JMJ: una se­ma­na inol­vi­da­ble

Lu­ces y som­bras en la ter­ce­ra vi­si­ta a Es­pa­ña de Benedicto XVI, acla­ma­do por los jó­ve­nes.

Tiempo - - ZOOM -

La se­ma­na del 17 al 22 de agos­to se­rá muy di­fí­cil de ol­vi­dar pa­ra mu­chas per­so­nas. En pri­mer lu­gar pa­ra Joseph Rat­zin­ger, Pa­pa con el nom­bre de Benedicto XVI, que vi­vió unos días de ex­tra­or­di­na­ria in­ten­si­dad. El fi­ló­so­fo, el teó­lo­go que ama el so­sie­go de sus li­bros, se vio lan­za­do a una vo­rá­gi­ne de ac­tos mul­ti­tu­di­na­rios en los que vio a miles de jó­ve­nes que le acla­ma­ban, a se­mi­na­ris­tas, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios ca­tó­li­cos, dis­ca­pa­ci­ta­dos, monjas y to­do gé­ne­ro de fie­les. Con as­pec­to can­sa­do al prin­ci­pio, el Pa­pa reac­cio­nó y aca­bó dis­fru­tan­do del que, sin du­da, es el ma­yor éxi­to or­ga­ni­za­ti­vo de la Igle­sia es­pa­ño­la en mu­chos años.

Tam­po­co ol­vi­da­rán esa se­ma­na los va­rios cien­tos de miles de jó­ve­nes de to­do el mun­do (los or­ga­ni­za­do­res ha­blan de en­tre un mi­llón y me­dio y dos mi­llo­nes), mu­chí­si­mos de ellos con­vo­ca­dos por el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal, que to­ma­ron Ma­drid en lo que ter­mi­nó sien­do una mul­ti­tu­di­na­ria fies­ta con raíz re­li­gio­sa. Se mez­cla­ron ban­de­ras, idiomas, cán­ti­cos, bai­les y to­das las for­mas de la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na en unos días que los pe­re­gri­nos dis­fru­ta­ron a fon­do, aun­que tu­vie­sen que dor­mir ti­ra­dos en es­cue­las o po­li­de­por­ti­vos.

Se­rá di­fí­cil que ol­vi­de es­ta JMJ el car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid, An­to­nio Ma­ría Rouco, que se con­vir­tió en la som­bra del Pa­pa, que es­tu­vo pen­dien­te de to­dos los de­ta­lles (to­do sa­lió per­fec­to, sal­vo la tor­men­ta que des- car­gó so­bre Cua­tro Vien­tos) y que aca­bó vien­do có­mo la mul­ti­tud le vi­to­rea­ba a él co­mo can­di­da­to a la su­ce­sión de Rat­zin­ger.

Quie­nes sin du­da no ol­vi­da­rán tam­po­co la JMJ son los cien­tos de miles de vecinos de Ma­drid que vie­ron sus vi­das com­ple­ta­men­te al­te­ra­das, por­que na­die re­cuer­da en la ciu­dad nin­gún acon­te­ci­mien­to que ha­ya obli­ga­do a cor­tar al trá­fi­co en to­do el cen­tro du­ran­te una se­ma­na en­te­ra. El caos cir­cu­la­to­rio fue mo­nu­men­tal y no siem­pre bien acep­ta­do por los ciu­da­da­nos, so­bre to­do por los ta­xis­tas.

Me­jor lle­va­ron esa se­ma­na el res­to de los ne­go­cios, sin­gu­lar­men­te res­tau­ran­tes, ba­res, lo­ca­les de co­pas y has­ta ho­te­les, que han he­cho, nun­ca me­jor di­cho, su agos­to con una JMJ que ha es­ta­do a pun­to de lo­grar la au­to­fi­nan­cia­ción (la tan cri­ti­ca­da re­per­cu­sión en los cau­da­les pú­bli­cos es, con las ci­fras en la mano, po­co más que una le­yen­da ur­ba­na) y que ha di­si­pa­do las nie­blas de la cri­sis por unos días.

Y no de­ja­rán de re­cor­dar es­tos sie­te días quie­nes no es­ta­ban de acuer­do con lo que ca­li­fi­ca­ron de “ca­rí­si­ma des­me­su­ra” en la vi­si­ta del Pa­pa. Mien­tras Ma­drid se inun­da­ba de pe­re­gri­nos, una ma­ni­fes­ta­ción lai­ca de unas 8.000 per­so­nas (to­do un éxi­to, pues) re­co­rrió va­rias ca­lles pa­ra mos­trar su opi­nión con­tra­ria. Ha­bría aca­ba­do bien si ape­nas un cen­te­nar de exal­ta­dos no se hu­bie­sen em­pe­ña­do en per­ma­ne­cer en la Puer­ta del Sol has­ta lo­grar que la Po­li­cía los des­alo­ja­se a gol­pes, lo cual tu­vo un rá­pi­do éxi­to me­diá­ti­co. Me­nos co­no­ci­do fue có­mo esos mal lla­ma­dos lai­cos des­alo­ja­ban a pun­ta­piés a ató­ni­tos críos pe­re­gri­nos que es­ta­ban sen­ta­dos en el sue­lo co­mién­do­se un bo­ca­di­llo. Tam­po­co ellos lo ol­vi­da­rán.

Cla­mor. Benedicto XVI, ro­dea­do de pe­re­gri­nos en Cua­tro Vien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.