Carla Go­ya­nes su­peró en anun­cios la bo­da de Mó­na­co

La hi­ja de Ca­ri Lapique se ca­só en me­dio de un gran se­cre­tis­mo pa­ra sal­va­guar­dar la ex­clu­si­va. El en­la­ce es­tu­vo pa­tro­ci­na­do por una do­ce­na de firmas.

Tiempo - - GENTE -

Pa­re­cía un Es­pa­ña-Mó­na­co fut­bo­le­ro de los que ener­van al apa­dri­na­dor Carlos Go­ya­nes. Go­lea­da na­cio­nal, nues­tro diez con­tra las so­lo seis mar­cas co­mer­cia­les del en­la­ce del prín­ci­pe Al­ber­to. Es pa­sión re­cau­da­do­ra, ca­si trin­que o bo­tín nup­cial. A es­to se le lla­ma amor del bueno. Otra ma­ne­ra de es­ta­ble­cer mar­cas no ad­mi­ra­bles, to­do de­pen­de, de­cía­mos del bo­dón mo­ne­gas­co del prín­ci­pe Al­ber­to tan cen­su­ra­do por­que es­tu­vo pa­tro­ci­na­do por mar­cas in­ter­na­cio­na­les co­mo Le­xus, Mont­blanc o Pe­rrier. Aque­llo fue de puer­tas abier­tas, de­co­ra­do y sin ta­pu­jos mien­tras el en­la­ce an­da­luz de Carla Go­ya­nes con Jorge Ben­gu­ría re­sul­tó ven­di­do co­mo pa­ra­dig­ma ro­mán­ti­co de en­tu­sias­mo ju­ve­nil pe­se a la do­ce­na de firmas na­cio­na­les que apo­ya­ron el sí quie­ro pos­te­rior a tres des­pe­di­das de sol­te­ros ya muy co­men­ta­das. Pa­re­cía el ca­so­rio de nun­ca aca­bar, en me­dio de gran se­cre­tis­mo pa­ra los me­dios, im­po­si­bi­li­ta­dos de rom­per el in­fran­quea­ble mu­ro, ge­ne­ral­men­te bien dis­pues­to cuan­do se tra­ta de pro­mo­cio­nes que pro­ta­go­ni­zan. Cho­có an­te su apa­ren­te fa­ci­li­dad y sim­pa­tía ha­bi­tua­les an­te el photo call de turno. No es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de lo es­pe­ra­do da­da su amis­tad y com­pli­ci­dad con la pren­sa.

Lás­ti­ma que el ale­ja­mien­to no pu­do cons­ta­tar los zan­cos pla­tea­dos de Ca­ri Lapique ba­jo tra­je ver­de, la so­le­dad de Ele­na Cué, el re­fi­na­mien­to de Ma­ri­sa de Bor­bón, o los fa­vo­re­ce­do­res dra­pea­dos que Lo­ren­zo Ca­pri­le echó so­bre el cuer­pa­zo de Ma­ri­bel Yé­be­nes. Ta­ma­ra Falcó fue re­pre­sen­ta­ti­va de su fa­mily an­te la au­sen­cia de ma­dre Preys­ler y la de un Ju­lio Igle­sias igual­men­te ai­rea­do. To­ma­ron pas­tel de ma­ris­co, mer­lu­za en sal­sa y un car­pac­cio car­ní­vo­ro. Los del Río pu­sie­ron rit­mo y óp­ti­ma de­co­ra­ción flo­ral de Luis García Fraile, hi­jo del Bu­tano que no si­gue glo­rio­sa ca­rre­ra ra­dio­fó­ni­ca de quien fue úni­co.

Tras cua­tro ho­ras a 37º en un de­sier­to an­da­luz, la pren­sa no re­ci­bió ni un va­so de agua reavi­va­dor, aca­so por­que tal ne­ce­sa­rio de­ta­lle no tu­vo pa­tro­ci­nio.

Fies­ta na­cio­nal fran­ce­sa.

Dos días an­tes del en­la­ce an­da­luz en­tre Mar­be­lla y So­to­gran­de, to­da una ex­cur­sión de vip a Fran­cia fes­te­jó el Día Na­cio­nal. Era una fies­ta tri­co­lor com­bi­nan­do el azul, ro­jo y blan­co tan re­pre­sen­ta­ti­vos de los ve­ci­nos que nos dan so­pas con on­da de­fen­dien­do lo su­yo. Y has­ta lo que es nues­tro co­mo los to­ros, allá pro­cla­ma­dos Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral. Am­bien­te fiestero ca­si cas­ti­zo se res­pi­ró en la ma­dri­le­ña em­ba­ja­da don­de su ti­tu­lar, Bruno De­la­ye, sub­ra­ya có­mo ama es­ta tierra, sus co­sas, o nues­tra gen­te. Ca­si 4.000 in­vi­ta­dos des­pa­rra­ma­dos por los es­plén­di­dos jar­di­nes del cen­tro ma­dri­le­ño ve­cino a la Mi­lla de oro. Fa­ro­li­llos cas­ti­zos, aun­que tri­co­lo­res, ani­ma­ron el am­bien­te en­ne­gre­ci­do igual que lo hi­zo Pilar Me­di­na Si­do­nia, ape­sa­dum­bra­da por de­jar de ser du­que­sa de Fer­nan­di­na an­te las re­cla­ma­cio­nes de su her­mano pri­mo­gé­ni­to. Jo­sep María Flo­tats des­ta­có ba­jo cha­que­ta hue­vo so­bre pan­ta­lón blan­co y Pe­tra Mateos, por tú­ni­ca na­ran­ja di­si­mu­lan­do mu­chos ki­los... no fí­si­cos. El Nun­cio par­lo­teó con el je­fe del Es­ta­do Ma­yor, que lu­cía man­ga cor­ta de uni­for­me es­ti­val an­te el mi­nis­tro Caa­ma­ño y Jorge Mo­ra­gas, que ya ca­mi­na co­mo si tu­vie­ra la mo­to en­tre las pier­nas. Luis He­rre­ro pre­sen­tó a la co­le­ga Ana Ro­me­ro “co­mo una no­via que no aca­ba de acep­tar­me”, pe­ro lle­ga­ron del bra­zo real­men­te ilu­sio­na­dos, mien­tras Ló­pez Garrido ape­nas cir­cu­ló pre­fi­rien­do los al­fom­bra­dos sa­lo­nes a la tribuna exal­ta­do­ra de li­ber­té, fra­ter­ni­té, éga­li­té, en in­fla­do par­la­men­to del re­pre­sen­tan­te di­plo­má­ti­co que en­ca­be­za la lis­ta de em­ba­ja­do­res más so­cia­les de la Vi­lla y Cor­te. Cris­ti­na Alberdi re­to­zó so­bre muy ju­ve­nil con­jun­to ra­ya­do mien­tras Ca­ro­li­na ex Chá­va­rri pro­di­gó de­li­ca­de­zas orien­ta­les sin sa­lir hu­yen­do co­mo sue­le.

Mien­tras, se ini­cia el éxo­do es­ti­val con Cayetana ya ve­ra­nean­do par­cial­men­te en San Sebastián, don­de a fi­na­les ate­rri­za­rá Alfonso es­pan­tan­do a mos­co­nes adic­tos co­mo To­más Terry o Ana María Abas­cal. Al tiem­po, la du­que­sa de Fran­co da mar­cha atrás a su desafia­do­ra in­ten­ción de no ocu­par el pa­zo de Mei­rás nin­gún ve­rano más. Lo ha­ce pre­sio­na­da por sus hi­jos, es­pe­cial­men­te el pro­ble­má­ti­co Jaime, muy en­rai­za­do en tierra ga­lle­ga por su apa­ci­ble y re­ge­ne­ra­dor amor con la vi­gue­sa Mar­ta. Jaime ga­nó pe­so y mues­tra re­cu­pe­rar op­ti­mis­mo. El amor to­da­vía ha­ce mi­la­gros.

Y si en la em­ba­ja­da la con­cu­rren­cia en­to­nó con fer­vor La Mar­se­lle­sa en­cen­di­da por en­tu­sias­mo ga­lo en­vi­dia­ble, Antonio Carmona, con nue­vo dis­co, le pu­so el con­tra­pun­to afla­men­ca­do. Bau­ti­zo de con­cu­rren­cia va­rio­pin­ta re­cu­pe­ran­do Joy Es­la­va co­mo mar­co con­cer­tis­ta y so­cial, allí es­ta­ba Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo en­se­ñan­do tri­pa y en­ca­jes ba­jo su fa­vo­re­ce­dor pe­lo cor­to y ya sin bó­tox de­for­ma­dor en el me­jor es­ti­lo ma­terno, con­tó in­ten­cio­nes de

“pa­sar al­gún día ve­ra­nie­go en Ibi­za” con su ma­dre. Ella si­gue inal­te­ra­ble su ru­ta ve­ra­nie­ga: co­mien­za en San Sebastián, vi­si­ta Mar­be­lla y con­clu­ye en la is­la blan­ca pa­ra lue­go aca­bar con una es­ca­pa­da a Ve­ne­cia. Allí la más gran­de sue­le abas­te­cer y re­no­var su guar­da­rro­pa mul­ti­co­lor don­de na­die la acon­se­ja. Ni tam­po­co en el mo­men­to de ele­gir sus pre­cio­sos atuen­dos dia­rios com­bi­nan­do ves­ti­do, bai­la­ri­nas y ba­ra­ti­jas. Su es­treno lo mis­mo atra­jo a María Fitz Ja­mes Stuart que a una Lo­les León re­con­ver­ti­da en ta­qui­lla­zo ma­dri­le­ño for­man­do dúo con la irre­sis­ti­ble Bi­bia­na Fer­nán­dez, son el es­pec­tácu­lo de la tem­po­ra­da. Lo­les per­dió ki­los, vo­lu­men, fo­fez y lo ha­cía no­tar uni­da a un tan so­lo cir­cuns­tan­cial Ma­nu Fer­nán­dez de aja­da ca­mi­se­ta ne­gra des­bo­ca­da por el uso.

Pas­to­ra Ve­ga ex­hi­bió triun­fal su ya lar­ga unión con Juan Ribó. Han cum­pli­do dos años de re­la­ción amo­ro­sa que pu­so fin a ma­tri­mo­nio ca­si añe­jo con Imanol Arias. No mos­tró sor­pre­sa an­te las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes del ex­ma­ri­do con­si­de­ran­do: “Nun­ca la tu­ve por bue­na ac­triz”. A bue­nas ho­ras. Ella mos­tra­ba en­cía y mo­re­nez qui­zá co­no­cien­do bien lo que es­con­de tan des­pro­por­cio­na­da de­cla­ra­ción, cier­to que Imanol no for­mó con ella pa­re­ja ar­tís­ti­ca y la pre­fe­ría en­ce­rra­da en ca­sa. De ahí el rom­pi­mien­to li­be­ra­dor que sor­pren­de tan­to co­mo la ya só­li­da re­la­ción con Ribó. Él man­tie­ne ai­re vein­tea­ñe­ro sin gra­sa y arru­gas y ella al ai­re agi­ta­na­da –“por­que soy de otra ra­za”–. Su tía Cha­ro an­da un tan­to es­co­ci­da tras su fu­gaz es­tre­lla­to te­le­vi­si­vo, Lo­li­ta no se re­con­ci­lió con ella y Fran Ri­ve­ra se ha que­re­lla­do con­tra ella. Líos de fa­mi­lia co­mo los man­te­ni­dos y renacidos en­tre los her­ma­nos Or­te­ga Cano y el ma­ni­pu­la­dor clan Mohe­dano.

Y sal­tan­do a otro asun­to, a Be­lén Es­te­ban Ha­cien­da le re­cla­ma aho­ra más de 300.000 eu­ros co­rres­pon­dien­tes a in­gre­sos del 2006 al 2008. Apor­tó co­mo em­pre­sa lo que co­rres­pon­día a per­so­na fí­si­ca. Es­tá he­cha un mar de con­tra­dic­cio­nes pe­ro tie­ne em­bar­ga­do su hor­te­ra for­tín de Pa­ra­cue­llos.

El Tea­tro Real es­tre­na Tos­ca.

Otra his­to­ria pa­ra no con­tar co­mo a Ruiz-Ga­llar­dón le pre­gun­ta­ban acer­ca del aco­so que re­cien­te­men­te pa­de­ció de los in­dig­na­dos. El re­gi­dor ma­dri­le­ño echa­ba pe­li­llos a la mar en el es­treno de Tos­ca mon­ta­da por Nu­ria Es­pert con es­ce­no­gra­fía irres­pe­tuo­sa con la his­to­ria. Ha­ce ale­ga­to an­ti­cle­ri­cal muy sub­ra­ya­do por Antonio Ga­rri­gues Wal­ker an­te Jo­sé María Ál­va­rez del Man­zano. No­che re­ma­ta­da con di­vi­sión de opi­nio­nes co­mo en las me­jo­res tar­des to­re­ras. Nu­ria no con­si­gue la gran­de­za de su Elec­tra ope­rís­ti­ca ni el pre­cio­sis­mo an­da­luz des­ple­ga­do en Car­men . Jo­sé María Lo­ren­zo con­tó nue­vos pro­yec­tos de “mu­si­cal a la es­pa­ño­la” ti­po el inago­ta­ble Hoy no me pue­do le­van­tar y den­tro de na­da de­di­can uno al re­per­to­rio de Sa­bi­na. Des­ta­có ba­jo lla­ma­ti­va, y an­ti­gua o ca­si vin­ta­ge, cha­que­ta de mul­ti­co­lo­res cua­dros al tiem­po que Ma­rio­la Ore­lla­na su­pe­ra­ba el tem­po­ral ale­ja­mien­to con­yu­gal. “Carmona y yo lle­va­mos 20 años jun­tos. Lo nues­tro es in­des­truc­ti­ble”, re­mar­có. Lo­li­ta se dis­cul­pó por ro­tu­ra ibi­cen­ca de pe­ro­né igual que su hi­ja Ele­na, tan po­lé­mi­ca por el plan­te es­cé­ni­co de Cri­men per­fec­to, for­man­do tán­dem con el es­plén­di­do Jorge Sanz. “A mi ni­ña le han acon­se­ja­do re­po­so y mu­cha tran­qui­li­dad, na­da de las pa­li­zas que se pe­ga­ba de acá pa­ra allá”.

Es co­mo de otra ra­za, per­te­ne­ce a nue­vos tiem­pos más có­mo­dos, los có­mi­cos ac­tua­les no ha­cen ca­da ve­rano aque­llas tour­nées in­ter­mi­na­bles de dos me­ses lar­gos, siem­pre con el baúl a cues­tas. Eran ca­pa­ces de ir de un gé­ne­ro a otro. Am­pa­ro La­rra­ña­ga sus­pi­ra­ba la otra no­che nos­tál­gi­ca con su pa­dre Carlos por aque­llos tiem­pos idos, per­di­dos, apa­ren­te­men­te su­pe­ra­do­res.

To­do da­ba mo­ti­vo al co­men­ta­rio li­ge­ro: des­de fi­jar es­ca­pa­das ve­ra­nie­gas

co­mo Lo­li­ta y Rosario en Ca­ños de Me­ca tras pró­lo­go ibi­cen­co, al más re­fres­ca­do y co­ru­ñés de los Fran­co mien­tras Cayetana eli­ge lo me­jor de ca­da lu­gar, ella pue­de. Go­ya To­le­do pre­fie­re Ma­llor­ca y Cu­qui Fie­rro aban­do­na Ibi­za tras ca­si 30 años de leal in­fi­de­li­dad hoy pre­fie­re Palma, don­de la fa­mi­lia real ape­nas se de­ja­rá ver sal­vo pa­ra en­tre­gar tro­feos el 6 de agos­to de la Co­pa de Su Ma­jes­tad.

Ma­ri­vent es­tá lleno de es­ca­le­ras, pro­di­ga en subidas y ba­ja­das y no es lo más ade­cua­do pa­ra la reha­bi­li­ta­ción del mo­nar­ca, que aca­so pre­fie­re la más có­mo­da Zar­zue­la, don­de to­do, lo que se di­ce to­do, que­da a mano.

La ci­ta so­cial del ve­rano.

Raúl del Po­zo re­co­gió el afán hui­dor de un Je­sús Quin­te­ro po­co ge­ne­ro­so con los co­le­gas y Ca­sil­da Va­re­la, exes­po­sa de Pa­co de Lu­cía, mos­tró mo­re­nez tan­ge­ri­na por­que aque­llo aún es ca­si feu­do fa­mi­liar co­mo el nor­te ma­rro­quí lo fue de su pa­dre, el ge­ne­ral Va­re­la, úl­ti­mo al­to co­mi­sa­rio de Es­pa­ña. Tie­ne una his­to­ria por es­cri­bir, aca­so la cuen­te, me ade­lan­tó ani­ma­da por co­ra­les bai­lo­nes que son la pie­dra es­pa­ño­la del ve­rano. Las tur­que­sas re­sul­tan me­nos nues­tras y co­ra­les lu­ció en aca­so cho­rreo una Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va so­bre­sa­lien­do en la ce­na que los Se­gre­lles ofre­cen co­mo prin­ci­pio de es­tío. Es pis­to­le­ta­zo de sa­li­da aun­que ellos nun­ca pe­nan por tó­rri­dos are­na­les. Son de otra ra­za, un po­co al ai­re he­lé­ni­co de An­ne Igar­ti­bu­ru, real­za­da con tú­ni­ca de un so­lo hom­bro, mien­tras Marian Ca­mino op­tó por pan­ta­lo­nes ne­gros ca­si in­ver­na­les. Las san­da­lias co­lor pla­ta o do­ra­das fue­ron cons­tan­te me­nos en la sin­gu­lar Pa­tri­cia Ra­to, en ne­gra tú­ni­ca lar­ga que aho­ra re­cu­pe­ra el tiem­po y la li­ber­tad, per­di­dos 20 años a la som­bra de Es­par­ta­co. Cho­can tan­tas sa­li­das y en­tra­das, pa­re­ce un pá­ja­ro li­be­ra­do. In­clu­so can­ta co­mo ma­má Se­gre­lles con ai­re hippy ex­hi­bi­dor de hom­bros so­bre fal­da tur­que­sa co­mo de Las da­lias ibi­cen­cas.

For­mó tán­dem con el flo­rea­do bou­quet asea­do de su or­ga­ni­za­do­ra hi­ja, to­do un ce­re­bro. Cris­ti­na Vall­sTa­ber­ner pa­re­ce ha­ber su­pe­ra­do ro­man­ces oca­sio­na­les co­mo los en tiem­pos con Antonio Four­nier, tam­bién pre­sen­te, o al tan­to siem­pre ne­ga­da con Isak An­dic. Dio que ha­blar por za­ra­ga­ta pal­me­sa­na, su her­mano Luis en bo­ca de to­dos tras li­bro en mano a mano epis­to­lar con Ma­rio Con­de. María Zu­ri­ta de­mos­tró sa­ber ubi­car­se ba­jo de­sen­fa­da­do blu­són con mo­ti­vos hin­dúes y Ale­jan­dra de Ro­jas acer­tó al com­bi­nar mo­ra­dos y fuc­sia. He­re­dó la ex­qui­si­tez de la con­de­sa de Mon­tar­co y me­jo­ró la ra­za. Tie­ne unos ge­nes úni­cos. Mien­tras Ame­lia Bono, de gran en­ten­di­mien­to y ca­ma­ra­de­ría con Ma­nuel Mar­tos, re­cu­rrió a lo pla­tea­do y Mó­ni­ca Mar­tín Lu­que es­co­gió re­fres­can­tes tur­que­sas, tam­bién con ai­re grie­go de tiem­pos me­jo­res.

Es­pi­do Frei­re so­lo so­bre­sa­lió por flo­rea­do bol­so de­jan­do el ai­re clá­si­co, que no cla­si­co­rro, pa­ra Gon­za­lo de la Cier­va y Pa­tri­cia Ol­me­di­lla, du­ques de Te­rra­no­va ya muy bron­cea­dos al donaire se­rrano de los más ex­cel­sos pa­ta ne­gra. Gon­za­lo ca­lló an­te la se­pa­ra­ción de Fá­ti­ma, ter­ce­ra mar­que­sa de Gri­ñón ya tra­mi­tan­do un di­vor­cio que re­pe­le sus con­vic­cio­nes ca­tó­li­cas. Pe­ro Carlos Falcó man­tie­ne el su­ma y si­gue. No se­rá la úl­ti­ma y eso que Fá­ti­ma op­tó por un más que dis­cre­to se­gun­do plano, muy re­mar­ca­do tras las an­sia­das si­tua­do­ras que en tiem­po tu­vie­ron sus es­po­sas, la ira­cun­da Jea­ni­ne Gi­raud o Isabel Preys­ler, evo­ca­ron an­te una Fio­na Fe­rrer no se sa­be si vip, ne­go­cia­do­ra y agen­te de cam­bio y bol­sa. Su es­po­so Jaime Po­lan­co pa­re­cía lle­ga­do de la Ri­vie­ra con pan­ta­lo­nes ro­jos ba­jo bla­zer azul. Can­tó en la no­che ma­dri­le­ña co­mo los li­ge­ros ti­ran­tes ne­gros que ape­nas su­je­ta­ban el azul eléc­tri­co de María León.

El ve­rano tie­ne rit­mo, aho­ra so­lo to­ca bai­lar al son que nos ape­tez­ca.

Pe­tra Mateos, con Lola

Ma­nuel Mar­tos, con su mu­jer, Ame­lia Bono

Jaime Po­lan­co , con Fio­na Fe­rrer

Paloma Se­gre­lles, con su ma­ri­do, Emi­lio Ál­va­rez

Raúl del Po­zo y Je­sús Quin­te­ro

An­ne Igar­ti­bu­ru

Mó­ni­ca Mar­tín Lu­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.