En­tre las ca­jas y la deu­da

La cri­sis grie­ga ha pues­to en ja­que la deu­da de paí­ses co­mo Ita­lia y Es­pa­ña. Pa­ra es­te ve­rano, de fron­te­ras pa­ra den­tro, las ca­jas van a ser pro­ta­go­nis­tas, por­que pue­den in­fluir en ella.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS

El 1 de sep­tiem­bre pró­xi­mo ya no que­da­rá nin­gu­na ca­ja de aho­rros cu­yo ne­go­cio si­ga en ma­nos de la ca­ja. To­das lo ha­brán tras­pa­sa­do a ban­cos na­ci­dos de pro­ce­sos de fu­sio­nes con otras o por pro­pia vo­lun­tad. Las tres úl­ti­mas que que­dan (Unim, No­va­cai­xa Ga­li­cia y Ca­ta­lun­ya Cai­xa) han pre­fe­ri­do ago­tar los pla­zos, pe­ro les es­pe­ran unos me­ses de agos­to y sep­tiem­bre real­men­te du­ros. Has­ta aho­ra, en la ma­yor par­te de los ca­sos los ma­yo­res ac­cio­nis­tas de los nue­vos ban­cos son las pro­pias ca­jas y en otros, co­mo la Ca­ja del Me­di­te­rrá­neo (CAM), es el Es­ta­do a tra­vés del Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB), tras ser in­ter­ve­ni­das por el Ban­co de Es­pa­ña.

Al­gu­nos de esos tras­pa­sos han si­do rea­li­za­dos de for­ma pa­cí­fi­ca y sin ten­sio­nes aña­di­das. Tal es el ca­so, por ejem­plo, de La Cai­xa, que fue la que abrió el pro­ce­so al tras­la­dar su ne­go­cio fi­nan­cie­ro a Cai­xaBank y sa­car a bol­sa es­ta úl­ti­ma en­ti­dad. Tam­bién lo es el de Iber­ca­ja, que no ne­ce­si­ta plan de sa­nea­mien­to adi­cio­nal, pe­ro cu­yos gestores han de­ci­di­do pa­sar el ne­go­cio a un ban­co pro­pio (100% de la ca­ja) y pre­pa­rar su es­truc­tu­ra ju­rí­di­ca pa­ra po­si­bles nue­vas ope­ra­cio­nes fu­tu­ras. En otros, sin em­bar­go, ha ha­bi­do mo­men­tos más du­ros, co­mo en el ca­so de Ban­kia, que ne­ce­si­ta­ba sa­lir a bol­sa sin fra­ca­sar en el pri­mer in­ten­to, por­que cual­quier re­tra­so ha­bría si­do con­si­de­ra­do por los mer­ca­dos co­mo una ma­la se­ñal, no so­lo pa­ra la en­ti­dad na­ci­da de la fu­sión de Ca­ja Ma­drid, Ban­ca­ja y otras cin­co más pe­que­ñas, sino que ha­bría su­pues­to un du­ro gol­pe de ima­gen pa­ra to­do el sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol.

Pla­nes y pla­zos.

En tres ca­sos (has­ta aho­ra) la so­lu­ción pri­va­da no ha si­do po­si­ble y la fal­ta de un plan pa­ra ase­gu­rar la sol­ven­cia ha lle­va­do al Ban­co de Es­pa­ña a in­ter­ve­nir las ca­jas. La pri­me­ra fue Ca­ja Cas­ti­lla-La Man­cha, en mar­zo de 2009. Le si­guió Ca­ja­sur, en ma­yo de 2010, y el pa­sa­do 22 de ju­lio de 2011 se su­mó a la lis­ta la CAM. En los ca­sos de Cas­ti­lla-La Man­cha y Ca­ja­sur, el Ban­co de Es­pa­ña in­ter­ve­nía y des­pués bus­ca­ba con cier­ta ce­le­ri­dad un nue­vo so­cio que se hi­cie­ra car­go del pro­ble­ma. Pe­ro a la CAM se le apli­ca­rá ya la nue­va le­gis­la­ción de res­truc­tu­ra­ción del sec­tor fi­nan­cie­ro apro­ba­da en 2010, que con­vier­te el di­ne­ro pú­bli­co apor­ta­do por el FROB en ac­cio­nes del ban­co que sus­ti­tu­ye a la ca­ja y, por tan­to, se pro­du­ce una na­cio­na­li­za­ción, ya que el Es­ta­do pa­sa a ser el pro­pie­ta­rio de una par­te im­por­tan­te del ca­pi­tal.

Con es­ta fo­to­gra­fía na­da pla­ye­ra se pre­sen­tan un agos­to y sep­tiem­bre ago­ta­do­res pa­ra Unim, Ca­ta­lun­ya Cai­xa y No­va­cai­xa Ga­li­cia. Unim, na­ci­da de la fu­sión de las ca­jas de Sa­ba­dell, Te­rra­sa y Man­lleu, apro­bó el pa­sa­do 28 de ju­lio el tras­pa­so de un ne­go­cio a un ban­co. Ca­ta­lun­ya Cai­xa, fru­to de la unión de Cai­xa Ca­ta­lun­ya, Cai­xa Ta­rra­go­na y Cai­xa Man­re­sa, hi­zo lo mis­mo el mis­mo día. Am­bas tie­nen un mes pa­ra re­gis­trar su ban­co. No­va­cai­xa Ga­li­cia ha anun­cia­do que lo re­gis­tra­rá el 1 de sep­tiem­bre. En los tres ca­sos, ade­más, su si­tua­ción ha­ce que si a 30 de sep­tiem­bre no han lo­gra­do el ca­pi­tal ne­ce­sa­rio mar­ca­do por la nue­va le­gis­la­ción, el FROB en­tra­rá en su ca­pi­tal y, de ser así, lo ha­ría se­gu­ra­men­te de for­ma ma­yo­ri­ta­ria.

¿Por qué en­ton­ces apu­rar tan­to los pla­zos? En nin­guno de es­tos tres ca­sos los gestores de las fu­sio­nes han con­si­de­ra­do co­mo op­ción más con­ve­nien­te la sa­li­da a bol­sa. Pre­fie­ren bus­car ca­pi­tal pri­va­do en for­ma de in­ver­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les. Es de­cir, que mien­tras más de me­dia Es­pa­ña es­tá de va­ca­cio­nes en agos­to, es­tos di­rec­ti­vos de­ben se­guir man­te­nien­do esas “dis­cre­tas ne­go­cia­cio­nes” –así las lla­man ellos-con in-

ver­so­res pri­va­dos na­cio­na­les o ex­tran­je­ros que me­tan di­ne­ro a cam­bio de un por­cen­ta­je del ca­pi­tal del nue­vo ban­co al que tras­pa­sa­rán el ne­go­cio fi­nan­cie­ro, y tra­tar así de evi­tar que el Es­ta­do se ha­ga con la ma­yo­ría del ca­pi­tal el 30 de sep­tiem­bre.

Na­cio­na­li­za­ción.

En el ca­so de Unim, que es la más pe­que­ña en ta­ma­ño, sus gestores con­fían en que sea po­si­ble una fu­sión con otra en­ti­dad ma­yor y lo­grar así sal­var­se de la na­cio­na­li­za­ción. Pe­ro las otras dos son lo su­fi­cien­te­men­te gran­des co­mo pa­ra que cual­quier otro so­cio se lo pien­se. Eso es exac­ta­men­te lo que ha pa­sa­do con la CAM y es lo que ha pues­to aún más com­pli­ca­do el pa­no­ra­ma ve­ra­nie­go pa­ra es­tas ca­jas. La Ca­ja del Me­di­te­rrá­neo ya es­tu­vo den­tro de un pro­yec­to de fu­sión con las ca­jas de As­tu­rias, Can­ta­bria y Ex­tre­ma­du­ra. Pe­ro tras ver los nú­me­ros, es­tas tres úl­ti­mas de­ci­die­ron que rom­pían la ba­ra­ja por­que de lo con­tra­rio la apor­ta­ción del FROB ne­ce­sa­ria pa­ra ta­par el agu­je­ro de la CAM su­pon­dría co­mo da­ño co­la­te­ral la na­cio­na­li­za­ción de las cua­tro.

La CAM pre­sen­tó en­ton­ces, ca­si a la de­ses­pe­ra­da, un pro­yec­to de fu­sión con otra ca­ja, pe­ro el Ban­co de Es­pa­ña lo des­es­ti­mó por­que no es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te ela­bo­ra­do. Y es que una ca­ja sa­na se pien­sa muy mu­cho en­trar en una fu­sión con otra que ne­ce­si­ta ca­pi­tal adi­cio­nal, por­que ello su­po­ne un es­fuer­zo im­por­tan­te. Ade­más, con la nue­va le­gis­la­ción, el Es­ta­do se ha­ce ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio, sa­nea la en­ti­dad con pro­ble­mas y en un pla­zo de cin­co años co­mo má­xi­mo la po­ne a la ven­ta. Ahí es don­de es­tá la opor­tu­ni­dad pa­ra es­tas ca­jas sa­nas y no an­tes. Por ello la so­lu­ción aho­ra pa­sa ca­si con to­da pro­ba­bi­li­dad por lo­grar una in­ver­sión pri­va­da su­fi­cien­te pa­ra que la apor­ta­ción del FROB con­ver­ti­da en ac­cio­nes no le de­je al Es­ta­do más de la mi­tad del ca­pi­tal y, por tan­to, la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión.

La si­tua­ción es com­pli­ca­da, pe­ro los gestores de las tres ca­jas se mues­tran con­fia­dos ( al me­nos en pú­bli­co). La me­ta les va a exi­gir un ve­rano de in­far­to y es que ade­más de to­do, y por si las fe­chas ya apre­ta­ran po­co de por sí, el alien­to del Ban­co de Es­pa­ña co­mien­za a ser pal­pa­ble en sus co­go­tes. El go­ber­na­dor, Mi­guel Ángel Fer­nán­dez Ordóñez, no quie­re que se le jun­ten a la vez las ten­sio­nes pro­pias de un pre­vi­si­ble pro­ce­so elec­to­ral en oto­ño con un mar­ca­je im­pla­ca­ble de los mer­ca­dos so­bre la ve­lo­ci­dad de la res­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra. Am­bas co­sas in­flu­yen, y mu­cho, en la es­ta­bi­li­dad de la deu­da so­be­ra­na de Es­pa­ña y en el res­to del sec­tor fi­nan­cie­ro.

De es­te mo­do, tras los acuer­dos adop­ta­dos en ju­lio por la cum­bre de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno del Eu­ro­gru­po pa­ra sal­var el es­co­llo de la cri­sis grie­ga, el sec­tor fi­nan­cie­ro pa­sa a ser el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la. Pri­me­ro, por­que con su apor­ta­ción de 50.000 mi­llo­nes en apla­za­mien­tos de pa­go ali­via­rán la pre­sión so­bre la eco­no­mía de Gre­cia, pe­ro la tras­la­dan a su pro­pio ne­go­cio, ya que las agencias de calificación co­men­za­rán a con­si­de­rar ac­ti­vos tó­xi­cos la par­te de deu­da so­be­ra­na grie­ga que ten­gan en sus ba­lan­ces, por mu­cho que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y los lí­de­res del vie­jo con­ti­nen­te tra­ten de evi­tar­lo.

Y en es­tas cir­cuns­tan­cias, con los mer­ca­dos mi­ran­do con lu­pa a ban­cos y ca­jas, cual­quier fal­ta de de­ci­sión o el más mí­ni­mo re­tra­so en la apli­ca­ción de me­di­das con­tun­den­tes se­ría vis­to co­mo un signo de de­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas y mo­ne­ta­rias es­pa­ño­las, co­sa que la deu­da no se pue­de per­mi­tir. Una es­ca­la­da en los ti­pos de in­te­rés de las co­lo­ca­cio­nes de bo­nos es­pa­ño­les por una ele­va­ción de la pri­ma de ries­go pon­dría más di­fí­cil la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, ya que los ban­cos y ca­jas ten­drían más di­fí­cil lo­grar el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra fi­nan­ciar los prés­ta­mos a fa­mi­lias y em­pre­sas, con lo que el es­tran­gu­la­mien­to del con­su­mo y la in­ver­sión se­ría más du­ra­de­ro. Es­te ve­rano, pues, no se­rá un pa­rén­te­sis, ni mu­cho me­nos, pa­ra los res­pon­sa­bles de la eco­no­mía es­pa­ño­la ni pa­ra los gestores del sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Tran­qui­li­dad. La CAM ha se­gui­do fun­cio­nan­do con nor­ma­li­dad tras la in­ter­ven­ción por par­te del Ban­co de Es­pa­ña el pa­sa­do 22 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.