Re­yes de Je­ru­sa­lén

JE­RU­SA­LÉN, 18 DE JU­LIO DE 1100 · Go­do­fre­do de Boui­llon fallece tras rei­nar co­mo De­fen­sor del San­to Se­pul­cro. Su su­ce­sor se­rá ya Rey de Je­ru­sa­lén.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Los ca­ba­lle­ros de la Pri­me­ra Cru­za­da te­nían pro­ble­mas de con­cien­cia pro­pios de un hom­bre de la Edad Me­dia. Eran lu­cha­do­res bru­ta­les ca­pa­ces de gran­des cruel­da­des, y en los ar­do­res de la gue­rra se en­tre­ga­ban a sus pa­sio­nes, pe­ro te­nían un pro­fun­do sen­ti­do cris­tiano, eran cre­yen­tes y pia­do­sos. La exal­ta­ción re­li­gio­sa em­pu­jó a mu­chos a re­nun­ciar a las ri­que­zas y al po­der de gran­des feu­dos en Eu­ro­pa pa­ra em­pren­der una au­tén­ti­ca pe­re­gri­na­ción gue­rre­ra, pe­ro tras con­quis­tar Je­ru­sa­lén en 1099 se en­con­tra­ron con un gran bo­tín en sus ma­nos.

Rai­mun­do de Tolosa, po­de­ro­so se­ñor feu­dal de Pro­ven­za, era en­ton­ces el je­fe por ser el más vie­jo y el más ri­co, pe­ro tam­bién por el asun­to de la San­ta Lan­za. Du­ran­te el si­tio de An­tio­quía el mon­je Pe­dro Bar­to­lo­mé ha­bía te­ni­do una vi­sión de San An­drés, que le ex­pli­có dón­de po­dría ha­llar la lan­za de Lon­gi­nos, con la que ha­bían he­ri­do el cos­ta­do de Cris­to; ade­más el san­to le ha­bía di­cho que le en­tre­ga­ra la sa­cra­tí­si­ma re­li­quia a Rai­mun­do. An­te se­me­jan­te pre­fe­ren­cia del Cie­lo por el no­ble pro­ven­zal, ¿qué im­por­ta­ba que an­te­rior­men­te el Pa­pa lo hu­bie­ra ex­co­mul­ga­do por po­lí­ga­mo?

Era ca­si obli­ga­do que el je­fe de los con­quis­ta­do­res se con­vir­tie­se en nue­vo rey del país con­quis­ta­do, pe­ro Rai­mun­do re­cha­zó el ho­nor, pues “le es­tre­me­cía” que le lla­ma­ran rey de Je­ru­sa­lén, la ciu­dad don­de Cris­to ha­bía pa­de­ci­do la Pa­sión. Los ba­ro­nes pa­sa­ron en­ton­ces la ofer­ta a Go­do­fre­do de Boui­llon, el pri­me­ro que asal­tó la mu­ra­lla de Je­ru­sa­lén. Te­nía una cu­rio­sa ex­pe­rien­cia en ase­dios: 15 años an­tes ha­bía par­ti­ci­pa­do en el si­tio de Ro­ma que obli­gó a huir al Pa­pa. Go­do­fre­do era se­gun­dón de una no­ble fa­mi­lia nor­man­da, los con­des de Bou­log­ne, y el em­pe­ra­dor En­ri­que IV le hi­zo du­que de la Baja Lo­re­na pa­ra pre­miar su lu­cha con­tra el pa­pa­do. Se ha­bía re­di­mi­do de es­te sa­cri­le­gio ven­dien­do sus bie­nes pa­ra unir­se a la Cru­za­da.

Go­do­fre­do no rehu­só el po­der que se le ofre­cía, aun­que es­ti­mu­la­do por el ejem­plo de Rai­mun­do re­cha­zó ser lla­ma­do rey de Je­ru­sa­lén. “No lle­va­ré una co­ro­na de oro don­de Cris­to lle­vó una co­ro­na de es­pi­nas”, fue su fa­mo­sa sen­ten­cia. Adop­tó en­ton­ces un tí­tu­lo in­ven­ta­do pa­ra la oca­sión, Ad­vo­ca­tus San­cti Se­pul­cri, de­fen­sor del San­to Se­pul­cro.

El rei­na­do sin co­ro­na de Go­do­fre­do du­ra­ría po­co, pues mu­rió al año. Los ba­ro­nes eli­gie­ron en­ton­ces a su her­mano, Bal­duino, que no tu­vo pre­jui­cios en adop­tar el tí­tu­lo de rey, pe­se a la opo­si­ción del le­ga­do pa­pal. Ha­bía na­ci­do el Reino de Je­ru­sa­lén.

Una mo­nar­quía feu­dal.

El nue­vo Es­ta­do era una mo­nar­quía feu­dal, con con­si­de­ra­ble po­der pa­ra los no­bles. Los ba­ro­nes for­ma­ban una asam­blea ti­tu­la­da Hau­te Cour o Tri­bu­nal Su­pre­mo de Je­ru­sa­lén, que ele­gía al rey, con­si­de­ra­do pri­mus in­ter pa­res (pri­me­ro en­tre igua­les), aun­que en ge­ne­ral se res­pe­ta­ría la lí­nea di­nás­ti­ca des­de que Bal­duino su­ce­die­ra a su her­mano Go­do­fre­do de Boui­llon.

Al­gu­nos de los ex­pe­di­cio­na­rios más po­de­ro­sos se ha­bían ase­gu­ra­do Es­ta­dos pro­pios en Orien­te: el prin­ci­pa­do de An­tio­quía y los con­da­dos de Ede­sa y Trí­po­li. Aun­que va­sa­llos no­mi­na­les del rey de Je­ru­sa­lén, eran prác­ti­ca­men­te in­de­pen­dien­tes. Ade­más el reino in­cluía va­rios se­ño­ríos va­sa­llos, co­mo los de Galilea, Jaf­fa y As­ca­lón, Trans­jor­da­nia o Si­dón.

La his­to­ria del Reino La­tino de Je­ru­sa­lén du­ró me­nos de dos si­glos y fue muy agi­ta­da, con gue­rras pe­ren­nes con los mu­sul­ma­nes o en­tre los dis­tin­tos se­ño- res la­ti­nos. El trono es­tu­vo ocu­pa­do a ve­ces por for­mi­da­bles per­so­na­jes, co­mo el Rey le­pro­so (véa­se re­cua­dro); su her­ma­na la rei­na Isabel II, que so­bre­vi­vió a cua­tro ma­ri­dos que iba aso­cian­do al trono; o el em­pe­ra­dor Federico II Hohens­tauf­fen, lla­ma­do Es­tu­por del Mun­do y tam­bién el An­ti­cris­to, va­rias ve­ces ex­co­mul­ga­do por el Pa­pa, aman­te de la cul­tu­ra ára­be, que a ba­se de di­plo­ma­cia re­cu­pe­ra­ría Je­ru­sa­lén por un pe­rio­do.

Por­que Je­ru­sa­lén fue con­quis­ta­da por el sul­tán Sa­la­dino en 1187, y el Reino de Je­ru­sa­lén se re­du­jo a una fran­ja cos­te­ra de Pa­les­ti­na, con ca­pi­tal en Acre. Así fue co­mo el tí­tu­lo de Rey de Je­ru­sa­lén se con­vir­tió en lo que se lla­ma un “tí­tu­lo de pre­ten­sión”, co­mo ha lle­ga­do has­ta nues­tros días. Cien años des­pués (1291) se per­dió Acre, lo que li­qui­dó la exis­ten­cia fí­si­ca del Reino La­tino de Je­ru­sa­lén.

Pe­ro po­co an­tes, María de An­tio­quía, nie­ta de Isabel II y úl­ti­ma re­pre­sen­tan­te de la di­nas­tía ori­gi­nal de Go­do­fre­do de Boui­llon, ha­bía ven­di­do sus de­re­chos al trono de Je­ru­sa­lén al rey de Ná­po­les, Carlos de An­jou. La vin­cu­la­ción de la co­ro­na de Je­ru­sa­lén a la de Ná­po­les fue ben­de­ci­da por el Pa­pa, y así fue co­mo lle­ga­ría a la Ca­sa Real es­pa­ño­la.

Fer­nan­do el Ca­tó­li­co con­quis­tó Ná­po­les a fi­na­les del si­glo XV y se con­vir­tió

en el pri­mer rey de Es­pa­ña que tam­bién lo era de Je­ru­sa­lén. Su de­re­cho fue re­co­no­ci­do por el pa­pa Ju­lio II. In­cor­po­ró a su es­cu­do de ar­mas el em­ble­ma he­rál­di­co del Reino de Je­ru­sa­lén, una cruz po­ten­za­da (con tra­ve­sa­ños en los ex­tre­mos) de oro en cam­po de pla­ta, ro­dea­da de cua­tro cru­ces más pe­que­ñas, en evo­ca­ción de la lla­gas de Cris­to; es­te es­cu­do en pie­dra pue­de ver­se en Na­va­rra y Za­ra­go­za. Y en la Ca­pi­lla Real de Gra­na­da, don­de los en­te­rra­ron, una ins­crip­ción pro­cla­ma a Isabel y Fer­nan­do re­yes de las Es­pa­ñas, Ná­po­les, Si­ci­lia y Je­ru­sa­lén.

Juan Carlos, rey de Je­ru­sa­lén.

Carlos I tam­bién in­clu­yó a Je­ru­sa­lén en su es­cu­do de ar­mas, sin em­bar­go en 1554 tras­pa­só la ti­tu­la­ri­dad de ese Reino. Su hi­jo, el fu­tu­ro Fe­li­pe II, se ca­só con la rei­na in­gle­sa María Tu­dor, y pa­ra que el es­pa­ñol no acu­die­se a la bo­da con me­nor ran­go que la no­via, Carlos le hi­zo ce­sión de los reinos de Ná­po­les y Je­ru­sa­lén. En su eta­pa de rey con­sor­te de In­gla­te­rra, has­ta la muer­te de María Tu­dor en 1558, Fe­li­pe II usó un cu­rio­so es­cu­do de ar­mas que in­cluía los sím­bo­los in­gle­ses y es­pa­ño­les, y la cruz po­ten­za­da de Je­ru­sa­lén. Es­ta apa­re­ce tam­bién en el es­cu­do de Fe­li­pe II de las vi­drie­ras de San Juan de Gou­da, en Ho­lan­da, o en el re­ver­so de las mo­ne­das de oro de un es­cu­do.

Con el tiem­po, sin em­bar­go, eran tan­tas las so­be­ra­nías que ha­bía que in­cluir en el es­cu­do de los Aus­trias es­pa­ño­les, que pa­ra sim­pli­fi­car­lo des­apa­re­ció la de Je­ru­sa­lén. En cam­bio, se man­tu­vo la men­ción en el lla­ma­do “tí­tu­lo lar­go” que en­ca­be­za­ba los do­cu­men­tos ofi­cia­les, y a ve­ces tam­bién en el tí­tu­lo cor­to, co­mo en los me­da­llo­nes de pie­dra del Es­co­rial, que di­cen “Fe­li­pe II, rey de to­das las Es­pa­ñas, Dos Si­ci­lias, Je­ru­sa­lén, et­cé­te­ra”. Ve­láz­quez, al de­co­rar el Sa­lón de Reinos don­de Fe­li­pe IV re­ci­bía a los em­ba­ja­do­res, pin­tó el es­cu­do del Reino de Je­ru­sa­lén.

La lle­ga­da de los Bor­bo­nes su­pu­so la Gue­rra de Su­ce­sión y la pér­di­da de las po­se­sio­nes ita­lia­nas, y con ellas Je­ru­sa­lén, se­gún re­co­ge el Tra­ta­do de Utrech. Pe­ro en 1734 Fe­li­pe V re­cu­pe­ró Ná­po­les pa­ra su hi­jo Carlos, que reasu­mió el tí­tu­lo de Rey de Je­ru­sa­lén. Al ve­nir a rei­nar a Es­pa­ña co­mo Carlos III, con­ser­vó ese tí­tu­lo, que si­guió por tan­to vin­cu­la­do a los mo­nar­cas es­pa­ño­les.

El pro­pio pre­si­den­te Ara­fat, his­tó­ri­co lí­der pa­les­tino, re­cor­da­ba ca­da vez que ha­bla­ba con un es­pa­ñol que don Juan Carlos era el pro­tec­tor de los San­tos Lu­ga­res co­mo “Rey de Je­ru­sa­lén”

Muer­te de Go­do­fre­do. No qui­so co­ro­na de oro don­de Cris­to la lle­vó de es­pi­nas.

97

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.