El re­bo­te del ga­to muer­to en agos­to

Za­pa­te­ro, al bor­de del adiós, pro­po­ne re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit. Oca­sión his­tó­ri­ca. Ra­joy, par­ti­da­rio. Ru­bal­ca­ba, no tan­to. Ha­ce una eter­ni­dad que Benedicto XVI es­tu­vo en Ma­drid.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

di­rec­tor. joseph rat­zin­ger, benedicto xvi, ya es­tá en Ro­ma otra vez. Za­pa­te­ro y su Go­bierno, tan im­pe­ca­bles co­mo ex­qui­si­tos du­ran­te to­da la vi­si­ta pa­pal, res­pi­ran. La Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud (JMJ), tan cer­ca de las elec­cio­nes, no les gus­ta­ba. En las mul­ti­tu­des de las ma­ni­fes­ta­cio­nes contra la gue­rra de Iraq ha­bía mu­cha gen­te de de­re­chas que, por lo me­nos esa vez, no vo­tó al PP. En Cua­tro Vien­tos, ade­más de jó­ve­nes de to­do el mun­do, tam­bién ha­bía vo­tan­tes del PSOE. Ru­bal­ca­ba, siem­pre con su fino ol­fa­to po­lí­ti­co, es­tu­vo ca­lla­do -des­apa­re­ci­do pa­ra al­gu­nos-du­ran­te los días de las apo­teo­sis de Rat­zin­ger y Rouco Va­re­la en Ma­drid. Cuan­do re­apa­re­ció, dos días después de la mar­cha del Pa­pa, en Ca­ta­lu­ña ya ha­bían ce­le­bra­do que el Pon­tí­fi­ce -tí­tu­lo he­re­da­do, co­mo tan­tas co­sas, de la li­tur­gia de Im­pe­rio Ro­mano-di­je­ra que Es­pa­ña era “una gran na­ción plu­ral y ca­tó­li­ca”.

El adiós de Benedicto XVI fi­ni­qui­tó el ve­rano po­lí­ti­co más bre­ve -y pe­li­gro­so-de la his­to­ria más re­cien­te. El nue­vo cur­so, tam­bién po­lí­ti­co, em­pe­zó el mar­tes 23 de agos­to con la com­pa­re­cen­cia en pleno, a pe­ti­ción pro­pia, pa­ra evi­tar la can­ti­ne­la de la opo­si­ción, de Za­pa­te­ro. Ru­bal­ca­ba te­nía que re­to­mar la ini­cia­ti­va y vol­ver a in­su­flar mo­ral en sus tro­pas más ra­di­ca­les, tam­bién bas­tan­te re­vi­ra­das con las de­mos­tra­cio­nes, más o me­nos de fuer­za, de la Igle­sia. El can­di­da­to ama­gó con el anun­cio, pa­ra su clien­te­la, de im­pul­sar la ley de muer­te dig­na, que Rouco lla­ma de eu­ta­na­sia. Sin em­bar­go, Za­pa­te­ro, otra vez, in­clu­so en su de­cli­ve, en su adiós anun­cia­do, no pu­do re­sis­tir la ten­ta­ción de sa­car un co­ne­jo de su chis­te­ra, por más des­gas­ta­da que es­té. Y es­ta vez, qui­zá por­que no te­nía otra al­ter­na­ti­va, uti­li­zó ar­ti­lle­ría pe­sa­da, in­clui­do un preacuer­do con el je­fe de la opo­si­ción, Ma­riano Ra­joy. Sí, Za­pa­te­ro, en su rec­ta fi­nal en La Mon- cloa, ha pues­to so­bre la me­sa un pac­to de Es­ta­do PSOE-PP pa­ra una re­for­ma par­cial de la Cons­ti­tu­ción pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit. Lo im­po­ne la cri­sis y, so­bre to­do, Angela Merkel, pe­ro su­po­ne el úl­ti­mo, más im­por­tan­te y tras­cen­den­tal ban­da­zo de su man­da­to. A gran­des ma­les, gran­des re­me­dios. In­clu­so a Ru­bal­ca­ba, que no es un en­tu­sias­ta del pro­yec­to, no le que­dó más re­me­dio que acep­tar la idea del pre­si­den­te la vís­pe­ra de que lo anun­cia­ra.

Za­pa­te­ro es­pe­ra­ba una re­la­ti­va cal­ma en sus úl­ti­mos me­ses en La Mon­cloa. No ha si­do po­si­ble. La eco­no­mía es­pa­ño­la es­tu­vo más que al bor­de del pre­ci­pi­cio en los pri­me­ros días de agos­to y, de al­gu­na ma­ne­ra, fue sal­va­da in ex­tre­mis, co­mo la ita­lia­na, y de for­ma po­co or­to­do­xa, por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) que pre­si­de Jean Clau­de Tri­chet, con el vis­to bueno, aun­que a re­ga­ña­dien­tes, de Angela Merkel y Ni­co­las Sar­kozy, a quie­nes pa­re­cen ve­nir­les gran­des los pa­pe­les de lí­de­res de la UE. Jac­ques De­lors, el ca­si in­ven­tor del eu­ro, fue cla­ro: “Eu­ro­pa y el eu­ro es­tán al bor­de del abis­mo”. Ber­lus­co­ni, en Ita­lia, anun­ció con ra­pi­dez, me­di­das es­pec­ta­cu­la­res. Za­pa­te­ro, en Es­pa­ña, es­ta­ba obli­ga­do a se­guir por el mis­mo ca­mino, y los asun­tos del de­cre­to ley apro­ba­do por el Go­bierno el vier­nes de la vi­si­ta de Benedicto XVI ca­re­cían de la con­sis­ten­cia ne­ce­sa­ria. Za­pa­te­ro, y es ló­gi­co, se guar­dó la tra­ca pa­ra el mo­men­to en el que cen­tra­ra to­da la aten­ción. El pre­si­den­te, pa­la­dín del gasto pú­bli­co, del dé­fi­cit y del en­deu­da­mien- to du­ran­te ca­si dos le­gis­la­tu­ras, es­tá a pun­to de des­pe­dir­se con una de las me­di­das de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más im­por­tan­tes que ha­ya to­ma­do un go­ber­nan­te des­de la Tran­si­ción. La im­po­si­ción de un lí­mi­te cons­ti­tu­cio­nal al dé­fi­cit so­lo es com­pa­ra­ble a los pac­tos de La Mon­cloa o a la en­tra­da de Es­pa­ña en el eu­ro. Za­pa­te­ro, otra vez, ha te­ni­do que ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud. Ele­vó el dé­fi­cit a la es­tra­tos­fe­ra y pue­de des­pe­dir­se con una li­mi­ta­ción. Cie­rra el círcu­lo y, ade­más, obli­ga al PP a apo­yar una de las fu­tu­ras me­di­das es­tre­llas de Ra­joy. Un equi­li­brio di­fí­cil, que qui­zá no en­tu­sias­me a Ru­bal­ca­ba, por­que un fu­tu­ro Go­bierno del PP hu­bie­ra te­ni­do muy di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, que una opo­si­ción del PSOE apo­ya­ra una li­mi­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal del dé­fi­cit. La oca­sión, pues, es tan úni­ca co­mo his­tó­ri­ca. Aho­ra o nun­ca. Y pue­de ha­cer­se, con y sin re­fe­rén­dum.

Za­pa­te­ro, por otra par­te, y tam­bién Ra­joy, sa­ben que la li­mi­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal del dé­fi­cit, aun­que de­ci­si­va, no lo arre­gla to­do, ni tam­po­co po­ne fin a la cri­sis eco­nó­mi­ca. Es una me­di­da, qui­zá ne­ce­sa­ria an­te la Unión Eu­ro­pea, y tan de­fen­si­va co­mo pre­ven­ti­va. Si Es­pa­ña hu­bie­ra es­ta­do fue­ra del eu­ro, a es­tas al­tu­ras ya ha­bría ha­bi­do va­rias de­va­lua­cio­nes, con sus se­cue­las in­fla­cio­nis­tas y de to­do ti­po. En el eu­ro, sin ca­pa­ci­dad pa­ra de­va­luar, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, Es­pa­ña ha con­se­gui-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.