Ul­tras

Tiempo - - OPINIÓN -

Pue­de que la tra­ge­dia de No­rue­ga sea un ca­so ex­tre­mo que no con­vie­ne so­bre­va­lo­rar pa­ra, en­tre otras co­sas, evi­tar el tan te­mi­do efec­to si­mu­la­ción. Pue­de. Pe­ro tam­bién pue­de que so­lo ha­ya­mos asis­ti­do a la dra­má­ti­ca apa­ri­ción de la pun­ta de un ice­berg oscuro y pú­tri­do. Un psi­có­lo­go clí­ni­co ex­per­to en trau­ma me dio su opi­nión: “No sé por qué te ex­tra­ña tan­to lo ocu­rri­do”, fue su res­pues­ta ini­cial. Lue­go vi­nie­ron las re­fle­xio­nes so­bre dé­ca­das de vio­len­cia en el ci­ne y la te­le­vi­sión, la li­bre co­mer­cia­li­za­ción de te­rro­rí­fi­cos jue­gos pa­ra me­no­res, la to­le­ran­cia ex­ce­si­va con las po­si­cio­nes ra­cis­tas pa­ra­pe­ta­das tras el sa­gra­do de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión, o la pro­pa­ga­ción de la te­sis, por par­te de al­gu­nos lí­de­res po­lí­ti­cos, de que la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad es la cau­sa de to­dos nues­tros ma­les.

Me lla­ma­ron la aten­ción los es­fuer­zos de al­gu­nos por ale­jar a An­ders Beh­ring Brei­vik de la ul­tra­de­re­cha, pre­sen­tán­do­lo co­mo un sim­ple ju­ga­dor de rol al que se le fue la olla. ¿Por qué tan­tas pri­sas en bus­car un cor­ta­fue­gos? ¿Mie­do, qui­zá, a odio­sos pa­ra­le­lis­mos? Lo ocu­rri­do en el país nór­di­co de­bie­ra lla­mar a la re­fle­xión so­bre las so­cie­da­des avan­za­das que es­ta­mos cons­tru­yen­do. El psi­có­pa­ta no­rue­go era, y es, xe­nó­fo­bo y ul­tra­na­cio­na­lis­ta, po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas que go­zan de un ma­yor pre­di­ca­men­to en tiem­pos de cri­sis. El Tea Party nor­te­ame­ri­cano es un buen ejem­plo de ese fe­nó­meno, y tam­bién de la de­ri­va na­da pa­cí­fi­ca a la que a ve­ces con­du­cen los ex­tre­mos po­lí­ti­cos. Pe­ro cui­da­do, que es­to pue­de no aca­bar aquí. Por­que no so­lo exis­te el te­mor en Eu­ro­pa a un re­bro­te de la ul­tra­de­re­cha más vio­len­ta; tam­bién po­de­mos asis­tir al re­sur­gi­mien­to de la más irra­cio­nal ul­tra­iz­quier­da. En par­te co­mo contrapeso, y en par­te por­que la política, fren­te al em­pu­je de la dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos, si­gue arrin­co­na­da en sus cuar­te­les de in­vierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.