El na­ci­mien­to de diez hi­jos de fa­mo­sos ale­gra el ve­rano

Cua­tro to­re­ros es­pe­ran des­cen­den­cia mien­tras las ce­le­bri­ties se pre­pa­ran pa­ra un es­tío ale­ja­do de los gus­tos me­di­te­rrá­neos.

Tiempo - - GENTE -

La fa­mi­lia y uno más, pa­re­ce pro­lon­ga­ción o exal­ta­ción de los car­te­les tau­ri­nos. Cu­rio­sa coin­ci­den­cia per­so­nal la que ofre­cen ilu­sio­na­dos Jo­sé María Man­za­na­res, En­ri­que Pon­ce, el Jo­sé To­más re­apa­re­ci­do en am­bien­te glo­rio­so y El Ju­li. Los cua­tro an­dan en es­ta­do de bue­na es­pe­ran­za y se­rán pa­dres en las pró­xi­mas se­ma­nas o me­ses. La dul­ce Rocío Es­ca­lo­na, es­po­sa del ali­can­tino Man­za­na­res, es­tá de cin­co me­ses, El Ju­li es­pe­ra ge­me­los de am­bos se­xos que ven­drán la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre, To­más es­pe­ra en no­viem­bre su an­he­la­do pri­mer hi­jo con Isabel Mar­tín, tras años de con­vi­ven­cia, y lo de Pa­lo­mi­ta Cuevas y Pon­ce ten­drá efec­to en enero co­mo es­pe­ra­do re­ga­lo pas­cual des­pués de su an­sia­do pri­mer hi­jo. Ellos de­mo­ra­ron te­ner­lo has­ta que el de Já­ti­va re­cor­ta­se su pro­gra­ma de ac­tua­cio­nes, que lle­ga­ron a cien por tem­po­ra­da. Man­za­na­res, sin em­bar­go, re­ba­jó tal ex­ce­so y si­túa en se­sen­ta “co­mo má­xi­mo” sus ac­tua­cio­nes. Lo de To­más es­tá por ver.

Y mien­tras ellos an­dan en la dul­ce es­pe­ra, Nu­ria Fergó ya pa­rió una ni­ña a la que lla­ma­rá Martina, y la hi­ja de Ma­no­lo Es­co­bar y Ani­ta, su pe­que­ña Va­ne­sa, tra­jo al mun­do otra cría a la que im­pon­drá el nom­bre de Mar­ta. Va­ne­sa, que es pe­rio­dis­ta, con­vi­ve con su ama­do y no tie­nen pla­nes ma­tri­mo­nia­les. Cris­ti­na Pia­get, esa mo­de­lo-ac­triz que no sa­be es­tar quie­ta, tam­bién alum­bró y la te­le­vi­si­va Car­me Cha­pa­rro pron­to da­rá a luz su pri­me­ra ni­ña. Igual que una Oli­via Mo­li­na que lo vi­ve en ma­reo per­ma- nen­te, mien­tras Cha­yo Mohe­dano no de­ja de pro­mo­cio­nar­lo de pla­tó en pla­tó.

El tó­rri­do ve­rano ani­ma las va­ca­cio­nes que es­te año pa­re­cen ha­ber tro­ca­do los gus­tos me­di­te­rrá­neos por cier­ta re­cu­pe­ra­ción de los más re­fres­can­tes Can­tá­bri­co y Atlán­ti­co. Es lo que pro­yec­ta la du­que­sa de Fran­co. Car­men Fran­co, mo­les­ta y he­ri­da por­que fi­nal­men­te tu­vo que abrir a la cu­rio­si­dad pú­bli­ca es­te re­fu­gio ve­ra­nie­go que en tiem­pos fue de la con­de­sa de Par­do Ba­zán, ju­ró su­pri­mir­lo co­mo des­can­so ideal. Pre­sio­na­da por sus hi­jos, es­pe­cial­men­te Jaime, tro­có ta­les pla­nes que la si­tua­ban va­ca­cio­nean­do en una re­si­den­cia de La Gran­ja ma­dri­le­ña don­de sue­le coin­ci­dir con Be­go­ña Aran­gu­ren y otros ami­gos. De ahí que aca­be es­te mes tor­nan­do a lo de siem­pre. Su pri­mo­gé­ni­ta Car­men, con el ca­cha­zu­do Jo­sé Cam­pos, ya ha ase­gu­ra­do vi­si­ta. Es la úni­ca oca­sión del año don­de el nu­me­ro­so y com­ple­jo clan Fran­co se reúne. La Co­ru­ña co­mo evi­den­te re­cla­mo pa­ra el re­po­so y la reunión, sim­ple apa­rien­cia.

Es tam­bién un po­co, o bas­tan­te, el ai­re que Cayetana apli­ca a lo que en ella no es es­tan­ca­mien­to sino in­can­sa­ble bu­llir so­cial y via­je­ro. In­fa­ti­ga­ble, va de la ceca a la me­ca re­to­man­do sus po­se­sio­nes es­pa­ño­las. O las de ca­riz más ve­ra­nie­go co­mo su bri­ta­ni­za­do ca­so­plón en San Sebastián. Allí ini­ció el ca­len­da­rio con vi­si­tas co­mo las de sus ín­ti­mos Ana María Abas­cal, To­más Ferry –muy bien pa­ga­do por el va­len­ciano Ma­nuel Co­lon­ques-o la in­dis­pen­sa­ble y leal Te­re­sa Pik­man a los que hay que su­mar el ya im­pres­cin­di­ble Alfonso Díez que aho­ra ani­ma los úl­ti­mos días de so­laz do­nos­tia­rra. Cayetana en­ca­ra­rá des­de Ma­drid nue­vo ci­clo va­ca­cio­nal mar­chan­do a Mar­be­lla con María Do­lo­res, otra im­pres­cin­di­ble del círcu­lo ha­bi­tual, y me­dia­do agos­to echa­rá el an­cla en Ibi­za con su hi­ja Eu­ge­ni­ta, que ya dis­fru­ta allí. Ya no tie­ne cuer­po pa­ra líos, no quie­re in­tro­mi­sio­nes en su ador­me­ci­do co­ra­zón, otra co­sa es dar­le gus­to al cuer­po. Su her­mano Fer­nan­do, más del­ga­do, re­ju­ve­ne­ci­do y op­ti­mis­ta ba­jo ra­ya­da cor­ba­ta azul com­bi­na­da con la al­pa­ca to­da­vía re­pre­sen­ta­ti­va de cas­ta y has­ta de pro­fe­sión.

Des­pe­di­das y cam­bios.

Su­sa­na Per­la­do se fue en ple­na ju­ven­tud ro­dea­da de con­tras­ta­das ad­he­sio­nes a su tra­ba­jo im­pe­ca­ble co­mo re­la­cio­nes pú­bli­cas de For­tuny. Es noc­turno lu­gar em­ble­má­ti­co de los ne­go­cios de Javier Merino, el ca­biz­ba­jo ma­ri­do de Mar Flo­res que, acu­cia­do por pro­ble­mas pro­fe­sio­na­les co­mo los que em­bar­gan a Luis Me­di­na Abas­cal, cam­bió el afin­ca­mien­to ha­bi­tual y tan re­tra­ta­do de Ibi­za por al­go más re­man­sa­do co­mo el Man­za­na­res. Tam­bién se vio en es­te adiós a los her­ma­nos Gil Ma­rín, el pe­que­ños Ós­car

irre­co­no­ci­ble tras adel­ga­zar en uno de sus spas.

Luis Me­di­na ex­hi­bió ti­po re­mar­ca­dor de re­cu­pe­ra­da fi­gu­ra ya sin bar­ba. La de­ja pa­ra su her­mano me­nor, que pa­seó ba­jo tra­je ra­ya­do en la bo­da cos­ta­so­le­ña de Carla Go­ya­nes. Ci­ta que dio lu­gar pa­ra buen re­pa­so a la ex­clu­si­va muy re­pe­ti­do­ra de las mis­mas ca­ras. Tam­po­co abun­da­ron ros­tros so­bre­sa­lien­tes, apar­te de la im­pe­ca­ble Na­ti Abas­cal, dis­tin­gui­dí­si­ma an­te los ex­ce­sos de tra­je lar­go es­ti­lo ma­de in Mar­be­lla de Ma­ri­sa de Bor­bón. Re­sal­tó el ti­pa­zo de Ele­na Cué sin ma­ri­do o los tu­les ger­ma­nos de Gu­ni­lla con Fran­cis­co pe­ro sin el im­pres­cin­di­ble Luis. Cun­dió el morado des­de en una zig­za­guean­te Ca­ri­ti­na Go­ya­nes con 30 ki­los me­nos –y to­da­vía le que­dan-a su abue­la Ne­na Go­ya­nes, ya ca­si no­na­ge­na­ria pe­ro muy chic arro­pa­da por lla­ma­ti­vos flo­ro­nes. Es el fi­nal de una sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca úni­ca que unió al his­tó­ri­co Pe­ro­jo con el que se­ría su yerno. Ge­nio y to­da­vía fi­gu­ra, con­tras­tó con los mal­vas de la pa­ra­li­za­da en el tiem­po viz­con­de­sa de Vi­lla­mi­ran­da y la arro­gan­cia náu­ti­ca de Pe­ri­co Lapique.

Ape­nas se vio a prohom­bres em­pre­sa­ria­les co­mo Jo­sé María Amu­sá­te­gui, ca­si cró­ni­ca de su­ce­sos por la des­apa­ri­ción de 2.000 eu­ros a uno de sus con­vi­da­dos en un cru­ce­ro pri­va­do. To­dos eran su­per­vips y atri­bu­yen el hur­to a un vi­si­tan­te o com­po­nen­te de la tri­pu­la­ción. Bo­da con mu­cho aquel don­de has­ta cues­tio­nan si el ho­tel, sin ca­pi­lla pro­pia, te­nía per­mi­so especial pa­ra que los pa­dres Garralda y Ángel ofi­cia­sen la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa. En es­te sen­ti­do res­tric­ti­vo re­cor­da­ron que el gas­tro­nó­mi­co cu­ra Luis Le­za­ma no pu­do unir a Ju­lio Igle­sias con Mi­ran­da en su co­to de Ojén o que a Isabel Preys­ler tam­po­co le per­mi­tie­ron bau­ti­zar a Ana Bo­yer en los lí­mi­tes do­més­ti­cos. Co­men­ta­ban arre­glo, pro­pi­na ex­tra a la San­ta Ma­dre o cual­quier ar­ti­ma­ña com­po­ne­do­ra de lo im­po­si­ble pa­ra la ma­yo­ría. Car­men Mar­tí­nez-Bordiú im­pac­tó ba­jo sa­tén ro­sa, mien­tras su cán­ta­bro con­sor­te lo hi­zo con gua­ya­be­ra blan­ca rom­pien­do con el ado­min­ga­mien­to im­pues­to por cha­qués o mas­cu­li­nos tra­jes os­cu­ros pre­cep­ti­vos en tes­ti­gos o ma­yo­ría de la con­cu­rren­cia. Es ga­la ri­tual en His­pa­noa­mé­ri­ca. El du­que­si­to de Fe­ria real­zó su raya di­plo­má­ti­ca con una leon­ti­na au­rí­fe­ra muy al ai­re be­lle épo­que y Phi­lip­pe Ju­not con­mo­cio­nó acom­pa­ñan­do a Ni­na, su se­gun­da es­po­sa tras rom­per ma­tri­mo­nio con Ca­ro­li­na de Mó­na­co y sus tres hi­jos.

De­ta­lles del en­la­ce.

Die­ron cuen­ta de to­do, in­clu­so en el de­ta­lle más ni­mio, co­mo la mag­ní­fi­ca ilu­mi­na­ción eli­mi­na­do­ra de arru­gas o con­tra­lu­ces ló­gi­cos de atar­de­cer que la cró­ni­ca bien pa­gá si­tuó en Mar­be­lla, cuan­do se reali­zó a 80 ki­ló­me­tros, ab­sor­tos por­que el ban­que­te no lo sir­vie­ra la acre­di­ta­da Ca­ri­ti­na ya sin ex­ce­sos cár­ni­cos y con la ca­ra tan bo­ni­ta. Pre­su­mió de hi­jo y se pre­pa­ra pa­ra el se­gun­do. Ta­ma­ra Falcó ape­nas des­ta­có en sen­ci­llo Pro­no­vias de 2.000 eu­ros con enor­me broche de pedrería bor­da­do en una ca­de­ra so­bre mu­se­li­na ver­de ni­lo. Jaime de Ma­ri­cha­lar se­me­jó el ca­ba­lle­ro de la tris­te fi­gu­ra, aun­que ti­ra más bien a pan­cis­ta. Cary Lapique, en el mis­mo ver­de Ir­lan­da de Gu­ni­lla, se­me­jó un ca­tá­lo­go an­dan­te de la fir­ma jo­ye­ra don­de ha­ce pu­blic re­la­tions. Y es que la oca­sión la pin­tan cal­va, no era cues­tión de des­apro­ve­char­la. Jo­sé María García y Mon­tse Fraile re­ci­bían ufa­nos fe­li­ci­ta­cio­nes por el buen ha­cer de­co­ra­ti­vo na­da tó­pi­co de su hi­jo Luis, tam­bién re­cu­rri­dor de la ga­ma vio­lá­cea lo mis­mo en man­te­les, sombrillas, man­te­le­ría y has­ta bou­quets flo­ra­les. Aun­que es­pec­ta­cu­lar y lla­ma­ti­vo, no me­re­ce ser til­da­do co­mo acon­te­ci­mien­to so­cial del año, eso ya lo su­pu­so el en­la­ce prin­ci­pes­co de West­mins­ter o lo más hor­te­ri­lla de Mó­na­co.

Lo se­vi­llano de Car­men Tello pa­ra su hi­ja Car­men no hi­zo ta­qui­lla, ca­re­ció de res­tric­cio­nes dis­tan­cia­do­ras y mar­có mo­men­tos de gran es­ti­lo ade­más de em­pa­que úni­co. Aho­ra en­tien­do lo que es ser Gran­de de Es­pa­ña y có­mo esa es­pe­cie de tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co di­fe­ren­cia las cla­ses y com­por­ta­mien­tos. En­tre pla­to y pla­to, tras el pas­tel de ma­ris­cos, co­men­ta­rios a to­do ti­po de actualidad.

Aun­que por proximidad geo­grá­fi­ca aca­pa­ró aten­cio­nes Or­te­ga Cano y su re­cu­pe­ra­ción. In­te­rés ló­gi­co da­do que el dies­tro car­ta­ge­ne­ro se tras­la­dó a Ma­drid pa­ra que en el Ru­ber In­ter­na­cio­nal com­prue­ben la obra se­vi­lla­na su­pues­ta­men­te bien he­cha. El pro­fe­sor Del Co­rral, que cui­da las pier­nas de los me­ren­gues, cui­da de to­do. Se­rán cua­tro ho­ras de ejer­ci­cios dia­rios di­vi­di­dos en­tre na­ta­ción y ma­qui­na­ria, pro­pi­cia­do­res de vol­ver a la mus­cu­la­tu­ra ha­bi­tual aho­ra per­di­da. Su her­ma­na Ma­ri Car­men se des­vi­vió por co­ci­nar­le lo que más po­día ape­te­cer­le: “So­bre to­do co­ci­dos co­mo los de mi ma­dre, que a Jo­sé le en­can­tan. Co­me des­pa­cio y po­co por mie­do a en­gor­dar, so­bre to­do pen­dien­te de la bol­sa ex­te­rior que acom­pa­ña sus ne­ce­si­da­des. Eso lo ator­men­ta”, me di­jo en una pau­sa de sus cua­tro días de res­pi­ro tras un mes lar­go a pie de ca­ma. Es­ca­pó a su cha­lé de Chi­pio­na pa­ra so­la­zar­se en el mar ga­di­tano de in­men­sos are­na­les co­mo re­cu­bier­tos de pe­drus­cos, la Jurado so­lía tos­tar­se en la in­me­dia­ta pla­ya de las Tres Pie­dras, cer­ca de las rui­nas del Ma­rie­li­to, un cha­lé co­lo­nial más pró­xi­mo al San­tua­rio de Re­gla.

Jo­sé tie­ne la pier­na co­mo un tra­po. A Chi­pio­na pro­yec­tó tras­la­dar­lo su cu­ña­do Ama­dor, ya en­som­bre­ci­do por la ru­ti­lan­cia ma­qui­na­do­ra de su es­po­sa en Su­per­vi­vien­tes. Ver­la triun­far no sor­pren­dió, pa­ra ella fue vál­vu­la de es­ca­pe tras dé­ca­das co­mo som­bra en­ru­la­do­ra de la más gran­de. Aho­ra es pro­ta­go­nis­ta al fin mien­tras su ma­ri­do ro­ba si­tio en los pla­tós a su hi­ja Cha­yo. Ama­dor sa­có ta­ja­da. Le pa­re­cía ha­ber des­cu­bier­to una mi­na si­mi­lar a la que Ro­sa Be­ni­to tu­vo cuan­do Rocío ago­ni­zó en Hous­ton, pe­ro mu­dar­lo a Ma­drid echó por tierra sus pla­nes y cálcu­los en­ri­que­ce­do­res. Los cua­tro her­ma­nos Or­te­ga han acuar­te­la­do el en­torno del do­lien­te. Allí re­si­día su ma­dre y pro­yec­tó tor­nar an­tes de apo­sen­tar­se en Hier­ba­bue­na, aho­ra ce­rra­da con la ex­cu­sa del ca­lor y el ex­ce­so de vi­si­tan­tes. Pa­re­ce tre­gua pen­dien­te del qué pa­sa­rá, qué re­sol­ve­rá con Glo­ria Mohe­dano y Jo­sé Antonio, her­ma­na y cu­ña­do de la ex­tin­ta chi­pio­ne­ra. Eran ad­mi­nis­tra­do­res úni­cos, aho­ra con­tro­la­dos en las cuen­tas por Ani­ce­to, ma­ri­do de su her­ma­na Ma­ri Car­men.

Fies­ta so­li­da­ria.

Ca­si un po­co la fies­ta del Pó­ker de Ases, con Pa­blo Pu­yol y Da­ni Di­ges apa­dri­na­dos por San­tia­go Se­gu­ra y An­ne Igar­ti­bu­ru, la proHai­tí pro­mo­vi­da por Da­río Ba­rrio pa­ra que re­cor­de­mos aque­lla tra­ge­dia que pa­re­ce tras­pa­pe­la­da. An­te Am­pa­ro y Laura Pam­plo­na lo sub­ra­yó acom­pa­ña­do por per­so­nal del Cuer­po de Bom­be­ros to­da­vía re­te­ni­do en aque­lla ca­pi­tal del Ca­ri­be que si­gue de­vas- ta­da: “Ol­vi­da­mos pron­to pe­ro to­do si­gue de­rrui­do. Fui el pa­sa­do enero pa­ra con­tro­lar la cons­truc­ción de un co­le­gio, que­dé de­sola­do y sor­pren­di­do de no po­der cir­cu­lar des­pués de me­dia tar­de. To­dos se han de­sen­ten­di­do de aque­llo”. Aho­ra re­cau­dan con des­tino a una po­ta­bi­li­za­do­ra, ta­rea en la que co­la­bo­ra­ron des­de Eloy Azo­rín a esa Ana Fer­nán­dez tan pa­re­ci­da a Ana Be­lén. Bian­dra Si­rue­la apor­tó un chic in­fre­cuen­te en las jó­ve­nes de su es­ta­tus. Apren­dió de ma­má, María Eu­ge­nia Fer­nán­dez de Castro, y si­gue di­se­ñan­do ro­pa. Ba­rrio po­só con su es­po­sa, It­ziar, pa­ra acen­tuar su des­pren­di­mien­to be­ne­fac­tor y ab­ne­ga­do has­ta las lá­gri­mas emo­cio­na­das.

En la ace­ra de en­fren­te La lin­ter­na ver­de en­ro­je­cía de en­tu­sias­mo la Gran Vía ma­dri­le­ña. Gri­tos y em­pu­jo­nes pa­ra ver de cer­ca qué tie­ne el pro­ta­go­nis­ta Ryan Rey­nolds pa­ra cau­ti­var a la im­pre­sio­nan­te Scar­lett Johans­son, de la que aca­ba de se­pa­rar­se. Va­ne­sa Ro­me­ro se re­ci­ñó azu­lí­si­mo con Abel Ca­ba­lle­ro, crea­dor del inefa­ble Aquí no hay quien vi­va, pen­dien­te de prue­ba pa­ra ser nue­va chi­ca Bond. “Des­pués vi­vi­re­mos en Los Án­ge­les pa­ra con­tro­lar la ver­sión que allí pre­pa­ran”, me di­jo su ins­pi­ra­dor mien­tras Oli­via y Pa­co de Bor­bón huían del aco­so fo­to­grá­fi­co qui­zá por­que era asis­ten­cia sin pa­go pac­ta­do. Pre­ci­sa­men­te lo que no ocu­rrió en el en­la­ce an­da­luz de Carla y Jorge. Pa­re­ce som­bra os­cu­re­ce­do­ra de su ra­dian­te fu­tu­ro en pa­re­ja. Mar­di­to par­né.

Y bue­nas va­ca­cio­nes.

Javier Merino y Mar Flo­res

Jo­sé María Man­za­na­res y su mu­jer, Rocío Es­ca­lo­na

Fer­nan­do Mar­tí­nez de Iru­jo

Da­ni Di­ges, An­ne Igar­ti­bu­ru y Pa­blo Pu­yol

Ryan Rey­nolds

Luis Me­di­na

Va­ne­sa Ro­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.