La ca­ma­re­ra cuen­ta su ver­sión

La lim­pia­do­ra gui­nea­na que acu­só a Do­mi­ni­que Strauss-Kahn de agre­sión se­xual de­ta­lla en es­ta entrevista ex­clu­si­va có­mo su­ce­die­ron los he­chos.

Tiempo - - MUNDO - CH­RIS­TOP­HER DIC­KEY / JOHN SO­LO­MON (News­week)

Ho­la? Ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes”. La lim­pia­do­ra se que­dó pa­ra­da es­bo­zan­do una li­ge­ra son­ri­sa en la sa­la de es­tar de la sui­te, jus­to a la en­tra­da de la ha­bi­ta­ción. La gui­nea­na de 32 años, em­plea­da del ho­tel So­fi­tel, re­ci­bió la or­den de su­bir a la ha­bi­ta­ción 2.806. “¿Ho­la? Ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes”, re­pi­tió la don­ce­lla. Pe­ro no hu­bo res­pues­ta. La puer­ta del dor­mi­to­rio es­ta­ba abier­ta, y la mu­jer po­día ver par­te de la ca­ma. Echó un vis­ta­zo al­re­de­dor de la sa­la de es­tar pa­ra com­pro­bar si ha­bía al­guien. “¿Ho­la? Ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes”. De pron­to apa­re­ció un hom­bre des­nu­do de pe­lo ca­no­so.

Así es co­mo Na­fis­sa­tou Dia­llo des­cri­be el co­mien­zo del es­can­da­lo­so epi­so­dio del sá­ba­do 14 de ma­yo que cam­bia­ría su vi­da pa­ra siem­pre. Y la de Do­mi­ni­que Strauss-Kahn (DSK), director ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y has­ta en­ton­ces el hom­bre lla­ma­do a ser el fu­tu­ro pre­si­den­te de Fran­cia.

Na­fi Dia­llo no es gla­mu­ro­sa. Ros­tro li­ge­ra­men­te moreno con res­tos de ac­né ju­ve­nil, ca­be­llo oscuro, ali­sa­do y muy des­gas­ta­do. Pe­ro se tra­ta de una mu­jer escultural. Lle­va tra­ba­jan­do pa­ra el ho­tel So­fi­tel los úl­ti­mos tres años: el tra­ba­jo de sus sue­ños.

Dia­llo no sa­be leer ni es­cri­bir en nin­gún idio­ma. No ha­bla de­ma­sia­do so­bre su pa­sa­do en Áfri­ca. Rea­cia a ha­blar de su pa­dre, de su ma­ri­do di­ce que mu­rió “de una en­fer­me­dad”. Lo mis­mo que una hi­ja su­ya, de ape­nas cua­tro me­ses. Nos cuen­ta có­mo fue vio­la­da por dos sol­da­dos que la arres­ta­ron por “in­cum­plir” el to­que de que­da una no­che en Co­nakry, ca­pi­tal de Gui­nea. Lue­go lle­gó a EEUU, “pa­ra vi­vir una vi­da me­jor”. Sin em­bar­go, cuan­do Dia­llo ha­bla de su pre­sun­ta vio­la­ción en el ho­tel So­fi­tel, mues­tra una me­mo­ria fres­ca y con­vin­cen­te. Es­ta es su ver­sión de los he­chos.

“¿Ho­la? Ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes”. Dia­llo re­pa­sa con la mi­ra­da la sa­li­ta de

es­tar de la ha­bi­ta­ción. Per­ma­ne­ce de pie de ca­ra al dor­mi­to­rio cuan­do apa­re­ce de im­pro­vi­so un hom­bre des­nu­do de pe­lo ca­no­so. “¡Oh, Dios mío!”, di­jo Dia­llo. “Lo sien­to mu­cho”. “No tie­nes que sen­tir­lo”, di­jo él. Pe­ro es­ta­ba “co­mo lo­co”. “Me aga­rró los pe­chos. Ce­rró la puer­ta de la sui­te de un por­ta­zo. “Eres her­mo­sa”, le di­jo, mien­tras la arras­tra­ba al dor­mi­to­rio. “Se­ñor, pa­re, no quie­ro per­der mi tra­ba­jo’. No era ca­paz de mi­rar­le. Es­ta­ba real­men­te asus­ta­da. No sa­bía que na­die es­tu­vie­ra en la ha­bi­ta­ción”.

La agre­sión.

“Me ti­ró con brus­que­dad so­bre la ca­ma. In­ten­tó po­ner­me su pe­ne en la bo­ca. Le em­pu­jé. Y me le­van­té de la ca­ma. Que­ría me­ter­le mie­do y le di­je que mi su­per­vi­sor es­ta­ba cer­ca. Pe­ro el hom­bre me de­cía que no ha­bía na­die ahí fue­ra y que na­die iba a oír­me”. Dia­llo si­guió em­pu­ján­do­le. “No quie­ro ha­cer­le da­ño. No quie­ro per­der mi tra­ba­jo”. Atra­jo sus mus­los ha­cia él, y le arran­có las me­dias, la aga­rró tan fuer­te de la en­tre­pier­na que ya en el hos­pi­tal, ho­ras más tar­de, to­da­vía es­ta­ba en­ro­je­ci­da. Do­bló sus ro­di­llas y la pu­so de es­pal­das a la pa­red, le me­tió a la fuer­za el pe­ne en la bo­ca, y mo­vía su ca­be­za a am­bos la­dos. “Me su­je­ta­ba la ca­be­za con fuer­za. No pa­ra­ba de mo­ver­se y de emi­tir rui­di­tos. Al­go así co­mo ‘uhh, uhh, uhh’. Y de­cía: ‘Chú­pa­me...’ No quie­ro de­cir­lo. Me le­van­té. Es­cu­pí. Co­rrí. Lle­gué has­ta el ves­tí­bu­lo. Es­ta­ba tan ner­vio­sa y tan asus­ta­da. No que­ría per­der mi tra­ba­jo”.

Se es­con­dió e in­ten­tó re­com­po­ner su fi­gu­ra. “Es­ta­ba allí de pie es­cu­pien­do. So­la y asus­ta­da”. Lue­go vio al hom­bre sa­lir de la 2.806 di­ri­gién­do­se ha­cia el as­cen­sor. “No sé có­mo se vis­tió tan rá­pi­do. Me mi­ró co­mo si na­da y si­guió ade­lan­te”.

Mu­chos as­pec­tos de la ver­sión de Dia­llo so­bre la pre­sun­ta vio­la­ción se re­fle­jan en los in­for­mes del hos­pi­tal, don­de los mé­di­cos ob­ser­va­ron cin­co ho­ras des­pués que ha­bía “en­ro­je­ci­mien­to” en la zo­na va­gi­nal don­de di­ce Dia­llo que Straus­sKahn la aga­rró. Di­chos in­for­mes tam­bién ha­cen cons­ta­tar que ella se que­ja­ba de “un do­lor en el hom­bro iz­quier­do”. Se­ma­nas des­pués, los mé­di­cos vol­vie­ron a exa­mi­nar­le el hom­bro y en­con­tra­ron un des­ga­rro par­cial en el li­ga­men­to.

La su­per­vi­so­ra de Dia­llo, al ha­cer su ron­da, la en­con­tró en el ves­tí­bu­lo muy al­te­ra­da y le pre­gun­tó si ocu­rría al­go. “Si al­guien in­ten­ta vio­lar­te en es­te tra­ba­jo, ¿qué ha­ces?”, le pre­gun­tó Dia­llo. La su­per­vi­so­ra se en­fa­dó al oír la his­to­ria de la agre­sión, re­cuer­da Dia­llo. “Ella me di­jo: ‘Es un hués­ped VIP, pe­ro me im­por­ta un ble­do”. Otro su­per­vi­sor lle­gó, lue­go dos hom­bres de la se­gu­ri­dad del ho­tel. A eso de la 13.30, una ho­ra des­pués, el ho­tel lla­mó al 911.

En aquel mo­men­to, DSK era uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes y po­de­ro­sos del mun­do. Co­mo director ge­ren­te del FMI, Strauss-Kahn era uno de los lí­de­res de la eco­no­mía eu­ro­pea. Se ju­ga­ba el to­do por el to­do en la re­ce­sión apo­ca­líp­ti­ca que aso­la­ba Eu­ro­pa. Tam­bién era el can­di­da­to a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Fran­cia. Si de­rro­ta­ba a Sar­kozy, DSK go­ber­na­ría un país que es miem­bro per­ma­nen­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU y el ter­ce­ro del mun­do con el ma­yor ar­se­nal de ar­mas nu­clea­res.

Des­pués de pa­gar y mar­char­se del ho­tel a las 12.28 del 14 de ma­yo, Straus­sKahn fue a desa­yu­nar con su hi­ja pe­que­ña, Ca­mi­lle, que es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Des­de allí se di­ri­gió al ae­ro­puer­to JFK pa­ra co­ger un vue­lo con des­tino a Pa­rís. Al día si­guien­te se su­po­ne que te­nía una ci­ta con An-

ge­la Mer­kel. La po­li­cía ae­ro­por­tua­ria fue avi­sa­da de lo su­ce­di­do en el ho­tel y, jus­to an­tes de em­bar­car, de­tu­vo a Straus­sKahn. Mien­tras DSK lan­gui­de­cía en la Ca­ja (la sa­la de in­te­rro­ga­to­rio de la co­mi­sa­ría), Dia­llo fue lle­va­da al hos­pi­tal pa­ra ser exa­mi­na­da, y lue­go de vuel­ta al ho­tel pa­ra que la Po­li­cía pu­die­ra re­cons­truir los he­chos. Y, a las tres de la ma­dru­ga­da, a su apar­ta­men­to del Bronx pa­ra re­unir­se con su hi­ja, que es­ta­ba so­la en ca­sa.

Cuan­do Dia­llo vio las no­ti­cias de la ma­ña­na, que­dó ate­rro­ri­za­da: “Es­ta­ba vien­do el ca­nal 7 y de­cían que se tra­ta­ba de un ti­po que iba a ser el pró­xi­mo pre­si­den­te de Fran­cia. Y pen­sé que iban a ma­tar­me”. Des­per­tó a su hi­ja y le di­jo que pre­pa­ra­ra la ma­le­ta pa­ra ir­se con un pa­rien­te. Dia­llo le ha­bló a su hi­ja de lo po­de­ro­so que de­bía ser el tal DSK: “Aho­ra to­dos ha­bla­rán de mí, y co­sas ma­las”. La chi­ca in­ten­tó tran­qui­li­zar­la: “Por fa­vor, ma­má, no su­fras. Sé que un día se sa­brá la ver­dad’. Me sen­tí tan fe­liz cuan­do di­jo aque­llo”.

Aque­lla mis­ma tar­de, Dia­llo vol­vió a la co­mi­sa­ría pa­ra una rue­da de re­co­no­ci­mien­to con cin­co per­so­nas. No tar­dó en re­co­no­cer­le. “El tres”, di­jo, y sa­lió de allí tan rá­pi­da­men­te co­mo pu­do. Más tar­de, Dia­llo se alo­ja­ría en un ho­tel con su hi­ja va­rias se­ma­nas, ba­jo el sis­te­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos. “No sé por qué ten­go que ha­cer to­do es­to –di­ce ella–. Qui­zá sea por­que ese hom­bre es muy po­de­ro­so”.

An­te­ce­den­tes.

A día de hoy, no con­ta­mos con la ver­sión de DSK so­bre lo que ocu­rrió en la sui­te 2.806. Des­de su arres­to, Straus­sKahn se ha pro­te­gi­do tras sus muy há­bi­les abo­ga­dos. Pa­ra los car­gos de agre­sión se­xual, in­ten­to de vio­la­ción y otros de­li­tos re­la­cio­na­dos, Strauss-Kahn se ha de­cla­ra­do “no cul­pa­ble”. Los an­te­ce­den­tes de Dia­llo han sa­li­do a la luz; pe­ro los de DSK tam­bién.

En 2008, DSK ad­mi­tió un af­fai­re con una su­bor­di­na­da del FMI. Él lo de­no­mi­nó “un error per­so­nal y un error de ne­go­cios”. En ju­lio, una jo­ven pe­rio­dis­ta y no­ve­lis­ta fran­ce­sa, Tris­ta­ne Ba­non, pre­sen­tó una de­man­da con­tra él en Pa­rís por lo que ella afir­ma­ba que fue un in­ten­to de vio­la­ción en un apar­ta­men­to de Left Bank adon­de fue pa­ra entrevistarle en 2003.

Ella de­cla­ró en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión en 2007 que DSK se ha­bía aba­lan­za­do so­bre ella co­mo “un chim­pan­cé en ce­lo”, y su ver­sión man­tie­ne al­gu­nas si­mi­li­tu­des con la de Dia­llo, en que des­cri­be a un hom­bre fue­ra de sí. La ma­dre de Ba­non, An­ne Man­sou­ret, una am­bi­cio­sa política del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés, de­cla­ró que ella mis­ma ha­bía man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con­sen­ti­das pe­ro “bru­ta­les” con DSK en el 2000.

Las prue­bas de ADN ha­lla­das en la sui­te 2.806 -sa­li­va de Dia­llo y el es­per­ma de DSK-con­fir­man el en­cuen­tro se­xual en­tre DSK y la lim­pia­do­ra gui­nea­na. Los abo­ga­dos de DSK creen que pue­den de­mos­trar que fue se­xo con­sen­ti­do y han de­ja­do a otros que es­pe­cu­len so­bre las cir­cuns­tan­cias ba­jo las cua­les se pro­du­jo. En su entrevista con News­week, Dia­llo no di­si­mu­ló su en­fa­do con DSK. “Me han lla­ma­do pros­ti­tu­ta, y lo que yo quie­ro es que es­té en­tre re­jas. Quie­ro que se­pa que hay lu­ga­res don­de no pue­de usar su po­der, ni tam­po­co su di­ne­ro”.

Otro de los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta Dia­llo es la se­rie de lla­ma­das de te­lé­fono que re­ci­bió de Ama­ra Ta­ra­wally. Ori­gi­na­rio de Sie­rra Leo­na, di­vi­de su tiem­po en­tre Nue­va York y Ari­zo­na, don­de vende ca­mi­se­tas y bol­sos de di­se­ño de imi­ta­ción. Pe­ro el pa­sa­do año fue arres­ta­do du­ran­te una re­da­da po­li­cial en Ari­zo­na.

El 1 de ju­lio, el New York Ti­mes in­for­mó de la exis­ten­cia de una con­ver­sa­ción gra­ba­da en­tre Dia­llo y Ta­ra­wally. El ar­tícu­lo de­cía que ha­bla­ron el día des­pués del in­ci­den­te en el So­fi­tel y ci­ta­ron pa­la­bras tex­tua­les: “No te preo­cu­pes, es­te ti­po tie­ne un mon­tón de di­ne­ro. Sé lo que es­toy ha­cien­do”.

Pe­ro las ra­zo­nes de la Fis­ca­lía pa­ra du­dar de la cre­di­bi­li­dad de Dia­llo no em­pie­zan ni aca­ban con Ta­ra­wally. Uno de los abo­ga­dos de DSK, Cy­rus Van­ce Jr, ha­bla de una car­ta del 30 de ju­nio don­de se men­cio­nan va­rias de las men­ti­ras de Dia­llo: de­duc­cio­nes por dos hi­jos en sus im­pues­tos en lu­gar de uno. De­cla­ra­ción de in­gre­sos fal­sa pa­ra con­se­guir una vi­vien­da más ba­ra­ta. Y, lo más im­por­tan­te, min­tió so­bre su so­li­ci­tud de asi­lo, en 2003. La Fis­ca­lía no sa­be si pro­ce­der o no con los car­gos de acu­sa­ción. Es­tán se­gu­ros de las prue­bas fo­ren­ses y es­tán im­pre­sio­na­dos por la con­sis­ten­cia de la his­to­ria que Dia­llo con­tó du­ran­te las pri­me­ras 24 ho­ras.

Los in­ves­ti­ga­do­res han es­ta­do cons­tru­yen­do “un per­fil del sos­pe­cho­so” de DSK, in­te­rro­gan­do a otras mu­je­res que di­cen ha­ber si­do agre­di­das por él o que han te­ni­do re­la­cio­nes con­sen­ti­das, pa­ra es­ta­ble­cer un pa­trón de com­por­ta­mien­to y com­pa­rar­lo con la his­to­ria de la ca­ma­re­ra.

Dia­llo di­ce que le gus­ta­ría vol­ver a tra­ba­jar en el ho­tel, pe­ro qui­zá en la la­van­de­ría. No quie­re vol­ver a lla­mar a una puer­ta y te­ner que de­cir: “¿Ho­la? Ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes”.

Cam­bio. Dia­llo (iz­quier­da) ha vis­to có­mo su vi­da se trans­for­ma­ba tras la acu­sa­ción a DSK.

Con­di­cio­nes. ‘DSK’ en su ca­sa de Nue­va York des­pués de que se le­van­ta­ra el arres­to do­mi­ci­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.