La re­vo­lu­ción pen­dien­te: ho­te­les low cost

Los ho­te­les de ba­jo cos­te tra­tan de se­guir el ejem­plo que han im­plan­ta­do las com­pa­ñías aé­reas. Se par­te de una ta­ri­fa ini­cial muy fle­xi­ble y se le van aña­dien­do ex­tras.

Tiempo - - SOCIEDAD - EN­RI­QUE SANCHO

La ta­ri­fa bá­si­ca de la ha­bi­ta­ción do­ble es de 20 eu­ros, me­nos si se ha­ce con su­fi­cien­te an­te­la­ción. Es una ha­bi­ta­ción pa­ra dor­mir y tam­bién tie­ne un cuar­to de baño pa­ra dar­se una du­cha. Si se usa el ai­re acon­di­cio­na­do se pa­ga apar­te, si se en­cien­de la te­le­vi­sión, tam­bién, si se cam­bian las sá­ba­nas o se ha­ce la ca­ma tie­ne un cos­te ex­tra, igual que si se cam­bian las toa­llas o se ne­ce­si­ta cham­pú. Por su­pues­to, cual­quier otro ser­vi­cio, co­mo el uso del gim­na­sio, el mi­ni­bar, el desa­yuno o in­clu­so el con­ser­je, in­cre­men­ta la fac­tu­ra. Se pa­ga por lo que se uti­li­za, pe­ro si se quie­ren po­cos lu­jos, la ta­ri­fa por no­che es muy eco­nó­mi­ca.

Son los ho­te­les low cost, me­jor di­cho, lo se­rán, por­que el mo­de­lo aún no es­tá im­plan­ta­do, aun­que ya hay se­rios in­ten­tos. Se tra­ta de se­guir el ejem­plo que im­plan­ta­ron las com­pa­ñías aé­reas de ba­jo cos­te. Se par­te de una ta­ri­fa ini­cial, muy fle­xi­ble de­pen­dien­do so­bre to­do de la an­te­la­ción, y se le van aña­dien­do cos­tes: ta­sas, equi­pa­je fac­tu­ra­do, tar­je­ta de em­bar­que, pa­go con tar­je­ta de cré­di­to, em­bar­que pre­fe­ren­te, ser­vi­cios a bor­do...

La adap­ta­ción de los ho­te­les al mo­de­lo low cost es la úl­ti­ma re­vo­lu­ción que fal­ta en el en­gra­na­je de los via­jes. Ya se han aco­mo­da­do a él las com­pa­ñías aé­reas, el al­qui­ler de co­ches, los cru­ce­ros, al­gu­nos tou­ro­pe­ra­do­res... Sin em­bar­go el com­po­nen­te ho­te­le­ro des­equi­li­bra el pre­su­pues­to. No pa­re­ce ló­gi­co ha­cer un vue­lo de dos ho­ras y me­dia por 15 eu­ros y pa­gar 120 por una no­che de ho­tel.

El pre­cio pro­me­dio de un ho­tel de cua­tro es­tre­llas son 100 eu­ros por no­che, lo que sig­ni­fi­ca­ría pa­gar 3.000 eu­ros al mes. Por ese pre­cio se pue­de al­qui­lar un pi­so de lu­jo de 200 me­tros cua­dra­dos en el cen­tro de las gran­des ciu­da­des. Es ver­dad que un ho­tel no es­tá lleno los 30 días del mes, pe­ro es un pro­ble­ma del ho­tel, no del clien­te. Tam­bién es ver­dad que se in­clu­yen mu­chos ser­vi­cios: cli­ma­ti­za­ción, te­le­vi­sión por sa­té­li­te, ca­na­les de pa­go, mi­ni­bar, te­lé­fono, car­ta de al­moha­das, cam­bio de toa­llas y sá­ba­nas, lim­pie­za, al­bor­noz, za­pa­ti­llas... Mu­cha gen­te no lo uti­li­za, o no lo ha­ría si se lo co­bra­ran apar­te, ¿por qué pa­gar­lo?

Ca­si to­dos los ho­te­les in­clu­yen en los cuar­tos de baño una no­ta in­di­can­do que los de­ter­gen­tes de­te­rio­ran el me­dio am­bien­te, que el agua es un bien es­ca­so... y tam­bién que si no ne­ce­si­tan cam­biar las toa­llas las cuel­guen de nue­vo. Tras el dis­cur­so me­dioam­bien­tal es­tá la política de aho­rro, pe­ro se ape­la a la con­cien­cia del clien­te. ¿Por qué no ape­lar a su bol­si­llo pues­to que de lo que se tra­ta es de aho­rrar? Si quie­re que le cam­bie­mos las toa­llas le cos­ta­rá 10 eu­ros ca­da día, si le ha­ce­mos la ca­ma y le cam­bia­mos las sá­ba­nas, 15 eu­ros más, si en lu­gar de uti­li­zar el cham­pú, el ce­pi­llo de dien­tes y la ma­qui­ni­lla de afei­tar que us­ted lle­va en su bol­sa de aseo usa las nues­tras, son 8 eu­ros más, la te­le cues­ta 15 eu­ros y el ai­re acon­di­cio­na­do 2 eu­ros por ho­ra, lo mis­mo que el uso de wi­fi pa­ra su or­de­na­dor...

La cues­tión es que los ho­te­les ac­tua­les pue­dan adap­tar­se a la fór­mu­la del ba­jo cos­te, co­mo las com­pa­ñías aé­reas. No se tra­ta de cons­truir ho­te­les-cáp­su­la co­mo los ja­po­ne­ses, o alo­ja­mien­tos a 20 ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad y ofre­cer­los ba­ra­tos, eso se­ría co­mo ofre­cer vue­los low cost en avio­nes de hé­li­ce que tar­den cua­tro ho­ras en ha­cer un Ma­drid- Bar­ce­lo­na. Las com­pa­ñías de ba­jo cos­te uti­li­zan avio­nes de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, de ba­jo con­su­mo y po­ca con­ta­mi­na­ción. No hay re­de­ci­lla pa­ra las re­vis­tas pa­ra que el pa­sa­je­ro no de­je na­da ol­vi­da­do y no ha­ya que re­co­ger ba­su­ra, pe­na­li­zan el equi­pa­je pa­ra que el tiem­po en el ae­ro­puer­to sea lo más cor­to (y ba­ra­to) po­si­ble, in­sis­ten en que te im­pri­mas la tar­je­ta de em­bar­que pa­ra aho­rrar en pa­pel, per­so­nal y mos­tra­do­res de ae­ro­puer­to. Y, ade­más, con­si­guen otros in­gre­sos al mar­gen del pre­cio de bi­lle­te: acuer­dos de már­que­tin y pro­mo­ción con los des­ti­nos en que ope­ran (la UE no per­mi­te las sub­ven­cio­nes), pu­bli­ci­dad en la web (Rya­nair re­ci­be unos 200 mi­llo­nes de vi­si­tas al año en su web), pu­bli­ci­dad y ven­ta a bor­do, acuer­dos pre­fe­ren­cia­les con tar­je­tas de cré­di­to, al­qui­ler de co­ches, ho­te­les...

Pri­me­ros in­ten­tos.

Aun­que aún no se ha lle­ga­do al con­cep­to low cost de los avio­nes apli­ca­do a los ho­te­les, sí hay in­ten­tos pa­ra ha­cer­los más ba­ra­tos. En Es­pa­ña los pre­cur­so­res fue­ron For­mu­le 1, Ibis, Sidorme y Tra­ve­lod­ge, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos se tra­ta de ho­te­les en ca­rre­te­ra o en las afueras con una es­truc­tu­ra muy bá­si­ca. Room Ma­te, de En­ri­que Sa­ra­so­la, ha apli­ca­do el cri­te­rio de ba­jo cos­te des­de el ini­cio del pro­yec­to, ofre­ce ho­te­les de ca­li­dad y di­se­ño pe­ro sus pre­cios si­guen ro­zan­do los 100 eu­ros por no­che.

La as­tu­ria­na Do­mus, con la ha­bi­ta­ción a 40 eu­ros en el cen­tro de Oviedo; la ca­ta­la­na Gat Rooms, tam­bién a 40 eu­ros en el Ra­val de Bar­ce­lo­na; o Chic & Ba­sic, en la ca­lle Ato­cha de Ma­drid por 52 eu­ros, son al­gu­nas de las firmas que es­tán en la lí­nea ade­cua­da. To­das ellas han par­ti­do de re­du­cir el es­pa­cio de las ha­bi­ta­cio­nes, el ta­ma­ño de las ven­ta­nas (“re­sul­tan com­pli­ca­das y ca­ras de lim­piar”), los ser­vi­cios y el per­so­nal (“an­tes un re­cep­cio-

nis­ta so­lo ha­cía eso, aho­ra tam­bién ha­ce re­ser­vas y ta­reas de ad­mi­nis­tra­ción del ho­tel”). Las ca­ren­cias se han su­pli­do con bue­nos di­se­ños in­te­rio­res, ori­gi­na­li­dad en la pre­sen­ta­ción y ofer­tas ten­ta­do­ras: “Quie­res dor­mir con­mi­go”, in­si­núa un atrac­ti­vo Ós­car (que tam­bién es el nom­bre del úl­ti­mo ho­tel de Room Ma­te en Ma­drid). “Sin lu­jos ni os­ten­ta­ción, pe­ro con muy buen gus­to, di­ver­ti­do y aún me­jor am­bien­te”, se anun­cia Chic & Ba­sic. Al­guno ha te­ni­do una idea in­ge­nio­sa, co­mo el ho­tel Ca­sa de la Lu­na, en Se­vi­lla, con ha­bi­ta­cio­nes a 40 eu­ros, pe­ro si se es pa­ra­do o fun­cio­na­rio (con suel­do con­ge­la­do) so­lo se pa­gan 35.

Ven­ta­nas de pa­go.

La ca­de­na que más se aco­mo­da al con­cep­to low cost es Easy­ho­tels, fi­lial de Easy­jet, que, jun­to con Rya­nair, li­de­ra el mer­ca­do del ba­jo cos­te aé­reo. Ha­bi­ta­cio­nes mi­nús­cu­las de 6 a 8 me­tros cua­dra­dos, don­de ca­be una ca­ma do­ble y po­co más, una te­le pla­na cu­yo man­do hay que com­prar en re­cep­ción, un pe­que­ño aseo con una toa­lla y, por su­pues­to, to­do lo de­más de pa­go: lim­pie­za, ha­cer la ca­ma, desa­yuno, wi­fi y... ven­ta­na. Sí, si se quie­re ha­bi­ta­ción con ven­ta­na hay que pa­gar­la apar­te. A cam­bio, ofre­ce lo­ca­li­za­cio­nes muy cén­tri­cas en gran­des ciu­da­des y pre­cios in­me­jo­ra­bles: 19 eu­ros en Bu­da­pest y Opor­to, 15 en Lar­na­ka, 25 li­bras (28 eu­ros) en el cen­tro de Edim­bur­go o Lon­dres o... 110 dir­hams (21 eu­ros) en el cen­tro de Du­bai.

Otra ae­ro­lí­nea, la ma­la­ya Air Asia, es­tá de­trás de Tu­ne Ho­tels, otra ca­de­na con ser­vi­cios mí­ni­mos, don­de to­do tie­ne un cos­te ex­tra. Hay una de­ce­na de ho­te­les en Asia y aca­ba de abrir el pri­me­ro de los 17 pre­vis­tos en Lon­dres. Re­ser­van­do con tiem­po se pue­den con­se­guir ha­bi­ta­cio­nes, sin ven­ta­na, des­de 9 li­bras (10 eu­ros); el con­su­mo eléc­tri­co se co­bra apar­te.

Mu­chos de es­tos nue­vos ho­te­les low cost, co­mo el Qbic del World Tra­de Cen­ter de Ams­ter­dam, no tie­nen re­cep­ción. El clien­te en­cuen­tra una má­qui­na en la que in­tro­du­ce su có­di­go de re­ser­va y así con­si­gue la tar­je­ta de su ha­bi­ta­ción, a la que de­no­mi­nan Cu­bi, que dis­po­ne de un úni­co ele­men­to de mo­bi­lia­rio, di­se­ña­do por Phi­lip­pe Starck, que in­te­gra ca­ma, te­le­vi­sión LCD, co­ne­xión a Internet, un in­ge­nio­so es­cri­to­rio des­ple­ga­ble y el cuar­to de baño, sin puer­ta, cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.