Gra­cias a Mourinho, el Ba­rça po­dría ser el pri­mer equi­po de fút­bol can­di­da­to al No­bel de la paz

Tiempo - - OPINIÓN ESPAÑA -

Sal­van­do la infinita dis­tan­cia que los se­pa­ra, el se­gun­do pues­to del es­ca­la­fón bien po­dría ser pa­ra ese de­cha­do de su­ti­le­za lla­ma­do Martín Ga­ri­tano. En­ten­de­mos que él no ha­ya caí­do en la cuen­ta, pe­ro al­guien (¿Ote­gi?) de­be­ría ex­pli­car­le que los bue­nos re­sul­ta­dos de Bil­du tie­nen mu­cho que ver con la creen­cia asen­ta­da en un sec­tor de la so­cie­dad vas­ca de que apo­yan­do a es­ta for­ma­ción se ace­le­ra­ba la des­apa­ri­ción de ETA. La ac­ti­tud de Ga­ri­tano Larrañaga sue­na a frau­de o es­tu­pi­dez.

Por úl­ti­mo, el ter­cer pues­to del ca­jón se lo ad­ju­di­co a Jo­sé Mourinho. Es­te país no se­ría el mis­mo sin Mourinho. La pren­sa de­por­ti­va de­be­ría re­zar pa­ra que Mourinho per­ma­ne­cie­ra de por vi­da en el fút­bol es­pa­ñol. So­mos in­jus­tos con Mourinho. Da mu­cho más de lo que re­ci­be. El Ba­rça, sin ir más le­jos, po­dría ser el pri­mer equi­po de fút­bol can­di­da­to al No­bel de la paz. Y to­do gra­cias al en­tre­na­dor por­tu­gués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.