Quien en agos­to duer­me…

Tiempo - - OPINIÓN ESPAÑA -

es­te agos­to ha si­do de lo más en­tre­te­ni­do. Inevi­ta­ble­men­te la cri­sis ha se­gui­do mar­can­do la pau­ta in­for­ma­ti­va, pe­ro más allá de Za­pa­te­ro y Sal­ga­do, otros ac­to­res y su­ce­di­dos han ame­ni­za­do el de­ve­nir agos­te­ño. No es­toy ha­blan­do de Ra­joy, quien de­ci­dió des­te­rrar el re­fra­ne­ro, “el que en agos­to duer­me, ve­la­rá en sep­tiem­bre”, y op­tó por un per­fil aún más ba­jo del ha­bi­tual (hu­bie­ra co­se­cha­do un éxi­to se­gu­ro un jue­go ve­ra­nie­go ti­tu­la­do ¿Dón­de es­tá Wally Ra­joy?).

Han si­do otros los per­so­na­jes que han da­do sen­ti­do a nues­tras vi­das en ple­na ca­ní­cu­la. Y por en­ci­ma de to­dos hay que si­tuar a Benedicto XVI. La de­mos­tra­ción del po­de­río pa­pal en Ma­drid ha cer­ti­fi­ca­do aque­llo que ci­ta­ba Leo­nar­do Boff en Igle­sia: ca­ris­ma y po­der: “Ellos [el Pa­pa y los obis­pos] son los ac­to­res por ex­ce­len­cia de la po­lí­ti­ca de la Igle­sia. Los sa­cer­do­tes son los ac­to­res de re­par­to (…) y los lai­cos son los com­par­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.