Dos ex­tre­mis­tas pa­ra una ta­za de té

Sa­rah Pa­lin y Mi­che­le Bach­mann, las dos ca­ras más vi­si­bles del mo­vi­mien­to Tea Party, par­ti­ci­pa­rán en las pri­ma­rias del Par­ti­do Re­pu­bli­cano que aho­ra em­pie­zan y que ele­gi­rán al can­di­da­to que le dispu­tará la pre­si­den­cia a Ba­rack Obama.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES

Las dos cul­ti­van un mis­mo ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co y un análo­go pa­re­ci­do fí­si­co. Cuan­do ha­cen sus pro­pues­tas y ata­can a los enemi­gos po­lí­ti­cos, por­que son eso, enemi­gos, las dos mi­ran co­mo si apun­ta­ran con ri­fles pa­ra co­lo­car ade­cua­da­men­te sus ideas-ba­la. Ha­blo de Sa­rah Pa­lin y de Mi­che­le Bach­mann. Las dos par­ti­ci­pa­rán en las pri­ma­rias que aho­ra em­pie­zan y que ele­gi­rán al can­di­da­to re­pu­bli­cano que le dispu­tará la pre­si­den­cia a Ba­rack Obama en 2012. Mi­che­le Bach­mann, con­gre­sis­ta por Min­ne­so­ta, ya ha pre­sen­ta­do ofi­cial­men­te su can­di­da­tu­ra, Sa­rah Pa­lin, ex­can­di­da­ta a la vi­ce­pre­si­den­cia con McCain, ha de­ja­do su­fi­cien­tes se­ña­les de que tam­bién se pre­sen­ta­rá en una re­cien­te entrevista en News­week. Ade­más ha­brá otros ocho o diez as­pi­ran­tes del mis­mo par­ti­do. Vien­do los nom­bres que has­ta aho­ra han apa­re­ci­do, los mis­mos ana­lis­tas re­pu­bli­ca­nos han di­cho que tie­nen una ye­gua­da fla­ca. Es cier­to, por­que los nom­bres con más po­si­bi­li­da­des den­tro del re­pu­bli­ca­nis­mo no han da­do el pa­so al fren­te, con un sen­ti­do rea­lis­ta de la pru­den­cia se han man­te­ni­do a la es­pe­ra y bus­ca­rán su opor­tu­ni­dad en 2016, cuan­do ya no es­ta­rá Obama, Joe Bi­den se­rá ma­yor e Hi­llary Clin­ton, con 69 años, tam­po­co se­rá una jo­ven­ci­ta, aun­que pue­de que par­ti­ci­pe en la pe­lea.

Los que se re­ser­van pa­ra den­tro de cin­co años es por­que sa­ben que es muy di­fí­cil ga­nar­le a un pre­si­den­te en ejer­ci­cio. Des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial so­lo dos pre­si­den­tes, Car­ter y Bush pa­dre, per­die­ron la re­lec­ción. Es cier­to que la cri­sis eco­nó­mi­ca y las gue­rras he­re­da­das no han de­ja­do res­pi­rar a Ba­rack Obama, pe­ro, a pe­sar de eso fi­gu­ra co­mo ca­ba­llo ga­na­dor. Cuan­do se pro­duz­can las elec­cio­nes, tan­to la gue­rra de Irak co­mo la de Afganistán em­pe­za­rán a per­te­ne­cer al pa­sa­do, aun­que en nin­gu­na de las dos se pue­da ha­blar de vic­to­ria, so­lo se ha­brá de­ja­do atrás la pe­sa­di­lla. Eso al me­nos es­pe­ran Obama y sus ge­ne­ra­les. Re­ti­rar­se se­rá lo más sen­sa­to, aun­que sig­ni­fi­que una de­rro­ta acep­ta­da.

Sin em­bar­go hay una hi­pó­te­sis en la que pue­de per­der Obama, y es si la cri­sis se con­vier­te en un desas­tre eco­nó­mi­co, al­go que no es del to­do des­car­ta­ble vien­do lo des­bri­da­dos que an­dan los mer­ca­dos y la som­bra de quie­bra que pla­nea so­bre la Ad­mi­nis­tra­ción. El hun­di­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se sig­ni­fi­ca­ría pa­ra el ca­pi­ta­lis­mo des­bo­ca­do que nos do­mi­na al­go pa­re­ci­do a lo que sig­ni­fi­có pa­ra el co­mu­nis­mo la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. No es la hi­pó­te­sis más pro­ba­ble, pe­ro lo cier­to es que la Amé­ri­ca de es­te 2011 y del pró­xi­mo 2012 se mue­ve en un es­ta­do de frus­tra­ción y de có­le­ra, unos es­ta­dos de áni­mo que lle­van a dar gran­des ban­da­zos en los cam­bios de hu­mor y en uno de esos cam­bios de hu­mor pue­den car­gar­se a Obama.

Tan­to Sa­rah Pa­lin co­mo Mi­che­le Bach­mann dispu­tarán los vo­tos en la mis­ma ta­za de té. Son las dos ca­ras más vi­si­bles del mo­vi­mien­to Tea Party. Pa­lin fue la mu­sa; Bach­mann, una de las es­pa­das más dis­tin­gui­das de su gue­rra. Am­bas se hi­cie­ron mu­tuas ca­ran­to­ñas y se cru­za­ron pi­ro­pos, pe­ro la pe­lea lle­ga­rá cuan­do ha­ya so­lo un pues­to a dispu­tar. Se­rá una pe­lea apa­sio­nan­te, sin du­da. Sa­rah Pa­lin es una ce­le­bri­dad, Mi­che­le es una re­ve­la­ción. Mi­che­le na­ció en Io­wa, el Es­ta­do en don­de arran­can las pri­ma­rias, una vic­to­ria en Io­wa, aun­que no de la can­di­da­tu­ra, da una es­pe­ran­za ini­cial. Fue allí pa­ra pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra y de­jó muy cla­ro cuá­les son sus dog­mas, por­que ella tie­ne dog­mas po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos. Acos­tum­bra a pre­sen­tar­se co­mo una ma­dre de fa­mi­lia sa­na y nor­mal, prac­ti­can­te de una sec­ta re­li­gio­sa de cor­te lu­te­rano ri­gu­ro­sa y exi­gen­te. La fa­mi­lia es su pa­sión, por eso los gais y sus ma­tri­mo­nios son su ob­se­sión. Con su ma­ri­do, co­no­ci­do ac­ti­vis­ta evan­gé­li­co, fun­dó una clí­ni­ca psi­co­ló­gi­ca ba­sa­da en los prin­ci­pios de orien­ta­ción cris­tia­na.

La re­con­ver­sión de los gais.

Una de las ac­ti­vi­da­des de esa clí­ni­ca fue la de re­con­ver­tir a gais en he­te­ro­se­xua­les. La te­ra­pia que prac­ti­ca­ban allí, se­gún ha ma­ni­fes­ta­do el jo­ven Andy Ra­mi­rez, a quien se la apli­ca­ron cuan­do te­nía 17 años con­sis­tía el ha­cer­le leer la Bi­blia y re­zar pa­ra no vol­ver a ser gai. Si re­za­ba con ver­da­de­ra fe y es­pe­ran­za, lo con­se­gui­ría, le ase­gu­ra­ron. Andy Ra­mi­rez no de­bió de de­di­car­se a la ora­ción con fe su­fi­cien­te por­que si­gue sien­do ho­mo­se­xual. Pa­ra es­tos ca­sos y con ob­je­to de evi­tar el pe­ca­do les exi­gían la prác­ti­ca de la cas­ti­dad pa­ra que Dios les per­do­na­ra su des­via­ción.

An­tes Bach­mann se mos­tra­ba muy or­gu­llo­sa de su clí­ni­ca y de los éxi­tos que con­se­guía, aho­ra, no tan­to, de­bi­do a que han co­men­za­do a ata­car­la en pro­fun­di­dad y los ase­so­res de pren­sa de su cam­pa­ña le han acon­se­ja­do evi­tar el te­ma. Sin em­bar­go sus ideas so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad si­guen in­tac­tas, ha lle­ga­do a de­cir que van a obli­gar a los ni­ños de la ma­ter­nal a con­si­de­rar la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo al­go nor­mal y na­tu­ral, y que por lo tan­to esos ni­ños po­drían con­si­de­rar el prac­ti­car­la co­mo una po­si­bi­li­dad. Pe­ro don­de la se­ño­ra Bach­mann tie­ne las co­sas más cla­ras es en lo re­fe­ren­te al cam­bio cli­má­ti­co. Su te­sis es que el dió­xi­do de car­bono es na­tu­ral y no no­ci­vo, y a pe­sar de eso nos di­cen que hay que re­du­cir es­ta sus­tan­cia na­tu­ral, lo que sig­ni­fi­ca cam­biar el mo­do de vi­da ame­ri­cano pa­ra

re­du­cir ar­bi­tra­ria­men­te una co­sa que la Tierra pro­du­ce na­tu­ral­men­te. Fan­tás­ti­ca es­ta se­ño­ra Bach­mann. El crea­cio­nis­mo es otro de sus te­mas, en la Bi­blia es­tá la ver­dad re­ve­la­da y la Bi­blia nos cuen­ta có­mo Dios creó per­so­nal­men­te a Adán y Eva, por eso lo de Dar­win es una fal­se­dad ba­jo to­dos los con­cep­tos, em­pe­zan­do por el cien­tí­fi­co. Es­tá con­tra la sanidad pú­bli­ca y re­ci­ta de co­rri­do la pa­ra­fer­na­lia so­bre la ab­so­lu­ta li­ber­tad eco­nó­mi­ca, so­bre la re­duc­ción del Es­ta­do y con­tra los ele­va­dos im­pues­tos. Mi­che­le fun­dó el Tea Party en el Con­gre­so y es la je­fa del Tea Party de los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos, unos 60 se han apun­ta­do a es­ta co­rrien­te.

El co­no­ci­do co­men­ta­ris­ta Ed Ro­llins ha de­cla­ra­do que Bach­mann es co­mo Pa­lin so­lo que más in­te­li­gen­te. Nun­ca de­bió de­cir­lo di­cho, los par­ti­da­rios de Pa­lin sal­ta­ron so­bre él co­mo un ni­do de avis­pas fu­rio­sas. Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, con un gran ins­tin­to del sen­ti­do pu­bli­ci­ta­rio, Sa­rah Pa­lin des­ho­jó la mar­ga­ri­ta de si se pre­sen­ta­ba o no se pre­sen­ta­ba, aho­ra pa­re­ce que no de­be ha­ber du­das, lo di­ce el pe­rio­dis­ta Pe­ter J. Ber­ger, que la en­tre­vis­tó pa­ra el News­week re­cien­te­men­te y le de­di­có un am­plio y lau­da­to­rio tra­ba­jo. Le die­ron la por­ta­da con una fo­to su­ya so­bre la que im­pri­mie­ron es­ta fra­se: I can win, “Yo pue­do ga­nar”. En la entrevista afir­ma que Obama es ven­ci­ble, pa­ra sos­te­ner a con­ti­nua­ción que ella pue­de ga­nar unas elec­cio­nes na­cio­na­les. En otra de sus afir­ma­cio­nes ase­gu­ra que el pue­blo de EEUU es­tá de­ses­pe­ra­do por un cam­bio po­si­ti­vo y me­re­ce ese cam­bio po­si­ti­vo que nos sa­que del mal ca­mino. Aun­que to­da­vía no tie­ne un equi­po de cam­pa­ña en sen­ti­do es­tric­to, sí tie­ne un am­plio gru­po de apo­yo bien coor­di­na­do. El ci­neas­ta Ba­non ha di­ri­gi­do la pe­lí­cu­la The Un­de­fea­ted, “La in­ven­ci­ble”, que es una con­tun­den­te de­fen­sa de la ac­tua­ción política y del idea­rio de Pa­lin. La pre­sen­ta­ron en Io­wa y ser­vi­rá co­mo ba­se de su cam­pa­ña de pri­ma­rias. Los crí­ti­cos di­cen que es una pe­lí­cu­la bien ela­bo­ra­da.

A pe­sar de la pa­sión que le van a po­ner las dos a la cam­pa­ña con­vie­ne de­cir que tie­nen muy po­cas po­si­bi­li­da­des de en­fren­tar­se a Ba­rack Obama. Los son­deos di­cen que el 40% de los re­pu­bli­ca­nos re­cha­za sus plan­tea­mien­tos. En el con­jun­to de la po­bla­ción, el re­cha­zo se ele­va al 60%. Los re­pu­bli­ca­nos tie­nen otros can­di­da­tos más po­ta­bles y me­nos fa­ná­ti­cos co­mo el an­ti­guo go­ber­na­dor de Mas­sa­chu­setts, Mitt Rom­ney, que fi­gu­ra co­mo fa­vo­ri­to en los son­deos por una con­for­ta­ble di­fe­ren­cia.

Can­di­da­tas re­pu­bli­ca­nas. Sa­rah Pa­lin (de­re­cha), mu­sa del Tea Party, y Mi­che­le Bach­mann, una de sus es­pa­das más dis­tin­gui­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.