LA DI­PLO­MA­CIA SI­LEN­CIO­SA DEL VES­TIR

Tiempo - - SOCIEDAD -

Catalina Midd­le­ton to­da­vía no da dis­cur­sos en pú­bli­co. Su len­gua­je es no ver­bal y en es­tos pri­me­ros 100 días co­mo prin­ce­sa con­sor­te la he­mos vis­to ha­blar un idio­ma tan an­ti­guo co­mo efi­caz: la di­plo­ma­cia en el ves­tir. Catalina lan­za men­sa­jes a tra­vés de sus ves­ti­dos, igual que lo han he­cho el res­to de re­pre­sen­tan­tes fe­me­ni­nas de la gran is­la. Los tra­jes de la rei­na siem­pre rin­den ho­me­na­je al lu­gar que vi­si­ta. Sue­le uti­li­zar los co­lo­res na­cio­na­les o em­ble­mas del país. De ella ha apren­di­do Catalina, que en su vi­si­ta a Ca­na­dá uti­li­zó un to­ca­do ro­jo con ho­jas de ar­ce, muy si­mi­la­res a las de la ban­de­ra ca­na­dien­se. La di­se­ña­do­ra fa­vo­ri­ta de Dia­na, Cat­he­ri­ne Wal­ker, vi­si­ta­ba las em­ba­ja­das de los paí­ses que iba a re­co­rrer Lady Di pa­ra ins­pi­rar­se.

Cons­cien­te de su in­fluen­cia, Catalina Midd­le­ton ha uti­li­za­do pa­ra los ves­ti­dos mar­cas bri­tá­ni­cas, que im­pul­san las ven­tas en la in­dus­tria de su país, y pa­ra los com­ple­men­tos, pe­que­ños gui­ños a Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos. Más allá de las vi­si­tas ofi­cia­les, en su día a día ha acos­tum­bra­do al pú­bli­co a ver­la con ves­ti­dos de tien­das con pre­cios ac­ce­si­bles, co­mo Reiss y Za­ra, pa­ra ha­cer su ima­gen más cer­ca­na. Usar ves­ti­dos po­co ex­clu­si­vos es una téc­ni­ca muy po­pu­lar en­tre las mu­je­res de la reale­za, ya que las acer­ca a las mu­je­res nor­ma­les. Mo­de­lo que apa­re­ce en las re­vis­tas, mo­de­lo que se ago­ta.

Aun­que la ima­gen de Catalina sea su ma­yor ar­ma pa­ra ha­blar con su pue­blo, a su re­cien­te tour por Nor­tea­mé­ri­ca los prín­ci­pes han acu­di­do acom­pa­ña­dos de un re­du­ci­do equi­po de so­lo sie­te ase­so­res. En esa com­pac­ta co­mi­ti­va se in­clu­yen dos se­cre­ta­rios de pren­sa y el exem­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en EEUU, sir David Man­ning. Tam­bién es­tá Ja­mes Pry­ce, el pe­lu­que­ro per­so­nal de los Midd­le­ton des­de ha­ce sie­te años, que es­tu­vo tam­bién a car­go de los 40 ves­ti­dos que se di­ce que la du­que­sa lle­vó con­si­go. Pa­ra ali­viar en lo po­si­ble la sen­sa­ción de an­gus­tia que des­cri­bie­ron Dia­na y Sa­rah Fer­gu­son, Catalina se ro­dea de con­se­je­ros en sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas de al­to per­fil. La pro­pia Ca­mi­lla le ha ofre­ci­do su orien­ta­ción co­mo es­po­sa de la reale­za. He­len As­prey, ve­te­ra­na miem­bro del gru­po de co­la­bo­ra­do­res per­so­na­les de los prín­ci­pes Guillermo y En­ri­que, acom­pa­ña aho­ra a Catalina a ca­si to­dos sus com­pro­mi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.