­dea­do de to­da la be­lle­za que su­po re­crear pri­mo­ro­sa­men­te el maes­tro Vis­con­ti en su ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de El ga­to­par­do.

He es­co­gi­do sie­te tí­tu­los de los más ven­di­dos con la in­ten­ción de reite­rar, una vez más, que la ca­te­go­ría de best se­ller no tie­ne por qué ser si­nó­ni­mo de ba­zo­fia li­te­ra­ria. Exis­te una am­plia ga­ma de po­si­bi­li­da­des den­tro del gé­ne­ro y, co­mo ex­pli­ca el au­tor del en­sa­yo, hay es­cri­to­res mag­ní­fi­cos que tie­nen el don de fas­ci­nar a to­do el mun­do. Co­mo di­ce Ken Fo­llet, hay un cier­to es­no­bis­mo en eso de que so­lo lo di­fí­cil es bueno; lo fá­cil pue­de ser to­da­vía me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.