El so­ña­dor de va­cas

Ho­ras y ho­ras per­ma­ne­ce Teo­do­ro Pen­due­les ad­mi­ran­do a su va­ca Lo­li­ta, y ya con el atar­de­cie­lo y la mar­cha ha­cia el or­de­ño, Teo­do­ro asal­ta el pra­do, be­sa a Lo­li­ta y se des­pi­de has­ta el día si­guien­te.

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

He co­no­ci­do a lo lar­go de mi vi­da per­so­nas ra­ras y ori­gi­na­les, pe­ro a na­die con una ori­gi­na­li­dad tan ab­sur­da y ex­tra­va­gan­te co­mo Teo­do­ro Pen­due­les, pro­fun­do ad­mi­ra­dor de las va­cas le­che­ras. Ad­mi­rar a las va­cas de le­che es al­go que se es­ca­pa a mi ima­gi­na­ción. No hay ani­mal tan so­so y me­nos atrac­ti­vo. So­ñar con una va­ca es co­mo año­rar la char­la de un sa­po par­te­ro. La va­ca no ins­pi­ra otra co­sa que in­fi­ni­ta tris­te­za. Mi­ra con ojos de va­ca y adop­ta en to­do mo­men­to pos­tu­ras de va­ca. Re­sul­ta ló­gi­co, por cuan­to se tra­ta de una va­ca. Pe­ro de ahí a pa­sar­se ho­ras y ho­ras ad­mi­rán­do­las en un pra­do me­dia lar­go tre­cho que desem­bo­ca en una ex­tra­ña lo­cu­ra.

El pro­fe­sor Hin­del­mann, gran co­no­ce­dor de las va­cas ti­ro­le­sas, des­pués de mu­chos años de es­tu­dio y ob­ser­va­ción con­clu­yó su tra­ba­jo so­bre las va­cas de la si­guien­te gui­sa: “Se tra­ta de un bó­vi­do com­ple­ta­men­te idio­ta y do­ta­do de una cre­cien­te amar­gu­ra. Y su amar­gu­ra no ca­re­ce de mo­ti­vos. La va­ca le­che­ra es una hem­bra. La va­ca le­che­ra tie­ne reac­cio­nes muy pró­xi­mas a la se­xua­li­dad en­ten­di­da co­mo tal por los hu­ma­nos. Y a la va­ca le­che­ra le to­can per­ma­nen­te­men­te las te­tas y na­die las be­sa des­pués”.

En Ca­bár­ceno, vie­jas mi­nas de hie­rro ex­plo­ta­das por los ro­ma­nos, el pai­sa­je es for­mi­da­ble. Ahí se in­ven­tó Juan Hor­mae­chea un par­que na­tu­ral que hoy li­de­ra el in­te­rés tu- rís­ti­co y naturalista de Can­ta­bria. Re­cién inau­gu­ra­do, un hi­po­pó­ta­mo se enamo­ró de una va­ca que pa­cía en el pra­do que ha­ce lin­de con el par­que. To­dos los días, el hi­po­pó­ta­mo se apos­ta­ba jun­to a la ver­ja de se­pa­ra­ción y mi­ra­ba a su va­ca. El hi­po­pó­ta­mo era, en es­te sen­ti­do, muy pa­re­ci­do a Teo­do­ro Pen­due­les. Una tar­de, na­die sa­be có­mo, el hi­po­pó­ta­mo al­can­zó el pra­do y re­mo­lo­neó con su va­ca. La Guar­dia Ci­vil y los guar­das de Ca­bár­ceno se vie­ron obli­ga­dos a trun­car aquel des­acon­se­ja­ble amor. La va­ca mu­rió de me­lan­co­lía, por­que al fin ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do de la­bios del hi­po­pó­ta­mo el ar­dien­te ca­lor del be­so. El hi­po­pó­ta­mo fue ubi­ca­do al otro ex­tre­mo del par­que.

Le con­té el ma­ra­vi­llo­so cuen­to de amor a Teo­do­ro Pen­due­les. Nun­ca he vis­to a hom­bre tan emo­cio­na­do. Teo­do­ro se sien­ta en su pra­do to­das las tar­des de sol ti­bio nor­te­ño. Y sue­ña amo­res con sus va­cas. Me ha con­fe­sa­do que so­lo se atre­ve a be­sar a una, Lo­li­ta, por­que el res­to rehú­ye sus ca­ri­ños. Pe­ro en­tre Lo­li­ta y Teo­do­ro ha na­ci­do un amor que em­pie­za a preo­cu­par­me. Ho­ras y ho­ras per­ma­ne­ce quie­to Teo­do­ro ad­mi­ran­do a su Lo­li­ta, y ya con el atar­de­cie­lo y la mar­cha ha­cia el or­de­ño, Teo­do­ro asal­ta el pra­do, be­sa a Lo­li­ta y se des­pi­de has­ta el día si­guien­te.

Ig­no­ro si a us­te­des es­ta his­to­ria les es­can­da­li­za. A mí, des­pués de tan­tos años, lo de Lo­li­ta y Teo­do­ro me pa­re­ce mu­cho más pu­ro que lo de cual­quier mo­de­lo es­tu­pen­da y un mi­llo­na­rio sep­tua­ge­na­rio. Se tra­ta de un amor sin in­te­rés. Es de­cir, amor.

114

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.