El as­tro noc­turno

Tiempo - - LECTURAS -

El no­ble vi­si­go­do Ata­na­rik re­co­rre el nor­te de Áfri­ca bus­can­do tro­pas be­re­be­res que le si­gan pa­ra ini­ciar una cam­pa­ña con­tra el co­rrup­to reino de To­le­do. Re­cuer­da su hui­da de la cor­te, per­se­gui­do por un ase­si­na­to que no co­me­tió y acom­pa­ña­do por una sier­va vas­co­na, Alo­dia, a la que tiem­po atrás ha­bía res­ca­ta­do de un sa­cri­fi­cio in­fa­me. María Gu­dín na­ció en Oviedo. Ac­tual­men­te es­tá afin­ca­da en Ciu­dad Real. Es mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­lo­gía. Ha pu­bli­ca­do va­rios li­bros y ar­tícu­los de ca­rác­ter cien­tí­fi­co y di­vul­ga­ti­vo. En el ám­bi­to de la fic­ción, María Gu­dín es au­to­ra de las no­ve­las de cor­te his­tó­ri­co La rei­na sin nom­bre e Hi­jos de un rey go­do que, con la pu­bli­ca­ción de El as­tro noc­turno, cons­ti­tu­yen la tri­lo­gía El Sol del Reino Go­do. El as­tro noc­turno / María Gu­dín / Edi­cio­nes B / 576 págs. / Pre­cio: 22 / Pu­bli­ca­ción: 21 de sep­tiem­bre.

ca­pí­tu­lo 1: el oa­sis

Las du­nas do­ra­das se mue­ven al sol aven­ta­das por un alien­to cá­li­do. Un hom­bre solitario avan­za ba­jo la luz ce­ga­do­ra del de­sier­to; ape­nas un pun­to blan­co so­bre la man­cha ne­gra de un ca­ba­llo. De­lan­te y de­trás de él, las du­nas cam­bian su for­ma, bo­rran­do ca­mi­nos nun­ca an­tes ni des­pués ho­lla­dos. El ji­ne­te ma­ne­ja con mano fir­me las rien­das, azu­za al ani­mal y le cla­va las es­pue­las en los ija­res, evi­tan­do que se hun­da en la arena blan­da del erial sin fin. En un día de ca­lor in­mi­se­ri­cor­de, des­bor­dan­te de luz, el sol de­rri­te la tierra. El guerrero suel­ta una rien­da pa­ra co­lo­car­se el tur­ban­te; con la mano, se pro­te­ge unos ojos gran­des, de pes­ta­ñas ne­gras, cla­ros aun­que os­cu­re­ci­dos por el do­lor y la ra­bia. Otea en lo le­jano. En la in­men­si­dad am­ba­ri­na le pa­re­ce vis­lum­brar un es­pe­jis­mo ro­ji­zo. El des­te­llo cárdeno trae a su men­te la san­gre de ella.

Ga­lo­pa con cui­da­do so­bre las du­nas mien­tras tor­nan a su ima­gi­na­ción los her­mo­sos ras­gos de la que un día él amó, una mi­ra­da que ha ce­sa­do ya pa­ra siem­pre y que nun­ca vol­ve­rá a ver, que le aca­ri­cia­ba no tan­to tiem­po atrás. Du­ran­te aque­llos me­ses pa­sa­dos, el re­cuer­do de ella se le ha des­di­bu­ja­do en la men­te. Aho­ra, al di­vi­sar el res­plan­dor cárdeno, la he­ri­da se re­abre y vuel­ve a ser do­lo­ro­sa. El ji­ne­te aprie­ta la man­dí­bu­la, tra­gan­do amar­gu­ra. De­be ol­vi­dar, si no lo ha­ce, sien­te que pue­de vol­ver­se lo­co. Aho­ra su mi­sión es bus­car jus­ti­cia, ha­cer pa­gar al ase­sino su cul­pa y de­vol­ver al reino del que hu­ye la paz. La ilu­sión ce­de, las du­nas re­tor­nan a su retina. Se en­de­re­za en el ca­ba­llo e in­ten­ta di­vi­sar, en el ho­ri­zon­te, el oa­sis con el asen­ta­mien­to be­re­ber.

Len­ta­men­te, al acer­car­se, des­cu­bre ar­bus­tos de me­diano ta­ma­ño y, po­co más allá, pal­me­ras os­ci­lan­do grá­cil­men­te en el cie­lo lu­mi­no­so del de­sier­to in­abar­ca­ble; des­pués, cuan­do se apro­xi­ma aún más al oa­sis, dis­tin­gue las tien­das de los be­re­be­res, unos pa­los cu­bier­tos por pa­ños, pie­les y ra­ma­jes.

El ji­ne­te des­mon­ta, ata su ca­ba­llo a una pal­me­ra, y se en­ca­mi­na ha­cia la tien­da más gran­de. Le sa­len al pa­so unas mu­je­res me­dio ves­ti­das, de piel cá­li­da y pe­chos grue­sos que se des­di­bu­jan ba­jo las tú­ni­cas fi­nas, un gri­te­río de vo­ces de ni­ños y las ex­cla­ma­cio­nes de bien­ve­ni­da de los hom­bres del de­sier­to. De la tien­da más gran­de, al fon­do del po­bla­do jun­to al agua, aso­ma un hom­bre con tur­ban­te y ve­lo que cu­bre su faz, el je­fe de los be­re­be­res, un hom­bre an­te quien el fo­ras­te­ro se in­cli­na.

El je­que be­re­ber le ob­ser­va con ojos gran­des, cas­ta­ños, pes­ta­ño­sos y ama­bles, que le es­cru­tan in­qui­si­ti­va­men­te; des­pués, le sa­lu­da con cier­ta so­lem­ni­dad, ha­blán­do­le en una len­gua que no es la pro­pia, un la­tín tor­pe y de­for­ma­do, lleno de so­ni­dos gu­tu­ra­les.

-Bien­ve­ni­do a la mo­ra­da de Al­tahay ben Os­set. ¿Quién eres? ¿Cuál es tu li­na­je?

-Me lla­mo Ata­na­rik, he cru­za­do el es­tre­cho mu­chas lu­nas atrás, mi li­na­je es go­do...

Al­tahay se pre­gun­ta quién se­rá aquel fo­ras­te­ro, que atra­vie­sa el de­sier­to sin te­mer­lo. Di­ce ser un go­do, pe­ro su as­pec­to no es tal. Un hom­bre al­to y jo­ven, he­ri­do qui­zá por al­go en su pa­sa­do. -¿Qué bus­cas en el de­sier­to? -Bus­co hom­bres que quie­ran lu­char. Bus­co a Zi­yad, al hi­jo de Ku­say­la...

Un bri­llo de cu­rio­si­dad la­te en la mi­ra­da del je­fe de la ka­bi­la pe­ro su ros­tro re­se­co no se in­mu­ta, mien­tras le di­ce:

-Aquí no lo en­con­tra­rás. Zi­yad es po­co más que una le­yen­da... -Al­tahay hun­de su mi­ra­da en lo le­jano, más allá de los hom­bros de Ata­na­rik, mien­tras re­cuer­da-... el hom­bre al que adop­tó la Kahi­na, la He­chi­ce­ra... El hom­bre al que le trans­mi­tió su ma­gia... El guerrero in­ven­ci­ble que po­see el se­cre­to del po­der. No. Zi­yad no es más que un hé­roe le­gen­da­rio en­tre los be­re­be­res... Ata­na­rik im­pa­cien­tán­do­se li­ge­ra­men­te le re­pli­ca. -Zi­yad es real y de­bo en­con­trar­le. Me han di­cho que sa­bes dón­de es­tá.

-No... -el be­re­ber du­da si de­be se­guir ha­blan­do-, ig­no­ro dón­de se ocul­ta. ¿Por qué pien­sas que co­noz­co el re­fu­gio de Zi­yad?

-Me en­vía Ol­bán. Fue él quien me in­di­có que tú po­drías in­di­car­me dón­de mo­ra Zi­yad.

Al nom­bre de Ol­bán la ex­pre­sión del be­re­ber cam­bia, aquel no­ble go­do co­mer­cia con los be­re­be­res, cus­to­dia el es­tre­cho, Al­tahay no quie­re en­fren­tar­se a tan po­de­ro­so se­ñor. -¿Ol­bán, el se­ñor de Sep­ta1? -Sí. -¿Te en­vía a atra­ve­sar el de­sier­to, so­lo, sin una es­col­ta?

-Sa­lí de Sep­ta unas se­ma­nas atrás. Al atra­ve­sar las mon­ta­ñas del Rif, su­frí una em­bos­ca­da y la es­col­ta que me acom­pa­ña­ba se dis­per­só. No eran hom­bres fie­les, ni ague­rri­dos en la lu­cha. Ne­ce­si­to gen­tes que se­pan lu­char, hom­bres que me sean lea­les... Zi­yad me los pro­por­cio­na­rá; es muy im­por­tan­te que le en­cuen­tre, y tú sa­bes dón­de es­tá.

El je­que des­vía la con­ver­sa­ción del te­ma que le in­tere­sa al go­do, ne­ce­si­ta ase­gu­rar­se de que aquel hom­bre es de fiar.

-Se di­ce que Ol­bán de Sep­ta se ha al­za­do fren­te al do­mi­nio de los godos... ¿No eres tú uno de ellos? A lo que Ata­na­rik le con­tes­ta: -Yo y mu­chos otros de mi ra­za nos he­mos re­be­la­do fren­te a la ti­ra­nía del usur­pa­dor que ocu­pa el reino go­do.

Al­tahay ben Os­set ana­li­za de­te­ni­da­men­te al hom­bre que so­li­ci­ta su ayu­da. Por las ca­ra­va­nas que cru­zan el de­sier­to ha­cia el reino per­di­do jun­to al río Ní­ger, al be­re­ber le han lle­ga­do ru­mo­res de lo que es­tá su­ce­dien­do en His­pa­nia, el país del pan y los co­ne­jos, el le­jano reino más allá del es­tre­cho, re­gi­do por los vi­si­go­dos, unos gue­rre­ros pro­ce­den­tes de un le­jano lu­gar, muy al nor­te de las tie­rras co­no­ci­das. Se di­ce que los godos co­me­ten to­do ti­po de des­ma­nes y atro­ci­da­des; por eso, el be­re­ber les ha ima­gi­na­do co­mo a hom­bres gran­des, de ca­be­llos cla­ros y ac­ti­tud pre­po­ten­te, los hi­jos de una cas­ta de ti­ra­nos. Sin em­bar­go, aquel hom­bre que, des­can­san­do la mano en la es­pa­da, se yer­gue fren­te a Al­tahay, no pa­re­ce uno de ellos; es un guerrero al­to y fuer­te, de piel cla­ra, pe­ro aho­ra bron­cea­da por el sol del de­sier­to co­mo la de cual­quier be­re­ber. Los ojos son acei­tu­na­dos, al­go ve­la­dos por el do­lor, pe­ro no mues­tran or­gu­llo ni cruel­dad. Al­tahay in­tu­ye que no es pe­li­gro­so; ade­más, le obli­ga el de­ber de pro­te­ger­le por ha­ber­le so­li­ci­ta­do asi­lo. Es­bo­za una son­ri­sa e in­cli­na la ca­be­za, di­cien­do:

-Nues­tra hos­pi­ta­li­dad te aco­ge por es­ta no­che. Ma­ña­na de­be­rás par­tir. -Y... ¿Zi­yad? El be­re­ber ca­lla du­ran­te un ins­tan­te, ca­vi­lan­do has­ta qué pun­to de­be­ría re­ve­lar a un ex­tra­ño el re­fu­gio del je­fe be­re­ber.

-Di­cen que se di­ri­gió ha­cia el reino Hau­sa2... que qui­zá se ocul­ta en las mon­ta­ñas de Aw­ras3... -Al­tahay se ex­pre­sa de un mo­do im­pre­ci­so-. Aho­ra has de des­can­sar, más tar­de ha­bla­re­mos.

Con una pal­ma­da, el je­fe de los be­re­be­res lla­ma a la ser­vi­dum­bre pa­ra que atien­dan al re­cién lle­ga­do. Los es­cla­vos le con­du­cen ha­cia una tien­da cer­ca­na a la char­ca, don­de se aco­mo­da. El sue­lo es­tá mu­lli­do por al­fom­bras de nu­dos y, en las pa­re­des de lo­na, se apo­yan am­plios al­moha­do­nes bor­da­dos. To­do hue­le a al­miz­cle y a es­pe­cias; al fon­do de la tien­da, un re­ci­pien­te de bron­ce so­bre un in­fier­ni­llo ex­ha­la hu­mo blan­que­cino y olo­ro­so; a un la­do, una pa­lan­ga­na con agua don­de Ata­na­rik se la­va las ma­nos y se re­fres­ca la ca­ra y el cue­llo. Des­pués el go­do se re­ti­ra el tur­ban­te, mos­tran­do unos ca­be­llos cas­ta­ños y cor­tos; un sem­blan­te de fac­cio­nes rec­tas, con bar­ba jo­ven y es­ca­sa; en la me­ji­lla, una se­ñal os­cu­ra, es­tre­lla­da, co­mo un lu­nar gran­de.

Ren­di­do por el via­je, ago­bia­do por el ca­lor del día, se re­cues­ta so­bre los al­moha­do­nes pe­ro no lle­ga a dor­mir, es­tá in­tran­qui­lo.

Cuan­do se le­van­ta y sa­le de la tien­da, el sol ha ini­cia­do su des­cen­so. Se di­ri­ge al ma­nan­tial en el cen­tro del cam­pa­men­to be­re­ber. Una nu­be per­di­da, ais­la­da en el cie­lo, se re­fle­ja en el agua del oa­sis. La co­rrien­te ma­na del sue­lo y se re­man­sa en el lu­gar pa­ra, des­pués, des­apa­re­cer ba­jo tierra. No es una po­za en­fan­ga­da sino un ve­ne­ro de aguas lím­pi­das don­de aflo­ran las co­rrien­tes sub­te­rrá­neas del de­sier­to. El go­do se re­la­ja apo­yán­do­se en una pal­me­ra. Ba­jo su som­bra, los es­cla­vos del be­re­ber le sir­ven vino y dá­ti­les. Ata­na­rik be­be se­dien­to, des­pués mor­dis­quea sin ga­nas los dá­ti­les; trans­cu­rre pe­re­zo­sa­men­te el tiem­po. De pron­to, en un ins­tan­te, el sol se es­con­de. Ata­na­rik se si­gue asom­bran­do por la ce­le­ri­dad del cre­púscu­lo

en aque­llas tie­rras aus­tra­les. El sol ape­nas ha ro­za­do la arena del de­sier­to, cuan­do des­apa­re­ce del ho­ri­zon­te. En el oca­so lu­ce aún un ful­gor ro­ji­zo, la tierra se vuel­ve os­cu­ra, el ho­ri­zon­te es pur­pú­reo.

Al sa­lir las es­tre­llas, se al­za el fue­go en el oa­sis, las mu­je­res pre­pa­ran ali­men­tos y el olor sua­ve de la car­ne y el mi­jo gui­sa­dos se ex­tien­de por el cam­pa­men­to. Le con­du­cen al lu­gar don­de Al­tahay ce­na re­cos­ta­do en­tre al­moha­do­nes, cer­ca del fue­go; Ata­na­rik se in­cli­na en un sa­lu­do pro­to­co­la­rio, an­tes de sen­tar­se jun­to a él. Se es­cu­chan las no­tas de la flau­ta y el tam­bor. Una música sua­ve, que se va trans­for­man­do en ca­da vez más in­ten­sa y rít­mi­ca, se al­za en­tre las lla­mas. Pron­to, el go­do se abs­trae con­tem­plan­do a aque­llas mu­je­res li­bres -tan dis­tin­tas de las da­mas de la cor­te de To­le­do-be­dui­nas que dan­zan con des­ca­ro an­te los hom­bres. Ata­na­rik las ob­ser­va pa­ra des­pués fi­jar su vis­ta en el cie­lo.

La no­che se ha tor­na­do fría, las es­tre­llas pa­re­cen for­mar pa­la­bras, fi­gu­ras, un acer­ti­jo que qui­zá quie­ra se­ña­lar­le al­go. So­bre el ho­ri­zon­te bri­lla un as­tro de luz pe­ne­tran­te, la pri­me­ra es­tre­lla del oca­so. Su­mi­do en la con­tem­pla­ción del fir­ma­men­to, ape­nas es­cu­cha a Al­tahay que, jun­to a él, asu­me sus de­be­res de hos­pi­ta­li­dad; al fin, el go­do en­cau­za su pen­sa­mien­to ha­cia el je­que cuan­do es­te co­mien­za a ha­blar de aquel hom­bre, una le­yen­da en­tre los be­re­be­res, al que Ata­na­rik es­tá bus­can­do.

-Co­no­cí a Zi­yad, el guerrero que es una le­yen­da pa­ra no­so­tros, los be­re­be­res... Am­bos éra­mos jó­ve­nes, creo que ten­dría­mos la mis­ma edad que tú tie­nes aho­ra, cuan­do nos en­fren­ta­mos a las tro­pas ára­bes. Las ca­pi­ta­nea­ba un hom­bre va­le­ro­so, Uq­ba ben Naf­ti, el con­quis­ta­dor ára­be del Ma­greb, uno de los más gran­des ge­ne­ra­les del Is­lam4. Le lla­ma­ban el Afri­cano por­que cru­zó y con­quis­tó to­do el Nor­te de Áfri­ca des­de Egip­to has­ta el Atlas. Des­tru­yó Car­ta­go y fun­dó Kai­ruán en la pro­vin­cia de Ifri­qui­ya5. Tras sus cam­pa­ñas se di­jo que los ára­bes eran in­ven­ci­bles, por­que de­rro­ta­ron una a una to­das las tri­bus be­re­be­res. Só­lo Ku­say­la, el pa­dre de Zi­yad, y, tras la muer­te de es­te, su hi­jo, prohi­ja­do por la Kahi­na, les han he­cho fren­te con éxi­to.

-¿Sa­bes dón­de se ocul­ta Zi­yad? ¿Si­gue te­nien­do hom­bres que lu­chen a su la­do?

-Creo que sí. Ha­ce po­co uno de sus lu­gar­te­nien­tes ata­có las cos­tas his­pa­nas, pe­ro él se ocul­ta... Si un día Zi­yad se le­van­ta­se en ar­mas, to­do el Ma­greb le se­gui­ría... Yo, el pri­me­ro de ellos... -Al­tahay ca­lla un mo­men­to y lue­go pro­si­gue-tal es su pres­ti­gio.

Ata­na­rik fi­ja su vis­ta aten­ta­men­te en el be­re­ber; qui­zás al­gún día, aquel hom­bre, Al­tahay -cu­yo nom­bre sig­ni- fica “el au­daz guerrero”-lu­che a su la­do. Ata­na­rik desea co­no­cer más acer­ca de Zi­yad pe­ro el je­que, al ha­blar del le­gen­da­rio caudillo be­re­ber, se tor­na par­co en pa­la­bras. En la con­ver­sa­ción se ha­ce una pau­sa más lar­ga que Al­tahay apro­ve­cha pa­ra ob­ser­var al fo­ras­te­ro con de­te­ni­mien­to, fi­ján­do­se en la pe­que­ña man­cha que mar­ca la ca­ra del go­do. Al fin se di­ri­ge a él, pre­gun­tán­do­le:

-¿Por qué tú, un go­do, bus­cas a aquel de quien los be­re­be­res nos glo­ria­mos?

Ata­na­rik al­za los ojos, aque­llos ojos cla­ros y oli­vá­ceos, aque­llos ojos en los que se mez­clan las ra­zas. -Por­que es... mi pa­dre. Al­tahay mues­tra una ac­ti­tud de ad­mi­ra­ción y re­ve­ren­cia al hi­jo de aquel que es un hé­roe pa­ra los hom­bres del de­sier­to.

-De­bí su­po­ner que te­nías al­gún pa­ren­tes­co con él. Tie­nes su se­ñal en la ca­ra, la se­ñal de la fa­mi­lia de Ku­say­la.

Ata­na­rik se pa­sa la mano por la man­cha que le mar­ca la ca­ra des­de ni­ño, un lu­nar gran­de, la se­ñal que un día le aver­gon­zó y de la que aho­ra se enor­gu­lle­ce.

-¿Có­mo pue­de ser que Zi­yad ten­ga un hi­jo... un hi­jo go­do, un hom­bre del Nor­te...? -el be­re­ber in­quie­re. Ata­na­rik se re­cues­ta en­tre los al­moha­do­nes. -Te con­ta­ré una his­to­ria. Al­tahay le ob­ser­va con cu­rio­si­dad y ex­pec­ta­ción; al be­re­ber le gus­tan las his­to­rias; le agra­da sen­tar­se jun­to al fue­go y que le na­rren an­ti­guos re­la­tos que él, a su vez, con­ta­rá, mo­di­fi­cán­do­los y trans­for­mán­do­los has­ta que un día se con­vier­tan en le­yen­das.

-Co­mo bien me has con­ta­do, an­tes de que yo na­cie­ra, los ára­bes pro­ce­den­tes de Egip­to cru­za­ron el Ma­greb en­fren­ta­dos pri­me­ro a los bi­zan­ti­nos, des­pués a los asen­ta­mien­tos godos de la cos­ta y, por úl­ti­mo, a los be­re­be­res del Atlas, a quie­nes co­man­da­ba Ku­say­la, el pa­dre de Zi­yad...

Al­tahay re­cuer­da bien aquel tiem­po en el que las tri­bus be­re­be­res del Ma­greb se en­fren­ta­ron a un po­de­ro­so enemi­go: los ára­bes re­cién con­ver­ti­dos al Is­lam que avan­za­ban por el nor­te de Áfri­ca. Por eso le in­te­rrum­pe, di­cien­do:

-No pen­sá­ba­mos que Uq­ba, el ára­be, fue­se a lle­gar has­ta el Atlán­ti­co ni que ata­ca­se el Sáha­ra, en­fren­tán­do­se a no­so­tros los be­re­be­res, nos sen­tía­mos res­guar­da­dos por el de­sier­to y por las mon­ta­ñas del Atlas. En es­ta tierra no hay ri­que­zas, so­mos nó­ma­das, guia­mos ca­ra­va­nas, los be­re­be­res que ha­bi­tan las mon­ta­ñas pas­to­rean ga­na­do...

El je­que se de­tie­ne, qui­zá pen­san­do en su pue­blo. El go­do pro­si­gue ha­blan­do:

-En un prin­ci­pio el ára­be no iba con­tra vo­so­tros, los be­re­be­res. Creo que Uq­ba que­ría cru­zar el es­tre­cho y di­ri­gir­se a His­pa­nia. Pe­ro al lle­gar a Tin­gis6, el je­fe de la pla­za y go­ber­na­dor del área del es­tre­cho, el hom­bre que me en­vía a ti, Ol­bán de Sep­ta, im­pi­dió el pa­so de los ára­bes ha­cia las tie­rras de His­pa­nia y lan­zó a Uq­ba ha­cia el sur, con­tra los be­re­be­res. Su­pon­go que sa­brás có­mo el con­de Ol­bán lo­gró des­viar el ata­que del ára­be... -Se di­ce que hi­zo un pac­to con ellos. Ata­na­rik asien­te: -Sí. Aban­do­nó Tin­gis y hu­bo de re­fu­giar­se en Sep­ta. Des­pués, con pro­me­sas de ri­que­zas y oro, Ol­bán di­ri­gió a los mu­sul­ma­nes ha­cia el Atlas y ha­cia los te­rri­to­rios del Sus, en­fren­tán­do­les a los be­re­be­res. El con­de de Sep­ta pro­te­gió His­pa­nia por­que, en aquel tiem­po, es­ta­ba en bue­nas re­la­cio­nes con la di­nas­tía rei­nan­te en­tre los godos. Ol­bán siem­pre ha si­do co­mer­cian­te, su fortuna es

in­men­sa, y ade­más de pro­te­ger a los godos que­ría man­te­ner la paz pa­ra sal­va­guar­dar sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos en el es­tre­cho, sus ne­go­cios con las tie­rras del Le­van­te, Egip­to y Asia. No que­ría que el reino go­do fue­se ata­ca­do, ni tam­po­co una gue­rra desas­tro­sa pa­ra el comercio. Pa­ra evi­tar­la y des­viar a los ára­bes ha­cia el in­te­rior de Áfri­ca, el con­de Ol­bán rin­dió tri­bu­to a Uq­ba y le pa­gó con oro, jo­yas, ca­ba­llos y es­cla­vos. Ade­más, co­mo pren­da de amis­tad, Ol­bán le en­tre­gó co­mo es­po­sa a una be­lla mu­jer, su prohi­ja­da, ori­gi­na­ria de una an­ti­gua fa­mi­lia go­da. La mu­jer lle­va­ba con ella una cuan­tio­sa do­te en jo­yas y ob­je­tos pre­cio­sos. Su nom­bre era Be­nil­de...

Ata­na­rik, me­lan­có­li­co y en voz al­go más baja, mur­mu­ra: -Aque­lla mu­jer era mi ma­dre. El jo­ven fo­ras­te­ro en­mu­de­ce. Se es­cu­cha el cre­pi­tar del fue­go. El be­re­ber le ob­ser­va aten­ta­men­te, pe­ro no in­te­rrum­pe su si­len­cio. Des­pués Ata­na­rik pro­si­gue re­la­tan­do la his­to­ria:

-Sin em­bar­go, el des­tino de mi ma­dre no iba a es­tar en­tre los ára­bes sino en­tre los be­re­be­res... A su re­gre­so ha­cia su cuar­tel ge­ne­ral en Kai­ruán, Uq­ba re­co­gió en Sep­ta a su fu­tu­ra es­po­sa, y en­vió por de­lan­te al grue­so de su ejér­ci­to, por lo que se que­dó con po­cos efec­ti­vos. Fue un error. En su re­ti­ra­da ha­cia Ifri­qui­ya, Uq­ba fue ata­ca­do por Ku­say­la, quien le ven­ció. Uq­ba mu­rió en el com­ba­te y Ku­say­la se hi­zo con to­do el bo­tín que lle­va­ba el ára­be. De es­ta ma­ne­ra, Be­nil­de pa­só de ser la fu­tu­ra es­po­sa del go­ber­na­dor de Ifri­qui­ya a la cau­ti­va de Ku­say­la...

Al­tahay, que le es­cu­cha ca­da vez más in­tere­sa­do, aho­ra re­cuer­da cla­ra­men­te aquel epi­so­dio de la gue­rra en­tre los ára­bes y los be­re­be­res:

-Yo par­ti­ci­pé en la es­ca­ra­mu­za en la que mu­rió Uq­ba, fue en Tahu­da. Re­cuer­do que to­ma­mos pri­sio­ne­ra a una mu­jer, una mu­jer muy her­mo­sa. Re­par­ti­mos el bo­tín, y Ku­say­la se que­dó con la mu­jer co­mo rehén. No sé qué fue de ella.

Ata­na­rik se lo ex­pli­ca len­ta­men­te, re­cor­dan­do con me­lan­co­lía aque­llos he­chos an­te­rio­res a su na­ci­mien­to:

-Al des­cu­brir que Be­nil­de era un per­so­na­je de al­cur­nia, una go­da pa­rien­te del con­de Ol­bán de Sep­ta, Ku­say­la in­ten­tó ne­go­ciar su can­je. Las ne­go­cia­cio­nes se re­tra­sa­ron y, en­tre­tan­to, Ku­say­la mu­rió por he­ri­das de la ba­ta­lla. Fue el hi­jo de Ku­say­la, Zi­yad, quien la des­po­só. El ma­tri­mo­nio ape­nas du­ró unos me­ses, di­cen que Be­nil­de no so­por­ta­ba la dura vi­da del cam­pa­men­to be­re­ber, ni las cos­tum­bres de mi pa­dre Zi­yad, un hom­bre con mul­ti­tud de es­po­sas y con­cu­bi­nas. Cuan­do lle­gó el res­ca­te, mi ma­dre, en­fer­ma de me­lan­co­lía, so­li­ci­tó ser re­in­te­gra­da a su ra­za y a su gen­te. Co­mo re­cuer­do de su bre­ve ma­tri­mo­nio, Zi­yad le re­ga­ló una ban­de­ra que ha­bía con­quis­ta­do a Uq­ba, el ára­be... -Ata­na­rik se de­tie­ne un mo­men­to, pen­sa­ti­vo, y lue­go pro­si­gue-. Es el úni­co re­cuer­do que guar­do de mi pa­dre.

Ata­na­rik in­tro­du­ce la mano en­tre los plie­gues de la tú­ni­ca y, de una fal­tri­que­ra que lle­va jun­to al pe­cho, ex­trae una fi­na te­la de se­da cui­da­do­sa­men­te do­bla­da. La ex­tien­de an­te Al­tahay. Es una ban­de­ra de co­lor ver­de, en el cen­tro una me­dia lu­na y dos al­fan­jes de hoja cur­va cru­za­dos en­tre sí.

-¡La ban­de­ra, de Uq­ba, el con­quis­ta­dor ára­be! -se asom­bra el be­re­ber-, una de las que con­quis­ta­mos en la em­bos­ca­da de Tahu­da...

-Mi ma­dre re­gre­só a Sep­ta, don­de dio a luz un hi­jo que soy yo. Ella mu­rió cuan­do yo era aún ni­ño; pe­ro an­tes de par­tir ha­cia el lu­gar de don­de no se re­gre­sa me en­tre­gó la ban­de­ra. Me di­jo que mi pa­dre ha­bía si­do un gran guerrero y que yo se­gui­ría sus pa­sos -Ata­na­rik se de­tie­ne y con­ti­núa ha­blan­do con or­gu­llo-. Yo soy el hi­jo de Be­nil­de y Zi­yad, una mez­cla de ra­zas: go­do por mi ma­dre; be­re­ber por mi pa­dre. No co­no­cí a Zi­yad, fui edu­ca­do en Sep­ta por Ol­bán, y des­pués enviado a las Es­cue­las Pa­la­ti­nas de To­le­do, don­de apren­dí el arte de la gue­rra. Aho­ra, gra­ves asun­tos ha­cen que re­gre­se al Ma­greb y que bus­que a mi pa­dre pa­ra so­li­ci­tar su ayu­da.

Al­tahay le ob­ser­va pen­sa­ti­vo. Aquel re­la­to del go­do le trae imá­ge­nes de su ju­ven­tud, de un tiem­po de gue­rra, el tiem­po en el que los ára­bes avan­za­ron des­de el Orien­te, do­mi­nan­do a su pue­blo. Re­cuer­da las ban­de­ras ára­bes al vien­to, los gri­tos del in­va­sor que aso­la­ba las tie­rras del Ma­greb. So­lo Ku­say­la y tras la muer­te de es­te, Zi­yad, les han he­cho fren­te con éxi­to. Por eso, es­cu­dri­ña con in­te­rés los ras­gos de Ata­na­rik, sien­te cu­rio­si­dad por sa­ber qué es lo que ha traí­do al hi­jo de Zi­yad a las tie­rras del Ma­greb, a la bús­que­da de su pa­dre. -¿Pue­do pre­gun­tar­te cuá­les son esos gra­ves asun­tos? Ata­na­rik le con­tes­ta con voz fir­me, de­ci­di­da: -El país de los godos se hun­de, la pes­te y la ham­bru­na se han apo­de­ra­do del an­ti­guo y aún es­plen­do­ro­so reino de To­le­do. Na­die po­ne re­me­dio al desas­tre. El ac­tual rey, Ro­de­rik, es un usur­pa­dor, un ti­rano al que hay que de­rro­car, un ho­mi­ci­da que ase­si­nó a la mu­jer que yo ama­ba. Son mu­chos los des­con­ten­tos. Se es­tá la­bran­do una gue­rra ci­vil. Yo he to­ma­do ya par­te en ella, ne­ce­si­to hom­bres que me si­gan, que quie­ran cru­zar el es­tre­cho pa­ra ata­car a ese reino co­rrup­to. Nos es­pe­ra la glo­ria y un gran bo­tín.

An­te es­tas pa­la­bras ar­dien­tes, el je­que be­re­ber ob­ser­va a aquel go­do que le ha­bla lleno de pa­sión. Sien­te que una fuer­za emer­ge de él, un mag­ne­tis­mo en el que Al­tahay se ve en­vuel­to. Le re­cuer­da a Ku­say­la, le pa­re­ce ver en él a Zi­yad, que si­gue in­vic­to y ha lle­ga­do a do­mi­nar el Ma­greb des­de su gua­ri­da en las mon­ta­ñas del Atlas. Un hom­bre jo­ven que quie­re cam­biar el des­tino del mun­do. Sí, él, Al­tahay, es tam­bién un guerrero y le gus­ta­ría lu­char jun­to al hi­jo de Zi­yad. Ata­na­rik es la cría de un león del de­sier­to, un águi­la que cru­za las cum­bres, un guía de hom­bres, una es­tre­lla en el oca­so del reino go­do que se al­za pa­ra bri­llar con una luz ru­ti­lan­te.

-Eres un digno hi­jo de tu pa­dre, en tus ve­nas co­rre la san­gre de Ku­say­la. Te in­di­ca­ré el ca­mino que con­du­ce ha­cia Zi­yad. Ha­bla­ré de ti a las otras tri­bus. Te pro­por­cio­na­ré los hom­bres que ne­ce­si­tas. Tu pa­dre tie­ne mu­chos hi­jos pe­ro nin­guno tie­ne la mar­ca de Ku­say­la en su faz, y no creo que nin­guno de ellos po­sea el ar­dor guerrero que in­fla­ma tu co­ra­zón.

La luz de la ho­gue­ra se apa­ga, las bra­sas emi­ten un res­plan­dor te­nue. Las es­tre­llas gi­ran y si­guen su ór­bi­ta en un cie­lo lím­pi­do. El be­re­ber se re­ti­ra y Ata­na­rik lo ha­ce tam­bién a su vez.

40

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.