La bo­te­lla me­dio va­cía

El nue­vo or­den mo­ral obli­ga a la gen­te a es­tar en for­ma fí­si­ca y men­tal­men­te, en de­fi­ni­ti­va, a ser po­si­ti­vos.

Tiempo - - SOCIEDAD TAL COMO SOMOS -

Ya era ho­ra de que lle­ga­se la re­be­lión con­tra la ti­ra­nía del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Y, me­jor aún, si al fren­te de la ma­ni­fes­ta­ción en­con­tra­mos a una au­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na con tan­to pre­di­ca­men­to co­mo Bar­ba­ra Eh­ren­reich, escritora y ac­ti­vis­ta, au­to­ra de Son­ríe o mue­re (Edi­to­rial Tur­ner, 2011) un en­sa­yo que des­mi­ti­fi­ca a los que se sien­ten obli­ga­dos a ver siem­pre la bo­te­lla me­dio lle­na. Ya lo ana­li­zó Burck­ner con to­da lu­ci­dez en La eu­fo­ria per­pe­tua, he­mos pa­sa­do de la fe­li­ci­dad co­mo de­re­cho a la fe­li­ci­dad co­mo im­pe­ra­ti­vo. El nue­vo or­den mo­ral obli­ga a la gen­te a es­tar en for­ma fí­si­ca y men­tal­men­te, te­ner au­to­es­ti­ma y, en de­fi­ni­ti­va, ser po­si­ti­vos. Quien no lo con­si­gue es cul­pa­ble de su in­fe­li­ci­dad. Cuan­do ten­gas mo­ti­vos pa­ra es­tar de­caí­do, tris­te, in­dig­na­do, ra­bio­so o mal­hu­mo­ra­do, no hay na­da más ago­bian­te que te exi­jan le­van­tar el áni­mo al gri­to de “¡Ven­ga, aní­ma­te, son­ríe, sé po­si­ti­vo!”. Lo peor es cuan­do in­ten­tan con­ven­cer­te de que la “mo­da po­si­ti­va” es un ar­ma le­tal con­tra el do­lor, la en­fer­me­dad o el res­to de las des­di­chas de la vi­da. ¿Quién no co­no­ce a esos ti­pos pe­si­mis­tas y amar­ga­dos que han lle­ga­do a la an­cia­ni­dad con una sa­lud de hie­rro? Y, al con­tra­rio, quién no ha te­ni­do cer­ca fa­mi­lia­res o ami­gos que en­fer­ma­ron gra­ve­men­te con la fir­me creen­cia de que iban a cu­rar­se. Nun­ca se que­ja­ban, ni llo­ra­ban, ni de­ja­ban ver su tris­te­za, por­que en el fon­do pen­sa­ban que las ga­nas de vi­vir eran un se­gu­ro de vi­da. Lu­cha­ron con­tra las cé­lu­las ma­lig­nas con la ac­ti­tud más po­si­ti­va del mun­do, pe­ro fue­ron de­rro­ta­dos, se­gún las pre­vi­sio­nes clí­ni­cas. Lo cier­to es que hi­cie­ron la exis­ten­cia muy lle­va­de­ra a cuan­tos es­tu­vie­ron a su la­do has­ta el úl­ti­mo alien­to. La con­clu­sión es que el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo es más bueno pa­ra los de­más que pa­ra uno mis­mo.

Al prin­ci­pio del li­bro, Bar­ba­ra Eh­ren­reich es­cri­be con in­ge­nio, sen­ti­do del hu­mor y mu­cho ta­len­to, su pro­pia ex­pe­rien­cia co­mo en­fer­ma de cán­cer. A su tes­ti­mo­nio co­mo pa­cien­te, apor­ta sus co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos (ade­más de escritora es bió­lo­ga ce­lu­lar) y ase­gu­ra que no exis­te es­tu­dio cien­tí­fi­co que ava­le la teo­ría de que el op­ti­mis­mo es el gran an­tí­do­to con­tra la en­fer­me­dad. Eso sí, con­fir­ma que el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo les vie­ne muy bien a los mé­di­cos, a los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y a los ami­gos del afec­ta­do que, sin du­da, pre­fie­ren las bro­mas a las que­jas. Y, ade­más, re­sul­ta in­so­por­ta­ble tra­tar con per­so­nas tris­tes, en­fer­mas, do­lo­ri­das o de­pri­mi­das, así que es me­jor con­ven­cer­las de que les sien­ta bien es­tar con­ten­tas, lu­cir una am­plia son­ri­sa, no que­jar­se y no dar de­ma­sia­das vuel­tas a las co­sas. Sin em­bar­go, no de­ja de ser una cruel­dad im­pe­dir un desaho­go, un llan­to o una ex­plo­sión de ira a quien lo ne­ce­si­ta. Fren­te al pen­sa­mien­to má­gi­co que ha po­pu­la­ri­za­do in­de­mos­tra­bles teo­rías so­bre el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo (exis­ten, al res­pec­to, ca­si dos mi­llo­nes de en­tra­das en Goo­gle) la au­to­ra re­cla­ma una se­rie de re­qui­si­tos bá­si­cos pa­ra la su­per­vi­ven­cia: la vuel­ta a la ra­cio­na­li­dad, man­te­ner cier­to gra­do de es­cep­ti­cis­mo y un pen­sa­mien­to crí­ti­co. Lo que pide, en de­fi­ni­ti­va, es que no nos obli­guen a ver la bo­te­lla me­dio lle­na o me­dio va­cía; que nos de­jen ver­la por la mi­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.