El ibis ere­mi­ta pide ayu­da ur­gen­te

El ave se en­cuen­tra en pe­li­gro de ex­tin­ción. El úl­ti­mo nú­cleo de po­bla­ción sal­va­je de es­tos ejem­pla­res se ha­lla en Ma­rrue­cos.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - LU­CÍA REY

Fue ima­gen de uno de los mu­chos se­llos de Turquía ha­cia 1976. Tam­bién de Ar­ge­lia y Aus­tria, pe­se a que en es­te úl­ti­mo país la es­pe­cie ha­bía des­apa­re­ci­do cua­tro si­glos an­tes. Su­dán y Ye­men fue­ron otros paí­ses que tam­bién in­cor­po­ra­ron el ave a la fi­la­te­lia. In­clu­so la ciu­dad de Jer­sey, que nun­ca tu­vo ejem­pla­res en li­ber­tad, qui­so po­ner su ima­gen en sus se­llos. En to­dos ellos apa­re­cía el ibis ere­mi­ta, una de las es­pe­cies más ame­na­za­das del mun­do. Se­gún la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN), el ave se en­cuen­tra en pe­li­gro crí­ti­co. Por eso, la or­ga­ni­za­ción con­ser­va­cio­nis­ta Seo/Bir­dli­fe re­cla­ma ayu­da pa­ra el pro­yec­to de con­ser­va­ción del ibis ere­mi­ta.

El úl­ti­mo nú­cleo de po­bla­ción sal­va­je via­ble re­si­de en el par­que na­cio­nal de Souss-Mas­sa y en zo­nas ale­da­ñas, en las pro­xi­mi­da­des de la ciu­dad de Aga­dir, en la cos­ta atlán­ti­ca de Ma­rrue­cos. Ac­tual­men­te exis­ten unas 110 pa­re­jas reproductoras. Es­ta po­bla­ción ha au­men­ta­do gra­cias a los es­fuer­zos con­jun­tos que, des­de ha­ce ca­si 20 años, ejer­cen la Ad­mi­nis­tra­ción ma­rro­quí y la co­mu­ni­dad con­ser­va­cio­nis­ta in­ter­na­cio­nal.

Las ta­reas de Seo/Bir­dli­fe en la zo­na no so­lo se li­mi­tan a re­clu­tar a los vi­gi­lan­tes de en­tre los pes­ca­do­res de la zo­na. Tam­bién tra­ba­jan con la po­bla­ción lo­cal y rea­li­zan pro­yec­tos de coo­pe­ra­ción al desa­rro­llo. To­dos es­tos es­fuer­zos han per­mi­ti­do que la po­bla­ción se re­cu­pe- ra­ra des­de las 65 pa­re­jas que ha­bía en 1996 has­ta las 110 ac­tua­les.

La or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal ha­ce un lla­ma­mien­to a ciu­da­da­nos e ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que la cam­pa­ña de re­cu­pe­ra­ción y con­ser­va­ción del ibis ere­mi­ta si­ga dan­do sus fru­tos. Si­gue sien­do ne­ce­sa­rio apo­yo fi­nan­cie­ro y téc­ni­co.

La cam­pa­ña in­clu­ye tam­bién la ad­qui­si­ción de emi­so­res vía sa­té­li­te, ya que es ne­ce­sa­rio co­no­cer dón­de van los jó­ve­nes cuan­do se dis­per­san tras la re­pro­duc­ción e iden­ti­fi­car las ame­na­zas fue­ra del par­que na­cio­nal. Pre­ci­sa­men­te, los fon­dos que se re­cau­den irán des­ti­na­dos prin­ci­pal­men­te a es­ta ta­rea, jun­to a la me­jo­ra de las co­lo­nias y a la pros­pec­ción de nue­vos te­rri­to­rios via­bles pa­ra la es­pe­cie.

Ins­ti­tu­cio­nes que co­la­bo­ran.

Al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes que ya es­tán co­la­bo­ran­do en la cam­pa­ña son la fun­da­ción Prín­ci­pe Al­ber­to II de Mó­na­co, el zoo de Du­blín o la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Me­dio Na­tu­ral y Política Fo­res­tal del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Me­dio Ru­ral y Ma­rino de Es­pa­ña. Tam­bién exis­ten pro­gra­mas de con­ser­va­ción ex si­tu y re­in­tro- duc­cio­nes de la es­pe­cie. La po­bla­ción en cau­ti­vi­dad del ibis ere­mi­ta se cal­cu­la­ba en 2003 en unos 1.100 ejem­pla­res. 850 es­ta­ban en zoos eu­ro­peos y unos 250, re­par­ti­dos en­tre Ja­pón y Nor­tea­mé­ri­ca. To­das es­tas po­bla­cio­nes pro­ce­den de ejem­pla­res ma­rro­quíes.

En Es­pa­ña exis­te el Pro­gra­ma Ere­mi­ta. Se lle­va a ca­bo en An­da­lu­cía y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo el desa­rro­llo de téc­ni­cas de re­in­tro­duc­ción pa­ra ser apli­ca­das en el fu­tu­ro. Ya se in­tro­du­je­ron los pri­me­ros in­di­vi­duos en unos avia­rios en la sie­rra del Re­tín, Cá­diz, y en 2008 se pro­du­jo el pri­mer in­ten­to de re­pro­duc­ción en li­ber­tad. En años su­ce­si­vos se ha ido in­cre­men­tan­do el nú­me­ro de pa­re­jas y en la actualidad, exis­ten va­rios lu­ga­res de re­pro­duc­ción.

En vue­lo. Ibis ere­mi­ta so­bre las aguas de la cos­ta atlán­ti­ca de Ma­rrue­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.