Ta­rán­tu­la

Tiempo - - LECTURAS -

En la vi­da de Ri­chard La­far­gue, un res­pe­ta­ble ci­ru­jano plás­ti­co, hay dos mu­je­res: Vi­via­ne y Ève. La pri­me­ra es su hi­ja, una mu­cha­cha pre­coz­men­te en­ve­je­ci­da que su­fre los es­tra­gos de la lo­cu­ra en­ce­rra­da en un ma­ni­co­mio. La se­gun­da es una jo­ven so­fis­ti­ca­da y sen­sual que atrae a cual­quier hom­bre que se cru­za en su ca­mino. Thierry Jon­quet (1954-2009) es­tá con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes de la no­ve­la ne­gra fran­ce­sa con­tem­po­rá­nea. Pu­bli­có más de 30 obras. En sus no­ve­las se mez­cla la crí­ti­ca política y so­cial con la fas­ci­na­ción por el mal y la bar­ba­rie. Ade­más de Ta­rán­tu­la, en­tre sus tí­tu­los ca­be des­ta­car La Bes­tia y la Be­lla, Mo­loch y Ad vi­tam ae­ter­nam (Edi­cio­nes B, 2004). Ta­rán­tu­la / Thierry Jon­quet / Edi­cio­nes B / 144 págs. / Pre­cio: 12 / Pu­bli­ca­ción: 7 de sep­tiem­bre.

ca­pí­tu­lo 1

Ri­chard La­far­gue ca­mi­na­ba des­pa­cio por el sen­de­ro al­fom­bra­do de gra­va, en di­rec­ción al pe­que­ño es­tan­que en­ca­jo­na­do en­tre los ár­bo­les que bor­dea­ban la ta­pia de la vi­lla. La no­che era cla­ra –una no­che de ju­lio– y el cie­lo apa­re­cía sem­bra­do de una llu­via de des­te­llos le­cho­sos.

Ocul­ta tras unos ne­nú­fa­res, la pa­re­ja de cis­nes dor­mía plá­ci­da­men­te con la ca­be­za ba­jo el ala; la hem­bra se ha­bía acu­rru­ca­do grá­cil­men­te con­tra el cuer­po im­po­nen­te del ma­cho.

La­far­gue arran­có una ro­sa y as­pi­ró un ins­tan­te su per­fu­me dul­zón, ca­si em­pa­la­go­so, an­tes de vol­ver so­bre sus pa­sos. Al otro la­do del sen­de­ro flan­quea­do de ti­los se al­za­ba la ca­sa, un edificio com­pac­to y acha­pa­rra­do, des­pro­vis­to de gra­cia. En la plan­ta baja se en­con­tra­ba el of­fi­ce, don­de Li­ne, la asis­ten­ta, de­bía de es­tar ce­nan­do. A la de­re­cha, se apre­cia­ba una luz más in­ten­sa y un ron­ro­neo amor­ti­gua­do: el ga­ra­je, don­de Ro­ger, el chó­fer, pro­ba­ba el mo­tor del Mer­ce­des. Por úl­ti­mo, el gran sa­lón, cu­yas os­cu­ras cor­ti­nas tan so­lo de­ja­ban fil­trar es­tre­chos ra­yos de luz.

La­far­gue le­van­tó la vis­ta ha­cia el pri­mer pi­so y su mi­ra­da se de­tu­vo en las ven­ta­nas de las ha­bi­ta­cio­nes de Ève. Una te­nue cla­ri­dad, un pos­ti­go en­tre­abier­to por don­de es­ca­pa­ban las tí­mi­das no­tas de un piano, los pri­me­ros com­pa­ses de esa can­ción, The Man I Lo­ve...

Re­pri­mió un ges­to de irri­ta­ción y, apre­tan­do el pa­so, en­tró en la ca­sa. Tras ce­rrar de un por­ta­zo, se di­ri­gió ca­si co­rrien­do a la es­ca­le­ra y subió los pel­da­ños con­te­nien­do el alien­to. Al lle­gar arri­ba le­van­tó el pu­ño, pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to se re­tu­vo y se re­sig­nó a lla­mar sua­ve­men­te con el nu­di­llo del de­do ín­di­ce.

Abrió los tres ce­rro­jos que atran­ca­ban por fue­ra la puer­ta de los apo­sen­tos don­de vi­vía la que se obs­ti­na­ba en ha­cer oí­dos sor­dos a su lla­ma­da.

Sin ha­cer rui­do, ce­rró la puer­ta y se aden­tró en la sa­li­ta. La es­tan­cia es­ta­ba su­mi­da en la os­cu­ri­dad; tan so­lo la lám­pa­ra que ha­bía so­bre el piano di­fun­día una cla­ri­dad ta­mi­za­da. Al fon­do de la ha­bi­ta­ción con­ti­gua, la úl­ti­ma de los apo­sen­tos, el lí­vi­do neón del cuar­to de baño arro­ja­ba una des­lum­bran­te man­cha.

Se acer­có en la pe­num­bra al equi­po de música y ba­jó el vo­lu­men a ce­ro, in­te­rrum­pien­do las pri­me­ras no­tas de la me­lo­día que se­guía en el dis­co a The Man I Lo­ve.

Do­mi­nó su có­le­ra pa­ra for­mu­lar un co­men­ta­rio acer­bo –aun­que ex­pre­sa­do en un tono neu­tro y exen­to de re­pro­ches– so­bre el tiem­po ra­zo­na­ble que se pue­de tar­dar en ma­qui­llar­se y ele­gir el ves­ti­do y las jo­yas apro­pia­das pa­ra el ti­po de ve­la­da a la que Ève y él es­ta­ban in­vi­ta­dos.

A con­ti­nua­ción en­tró en el cuar­to de baño y, al ver a la jo­ven tran­qui­la­men­te su­mer­gi­da en una den­sa es­pu­ma azu­la­da, re­pri­mió un re­nie­go. Ex­ha­ló un sus­pi­ro. Su mi­ra­da se cru­zó con la de Ève; el desafío que in­tu­yó en sus ojos le sus­ci­tó una car­ca­ja­da de sar­cas­mo. Me­neó la ca­be­za an­tes de sa­lir, ca­si di­ver­ti­do por esas ni­ñe­rías.

Una vez en el sa­lón, en la plan­ta baja, se sir­vió un whisky del bar ins­ta­la­do jun­to a la chi­me­nea y se lo be­bió de un tra­go. El al­cohol le que­mó el es­tó­ma­go y su ros­tro se con­tra­jo en una mue­ca in­vo­lun­ta­ria. Se di­ri­gió en­ton­ces ha­cia el in­ter­fono que co­mu­ni­ca­ba con los apo­sen­tos de Ève, pul­só la te­cla y ca­rras­peó an­tes de gri­tar, con la bo­ca pe­ga­da a la re­ji­lla de plás­ti­co: –¡Haz el fa­vor de dar­te pri­sa, zo­rra! Ève dio un brus­co res­pin­go cuan­do los dos al­ta­vo­ces de tres­cien­tos va­tios em­po­tra­dos en las pa­re­des de la sa­li­ta re­pro­du­je­ron a to­do vo­lu­men el be­rri­do de Ri­chard.

Un es­tre­me­ci­mien­to le re­co­rrió el cuer­po mien­tras sa­lía sin pri­sa de la in­men­sa ba­ñe­ra cir­cu­lar y se po­nía un al­bor­noz; lue­go se sen­tó an­te el to­ca­dor y co­men­zó a ma­qui­llar­se ma­ne­jan­do el lá­piz de ojos con ra­pi­dez y sol­tu­ra.

El Mer­ce­des, con­du­ci­do por Ro­ger, sa­lió de la vi­lla de Le Vé­si­net pa­ra di­ri­gir­se a Saint-Ger­main. Ri­chard ob­ser­va­ba a Ève, sen­ta­da en ac­ti­tud in­do­len­te a su la­do.

La jo­ven fu­ma­ba dis­traí­da­men­te, acer­can­do con re­gu­la­ri­dad la bo­qui­lla de mar­fil a sus fi­nos la­bios. Las lu­ces de la ciu­dad pe­ne­tra­ban de for­ma in­ter­mi­ten­te en el in­te­rior del co­che y arran­ca­ban efí­me­ros des­te­llos al ajus­ta­do ves­ti­do de se­da ne­gra.

Ève man­te­nía la ca­be­za echa­da ha­cia atrás y Ri­chard no po­día ver­le la ca­ra, ilu­mi­na­da tan so­lo por el res­plan­dor ro­ji­zo del ci­ga­rri­llo.

No se que­da­ron mu­cho ra­to en la fies­ta, or­ga­ni­za­da por al­gún es­pe­cu­la­dor que, de es­te mo­do, pre­ten­día dar­se a co­no­cer en­tre la éli­te de la zo­na. Ève y Ri­chard, to­ma­dos del bra­zo, pa­sea­ron en­tre los in­vi­ta­dos. En el jardín, una or­ques­ta to­ca­ba una música sua­ve. Jun­to a las me­sas y los bu­fets di­se­mi­na­dos por los sen­de­ros, los in­vi­ta­dos for­ma­ban gru­pos.

No pu­die­ron es­qui­var a una o dos san­gui­jue­las mun­da­nas y tu­vie­ron que be­ber va­rias co­pas de cham­pán pa­ra brin­dar en ho­nor del an­fi­trión. La­far­gue se en-

con­tró con al­gu­nos co­le­gas, en­tre ellos un miem­bro del Co­le­gio de Mé­di­cos, quie­nes lo fe­li­ci­ta­ron por su úl­ti­mo ar­tícu­lo, pu­bli­ca­do en La re­vue du pra­ti­cien. En el trans­cur­so de la con­ver­sa­ción, in­clu­so pro­me­tió dar una con­fe­ren­cia so­bre la ci­ru­gía re­pa­ra­do­ra del seno du­ran­te el con­gre­so de es­pe­cia­lis­tas que se ce­le­bra­ría en el hos­pi­tal Bi­chat. Más tar­de se mal­di­jo por ha­ber­se de­ja­do con­ven­cer, cuan­do ha­bría po­di­do ne­gar­se edu­ca­da­men­te a esa pe­ti­ción.

Ève per­ma­ne­ció apar­ta­da; pa­re­cía pen­sa­ti­va. Dis­fru­ta­ba de las mi­ra­das con­cu­pis­cen­tes que al­gu­nos in­vi­ta­dos se arries­ga­ban a di­ri­gir­le y se de­lei­ta­ba res­pon­dien­do a ellas con un mohín de des­pre­cio ca­si im­per­cep­ti­ble.

Se se­pa­ró un mo­men­to de Ri­chard pa­ra acer­car­se a la or­ques­ta y pe­dir que to­ca­ran The Man I Lo­ve. Cuan­do so­na­ron los pri­me­ros com­pa­ses, sua­ves y lán­gui­dos, ella ya es­ta­ba de vuel­ta jun­to a La­far­gue. Una son­ri­sa bur­lo­na aflo­ró a sus la­bios cuan­do una ex­pre­sión de do­lor apa­re­ció en el ros­tro del mé­di­co. Es­te la su­je­tó con de­li­ca­de­za por la cin­tu­ra pa­ra ale­jar­la un po­co de la gen­te. El sa­xo­fo­nis­ta co­men­zó a eje­cu­tar un so­lo que­jum­bro­so y Ri­chard tu­vo que re­fre­nar­se pa­ra no abo­fe­tear a su com­pa­ñe­ra. Ha­cia me­dia­no­che se des­pi­die­ron del an­fi­trión y re­gre­sa­ron a la vi­lla de Le Vé­si­net. Ri­chard acom­pa­ñó a Ève a su ha­bi­ta­ción. Sen­ta­do en el so­fá, con­tem­pló có­mo se des­nu­da­ba, co­sa que ella hi­zo pri­me­ro de mo­do ma­qui­nal, lue­go con lan­gui­dez, de ca­ra a él, mi­rán­do­lo con iro­nía.

Ève se plan­tó de­lan­te de Ri­chard con los bra­zos en ja­rras y las pier­nas se­pa­ra­das. El ve­llo de su pu­bis que­da­ba a la al­tu­ra de la ca­ra del ci­ru­jano. Él se en­co­gió de hom­bros y se le­van­tó pa­ra ir a bus­car una ca­ja na­ca­ra­da que es­ta­ba en una bal­da de la es­tan­te­ría. Ève se tum­bó so­bre la al­fom­bra mien­tras Ri­chard se sen­ta­ba a su la­do con las pier­nas cru­za­das. En­se­gui­da abrió la ca­ja y sa­có una lar­ga pi­pa y unas bo­li­tas acei­to­sas en­vuel­tas en pa­pel de pla­ta.

Lle­nó cui­da­do­sa­men­te la pi­pa y sos­tu­vo una ce­ri­lla en­cen­di­da ba­jo la ca­zo­le­ta an­tes de ten­dér­se­la a Ève. Es­ta dio lar­gas ca­la­das y un des­agra­da­ble olor in­va­dió el cuar­to. Ten­di­da de cos­ta­do, en po­si­ción fe­tal, la jo­ven fu­ma­ba mi­ran­do fi­ja­men­te a Ri­chard. Al ca­bo de un mo­men­to, su mi­ra­da se en­tur­bió y se vol­vió vi­drio­sa... Ri­chard ya ha­bía em­pe­za­do a pre­pa­rar otra pi­pa.

Una ho­ra más tar­de, la de­jó so­la des­pués de ha­ber atran­ca­do con los tres ce­rro­jos la puer­ta de ac­ce­so a sus apo­sen­tos. Ya en su ha­bi­ta­ción, el mé­di­co se des­nu­dó y

con­tem­pló du­ran­te un buen ra­to su ros­tro en el es­pe­jo. Di­ri­gió una son­ri­sa a su ima­gen, a su ca­be­llo ca­no­so, a las nu­me­ro­sas y pro­fun­das arru­gas que sur­ca­ban su ca­ra. Ten­dió ha­cia de­lan­te las ma­nos abier­tas, ce­rró los ojos y es­bo­zó el ges­to de ras­gar un ob­je­to ima­gi­na­rio. Una vez acos­ta­do, se pa­só ho­ras re­bu­llén­do­se en­tre las sá­ba­nas an­tes de dor­mir­se, ya al ama­ne­cer.

ca­pí­tu­lo 2

Li­ne, la asis­ten­ta, te­nía el día li­bre, y aquel do­min­go fue Ro­ger quien pre­pa­ró el desa­yuno. Es­tu­vo un ra­to lla­man­do a la puer­ta del dor­mi­to­rio de La­far­gue an­tes de ob­te­ner una res­pues­ta. Ri­chard co­mió con ape­ti­to, mor­dien­do ávi­da­men­te los crua­sa­nes re­cién he­chos. Se sen­tía de buen hu­mor, ca­si con ga­nas de bro­mear. Se pu­so unos te­ja­nos y una ca­mi­sa fi­na, se cal­zó unos mo­ca­si­nes y sa­lió a dar una vuel­ta por el jardín.

Los cis­nes na­da­ban de un ex­tre­mo a otro del es­tan­que. Cuan­do La­far­gue apa­re­ció jun­to a las li­las, las aves se acer­ca­ron a la ori­lla. Él les echó unos tro­zos de pan y lue­go se aga­chó pa­ra que co­mie­ran de su mano.

Des­pués echó a an­dar por el jardín; los ma­ci­zos de flo­res po­nían man­chas de vi­vos co­lo­res en la ex­ten­sión ver­de del cés­ped re­cién cor­ta­do. Se di­ri­gió a la pis­ci­na, que me­día unos vein­te me­tros y es­ta­ba si­tua­da al fon­do del jardín. La ca­lle y las vi­llas de al­re­de­dor que­da­ban ocul­tas a la vis­ta por una ta­pia que ro­dea­ba to­da la pro­pie­dad.

En­cen­dió un ci­ga­rri­llo ru­bio, dio una ca­la­da y se echó a reír. Cuan­do re­gre­só a la ca­sa, en la me­sa del of­fi­ce en­con­tró una ban­de­ja que Ro­ger ha­bía de­ja­do con el desa­yuno de Ève. Su­je­tan­do la ban­de­ja, Ri­chard pa­só al sa­lón y, pul­san­do con una mano la te­cla del in­ter­fono, gri­tó a pleno pul­món: –¡En pie! ¡A desa­yu­nar! Ac­to se­gui­do, subió al pri­mer pi­so. Abrió la puer­ta y en­tró en el dor­mi­to­rio, don­de Ève aún dor­mía en el gran le­cho con bal­da­quino. Su ca­ra ape­nas aso­ma­ba en­tre las sá­ba­nas y su ca­be­lle­ra mo­re­na, es­pe­sa y on­du­la­da for­ma­ba una man­cha ne­gra so­bre el sa­tén de co­lor mal­va.

La­far­gue se sen­tó en el bor­de de la ca­ma y de­jó la ban­de­ja jun­to a Ève. Ella, ya in­cor­po­ra­da, to­mó un sorbito de zu­mo de na­ran­ja y mor­dió con des­ga­na una tos­ta­da un­ta­da con miel.

–Es­ta­mos a vein­ti­sie­te –di­jo Ri­chard–. Es el úl­ti­mo do­min­go del mes, ¿lo ha­bías ol­vi­da­do?

Con la mi­ra­da per­di­da en el va­cío, la jo­ven es­bo­zó un dé­bil ges­to ne­ga­ti­vo.

–Bueno –aña­dió Ri­chard–, den­tro de tres cuar­tos de ho­ra nos va­mos.

Sa­lió de los apo­sen­tos de Ève. Al lle­gar al sa­lón, se acer­có al in­ter­fono pa­ra gri­tar: –He di­cho tres cuar­tos de ho­ra, ¿en­ten­di­do? Ève se ha­bía que­da­do in­mó­vil pa­ra so­por­tar la agre­sión de aque­lla voz am­pli­fi­ca­da por los al­ta­vo­ces.

Lle­va­ban ya tres ho­ras via­jan­do en el Mer­ce­des cuan­do sa­lie­ron de la au­to­pis­ta pa­ra to­mar una pe­que­ña y si­nuo­sa ca­rre­te­ra co­mar­cal. La cam­pi­ña nor­man­da se su­mía en el so­por ba­jo el sol es­ti­val. Ri­chard se sir­vió una so­da he­la­da y, an­tes de ce­rrar la puer­ta del pe­que­ño fri­go­rí­fi­co, le ofre­ció un re­fres­co a Ève, quien lo re­cha­zó pa­ra se­guir dor­mi­tan­do con los ojos en­tor­na­dos.

Ro­ger con­du­cía de­pri­sa pe­ro con ha­bi­li­dad. No tar­dó mu­cho en apar­car el Mer­ce­des a la en­tra­da de una fin­ca si­tua­da a las afueras de un pue­ble­ci­to. Un es­pe­so bos­que ro­dea­ba la pro­pie­dad, al­gu­nos de cu­yos edi­fi­cios, pro­te­gi­dos por una ver­ja, se al­za­ban muy cer­ca de las pri­me­ras ca­sas del pue­blo. Gru­pos de pa­sean­tes dis­fru­ta­ban del sol sen­ta­dos en el pór­ti­co. En­tre ellos cir­cu­la­ban va­rias mu­je­res en ba­ta blan­ca, que lle­va­ban ban­de­jas lle­nas de va­si­tos de plás­ti­co mul­ti­co­lo­res.

Ri­chard y Ève subie­ron el tra­mo de es­ca­le­ra que con­du­cía al ves­tí­bu­lo y se di­ri­gie­ron al mos­tra­dor, don­de una im­po­nen­te re­cep­cio­nis­ta ejer­cía su au­to­ri­dad. La chi­ca son­rió a La­far­gue, es­tre­chó la mano de Ève y lla­mó a un en­fer­me­ro. Ève y Ri­chard fue­ron tras él y los tres en­tra­ron en un as­cen­sor, que se de­tu­vo en el ter­cer pi­so. Un lar­go pa­si­llo ofre­cía una pers­pec­ti­va rec­ti­lí­nea con puer­tas a am­bos la­dos, re­for­za­das y pro­vis­tas de una mirilla rec­tan­gu­lar de plás­ti­co trans­pa­ren­te. Sin pro­nun­ciar pa­la­bra, el en­fer­me­ro abrió la sép­ti­ma puer­ta de la iz­quier­da con­tan­do des­de el as­cen­sor y se apar­tó a un la­do pa­ra ce­der el pa­so a la pa­re­ja.

En la ca­ma es­ta­ba sen­ta­da una mu­jer, una mu­jer muy jo­ven pe­se a sus arru­gas y su es­pal­da en­cor­va­da. Ofre­cía el pe­no­so es­pec­tácu­lo de un en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, con pro­fun­dos sur­cos en un ros­tro por lo de­más to­da­vía in­fan­til. El ca­be­llo des­gre­ña­do for­ma­ba una ma­sa com­pac­ta y lle­na de re­bu­jos. Los ojos, desor­bi­ta­dos, se mo­vían en to­das di­rec­cio­nes. La piel es­ta­ba cu­bier­ta de cos­tras ne­gruz­cas. El la­bio in­fe­rior le tem­bla­ba es­pas­mó­di­ca­men­te, y su tor­so se ba­lan­cea­ba des­pa­cio ade­lan­te y atrás, con la re­gu­la­ri­dad de un me­tró­no­mo. So­lo lle­va­ba un ca­mi­són azul sin bol­si­llos. Sus pies des­nu­dos flo­ta­ban den­tro de unas chi­ne­las con bor­las.

No pa­re­cía ha­ber re­pa­ra­do en la lle­ga­da de los vi­si­tan­tes. Ri­chard se sen­tó a su la­do y le su­je­tó la bar­bi­lla pa­ra vol­ver­le la ca­ra ha­cia él. La mu­jer era dó­cil, pe­ro ni su ex­pre­sión ni sus ges­tos de­ja­ban tras­lu­cir el me­nor atis­bo de sen­ti­mien­to o emo­ción.

Ri­chard le pa­só un bra­zo al­re­de­dor de los hom­bros y la atra­jo ha­cia sí. El ba­lan­ceo ce­só. Ève, de pie jun­to a la ca­ma, con­tem­pla­ba el pai­sa­je por la ven­ta­na de cris­ta­les re­for­za­dos. –Vi­via­ne –mur­mu­ró Ri­chard–, Vi­via­ne, ca­ri­ño... De re­pen­te se le­van­tó y, aga­rran­do a Ève de un bra­zo, la obli­gó a vol­ver­se ha­cia la en­fer­ma, que ha­bía reanu­da­do su ba­lan­ceo con la mi­ra­da per­di­da. –Dá­se­la –or­de­nó en un su­su­rro. Ève abrió el bol­so pa­ra sa­car una ca­ja de bom­bo­nes. Se in­cli­nó y le ten­dió la ca­ja a aque­lla mu­jer.

Ma­no­tean­do, Vi­via­ne se apo­de­ró de ella, arran­có la ta­pa y se pu­so a en­gu­llir con glo­to­ne­ría los bom­bo­nes, uno tras otro, has­ta co­mér­se­los to­dos. Ri­chard la ob­ser­va­ba atur­di­do. –Bueno, ya es­tá –di­jo Ève, sus­pi­ran­do. Em­pu­jó sua­ve­men­te a Ri­chard has­ta ha­cer­lo sa­lir de la ha­bi­ta­ción. El en­fer­me­ro, que es­pe­ra­ba en el pa­si­llo, ce­rró la puer­ta mien­tras ellos dos se di­ri­gían al as­cen­sor.

Ri­chard y Ève se acer­ca­ron de nue­vo al mos­tra­dor de re­cep­ción pa­ra in­ter­cam­biar unas pa­la­bras con la em­plea­da. Lue­go, Ève le hi­zo una se­ña al chó­fer, que leía el pe­rió­di­co de­por­ti­vo L’Équi­pe apo­ya­do en el Mer­ce­des. La pa­re­ja se aco­mo­dó en el asien­to tra­se­ro y el co­che to­mó la ca­rre­te­ra que lle­va­ba a la au­to­pis­ta pa­ra di­ri­gir­se a la re­gión pa­ri­sien­se y re­gre­sar a la vi­lla de Le Vé­si­net.

Ri­chard ha­bía en­ce­rra­do a Ève en sus apo­sen­tos, en el pi­so de arri­ba, y ha­bía con­ce­di­do el día li­bre al ser­vi­cio. Se re­la­jó en el sa­lón y pi­co­teó de los pla­tos fríos que Li­ne ha­bía pre­pa­ra­do an­tes de mar­char­se. Eran ca­si las cin­co de la tar­de cuan­do se sen­tó al vo­lan­te del Mer­ce­des y se en­ca­mi­nó a Pa­rís.

Apar­có cer­ca de la pla­za de la Con­cor­de y en­tró en un edificio de la ca­lle Go­doy-de-Mau­roy. Con el ma­no­jo de lla­ves en la mano, subió tres pi­sos a pa­so rá­pi­do. Abrió la puer­ta de un am­plio es­tu­dio. En el cen­tro de la es­tan­cia des­ta­ca­ba una gran ca­ma re­don­da, cu­bier­ta con sá­ba­nas de sa­tén mal­va, y unos gra­ba­dos eró­ti­cos de­co­ra­ban las pa­re­des.

So­bre la me­si­ta de no­che ha­bía un te­lé­fono con con­tes­ta­dor au­to­má­ti­co. Ri­chard pu­so en mar­cha la cin­ta y es­cu­chó los men­sa­jes. Ha­bían de­ja­do tres du­ran­te los dos úl­ti­mos días. Vo­ces ron­cas, ja­dean­tes, vo­ces de hom­bre que de­ja­ban men­sa­jes des­ti­na­dos a Ève. Anotó las ho­ras de las ci­tas pro­pues­tas. Sa­lió del es­tu­dio, ba­jó rá­pi­da­men­te a la ca­lle y mon­tó en el co­che. De re­gre­so en Le Vé­si­net, se acer­có al in­ter­fono y, con voz me­lo­sa, lla­mó a la jo­ven. —Ève, ¿me oyes? Tres pa­ra es­ta no­che. Subió al pri­mer pi­so. La en­con­tró en la sa­li­ta, pin­tan­do una acua­re­la. Se tra­ta­ba de un pai­sa­je se­reno, idí­li­co, un cla­ro de bos­que inun­da­do de luz, y en el cen­tro del cua­dro, di­bu­ja­do con car­bon­ci­llo, el ros­tro de Vi­via­ne. Ri­chard sol­tó una car­ca­ja­da, co­gió un fras­co de es­mal­te de uñas del to­ca­dor y arro­jó el con­te­ni­do so­bre la acua­re­la. –¿Es que no pien­sas cam­biar nun­ca? –su­su­rró. Ève se ha­bía le­van­ta­do y guar­da­ba me­tó­di­ca­men­te los pin­ce­les, las pin­tu­ras, el ca­ba­lle­te. Ri­chard la atra­jo ha­cia sí has­ta que sus ros­tros que­da­ron prác­ti­ca­men­te pe­ga­dos y mur­mu­ró:

–Te agra­dez­co sin­ce­ra­men­te la do­ci­li­dad con que te plie­gas a mis de­seos.

Los ras­gos de Ève se cris­pa­ron y de su gar­gan­ta bro­tó un lar­go ge­mi­do, sor­do y gra­ve. Un bri­llo de có­le­ra apa­re­ció en su mi­ra­da. –¡Suél­ta­me, ma­ca­rra de mier­da! –¡Va­ya! Tie­ne gra­cia..., sí... Cuan­do te re­be­las es­tás en­can­ta­do­ra, de ver­dad.

Ella se ha­bía za­fa­do de su abra­zo. Se re­to­có la me­le­na y se re­com­pu­so la ro­pa.

–¿Es­ta no­che? –di­jo–. ¿Es eso lo que de ver­dad quie­res? Muy bien, ¿cuán­do nos va­mos? –Aho­ra mis­mo. No in­ter­cam­bia­ron una so­la pa­la­bra du­ran­te el tra­yec­to. Sin ha­ber­se di­cho na­da to­da­vía, en­tra­ron en el es­tu­dio de la ca­lle Go­doy-de-Mau­roy. –Pre­pá­ra­te, no tar­da­rán –or­de­nó La­far­gue. Ève abrió un ar­ma­rio y se des­nu­dó. Guar­dó su ro­pa an­tes de po­ner­se unas bo­tas ne­gras muy al­tas, una fal­da de cue­ro y unas me­dias de malla. Pa­ra com­ple­tar el dis­fraz, se ma­qui­lló con pol­vos blan­cos y car­mín ro­jo. A con­ti­nua­ción se sen­tó en la ca­ma.

Ri­chard sa­lió del es­tu­dio pa­ra en­trar en el cuar­to de al la­do. En la pa­red me­dia­ne­ra, un es­pe­jo sin azo­gue le per­mi­tía ob­ser­var sin ser vis­to cuan­to su­ce­día en la ha­bi­ta­ción don­de aguar­da­ba Ève.

El pri­mer clien­te, un co­mer­cian­te se­sen­tón, as­má­ti­co y con el ros­tro con­ges­tio­na­do, lle­gó una me­dia ho­ra tar­de. El se­gun­do, que se pre­sen­tó ha­cia las nue­ve, era un far­ma­céu­ti­co de pro­vin­cias que vi­si­ta­ba a Ève con re­gu­la­ri­dad y se con­ten­ta­ba con ver­la deam­bu­lar des­nu­da por el re­du­ci­do es­pa­cio de la ha­bi­ta­ción. Al ter­ce­ro, Ève tu­vo que ha­cer­le es­pe­rar, pues el hom­bre ha­bía lla­ma­do po­co an­tes por te­lé­fono, ca­si sin alien­to. Se tra­ta­ba de un jo­ven de bue­na fa­mi­lia, ho­mo­se­xual re­pri­mi­do, que ca­mi­na­ba arri­ba y aba­jo pro­fi­rien­do in­sul­tos y mas­tur­bán­do­se, mien­tras Ève, to­mán­do­lo de la mano, lo acom­pa­ña­ba en sus des­pla­za­mien­tos.

Al otro la­do del es­pe­jo, Ri­chard dis­fru­ta­ba con es­te es­pec­tácu­lo, rien­do en si­len­cio mien­tras se ba­lan­cea­ba en una me­ce­do­ra y re­go­ci­ján­do­se ca­da vez que la jo­ven es­bo­za­ba una mue­ca de as­co.

Cuan­do to­do hu­bo ter­mi­na­do, el ci­ru­jano se reunió con ella. Ève se qui­tó las pren­das de cue­ro pa­ra po­ner­se un tra­je de cha­que­ta de cor­te so­brio.

–¡Ha si­do per­fec­to! Eres per­fec­ta... Ma­ra­vi­llo­sa, pa­cien­te... Va­mos... –mur­mu­ró Ri­chard.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.