Pa­ra­dos con al­ma so­li­da­ria

Ca­da vez más jó­ve­nes es­pa­ño­les en pa­ro se apun­tan al vo­lun­ta­ria­do. En 2010, Es­pa­ña en­vió al ex­tran­je­ro un 23% más de vo­lun­ta­rios que en 2009.

Tiempo - - ESPAÑA - POR ADOL­FO MORENO

Pa­sa­das las seis y me­dia de la ma­ña­na, Víc­tor da un be­so al pe­que­ño David y le desea un buen día en la es­cue­la. Lue­go, es­te ma­dri­le­ño de 24 años desa­yu­na un pla­to de hue­vos con tomate y ce­bo­lla que ha de­ja­do pre­pa­ra­do Adria­na, la jo­ven ma­dre que lo aco­ge du­ran­te sus seis me­ses de es­tan­cia en Co­lom­bia. Dos mil seis­cien­tos me­tros más cer­ca de las es­tre­llas -co­mo di­cen en Bo­go­tá–, Víc­tor ini­cia una nue­va jor­na­da de su ac­tual vi­da: “En Es­pa­ña me que­dé sin tra­ba­jo y sen­tía que era el mo­men­to de sa­lir del país”.

In­te­gra­dor so­cial de pro­fe­sión, ob­ser­va la dé­bil llu­via a tra­vés de la ven­ta­na mien­tras re­fle­xio­na so­bre los mo­ti­vos que le hi­cie­ron em­bar­car­se en es­te via­je: “Que­ría cre­cer co­mo per­so­na, sen­tir que po­día apor­tar al­go a es­te país y a su gen­te y, sin que­rer, son ellos los que me re­ga­lan a mí un mon­tón de vi­ven­cias inol­vi­da­bles”. Pro­te­gi­do por un chu­bas­que­ro, Víc­tor es­pe­ra el au­to­bús que lo lle­va­rá a la Cor­po­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Mi­nu­to de Dios (Uni­mi­nu­to). En el Mu­seo de Arte Con­tem­po­rá­neo del ma­cro­com­ple­jo idea­do por el sa­cer­do­te eu­dis­ta Ra­fael García He­rre­ros lo es­pe­ran Juan David Quin­te­ro -his­to­ria­dor e in­ves­ti­ga­dor de la ga­le­ría-y un buen nú­me­ro de ado­les­cen­tes ves­ti­dos con el uni­for­me del co­le­gio. “La ven­ta­ja de con­tar con vo­lun­ta­rios ex­tran­je­ros pa­ra las guías (re­ci­ben una for­ma­ción teó­ri­ca so­bre las obras del mu­seo) es que a los ni­ños les lla­ma más la aten­ción, pre­gun­tan más co­sas”, va­lo­ra Juan David mien­tras in­vi­ta a ca­fé en un des­pa­cho re­bo­san­te de li­bros.

En ese mo­men­to, Víc­tor re­ci­be la lla­ma­da de In­di­ra Ve­lás­quez, una so­ció­lo­ga que coor­di­na el Pro­gra­ma de Vo­lun­ta­ria­do de Uni­mi­nu­to en Bo­go­tá. Sue­le so­li­ci­tar a los vo­lun­ta­rios eu­ro­peos que la acom­pa­ñen du­ran­te las char­las en las que pro­mo­cio­na es­ta ac­ti­vi­dad al­truis­ta. “Los vo­lun­ta­rios ex­tran­je­ros siem­pre quie­ren apren­der y por eso les pi­do que cuen­ten su ex­pe­rien­cia y ani­men a los estudiantes de nues­tra uni­ver­si- dad”, afir­ma In­di­ra. “Siem­pre di­cen sí a los pro­yec­tos que les pro­po­ne­mos”, aña­de.

Qué es ser vo­lun­ta­rio.

An­te una trein­te­na de uni­ver­si­ta­rios, In­di­ra lan­za una pre­gun­ta: “¿Quién sa­be qué es ser vo­lun­ta­rio?”. Tras al­gu­nas ti­bias res­pues­tas, la coor­di­na­do­ra se gi­ra y pide a Víc­tor que res­pon­da. “Pa­ra mí el vo­lun­ta­ria­do es ayu­dar a otras per­so­nas que lo ne­ce­si­tan de ver­dad. Es in­ter­cam­bio edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral. Es com­par­tir. Es ha­cer que crez­ca­mos mu­tua­men­te”, ex­po­ne. Lue­go to­ma la pa­la­bra An­ni­ka Ol­ma. Con ape­nas 20 años, es­ta ale­ma­na lle­va nue­ve me­ses en la ca­pi­tal co­lom­bia­na: “Es­toy real­men­te con­ten­ta acá: que­ría ir a un país muy di­fe­ren­te al mío y me sien­to rea­li­za­da”. Ale­ma­nia sub­ven­cio­na el 75% de su vo­lun­ta­ria­do y, a di­fe­ren-

cia de otros paí­ses, apues­ta por que sus ciu­da­da­nos reali­cen es­tos via­jes an­tes de en­trar en la uni­ver­si­dad. La ju­ven­tud de An­ni­ka no le im­pi­de desa­rro­llar una la­bor que re­la­ta con ro­co­sa son­ri­sa: “Tra­ba­jo con Dia­nit, una es­tu­dian­te in­vi­den­te de 30 años a la que acom­pa­ño en sus cla­ses y ayu­do con el in­glés”.

Des­pués, du­ran­te el al­muer­zo, Víc­tor se reúne con Juan David y el ita­liano Fa­bri­zio Pu­ri­ta, su in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro en Bo­go­tá. A sus 30 años, es­te co­mu­ni­ca­dor ca­la­brés tam­bién rea­li­za el Ser­vi­cio de Vo­lun­ta­ria­do Eu­ro­peo (SVE): “Se ha­bla­ba tan mal de Co­lom­bia que que­ría yo mis­mo com­pro­bar la reali­dad”. Lo que más agra­de­ce en su la­bor es “el in­men­so ca­ri­ño que te dan”. Fa­bri­zio exa­mi­na su ac­tual mo­men­to mos­tran­do una gran se­gu­ri­dad: “Tra­ba­ja­ba con re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos en Ro­ma, pe­ro lo de­jé. Las con­di­cio­nes la­bo­ra­les no eran bue­nas y que­ría vi­vir una ex­pe­rien­cia co­mo es­ta”. Cuan­do es pre­gun­ta­do so­bre su po­si­ble re­gre­so a Ita­lia, di­bu­ja una son­ri­sa pe­ro res­pon­de con vehe­men­cia: “So­lo vol­ve­ré cuan­do es­ta­lle al­go co­mo el Mo­vi­mien­to 15-M”. Tie­ne cla­ros los be­ne­fi­cios del SVE: “Es­te pro­gra­ma na­ce co­mo in­ter­cam­bio cul­tu­ral. Creo que Eu­ro­pa ha en­ten­di­do la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra los jó­ve­nes el via­jar: so­lo cuan­do co­no­ces a las per­so­nas que vi­ven en un país pue­des des­ha­cer­te de los es­te­reo­ti­pos”.

La ener­gía de Ma­drid.

Víc­tor pre­pa­ra en una sa­la, du­ran­te tres días a la se­ma­na, el tra­ba­jo de las dos jor­na­das en las que asu­me una “pre­cio­sa res­pon­sa­bi­li­dad”. Los miér­co­les y los jue­ves acu­de a dis­tin­tos ba­rrios de la nor­te­ña Suba (una de las 20 lo­ca­li­da­des en las que se sub­di­vi­de Bo­go­tá), don­de, a tra­vés de tres or­ga­ni­za­cio­nes, es­tán “crean­do un pro­gra­ma de ocio y tiem­po li­bre pa­ra los críos, ade­más de ta­reas de re­fuer­zo es­co­lar”. La na­rra­ción con­ti­núa, in­ter­ca­lan­do anéc­do­tas car­ga­das de una hu­ma­ni­dad in­men­sa con otras que par­ten el al­ma, con­tex­tua­li­za­das en uno de los pun­tos más po­bres y pro­ble­má­ti­cos de la ca­pi­tal. Pe­ro Víc­tor afir­ma que pa­sea con tran­qui­li­dad por Suba: “Me sa­lu­dan por la ca­lle, sa­ben que es­toy ayu­dan­do al ni­ño de su ve­cino, a su so­bri­na o, in­clu­so, a su pro­pio hi­jo”, ase­gu­ra.

A me­dia tar­de, ya en el residencial ba­rrio de Bo­li­via, Víc­tor lle­ga al sa­lón de be­lle­za que re­gen­ta Adria­na, ubi­ca­do den­tro del do­mi­ci­lio de aco­gi­da. Las clien­tas, que se es­tán ha­cien­do la ma­ni­cu­ra o las me­chas, sa­lu­dan efu­si­va­men­te al mono (ape­la­ti­vo co­mún­men­te uti­li­za­do pa­ra los ru­bios), que se ha con­ver­ti­do en la sen­sa­ción del ba­rrio. Lue­go sube al pri­mer pi­so y sa­ca a David del en­si­mis­ma­mien­to te­le­vi­si­vo pa­ra ayu­dar­le con las ta­reas del co­le­gio.

Una vez que el ne­go­cio ha ce­rra­do sus puer­tas, Adria­na com­prue­ba que su hi­jo ha he­chos los de­be­res: “Le pue­do man­dar al­go diez ve­ces y no me obe­de­ce; en cam­bio, Víc­tor se lo pide una vez y le ha­ce ca­so”. Ma­dre e hi­jo, tum­ba­dos en la ca­ma, re­la­tan con dul­zu­ra la pri­me­ra no­che que lo aco­gie­ron: “¡Creía que el es­pa­ñol iba a ser abu­rri­do, pe­ro aho­ra es mi her­mano ma­yor!”, con­fie­sa David. Adria­na re­fle­xio­na so­bre el apo­yo que le es­tá apor­tan­do du­ran­te es­tos me­ses, tan­to en el cui­da­do del pe­que­ño co­mo en los con­se­jos so­bre sus “cri­sis emo­cio­na­les”. De re­pen­te, su ges­to se tuer­ce: “David me di­jo un día: ‘Ma­má, me va a dar mu­cha tris­te­za el día que se va­ya’. Se lo di­je a Víc­tor, y él ha­bló con mi hi­jo. Te­ne­mos que apro­ve­char to­dos los días que le que­den aquí, al má­xi­mo”.

Co­mo her­ma­nos. Víc­tor ayu­da a David con las ta­reas del co­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.