Pa­ra reír en ve­rano

Las no­ve­las di­ver­ti­das son im­pres­cin­di­bles, so­bre to­do en el som­brío pa­no­ra­ma de 2011.

Tiempo - - VISIONES -

A es­tas al­tu­ras del año, con to­da pro­ba­bi­li­dad, us­ted es­tá har­to del debate so­bre ade­lan­tar las elec­cio­nes es­pa­ño­las. Si la pre­sión de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les so­bre la deu­da eu­ro­pea no lo ha ma­ta­do ya de un in­far­to, lo ha­rá de pu­ro abu­rri­mien­to. Y el te­rre­mo­to de los pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos de Ru­pert Mur­doch ape­nas atrae su in­te­rés cuan­do apa­re­ce en pan­ta­lla la pe­li­rro­ja atrac­ti­va que di­ri­gía el News of the World (si us­ted es mu­jer, ni si­quie­ra ten­drá ese con­sue­lo, por­que en es­te es­cán­da­lo no hay un so­lo ca­ba­lle­ro de as­pec­to agra­da­ble).

Sea­mos ho­nes­tos: us­ted, aun­que guar­da las for­mas y com­pra re­vis­tas in­for­ma­ti­vas, es­tá desean­do lar­gar­se a la pla­ya y ol­vi­dar­lo to­do de una mal­di­ta vez. En su agen­da men­tal em­pie­za aho­ra el ver­da­de­ro debate: ¿qué li­bro lle­var­se a las va­ca­cio­nes?

Pue­do ima­gi­nar­lo re­co­rrien­do las es­tan­te­rías de las li­bre­rías sin de­ci­dir­se en­tre un best-se­ller en­tre­te­ni­do pe­ro in­sus­tan­cial o un premio No­bel muy pres­ti­gio­so pe­ro po­ten­cial­men­te so­po­rí­fe­ro. No sa­be si com­prar la enési­ma no­ve­la so­bre la Gue­rra Ci­vil o la quin­cua­gé­si­ma ca­te­dral me­die­val. No se preo­cu­pe. De­je de su­frir. Per­mí­ta­me que lo ase­so­re y acep­te un con­se­jo: es­te ve­rano, ría­se.

Las no­ve­las di­ver­ti­das no son tan­tas co­mo de­be­rían. Y son im­pres­cin­di­bles, so­bre to­do en el som­brío pa­no­ra­ma de 2011. Así que aquí le va una lis­ta de re­co­men­da­cio­nes pa­ra ha­cer que su ve­rano, aun­que lo ten­ga que pa­sar en una ba­ñe­ra con un ven­ti­la­dor, sea más lle­va­de­ro:

La in­for­ma­ción, de Martin Amis. So­lo hay una co­sa peor que fra­ca­sar: fra­ca­sar mien­tras triun­fan tus ami­gos. Eso le ocu­rre al pro­ta­go­nis­ta de es­ta no­ve­la, que se pa­sa más de 400 pá­gi­nas tra­tan­do de hun­dir a su com­pa­ñe­ro es­cri­tor de éxi­to. Si us­ted no se ríe con ella, al me­nos con­se­gui­rá al­gu­nas re­ce­tas so­bre có­mo des­tro­zar la ca­rre­ra de la gen­te a la que en­vi­dia. Nin­gún li­bro le ha da­do tan­to por tan po­co.

La vi­da en sor­di­na, de David Lod­ge. Hu­mor pa­ra la ter­ce­ra edad ¿Ha lle­ga­do us­ted a ese mo­men­to de la vi­da en que pier­de el oí­do y tra­ta de fin­gir an­te los de­más que es­cu­cha bien? ¿Le ha ocu­rri­do que su pa­re­ja se ve más jo­ven, y por lo tan­to más exi­to­sa que us­ted? ¿Se ha ju­bi­la­do y, sim­ple­men­te, se abu­rre co­mo una os­tra? Si na­da de eso le ha lle­ga­do aún, no te­ma: le lle­ga­rá. Pue­de ir pre­pa­rán­do­se con es­te li­bro.

El tea­tro de Sab­bath, de Phi­lip Roth. El hu­mor de Roth es tan ne­gro que a mu­cha gen­te no le pa­re­ce hu­mor. Es­te li­bro, uno de los más ce­le­bra­dos por la crí­ti­ca, in­clu­ye mas­tur­ba­cio­nes so­bre una tum­ba, fan­ta­sías se­xua­les del pro­ta­go­nis­ta con la hi­ja de su me­jor ami­go y 20 pá­gi­nas de diá­lo­go por­no­grá­fi­co en­tre él y una me­nor de edad. Si su idea de la co­me­dia es más del es­ti­lo Dis­ney, me­jor pa­se di­rec­ta­men­te a la si­guien­te re­co­men­da­ción. Pe­ro se arre­pen­ti­rá cuan­do a Roth le den el No­bel.

El mis­te­rio de la crip­ta em­bru­ja­da, de Eduar­do Men­do­za. Los his­pa­nos tam­bién sa­ben reír. Los me­jo­res ejem­plos son Pan­ta­león y las vi­si­ta­do­ras, de Ma­rio Vargas Llo­sa, y es­ta no­ve­la, que pre­sen­tó al iró­ni­co Men­do­za de su obra pos­te­rior. El mis­te­rio de la crip­ta em­bru­ja­da, ade­más, se ríe de la Es­pa­ña de la Tran­si­ción, en par­ti­cu­lar de los ri­cos. Y en tiem­pos de cri­sis, no hay na­da más te­ra­péu­ti­co que eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.