Po­li­cías es­pa­ño­les re­ci­ben en­tre­na­mien­to en Is­rael

Tiempo - - ESPAÑA - POR ANA GA­RRAL­DA (Tex­to y fo­tos)

Ba­rri­do, ba­rri­do, lim­pio, lim­pio, enemi­go, enemi­go!”, gri­tan, an­tes de abrir fue­go contra va­rias si­lue­tas, los par­ti­ci­pan­tes del úl­ti­mo cur­so de ti­ro y com­ba­te en zo­nas de al­to ries­go que la em­pre­sa de se­gu­ri­dad pri­va­da is­rae­lí Guar­dian Spain ha im­par­ti­do en un ki­butz del nor­te de Is­rael.

Son 14 alum­nos –11 es­pa­ño­les (mi­li­ta­res, guar­dias ci­vi­les, po­li­cías na­cio­na­les, mos­sos d’Es­qua­dra, er­tzai­nas o agen­tes de se­gu­ri­dad pri­va­da), un ecua­to­riano, un me­xi­cano y un chi­leno-que du­ran­te una se­ma­na (dos, si el cur­so in­clu­ye un mó­du­lo de pro­tec­ción de per­so­nas y con­tra­vi­gi­lan­cia) en­sa­ya­rán dis­tin­tas téc­ni­cas de ti­ro y com­ba­te en zo­nas ur­ba­ni­za­das. “El ob­je­ti­vo es lo­grar en­trar de for­ma se­gu­ra y rá­pi­da en un edi­fi­cio o ca­sa, evi­tan­do da­ños a los rehe­nes”, ex­pli­ca Ilan Ar­zooan, di­rec­tor de la em­pre­sa y ve­te­rano ins­truc­tor cur­ti­do en ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas.

Una vez que el equi­po de 4 miem­bros lim­pia el in­mue­ble, re­vi­san­do ha­bi­ta­ción por ha­bi­ta­ción, lle­gan a la zo­na con­ta­mi­na­da. Lo pri­me­ro, mon­tar el ar­ma y co­lo­car­la en án­gu­lo rec­to res­pec­to de la ca­be­za. El cuer­po irá después, des­pla­zán­do­se de for­ma gra­dual y siem­pre ade­lan­tan­do la pier­na opues­ta a la mano que sos­tie­ne el ar­ma, pa­ra adop­tar una po­si­ción es­ta­ble que per­mi­ta dis­pa­rar. “¡¡¡Pam, pam, pam!!!”, ter­mi­na­da la en­tra­da no que­da tí­te­re con ca­be­za; tam­po­co ca­mi­se­tas sin agu­je­rear (una de ellas tie­ne la ca­ra del Che Guevara; otra, las si­glas en ru­so de la URSS).

El ar­ma de uno de los sol­da­dos se en­cas­qui­lla. “¡Quie­ro es­cu­char fa­llo!”, le gri­ta Eyal, otro de los ins­truc­to­res, ti­rán­do­le de la ca­mi­se­ta y apar­tán­do­le del gru­po pa­ra que el si­guien­te con­ti­núe con la ma­nio­bra. Lo más ur­gen­te es desen­cas­qui­llar el ar­ma y vol­ver­la a mon­tar. El res­to dis­pa­ra contra los enemi­gos, “pam, pam, pam, pam”. Ter­mi­na el ejer­ci­cio y es mo­men­to de re­vi­sar fa­llos an­tes de la pró­xi­ma en­tra­da. “En Es­pa­ña no te­ne­mos es­tas fa­ci­li­da­des, no quie­ren que tan­ta gen­te ha­ga fue­go real al mis­mo tiem­po por te­mas de se­gu­ri­dad”, co­men­ta David, al­fé­rez de la Le­gión. “Aquí la le­gis­la­ción nos per­mi­te dis­pa­rar en gru­po y es muy po­si­ti­vo pa­ra el en­tre­na­mien­to”, aña­de.

Zo­na con­ta­mi­na­da.

Cuan­do os­cu­re­ce, lle­ga el mo­men­to de las en­tra­das noc­tur­nas. En es­te ca­so los equi­pos tie­nen cin­co miem­bros: cua­tro asal­tan­tes y un fran­co­ti­ra­dor. Ca­ras pin­ta­das, cha­le­cos tác­ti­cos, cas­cos an­ti­frag­men­ta­ción, ga­fas de pro­tec­ción, lin­ter­nas, mi­ras ho­lo­grá­fi­cas, trans­mi­so­res, et­cé­te­ra. La pa­tru­lla es­tá lis­ta. Se ale­jan unos 500 me­tros del in­mue­ble y, siem­pre su­per­vi­sa­dos por uno de los ins­truc­to­res, van pro­gre­san­do en for­ma­ción a tra­vés de la os­cu­ri­dad has­ta lle­gar a la zo­na con­ta­mi­na­da.

Lo pri­me­ro, el po­si­cio­na­mien­to del fran­co­ti­ra­dor, que se si­túa en un pun­to ele­va­do des­de don­de iden­ti­fi­ca va­rios glo­bos a mo­do de su­pues­tos enemi­gos guar­dia­nes. “Pam, pam, pam...”. En un má­xi­mo de cin­co dis­pa­ros ha­brá te­ni­do que aba­tir a dos vi­gi­lan­tes. Des­pe­ja­da la zo­na, da­rá ins­truc­cio­nes por el trans­mi­sor al gru­po de asal­to que es­pe­ra en las in­me­dia­cio­nes: “Vi­gi­lan­tes aba­ti­dos, ade­lan­te”. El equi­po progresa apro­xi­mán­do­se si­gi­lo­sa­men­te al in­mue­ble y en­tran­do de una for­ma si­mi­lar a la de la ma­ña­na… “¡Ba­rri­do, ba­rri­do, ba­rri­do! ¡Pam, pam, pam! ¡Lim­pio, lim­pio, lim­pio!”.

Después de dos se­ma­nas de cur­so los par­ti­ci­pan­tes pue­den lle­gar a dis­pa­rar has­ta 2.500 car­tu­chos de di­fe­ren­tes ca- li­bres, mien­tras que en Es­pa­ña den­tro de los en­tre­na­mien­tos re­gla­men­ta­dos no lle­gan al cen­te­nar du­ran­te un año. “En Es­pa­ña la teo­ría es muy bue­na pe­ro nos fal­ta la prác­ti­ca, aquí las téc­ni­cas es­tán muy de­pu­ra­das por los años que lle­van de con­flic­to los is­rae­líes”, aña­de Emi­lio, es­col­ta de se­gu­ri­dad pri­va­da en Bar­ce­lo­na.

La ma­yo­ría pa­ga de su bol­si­llo los 4.000 eu­ros que cues­ta el cur­so com-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.