Fe­li­ces ve­la­das ba­jo las es­tre­llas

Un año más las te­rra­zas se abren al ai­re li­bre y el buen tiem­po. Ro­mán­ti­cas, no­ve­do­sas, con vis­tas... las hay de to­dos los es­ti­los pa­ra ce­le­brar la lle­ga­da del ve­rano.

Tiempo - - PLACERES - POR ANA MAR­COS

La te­rra­za del res­tau­ra­dor Pe­dro La­rum­be en Ma­drid se rein­ven­ta pa­ra es­ta tem­po­ra­da. Las no­ve­da­des son la in­cor­po­ra­ción de una nue­va zo­na loun­ge y una ani­ma­da ba­rra de cóc­te­les y gin to­nics. Es lu­gar obli­ga­do de reunión don­de de­gus­tar unos mag­ní­fi­cos mo­ji­tos y cai­pi­ri­ñas, o bien al­go más so­fis­ti­ca­do, co­mo el lla­ma­do Amor en lla­mas. Ubi­ca­da en la azo­tea del ABC Se­rrano, sus vis­tas al pa­seo de la Cas­te­lla­na si­guen sien­do pri­vi­le­gia­das. Pa­ra es­te ve­rano 2011 se ha crea­do un me­nú noc­turno con al­gu­nos de los gran­des pla­tos del res­tau­ran­te. Un am­bien­te ín- ti­mo y aco­ge­dor pa­ra dis­fru­tar de pre­pa­ra­cio­nes co­mo el mil­ho­jas de sal­món ma­ri­na­do con gua­ca­mo­le o la ca­rri­lle­ra ibé­ri­ca con ño­quis. Con las me­sas per­fec­ta­men­te ves­ti­das, el me­nú tie­ne un pre­cio de 36 eu­ros.

Abier­to has­ta la ma­dru­ga­da.

El ho­tel Puer­ta de Amé­ri­ca da la bien­ve­ni­da al ca­lor con la pues­ta en mar­cha de Fu­se Sum­mer­ti­me, un mul­ti­es­pa­cio don­de ofre­cen dis­tin­tas op­cio­nes. En su te­rra­za Mad se pue­de dis­fru­tar de una co­ci­na me­di­te­rrá­nea de to­ques in­ter­na­cio­na­les, muy cen­tra­da en el pro­duc­to. El co­ci­ne­ro Ígor Ca­cho­rro es el chef de es­te res­tau­ran­te que man­ten­drá abier­ta la co­ci­na las no­ches de ve­rano has­ta la 1.30 de la ma­dru­ga­da y una ho­ra más en fi­nes de se­ma­na. Es po­si­ble for­mar un re­ser­va­do con música a la car­ta con más de ocho per­so­nas y ele­gir un me­nú de­gus­ta­ción ser­vi­do ti­po cóc­tel. El Fu­se Mar­mo Bar, por su par­te, se ins­ta­la al ai­re li­bre pa­ra ofre­cer coc­te­le­ría clá­si­ca o a la me­di­da de ca­da clien­te, con cóc­te­les más ori­gi­na­les y, ya en la plan­ta 13 del ho­tel, vuel­ve a abrir sus puer­tas Sky­night, con sus im­pre­sio­nan­tes vis­tas de Ma­drid y re­ser­va­do pa­ra no­ches fas­hion.

El Roof Gar­den del ho­tel Em­pe­ra­dor, en­cla­va­do en la dé­ci­ma plan­ta, es una te­rra­za-pis­ci­na con pri­vi­le­gia­das vis-

tas so­bre Ma­drid, don­de son fa­mo­sos sus es­pec­ta­cu­la­res atar­de­ce­res. El lu­gar per­fec­to pa­ra ir a to­mar una co­pa o un cóc­tel, e in­clu­so apun­tar­se a una ce­na de pi­co­teo con pla­tos li­ge­ros. To­do en su zo­na de chill out, fren­te a una in­men­sa pis­ci­na.

La va­ca ar­gen­ti­na es una co­no­ci­da ca­de­na de res­tau­ran­tes en Ma­drid que es­te año ha in­cor­po­ra­do co­mo no­ve­dad a su ofer­ta una se­lec­ción de cor­tes de car­ne 100% ame­ri­ca­nos, en­tre los que des­ta­ca el T-Bo­ne (lo­mo ba­jo y so­lo­mi­llo), muy di­fí­cil de en­con­trar en Es­pa­ña. Ade­más, Beef Short Ribs (cos­ti­llar de va­cuno), jun­to a una ham­bur­gue­sa de lo­mo al­to de 300 gra­mos que se sir­ve sin pan y con pa­ta­tas Pont Neuf.

Car­nes que se asan en pa­rri­lla de car­bón ve­ge­tal y acom­pa­ña­das por dos sal­sas, la Steak Hou­se, úni­ca de la ca­sa, y la es­pe­cia­li­dad Man­hat­tan, a ba­se de ce­bo­lla, ba­cón y se­tas. La nue­va car­ta in­cor­po­ra tam­bién nue­vos pos­tres ar­te­sa­nos co­mo la ri­ca tar­ta de nuez Pe­ca­na con li­cor de maíz, tan tí­pi­ca ame­ri­ca­na. Uno de los lu­ga­res más atrac­ti­vos pa­ra dis­fru­tar de to­das es­tas no­ve­da­des es su lo­cal del pa­seo de la Cas­te­lla­na, que po­see una agra­da­bi­lí­si­ma te­rra­za, con un efi­caz y aten­to ser­vi­cio.

La Ta­ber­na Sant’Ar­can­ge­lo abrió re­cien­te­men­te su pe­que­ña y sen­ci­lla te­rra­za -tan so­lo cua­tro me­sas-en una de las me­jo­res y más tran­qui­las zo­nas de Ma­drid, la tra­se­ra de la igle­sia de los Je­ró­ni­mos. Inau­gu­ra­da ha­ce años, si­gue sien­do el tí­pi­co lu­gar de en­cuen­tro de una clien­te­la fiel a la co­ci­na ita­lia­na y sus pla­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos. Fue de­co­ra­do por Pas­cua Or­te­ga y el re­sul­ta­do es un lo­cal aco­ge­dor don­de se ven ca­ras co­no­ci­das de la política, la eco­no­mía o el tea­tro. Gen­te co­ol, en de­fi­ni­ti­va, que acu­de a la lla­ma­da de una co­ci­na ita­lia­na muy bien he­cha, con au­tén­ti­cas pas­tas rea­li­za­das ca­da día en la ca­sa (ra­vio­lis de rú­cu­la y bo­le­tus, tor­te­llo­ni de Sca­mor­za...) y unas ex­qui­si­tas piz­zas de ma­sa chu­rrus­can­te he­chas con moz­za­re­lla de bú­fa­la au­tén­ti­ca. Am­bien­te ani­ma­do y muy bue­na re­la­ción ca­li­dad pre­cio.

Lo­ca­les de mo­da en Bar­ce­lo­na.

En cuan­to a Bar­ce­lo­na, es im­pres­cin­di­ble de­jar­se ver en la te­rra­za de mo­da: Mar­fil by Mur­mu­ri. El ho­tel, en­cla­va­do en el co­ra­zón de la ciu­dad, es el lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar de una ce­na y ex­qui­si­tos cóc­te­les en ple­na Ram­bla. El chef Al­ber­to Vicente ha ela­bo­ra­do una car­ta de co­ci­na me­di­te­rrá­nea con in­gre­dien­tes orien­ta­les, con di­ver­si­dad de sus­hi y pla­tos co­mo viei­ras ma­ri­na­das con cí­tri­cos, ajo fri­to y sal, ta­ta­ki de ha­ma­chi re­bo­za­do en sé­sa­mo y ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da o so­lo­mi­llo de ter­ne­ra al ca­fé de Pa­rís con mous­se de be­ren­je­na y to­fu.

En Palma de Ma­llor­ca los es­ta­ble­ci­mien­tos del co­ci­ne­ro Marc Fosh, que de­jó el ho­tel Read’s ha­ce tres años pa­ra ini­ciar su aven­tu­ra por li­bre, si­guen en pleno éxi­to. Uno de ellos, Simply Fosh, no es una te­rra­za al uso, sino un agra­da­ble co­me­dor inun­da­do de luz na­tu­ral con cas­ca­das de agua, tres pal­me­ras en mi­tad del co­me­dor y un agra­da­ble pa­tio. El lu­gar per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de una de las más re­fi­na­das co­ci­nas ma­llor­qui­nas que, ade­más, ofre­ce una do­ble po­si­bi­li­dad. Al me­dio­día, me­nús a una in­creí­ble re­la­ción ca­li­dad pre­cio: dos pla­tos y pos­tre a 19,50 eu­ros, con pre­pa­ra­cio­nes co­mo la te­rri­na de pa­to con chut­ney de man­za­na, el fi­le­te de do­ra­da con ri­sot­to de ju­días ver­des y tomate o la tar­ta de rui­bar­bo; to­do con bo­ni­tas y cui­da­das pre­sen­ta­cio­nes. Por la no­che se ba­jan las lu­ces y el co­me­dor se tor­na ro­mán­ti­co, ya con una car­ta con­ven­cio­nal que ofre­ce pla­tos co­mo la en­sa­la­da de que­so de ca­bra con rú­cu­la al aza­frán o el pou­let noir con cres­tas de ga­llo. Al­ta gas­tro­no­mía en un oa­sis den­tro de un ho­tel, an­ti­guo con­ven­to del si­glo XVII. Po­seen dis­tin­tos me­nús de­gus­ta­ción des­de 55 eu­ros y una com­ple­ta car­ta de vi­nos.

Ibi­za es uno de los gran­des pa­raí­sos ve­ra­nie­gos y allí, en el tí­pi­co mer­ca­di­llo de Las da­lias, la gas­tro­no­mía se ha he­cho pro­ta­go­nis­ta. El res­tau­ran­te Las da­lias ha abier­to por pri­me­ra vez sus puer­tas con una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca fres­ca, adap­ta­da a to­dos los gus­tos y un mis­mo de­no­mi­na­dor co­mún: co­ci­na ecléc­ti­ca y pre­cios ase­qui­bles. Ós­car Bueno Nils­son, ase­sor gas­tro­nó­mi­co, ha fun­di­do las co­ci­nas me­di­te­rrá­nea, asiá­ti­ca, ára­be y ve­ge­ta­ria­na en un so­lo con­cep­to pa­ra una car­ta va­ria­da y exótica: hum­mus, me­ji­llo­nes Vin­da­loo con sal­sa de tomate pi­can­te es­ti­lo hin­dú, en­sa­la­da de ju­días, co­co fres­co y lan­gos­ti­nos con chut­ney de man­go... Tam­bién cóc­te­les y be­bi­das pre­mium, en un apar­ta­do idea­do por el bar­man Ramsés Ji­mé­nez, que mez­cla lo clá­si­co con op­cio­nes más mo­der­nas co­mo el Kar­ma­pó­li­tan (ron, co­co y es­pe­cias) o el Ni­chi­bot­su, a ba­se de vod­ka, piña, li­chis, flor de sau­co y ce­re­za.

Sky­night (Fu­se)

Pe­dro La­rum­be

Las da­lias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.