En bus­ca de la fe­cha elec­to­ral

Pa­ra Za­pa­te­ro se­rá su úl­ti­mo ve­rano al fren­te del Go­bierno, pe­ro no el más tran­qui­lo. En su agen­da ten­drá po­cos días de des­can­so y de­be­rá de­ci­dir con Ru­bal­ca­ba el me­jor mo­men­to pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Tiempo - - ESPAÑA - A. RO­DRÍ­GUEZ / S. GA­MO

Un mes pa­ra ba­rrun­tar la fe­cha de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Esa es la prin­ci­pal ta­rea de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro pa­ra es­te agos­to de va­ca­cio­nes, que por cuar­to año con­se­cu­ti­vo se­rá más cor­to pa­ra los miem­bros del Eje­cu­ti­vo y sus ayu­dan­tes. El pre­si­den­te ha con­vo­ca­do un Con­se­jo de Mi­nis­tros ex­traor­di­na­rio pa­ra el 19 de agos­to, en me­dio de la vi­si­ta de Be­ne­dic­to XVI a Es­pa­ña, pa­ra lan­zar el men­sa­je co­mo en años an­te­rio­res de que el Go­bierno no es­tá quie­to en pe­rio­do es­ti­val, aun­que a fi­na­les de ju­lio to­da­vía no se ha­bía fi­ja­do una ma­te­ria mo­no­grá­fi­ca pa­ra la ci­ta­da reunión, se­gún han re­co­no­ci­do fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les a es­ta re­vis­ta.

Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba ten­drá, por su par­te, po­cos días pa­ra des­can­sar es­te ve­rano. No so­lo es­ta­rá pen­dien­te y re­vi­san­do su con­fe­ren­cia política, fi­ja­da pa­ra el 1 y el 2 de oc­tu­bre, tal y co­mo ade­lan­tó Tiem­po en su nú­me­ro 1.515, sino que es­ta­rá “al pie del ca­ñón”, co­mo les gus­ta de­cir a sus co­la­bo­ra­do­res. Es de­cir, que tie­ne pre­vis­tos ac­tos sec­to­ria­les y en­cuen­tros con las di­fe­ren­tes fe­de­ra­cio­nes, ade­más de una cui­da­da y pro­li­ja pre­sen­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

A Za­pa­te­ro le va a cos­tar lle­nar la agen­da de ese Con­se­jo de Mi­nis­tros de mi­tad de agos­to, por­que la sen­sa­ción ge­ne­ral en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos es que el fi­nal de la le­gis­la­tu­ra es­tá muy pró­xi­mo y no que­da mu­cho pes­ca­do por ven­der. Una vez que el Con­gre­so de los Dipu­tados ha da­do luz ver­de a la re­for­ma de las pen­sio­nes y que el Eje­cu­ti­vo ha apro­ba­do el an­te­pro­yec­to de la nue­va ley de en­jui­cia­mien­to cri­mi­nal, que­da po­co por ha­cer le­gis­la­ti­va­men­te ha­blan­do. Los Pre­su­pues­tos pa­ra 2012 han pa­sa­do a un se­gun­do plano, ya que se pue­den pro­rro­gar los ya de por sí res­tric­ti­vos de es­te 2011, y al Go­bierno no le in­tere­sa pa­sar el mal tra­go de te­ner que pre­sen­tar las cuen­tas a fi­na­les de sep­tiem­bre, ya que sa­be que se­rán pa­pel mo­ja­do en cues­tión de días.

El dis­cur­so de Ru­bal­ca­ba.

Por ello, no es des­ca­be­lla­do pen­sar que la di­so­lu­ción de las Cor­tes se pro­duz­ca al ini­cio del cur­so po­lí­ti­co, en sep­tiem­bre. Den­tro de Mon­cloa se ba­ra­jan dos fac­to­res que con­di­cio­na­rán la fe­cha de­fi­ni­ti­va de los co­mi­cios, en prin­ci­pio pa­ra el mes de no­viem­bre (los días 13, 20 o 27), si no se pro­du­ce nin­gún so­bre­sal­to na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal que obli­gue a Za­pa­te­ro a cam­biar de pla­nes y es­ti­rar la le­gis­la­tu­ra has­ta mar­zo. En pri­mer lu­gar, Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba ana­li­za­rán con la ayu­da de los son­deos y sus ase­so­res có­mo ha ca­la­do el men­sa­je del can­di­da­to.

El ex­vi­ce­pre­si­den­te es un as­pi­ran­te muy co­no­ci­do por los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les, que no ne­ce­si­ta mu­cho más tiem­po de cam­pa­ña. En es­tos dos me­ses, des­de las pri­ma­rias so­cia­lis­tas has­ta agos­to, se ha de­di­ca­do a ce­rrar he­ri­das y a le­van­tar el áni­mo de sus com­pa­ñe­ros, y a par­tir de aho­ra su pro­pó­si­to es ha­cer lo mis­mo con los ciu­da­da­nos y vo­tan­tes que han da­do la es­pal­da al PSOE, de ahí que des­gra­na­ra mu­chas y con­cre­tas me­di­das (que al­gu­nos com­pa­ñe­ros de par­ti­do til­da­ron de ex­ce­si­vas) el día de su pre­sen­ta­ción co­mo can­di­da­to, el pa­sa­do 9 de ju­lio.

El se­gun­do fac­tor es el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, o más bien, có­mo en­con­trar el mo­men­to idó­neo pa­ra que la cam­pa­ña elec­to­ral y las elec­cio­nes se desa­rro­llen sin la so­ga al cue­llo de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. El se­gun­do plan de res­ca­te a Gre­cia es con­si­de­ra­do por mu­chos ana­lis­tas co­mo un im­pa­go se­lec­ti­vo y has­ta Es­ta­dos Uni­dos, la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial, tie­ne pro­ble­mas con su deu­da, de mo­do que se ave­ci­nan tur­bu­len­cias en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Un mes apro­pia­do.

Así las co­sas, no­viem­bre vuel­ve a es­tar en la men­te de mu­chos miem­bros del Go­bierno por va­rios fac­to­res que pue­den fa­vo­re­cer a Ru­bal­ca­ba. Las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las van a buen rit­mo en be­ne­fi­cio de una ba­lan­za de pa­gos que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do de­fi­ci­ta­ria, el tu­ris­mo ex­tran­je­ro en Es­pa­ña es­tá ti­ran­do de la eco­no­mía en es­te 2011 y la re­duc- ción del des­em­pleo, tras cua­tro me­ses de caí­das con­se­cu­ti­vas, se pro­lon­ga­rá has­ta di­ciem­bre, se­gún las pre­vi­sio­nes in­ter­nas del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo.

Sin em­bar­go, des­pués de Na­vi­dad ha­brá un “ba­che en el des­em­pleo” has­ta mar­zo, ad­mi­ten las ci­ta­das fuen­tes, fru­to del pa­ro es­ta­cio­nal que siem­pre se da en el pri­mer tri­mes­tre de ca­da año. Ade­más, Ita­lia pa­sa­rá un mal mo­men­to en di­ciem­bre al te­ner que ha­cer fren­te a unos pa­gos de in­tere­ses de la deu­da bas­tan­te le­si­vos y nues­tro país se­gu­ra­men­te no al­can­za­rá la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to del 1,3% pa­ra es­te 2011, lo que en­fu­re­ce­rá a las agencias de calificación. Tres mo­ti­vos más pa­ra que Za­pa­te­ro no alar­gue la le­gis­la­tu­ra has­ta co­mien­zos de 2012.

Fuen­tes so­cia­lis­tas sub­ra­yan que Ru­bal­ca­ba y Za­pa­te­ro ha­blan muy a me­nu­do y que lo se­gui­rán ha­cien­do du­ran­te el pe­rio­do es­ti­val. Aun­que el can­di­da­to se ha es­for­za­do por de­cir una y otra vez que el ade­lan­to elec­to­ral es una com­pe­ten­cia del pre­si­den­te del Go­bierno, en el PSOE creen que la fe­cha elec­to­ral es­ta­rá pac­ta­da de an­te­mano en­tre el pre­si­den­te y el can­di­da­to. “El tiem­po apre­mia, los re­cor­tes en los mi­nis­te­rios se­rán do­lo­ro­sos en 2012 y es me­jor que el mal tra­go se lo lle­ven otros”, con­fie­sa un al­to car­go so­cia­lis­ta un tan­to pe­si­mis­ta con el fu­tu­ro de su par­ti­do. Y no hay que ol­vi­dar que si hay ade­lan­to elec­to­ral, a Ru­bal­ca­ba no le que­da­rá mu­cho mar­gen de ma­nio­bra pa­ra pre­pa­rar su cam­pa­ña. To­do se re­du­ce a la elec­ción de una fe­cha, de un día.

28

Hi­lo directo. Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba es­ta­rán en con­tac­to

a lo lar­go del mes de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.