La nue­va Lady Di

Catalina Midd­le­ton cum­ple con no­ta sus 100 pri­me­ros días en la ca­sa de los Wind­sor. Los bri­tá­ni­cos es­tán tan sa­tis­fe­chos con su la­bor que la em­pie­zan a com­pa­rar con la Prin­ce­sa del pue­blo.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR MA­RU­XA RUIZ DEL ÁR­BOL (Lon­dres)

Dia­na de Ga­les con­tó a su bió­gra­fo, An­drew Mor­ton, que en los pri­me­ros via­jes ofi­cia­les co­mo prin­ce­sa con­sor­te llo­ra­ba a me­nu­do cuan­do lo­gra­ba que­dar­se so­la. Así ali­via­ba los ner­vios y el ago­ta­mien­to. Tam­bién Sa­rah Fer­gu­son, la ex­mu­jer del se­gun­do hi­jo de la rei­na Isabel, el prín­ci­pe An­drés, es­cri­bió en su au­to­bio­gra­fía lo mal que lo pa­só en el via­je que la pre­sen­tó en so­cie­dad en 1987: “Na­die su­po cuán­ta ten­sión lo­gré acu­mu­lar du­ran­te aquel tour”.

En esas es­tá aho­ra Catalina Midd­le­ton. Des­de que se ce­le­bró su ma­tri­mo­nio, el pa­sa­do 29 de abril, es la úl­ti­ma ple­be­ya de las tan­tas que en los úl­ti­mos tiem­pos han te­ni­do que me­ta­mor­fo­sear­se en prin­ce­sa. Aun­que des­pués de ocho años de no­viaz­go con el prín­ci­pe Guillermo ha te­ni­do tiem­po de apren­der­se las mil y una nor­mas del pro­to­co­lo, ha­ce tan so­lo unos me­ses tra­ba­ja­ba co­mo una más en la em­pre­sa de or­ga­ni­za­ción de fies­tas in­fan­ti­les de su fa­mi­lia, The Party Ti­mes. Hoy su tra­ba­jo no es otro que dar un he­re­de­ro más a la ca­sa de Wind­sor, bus­car cau­sas be­né­fi­cas a las que apo­yar y cons­truir­se una ima­gen pú­bli­ca mien­tras su ma­ri­do vuel­ve a su tra­ba­jo co­mo pi­lo­to de he­li­cóp­te­ros en la Ro­yal Air For­ce.

El 7 de agos­to se cum­pli­rán los pri­me­ros 100 días de Catalina co­mo du­que­sa de Cam­brid­ge, y el ba­lan­ce que ha­cen los me­dios de su ac­tua­ción has­ta aho­ra es muy po­si­ti­vo. Re­co­rrien­do pa­so a pa­so su ca­mino a tra­vés del in­ten­so ré­gi­men de ac­tos pú­bli­cos des­de su bo­da, un por­ta­voz de la Ca­sa Real ase­gu­ra que “es­tá to­man­do las rien­das de la pro­fe­sión muy rá­pi­da­men­te, la ma­yor par­te del tiem­po ha da­do la sen­sa­ción de ser una aris­tó­cra­ta con do­tes di­plo­má­ti­cas bien ma­du­ras, más que una re­cién lle­ga­da”.

Más allá de las pre­sio­nes que ella vi­va de puer­tas pa­ra den­tro, la res­pues­ta de la pren­sa y el pue­blo bri­tá­ni­co no pue­de ser me­jor. In­clu­so los re­pu­bli­ca­nos ad­mi­ten el tan­to que se han mar­ca­do Isabel II y su pro­le con el en­la­ce en­tre el pri­mo­gé­ni­to de Dia­na y Midd­le­ton. “Hoy Reino Uni­do es­tá más le­jos de la re­pú­bli­ca que ayer”, ad­mi­tía el re­pu­bli­cano Pe­ter Tat­chell el día del en­la­ce.

Pe­ro la re­cién lle­ga­da es cons­cien­te de que su ima­gen pú­bli­ca es­tá aún en cons­truc­ción. El re­sul­ta­do de tal tra­ba­jo se irá per­fi­lan­do en un alam­bi­ca­do en­ca­je de bo­li­llos en­tre la apa­rien­cia que quie­re pro­yec­tar la ca­sa real, la ha­bi­li­dad de Ca- ta­li­na pa­ra lle­var­la a ca­bo y la re­cep­ción que am­bas pue­dan te­ner en­tre la pren­sa y la opi­nión pú­bli­ca, que an­sía vol­ver a co­ro­nar a una nue­va Prin­ce­sa del pue­blo. El fac­tor Dia­na es se­gu­ra­men­te el más pe­sa­do y per­sis­ten­te de to­dos los que pe­san en la ima­gen de Catalina. Re­cien­te­men­te el fan­tas­ma de la bu­li­mia de Dia­na de Ga­les ha apa­re­ci­do en la pren­sa a raíz de que Catalina y su her­ma­na Phi­lip­pa ha­yan si­do men­cio­na­das co­mo ejem­plos de cuer­pos per­fec­tos en webs proano­re­xia. Lady Di pa­de­ció de bu­li­mia des­de que se ca­só y has­ta el día de su muer­te.

Así, con po­cos in­gre­dien­tes, la pri­me­ra po­lé­mi­ca ama­ri­llis­ta que les po­ne a Catalina y Dia­na el mis­mo ti­tu­lar es­tá ser­vi­da. Dia­rios co­mo The In­de­pen­dent se han pre­gun­ta­do so­bre el efec­to que su es­bel­ta fi­gu­ra pue­da te­ner en­tre las mu­chas mu­je­res que hoy quie­ran imi­tar­la. Otros es­pe­cu­lan so­bre si hay sín­to­mas de anore­xia o no en el cuer­po de Catalina y si pue­de caer en las mis­mas cri­sis ner­vio­sas

que su sue­gra, pues mu­cho se co­men­tó en su mo­men­to so­bre su pér­di­da de pe­so an­tes de la bo­da.

Ken Whar­fe, uno de los guar­daes­pal­das de Dia­na, ha ad­ver­ti­do de los pe­li­gros de que Catalina se con­vier­ta en una ce­le­brity co­mo lo fue Lady Di. Lo ha he­cho des­pués de ver las imá­ge­nes y las reac­cio­nes de la pri­me­ra pues­ta en es­ce­na de Midd­le­ton en su pri­mer gran tour du­ran­te las dos pri­me­ras se­ma­nas de ju­lio. Igual que Dia­na y Sa­rah Fer­gu­son, Catalina Midd­le­ton ha vi­vi­do su bau­tis­mo de fue­go en un pri­mer via­je pú­bli­co. Dos se­ma­nas de even­tos por Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos en los que to­da las mi­ra­das es­ta­ban pues­tas en ella.

Al lle­gar a Ot­ta­wa, 300.000 per­so­nas les es­pe­ra­ban en Par­lia­ment Hill, don­de fue­ron re­ci­bi­dos en­tre ova­cio­nes. Las imá­ge­nes mues­tran a Guillermo ru­bo­ri­za­do. Él co­no­ce bien los efec­tos no­ci­vos de no guar­dar una aris­to­crá­ti­ca dis­tan­cia con el res­to de los fa­mo­sos, aun­que nun­ca ha opi­na­do so­bre el pa­pel de su es­po­sa en la vi­da pú­bli­ca. A su pa­so por Los Án­ge­les se les pu­do ver en una re­cep­ción de bien­ve­ni­da con David Beck­ham, Ni­co­le Kid­man, Tom Hanks y Jen­ni­fer Ló­pez. Un co­men­ta­ris­ta de ra­dio ca­na­dien­se ase­gu­ró que los du­ques de Cam­brid­ge han si­do en su país “ me­ga­ce­le­bri­ties co­mo Lady Ga­ga, pe­ro sin ves­ti­do de car­ne”.

Des­de que la pa­re­ja anun­ció su com­pro­mi­so, la pre­sen­cia de Guillermo y Catalina en los me­dios ha eclip­sa­do a Carlos y a Ca­mi­lla, aun­que no a la rei­na y su es­po­so, el du­que de Edim­bur­go, que han man­te­ni­do su nú­me­ro de apa­ri­cio­nes en la pren­sa. “A Carlos le hi­zo som­bra pri­me­ro su mu­jer en 1980 y no fue agra­da­ble. Aho­ra pa­de­ce el mis­mo fe­nó­meno con su hi­jo y su cu­ña­da. Los pró­xi­mos años es­to va a au­men­tar, no a dis­mi­nuir”, ase­gu­ra el ex­per­to en mo­nar­quía de la BBC Pe­ter Hunt. Se­gún el dia­rio The Mi­rror, que men­cio­na fuen­tes cer­ca­nas al prín­ci­pe de Ga­les, Carlos es­tá preo­cu­pa­do por­que la ca­sa real “ex­po­ne de­ma­sia­do” a los re­cién ca­sa­dos, “de­jan­do en la som­bra du­ro tra­ba­jo di­plo­má­ti­co de otros miem­bros de la reale­za”.

Aun­que Carlos es el pri­mer he­re­de­ro de la rei­na Isabel, es un per­so­na­je po­co que­ri­do. Re­cien­tes son­deos de las em­pre­sas de­mos­có­pi­cas ICM y YouGov coin­ci­die­ron en que una ma­yo­ría de bri­tá­ni­cos pien­sa que Guillermo se­ría me­jor rey que su pa­dre y que es­te de­be­ría ce­der el pa­so a su hi­jo. El 56% de­cla­ró que pre­fie­ren a Guillermo, fren­te a un 12% que se de­can­tó por el prín­ci­pe de Ga­les. “Al prín­ci­pe Guillermo no se le pa­sa por la ca­be­za que su pa­dre no se­rá el pró­xi­mo mo­nar­ca”, ase­gu­ran fuen­tes de la ca­sa real. Su po­pu­la­ri­dad obli­ga, sin em­bar­go, a cui­dar con to­do mi­mo la ima­gen que da Catalina. Tar­de o tem­prano, su ca­ra pue­de apa­re­cer en las li­bras es­ter­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.