“El di­ne­ro no pue­de ser lo fun­da­men­tal”

Tiempo - - LA ÚLTIMA - DAVID TRUEBA

David Trueba (Ma­drid, 1969) es director, guio­nis­ta y es­cri­tor. Aca­ba

de po­ner a la ven­ta ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, una cu­rio­sa se­rie que ha­ce unos me­ses emi­tió Ca­nal + y que de­mues­tra que con po­co di­ne­ro

se pue­de ha­cer buen ci­ne. Trueba cuen­ta con cier­ta gua­sa có­mo es hoy

la tris­te vi­da de Jorge Sanz des­pués de ha­ber si­do el chi­co de oro del ci­ne

es­pa­ñol. Un pro­duc­to in­te­li­gen­te, sen­ci­llo y, so­bre to­do, di­ver­ti­dí­si­mo. ¿Có­mo sur­gió la idea de la se­rie? Char­lan­do un día con Jorge. Le con­té la idea y se le ilu­mi­na­ron los ojos. Nos di­je­ron que era de­ma­sia­do rompe­dora, así que de­ci­di­mos ro­dar el pri­mer ca­pí­tu­lo por nues­tra cuen­ta. Y lue­go lle­gó Ca­nal +. ¿Es ver­dad que los ac­to­res tam­bién su­fren? Sí, el que crea que la vi­da de Tom Crui­se es lo que apa­ren­ta, o es un es­tú­pi­do o es un so­ña­dor. La vi­da del ac­tor no es fá­cil y Jorge la co­no­ce des­de que te­nía 8 años. ¿Nun­ca se que­jó Jorge del mal­tra­to que re­ci­be en es­ta se­rie? No, al con­tra­rio, par­ti­ci­pa­ba de ello. He­mos in­ten­ta­do ha­blar­le a la gen­te con sin­ce­ri­dad pe­ro exa­ge­ran­do los as­pec­tos ne­ga­ti­vos. Eso nos ha per­mi­ti­do dar­le un pun­to có­mi­co que nos ha ser­vi­do co­mo te­ra­pia. Aho­ra va­mos me­nos al psi­quia­tra. Us­ted de­mues­tra que con po­cos me­dios se pue­den ha­cer co­sas de­cen­tes... El di­ne­ro es im­por­tan­te, pe­ro no pue­de ser lo fun­da­men­tal: si no lo con­si­gues tie­nes que de­mos­trar igual­men­te lo que sa­bes ha­cer y apro­ve­char que nun­ca ha si­do tan fá­cil ha­cer ci­ne. Con una pe­que­ña cá­ma­ra y dos ac­to­res es su­fi­cien­te. Lo más com­pli­ca­do es te­ner una bue­na idea. Lo pri­me­ro que sa­le en Goo­gle cuan­do te­cleas la se­rie es có­mo des­car­gar­la gra­tis. Es el dra­ma en el que vi­vi­mos. ¿Al­gu­na so­lu­ción pa­ra arre­glar­lo? Ne­ce­si­ta­mos ex­pli­car­lo me­jor. Nues­tra la­bor ne­ce­si­ta la con­tri­bu­ción de los es­pec­ta­do­res y sin ella no po­de­mos se­guir tra­ba­jan­do. Pe­ro es muy di­fí­cil con­ven­cer a la gen­te de que re­sis­ta esa ten­ta­ción. ¿Us­ted ha caí­do al­gu­na vez en la ten­ta­ción? No, yo no des­car­go, pe­ro mis hi­jos sí lo ha­cen de vez en cuan­do. ¿Y se lo per­mi­te? No me gus­ta ser un pa­dre coer­ci­ti­vo, pe­ro tra­to de ex­pli­car­les que si lo ha­cen es­tán per­ju­di­can­do a al­guien. ¿Qué pien­sa cuan­do ve que has­ta Teddy Bau­tis­ta es­tá in­mer­so en un es­cán­da­lo por es­ta­fa y mal­ver­sa­ción? To­do lo que sea que la ley ac­túe con­tra al­guien que lo es­tá ha­cien­do mal es bueno, pe­ro el he­cho de que Bau­tis­ta lo ha­ga mal no quie­re de­cir que ha­ya que aca­bar con los de­re­chos de au­tor. Us­ted es­tu­dió Pe­rio­dis­mo y es­cri­be ha­bi­tual­men­te en los me­dios. ¿Có­mo ve el fu­tu­ro de la pro­fe­sión? El pe­rio­dis­mo no es­tá en pe­li­gro, pe­ro las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas pue­de que sí por­que han co­me­ti­do los mis­mos erro­res que las otras gran­des em­pre­sas que cri­ti­can. Ha­cer peor tu pro­duc­to pa­ra ga­nar más di­ne­ro no es ren­ta­ble en mun­dos co­mo la pren­sa o el ci­ne. Al fi­nal la gen­te lo que quie­re es pro­duc­tos bien he­chos. Pe­ro las au­dien­cias de la te­le­vi­sión de­mues­tran lo con­tra­rio... Los se­ño­res que con­tro­lan las te­le­vi­sio­nes pri­man el ne­go­cio a cos­ta de ma­cha­car la mar­ca. Pe­ro, aun­que la gen­te vea el co­ti­lleo, a la lar­ga se can­sa­rá y se da­rá cuen­ta de que ha ti­ra­do la for­ma­ción de sus hi­jos. Creo que us­ted es­tá en con­tra de la de­ci­sión de la Aca­de­mia de Ci­ne de im­pe­dir que los ni­ños re­ci­ban go­yas. ¿Por qué? Por­que si real­men­te se qui­sie­ra pro­te­ger al me­nor de edad, ha­bría que prohi­bir­le tra­ba­jar. Si tra­ba­jas en una pe­lí­cu­la tie­nes de­re­cho a ser pre­mia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.