El ve­rano más pe­li­gro­so, aho­ra sí

El úl­ti­mo ve­rano de Za­pa­te­ro en La Mon­cloa tam­bién pue­de ser el más pe­li­gro­so. Los mer­ca­dos no to­man va­ca­cio­nes y la ba­ta­lla del eu­ro y de la deu­da si­gue en pleno apo­geo y ame­na­za a Es­pa­ña.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

An­ders beh­ring brei­vik, no­rue­go, ul­tra y cruel, en­san­gren­tó el ve­rano. La pri­ma de ries­go y la cri­sis de la deu­da em­pe­que­ñe­cen -pe­ro no des­apa­re­cen-an­te la mag­ni­tud de la tra­ge­dia de la in­to­le­ran­cia: al­re­de­dor de 80 víc­ti­mas inocen­tes ase­si­na­das a san­gre fría. A pe­sar de to­do, “el fu­tu­ro de­pen­de de no­so­tros mis­mos”, re­pe­tía de mil ma­ne­ras Karl R. Pop­per, el fi­ló­so­fo de la li­ber­tad. “Po­de­mos con­ver­tir­nos -aña­día-en ar­tí­fi­ces de nues­tro pro­pio des­tino”. Es lo que quie­re creer el can­di­da­to Ru­bal­ca­ba. Fue tam­bién lo que cre­yó Za­pa­te­ro mien­tras to­do le son­reía. Lue­go, cuan­do lle­ga­ron los pro­ble­mas, con­clu­yó que él no te­nía na­da que ver con la cri­sis eco­nó­mi­ca. Tam­po­co con la es­pa­ño­la, con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Aho­ra so­lo le que­da de­ci­dir el mo­men­to de su adiós de­fi­ni­ti­vo con la con­vo­ca­to­ria de unas elec­cio­nes a las que pa­re­ce co­mo si se pre­sen­ta­ran dos par­ti­dos so­cia­lis­tas, el que go­bier­na Es­pa­ña, que en­ca­be­za el pro­pio Za­pa­te­ro, y el de la opo­si­ción, que li­de­ra Ru­bal­ca­ba.

Ma­riano Ra­joy, el je­fe de la opo­si­ción ver­da­de­ra, ha ofi­cia­do con mi­mo las exe­quias po­lí­ti­cas de Fran­cis­co Camps, cu­ya re­nun­cia le ha per­mi­ti­do re­ma­tar pro­ble­mas a la es­cua­dra de Ru­bal­ca­ba. El PSOE so­ña­ba con un Camps, co­mo pre­si­den­te va­len­ciano, en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Aho­ra el PP aca­ri­cia la po­si­bi­li­dad de que el mi­nis­tro del In­te­rior, Antonio Camacho, co­la­bo­ra­dor y su­ce­sor de Ru­bal­ca­ba, se vea obli­ga­do a de­cla­rar en el jui­cio oral del ca­so Fai­sán, el de los su­pues­tos chi­va­ta­zos a ETA, al­go que aho­ra de­pen­de de al­gu­na ma­ne­ra de la Sa­la Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal que pre­si­de el ma­gis­tra­do Javier Gó­mez Ber­mú­dez. Camps ca­mi­na ya ha­cia un rin­cón per­di­do en el des­ván de la His­to­ria, de don­de na­die lo res­ca­ta­rá, a pe­sar de los epi­ta­fios -fi­na mues­tra de hi­po­cre­sía política-de sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do. Ra­joy, fiel a su es­ti­lo, ha vuel­to a lo­grar sus ob­je­ti­vos. Ignacio Gon­zá­lez, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, fue qui­zá el pri­me­ro en es­bo­zar una teo­ría so­bre la efi­ca­cia de Ra­joy cuan­do se tra­ta pri­me­ro de re­sis­tir y des­pués de do­ble­gar ad­ver­sa­rios o apar­tar co­la­bo­ra­do­res mo­les­tos. Len­to, pe­ro se­gu­ro. Gon­zá­lez lo com­pro­bó cuan­do in­ten­tó ac­ce­der a la pre­si­den­cia de Ca­ja Ma­drid de la mano de su men­to­ra Es­pe­ran­za Agui­rre, un si­llón que al fi­nal se­ría pa­ra Ro­dri­go Ra­to con el vis­to bueno de Ra­joy. La teo­ría del vi­ce­pre­si­den­te ma­dri­le­ño so­lo es­tá pen­dien­te de la ve­ri­fi­ca­ción úl­ti­ma, la lle­ga­da del lí­der del PP a La Mon­cloa tras las pró­xi­mas elec­cio­nes, se ce­le­bren an­tes o des­pués. Ru­bal­ca­ba, en­ton­ces, di­cen, se­gui­rá al fren­te del PSOE, co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, cla­ro, y bus­ca­rá otra opor­tu­ni­dad. To­da­vía se­rá más jo­ven que Wins­ton Chur­chill, que ha­bía cum­pli­do 66 años cuan­do fue nom­bra­do pri­mer mi­nis­tro del Reino Uni­do. El can­di­da­to del PSOE tam­bién es cons­tan­te y re­pa­sa la pro­fe­cía pe­si­mis­ta de una de las per­so­nas que es­tá en ca­si to­das las qui­nie­las de mi­nis­tra­bles en un Go­bierno de Ra­joy: “La cri­sis -di­jo ha­ce tiem­po-se lle­va­rá por de­lan­te a es­te Go­bierno -al del PSOE-y es pro­ba­ble que tam­bién al si­guien­te -del PP-”. Es po­si­ble. Za­pa­te­ro, a pe­sar de una cier­ta creen­cia ge­ne­ral, so­bre­ali­men­ta­da por los in­dig­na­dos del 15-M, tam­po­co ha he­cho tan­tas re­for­mas, ni ha re­cor­ta­do gran­des de­re­chos, aun­que en al­gún ca­so, co­mo la ba­ja­da de pen­sio­nes, no es­tu­vie­ra muy há­bil.

Za­pa­te­ro, en cual­quier ca­so, afron­ta su úl­ti­mo ve­rano co­mo pre­si­den­te, que ade­más pue­de ser el más pe­li­gro­so. La Eu­ro­pa del eu­ro, a pe­sar de to­do, si­gue atas­ca­da con Gre­cia y el pro­ble­ma de la deu­da. El se­gun­do plan de res­ca­te pa­ra los he­le­nos ape­nas ha con­ce­di­do una tre­gua de unos días. No hay nin­gún se­cre­to. Las agencias de ra­ting, con to­das sus cul­pas y be­ne­fi­cios a cues­tas, emi­ten sus ve­re­dic­tos, pe­ro al­guien tan po­co sos­pe­cho­so co­mo el ma­yor se­gui­dor vi­vo de Key­nes, su bió­gra­fo Ro­bert Ski­delsky, tam­bién lo ha di­cho con cla­ri­dad y sen­ci­llez: “To­do el mun­do sa­be que Gre­cia sus­pen­de­rá los pa­gos de su deu­da ex­te­rior. La úni­ca cues­tión es­tri­ba en la for­ma me­jor de or­ga­ni­zar­lo pa­ra que na­die en­tien­da que en reali­dad es así”. Y cuan­do ocu­rra, el tsu­na­mi mo­ne­ta­rio que pro­vo­ca­rá, a pe­sar tam­bién de to­das aler­tas, vol­ve­rá a po­ner con­tra las cuer­das a paí­ses co­mo Ita­lia y Es­pa­ña. Pue­den re­sis­tir el em­ba­te, es cier­to, pe­ro tam­bién -Es­pa­ña más que Ita­lia-tie­nen po­si­bi­li­da­des de caer. No es cues­tión de suer­te, es un asun­to de de­ci­sión y, aho­ra, ha­bi­li­dad política y eco­nó­mi­ca, al­go que no abun­da en la Unión Eu­ro­pea, con An­ge­la Mer­kel de má­xi­mo ejem­plo.

El pre­si­den­te Za­pa­te­ro to­da­vía tie­ne dos op­cio­nes: la pri­me­ra con­sis­te en ape­chu­gar con el pro­ble­ma du­ran­te unos me­ses. La se­gun­da, de­jár­se­lo cuan­to an­tes a su su­ce­sor, en teo­ría Ma­riano

Ra­joy, aun­que has­ta que se cuen­ten los vo­tos nun­ca hay na­da de­ci­di­do. Lue­go, si no hay sor­pre­sas, Ra­joy des­de el Go­bierno cul­pa­rá a Za­pa­te­ro de to­dos los ma­les y pe­di­rá sa­cri­fi­cios. Los so­cia­lis­tas, ya ca­pi­ta­nea­dos por Ru­bal­ca­ba, es­gri­mi­rán que cuan­do ellos go­ber­na­ban no ocu­rrían cier­tas co­sas. Una re­pe­ti­ción, con al­gu­nos ma­ti­ces, de lo que ocu­rre aho­ra mis­mo con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que go­bier­na el PP y que an­tes con­tro­la­ba el PSOE. El pro­ble­ma, co­mo siem­pre, es el di­ne­ro. Co­mo di­ría Ski­delsky, to­do el mun­do sa­be que las co­mu­ni­da­des no pue­den pa­gar mu­chas de sus deu­das y tam­po­co cum­plir bas­tan­tes com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos, so­bre to­do so­cia­les. El sudoku del que ha­bló Pe­dro Sol­bes ca­da día se com­pli­ca más y ya se ha con­ver­ti­do en el pe­núl­ti­mo cam­po de ba­ta­lla del Go­bierno de Za­pa­te­ro y el PP de Ra­joy y su nue­vo po­der au­to­nó­mi­co. Las pró­xi­mas elec­cio­nes tam­bién se ven­ti­lan en ese te­rreno, el úni­co en el que Ru­bal­ca­ba cree que pue­de ob­te­ner al­go. Es el ve­rano que vi­vi­re­mos pe­li­gro­sa­men­te. Ya ha co­men­za­do y el ver­so de Höl­der­lin res­plan­de­ce al sol: “Allí don­de anida el pe­li­gro, cre­ce tam­bién la sal­va­ción”.

Tras­pa­so. Za­pa­te­ro tie­ne dos op­cio­nes pa­ra li­diar con

el pro­ble­ma eco­nó­mi­co, y una de ellas es dar pa­so cuan­to an­tes a su su­ce­sor, en teo­ría

Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.