Más­ter en dig­ni­dad

Tiempo - - OPINIÓN -

Ni la po­lé­mi­ca ofer­ta ale­ma­na de re­clu­tar uni­ver­si­ta­rios es­pa­ño­les a pre­cio de oro ni la in­ge­nua es­pe­ran­za de los bro­tes ver­des en la cri­sis eco­nó­mi­ca han da­do sus fru­tos, y es obli­ga­to­rio bus­car al­ter­na­ti­vas. Uno de los sub­gé­ne­ros de la in­dig­na­ción es el ban­de­rín de en­gan­che de las ONG pa­ra coope­rar en el Ter­cer Mun­do y pa­ra es­pe­rar que lle­guen tiem­pos me­jo­res a una Es­pa­ña de te­dio y de tram­pa. La glo­ba­li­za­ción tie­ne, en su ADN, la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos y las opor­tu­ni­da­des sin fron­te­ras. El mun­do es un pa­ñue­lo en la tra­ge­dia de Os­lo, en la ham­bru­na afri­ca­na o en el cal­va­rio grie­go. Na­da nos es ajeno, pe­ro allá don­de es­té un es­pa­ñol es­tá Es­pa­ña en­te­ra por­que ca­da pi­sa­da más allá de nues­tras fron­te­ras no es una con­quis­ta de Her­nán Cor­tés sino un pro­fun­do com­pro­mi­so mo­ral. Y, aun­que un po­co har­tos del dis­cur­so en que se re­co­mien­da ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud, lo cier­to es que la fo­to fi­ja de la reali­dad es­pa­ño­la in­clu­ye a cen­te­na­res de jó­ve­nes que se mar­chan a otros paí­ses pa­ra coope­rar al desa­rro­llo, pa­ra en­se­ñar a los na­ti­vos el al­fa­be­to o las cua­tro re­glas, pa­ra ma­tar las mos­cas que anidan en los ojos de los po­bres o pa­ra per­fo­rar la arena has­ta que bro­te el agua. Es­tos mu­cha­chos, lle­va­dos por el des­tino a es­te pa­rén­te­sis, en reali­dad es­tán ha­cien­do un más­ter en dig­ni­dad. Cuan­do un hi­jo pide pan nin­gún pa­dre le da una pie­dra, ni una ser­pien­te cuan­do le pide un pez. Esas teo­rías tie­nen su la­bo­ra­to­rio en los po­bla­dos de mi­se­ria, don­de la so­li­da­ri­dad sus­ten­ta lo po­co que que­da de es­pe­ran­za. Cuan­do es­tos jó­ve­nes coope­ran­tes re­gre­sen a Es­pa­ña no se­rán in­dia­nos que vuelven de una aven­tu­ra pa­ra en­se­ñar­les a los pai­sa­nos de su al­dea es­cri­tu­ras de pro­pie­dad o ani­llos de oro. Vol­ve­rán y nos in­vi­ta­rán a com­par­tir lo mu­cho que apren­die­ron en­se­ñan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.