Rat­zin­ger emula a Wojty­la

Be­ne­dic­to XVI se da­rá en agos­to un baño de masas en Ma­drid con mo­ti­vo de la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud, pa­ra la que se es­pe­ran 1,5 mi­llo­nes de asis­ten­tes.

Tiempo - - ESPAÑA - POR ANTONIO RO­DRÍ­GUEZ

Los via­jes al ex­tran­je­ro hi­cie­ron fa­mo­so a su pre­de­ce­sor, Juan Pa­blo II, el Pa­pa más me­diá­ti­co y po­si­ble­men­te más que­ri­do de los que han pa­sa­do por la si­lla de San Pe­dro. El lis­tón que­dó muy al­to y Be­ne­dic­to XVI su­po des­de el prin­ci­pio que su mi­sión era otra. Des­de que el car­de­nal Rat­zin­ger se pu­so al fren­te de la Igle­sia ca­tó­li­ca en abril de 2005, sus sa­li­das ex­tra­mu­ros del Vaticano han si­do muy es­pa­cia­das, a cuen­ta­go­tas. Así que el he­cho de que en agos­to va­ya a vi­si­tar Es­pa­ña por ter­ce­ra vez en su rei­na­do re­quie­re un aná­li­sis en pro­fun­di­dad.

¿Por qué Be­ne­dic­to XVI ha ido más ve­ces a Es­pa­ña en sus años de pon­ti­fi­ca­do que, por ejem­plo, a Ale­ma­nia, su pa­tria na­tal? La res­pues­ta la dio el pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, el car­de­nal Antonio María Rou­co Va­re­la, cuan­do pre­sen­tó en Ro­ma la XXVI Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud (JMJ), que se ce­le­bra­rá es­te año en Ma­drid en la se­ma­na del 16 al 21 de agos­to. “Es­pa­ña es una reali­dad na­cio­nal, una co­mu­ni­dad de pue­blos y la Igle­sia ca­tó­li­ca es su al­ma e hi­lo con­duc­tor”, di­jo en pre­sen­cia del tam­bién car­de­nal Sta­ni­sław Rył­ko, pre­si­den­te del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra los Lai­cos. “Y la in­ten­ción de la Igle­sia es que las raí­ces cris­tia­nas de Es­pa­ña no se pier­dan”, re­cal­có Rou­co Va­re­la.

Ley pa­ra una muer­te dig­na.

Si an­ta­ño fue la ley que le­ga­li­zó el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual la que en­fren­tó a la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca con el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, aho­ra la china en el za­pa­to en unas re­la­cio­nes cor­dia­les en­tre el Es­ta­do y la Igle­sia es la nue­va ley pa­ra una muer­te dig­na, que se es­tá tra­mi­tan­do en el Con­gre­so de los Dipu­tados aun­que di­fí­cil­men­te sal­drá ade­lan­te en es­ta le­gis­la­tu­ra. Be­ne­dic­to XVI ha si­do muy sen­si­ble a los pro­yec­tos de ley que se han apro­ba­do es­tos úl­ti­mos años en Es­pa­ña y en su fue­ro in­terno es­tá el te­mor de que Es­pa­ña de­je de ser un re­fe­ren­te den­tro del ca­to­li­cis­mo. En la úl­ti­ma en­cues­ta del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) de ju­nio, el 73,5% de los con­sul­ta­dos di­jo ser ca­tó­li­co, pe­ro el 58,2% de ellos re­co­no­ció a con­ti­nua­ción que ca­si nun­ca va a la igle­sia.

De ahí la ob­se­sión de Be­ne­dic­to XVI con que Es­pa­ña no pier­da sus raí­ces cris­tia­nas: en ju­lio de 2006 vi­si­tó Va­len­cia pa­ra pre­si­dir el V En­cuen­tro Mun­dial de las

Fa­mi­lias, en no­viem­bre del año pa­sa­do pe­re­gri­nó a San­tia­go con mo­ti­vo del año san­to ja­co­beo y lue­go se tras­la­dó a Bar­ce­lo­na pa­ra im­pul­sar las obras de la Sa­gra­da Fa­mi­lia. Aho­ra le to­ca el turno a Ma­drid, con una JMJ que aco­ge­rá a más de 1,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en ple­na ca­ní­cu­la de agos­to en la ca­pi­tal, don­de el pon­tí­fi­ce pa­sa­rá ca­si cua­tro días de ri­gor ve­ra­nie­go a sus 84 años de edad.

Las ci­fras que va a ge­ne­rar es­te even­to re­tro­trae­rán a Be­ne­dic­to XVI a los ba­ños de masas que se vi­vie­ron du­ran­te el pon­ti­fi­ca­do de Juan Pa­blo II, quien en 1989 ya or­ga­ni­zó una JMJ en San­tia­go de Com­pos­te­la cuan­do un jo­ven Rou­co Va­re­la des­pun­ta­ba ya en­tre los miem­bros de la cu­ria es­pa­ño­la co­mo arzobispo de es­ta ciu­dad ga­lle­ga. Pa­ra ese mi­llón y me­dio de asis­ten­tes que es­ta­rá en Ma­drid ha­brá cer­ca de 25.000 jó­ve­nes que les aten­de­rán co­mo vo­lun­ta­rios, de los que el 20% se­rán ex­tran­je­ros. Ade­más, se han ins­cri­to 14.000 sa­cer­do­tes y ca­si 750 obis­pos, de ellos más de 270 ca­te­quis­tas que im­par­ti­rán cla­ses en 250 lu­ga­res de la ciu­dad de Ma­drid en un to­tal de 36 idio­mas. La ba­se de Cua­tro Vien­tos se­rá el epi­cen­tro de la JMJ en el fin de se­ma­na de los días 20 y 21 de agos­to, ya que se­rá el lu­gar en el que se ofi­cie la vi­gi­lia de ora­ción y la mi­sa de clau­su­ra. Se ha ha­bi­li­ta­do un re­cin­to de una ex­ten­sión equi­va­len­te a 48 cam­pos de fút­bol, don­de se ins­ta­la­rán 2.000 pun­tos de agua po­ta­ble y ocho cam­pa­men­tos mé­di­cos, con más de 2.500 sa­ni­ta­rios, pa­ra aten­der cual­quier in­ci­den­cia.

Vía cru­cis por Ma­drid.

Ese se­rá el pun­to fi­nal a ca­si una se­ma­na de ca­to­li­cis­mo por los cua­tro cos­ta­dos por las ca­lles de Ma­drid pe­ro, pre­via­men­te, el Pa­pa lle­ga­rá a la ca­pi­tal el jue­ves 18. Su pri­mer ac­to se­rá cru­zar por de­ba­jo la cen­te­na­ria Puer­ta de Al­ca­lá acom­pa­ña­do de jó­ve­nes de los cin­co con­ti­nen­tes y, des­pués de atra­ve­sar el mo­nu­men­to más em­ble­má­ti­co de Ma­drid, da­rá un pa­seo en pa­pa­mó­vil por las prin­ci­pa­les ar­te­rias ur­ba­nas de la ciu­dad y ten­drá un ac­to de bien­ve­ni­da en un es­ce­na­rio fren­te al re­mo­za­do pa­la­cio de Ci­be­les, la nue­va se­de del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid.

El vier­nes 19 de­fen­de­rá en El Es­co­rial la la­bor de los es­pa­ño­les en la evan­ge­li­za­ción de Amé­ri­ca y en el pe­rio­do de la con­tra­rre­for­ma, y por la tar­de pre­si­di­rá un vía cru­cis por el pa­seo de Re­co­le­tos, que con­ta­rá con la pre­sen­cia de las 15 ta­llas más re­pre­sen­ta­ti­vas de la Se­ma­na San­ta es­pa­ño­la, por la que es tan co­no­ci­do nues­tro país en el mun­do ca­tó­li­co.

se­vi­lla

sol al on so ma rt íne

z

ato­cha

se­rrano

re­ti­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.