Za­pa­te­ro pien­sa más en León que en La Mon­cloa

PSOE y opo­si­ción dan por he­cho el ade­lan­to elec­to­ral, y el pre­si­den­te es­tá más preo­cu­pa­do por su fu­tu­ro en León, don­de se es­tá cons­tru­yen­do un cha­let, que por su pre­sen­te en Mon­cloa.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

Es­te mes de agos­to el pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ayu­da­do por su es­po­sa, Son­so­les Espinosa, da­rá los úl­ti­mos re­to­ques a su plan de tras­la­dar­se a vi­vir per­ma­nen­te­men­te a León, una vez ce­le­bra­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les a las que ten­drá que po­ner fe­cha du­ran­te su des­can­so ve­ra­nie­go.

Su plan es ale­jar­se de Ma­drid, una ciu­dad que su es­po­sa no so­por­ta y en la que no se ha in­te­gra­do, y cons­truir­se un cha­let a las afueras de León en un pe­que­ño te­rreno de al­go más de 700 me­tros cua- dra­dos en Eras de Re­nue­va, que ad­qui­rió ha­ce tres años por 300.000 eu­ros.

Aun­que to­da­vía no ha em­pe­za­do la cons­truc­ción del cha­let, los pla­nos es­tán prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­dos y han re­ci­bi­do el vis­to bueno de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad del pa­la­cio de la Mon­cloa, que han re­vi­sa­do a fon­do el pro­yec­to, y que han cal­cu­la­do que el edificio don­de vi­vi­rá el pre­si­den­te, por el lu­gar don­de es­tá si­tua­do, ne­ce­si­ta­rá de una vi­gi­lan­cia especial de una trein­te­na de agen­tes.

Pe­ro, aun­que di­cen que es­tá más preo­cu­pa­do por su fu­tu­ro en León que por su pre­sen­te en el pa­la­cio de la Mon­cloa, su prin­ci­pal ta­rea ve­ra­nie­ga se­rá re­fle­xio­nar so­bre la con­ve­nien­cia de ade­lan­tar o no las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, a la vis­ta del alud de de­cla­ra­cio­nes que le vie­nen pre­sio­nan­do pa­ra que di­suel­va las Cor­tes cuan­to an­tes, in­clu­so a prin­ci­pios del mes de agos­to, pa­ra que los co­mi­cios pue­dan lle­var­se a ca­bo en la pri­me­ra fe­cha que per­mi­te el ca­len­da­rio des­pués de las va­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas: el día 23 de sep­tiem­bre si el pró­xi­mo día 2, de­ci­de di­sol­ver. El pre­si­den­te, se­gún la Cons­ti­tu­ción, es el úni­co que tie­ne en es­tos mo­men­tos la fa­cul­tad pa­ra to­mar la me­di­da de di­so­lu­ción de las Cá­ma­ras de acuer­do con el ca­len­da­rio que más le in­tere­se.

has­ta aho­ra, el pre­si­den­te del Go­bierno ha ve­ni­do man­te­nien­do la te­sis de que, a la vis­ta de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos y los pro­ble­mas exis­ten­tes so­bre la deu­da so­be­ra­na, lo me­jor era aca­bar la le­gis­la­tu­ra en el

mes de mar­zo, al tiem­po que se ter­mi­na­ban de apro­bar las úl­ti­mas re­for­mas, aun­que en reali­dad lo úni­co que que­da por apro­bar, una vez vo­ta­da en el Par­la­men­to la re­for­ma de las pen­sio­nes en la pe­núl­ti­ma se­ma­na de ju­lio, es la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, so­bre la que exis­ten las má­xi­mas dis­cre­pan­cias en­tre pa­tro­nal y sin­di­ca­tos.

Por eso, en las fi­las de la opo­si­ción, y den­tro del apa­ra­to del PSOE, se da por he­cho que el pre­si­den­te no for­za­rá unas nue­vas ne­go­cia­cio­nes con el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co pa­ra los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de 2012, que ha­brá ade­lan­to elec­to­ral, que lo más pro­ba­ble es que se di­suel­van las Cá­ma­ras a fi­na­les de sep­tiem­bre y que las elec­cio­nes se ce­le­bren los do­min­gos 20 o 27 de no­viem­bre.

jun­to a las en­cues­tas que in­di­can que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos da por ago­ta­da la le­gis­la­tu­ra y que lo me­jor que pue­de ha­cer Za­pa­te­ro en es­tos mo­men­tos, una vez ele­gi­do el su­ce­sor, es di­sol­ver, ha si­do la po­lé­mi­ca política en­tre so­cia­lis­tas y po­pu­la­res so­bre la con­ve­nien­cia de la di­so­lu­ción lo que ha ca­len­ta­do el debate en el úl­ti­mo tra­mo del cur­so po­lí­ti­co.

Un debate que, por otra par­te, ha ca­len­ta­do el pe­rió­di­co El País, el ór­gano de re­fe­ren­cia de los mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes so­cia­lis­tas, y el que con más fuer­za, de acuer­do con Fe­li­pe Gon­zá­lez, ha apos­ta­do por la can­di­da­tu­ra de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, anun­cian­do lo que el dia­rio en un edi­to­rial de­no­mi­na “fi­nal de ci­clo” ya que “nos en­con­tra­mos con un país ame­na­za­do de rui­na (atra­pa­do en la vo­rá­gi­ne de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros desata­da so­bre Eu­ro­pa), sin pers­pec­ti­va, con se­rios pro­ble­mas de cohe­sión so­cial y te­rri­to­rial en el que cun­de la de­silu­sión en­tre los ciu­da­da­nos sin dis­tin­ción de ideo­lo­gías o de cla­se so­cial”.

Las po­si­ción de El País es que an­te la pér­di­da de la con­fian­za en la ges­tión de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y su in­ca­pa­ci­dad en la ges­tión de los asun­tos po­lí­ti­cos co­ti­dia­nos, el úl­ti­mo ser­vi­cio que pue­de pres­tar el pre­si­den­te al país es “aban­do­nar el po­der cuan­to an­tes”.

Por eso es ló­gi­co que es­té más preo­cu­pa­do por su fu­tu­ro en León que por su pre­sen­te en La Mon­cloa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.