Ad­mi­ra­ción por la fiera

Des­de ha­ce años, se ha con­ver­ti­do en una le­yen­da san­gui­na­ria: tie­ne en su ha­ber nu­me­ro­sos he­ri­dos gra­ves y al me­nos tres muer­tes, la úl­ti­ma ha­ce po­cos días en Já­ti­va.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

los ago­bios es­ti­va­les son pro­pi­cios a la apa­ri­ción pe­rio­dís­ti­ca de mons­truos que en­tre­ten­gan la se­quía de no­ti­cias. La ser­pien­te de mar y su pa­rien­te es­co­cés, la cria­tu­ra del Loch Ness, eran en el pa­sa­do per­so­na­jes asi­duos de es­ta ci­ta anual. Sin em­bar­go es­te año han abun­da­do en los no­ti­cia­rios los mons­truos me­nos con­je­tu­ra­les y más fe­ro­ces, co­mo el ase­sino de ma­sas en No­rue­ga, los crí­me­nes del Go­bierno de El Asad en Si­ria, la pa­vo­ro­sa ham­bru­na de So­ma­lia o los al­ti­ba­jos de la deuda que agra­van la cri­sis en va­rios paí­ses. En­tre ellos Es­pa­ña. An­te tan for­mi­da­bles ame­na­zas, la ser­pien­te de mar pa­re­ce tan tier­na y fa­mi­liar hu­ma­nos que tri­pli­ca el ries­go de po­ner­se an­te sus as­tas. El ca­so de es­te mor­la­co ca­si sa­bio se­ña­la una de las ra­zo­nes por las que a los to­ros se les da muer­te después de ca­da co­rri­da: por­que a lo lar­go de la li­dia apren­den de­ma­sia­do.

Pe­ro tam­bién pue­den de­du­cir­se otras con­si­de­ra­cio­nes de es­te ca­so. La co­ti­za­ción de Ra­tón co­mo es­tre­lla omi­no­sa de esos fes­te­jos ha subido co­mo la es­pu­ma tras sus ha­za­ñas san­gui­na­rias: su ca­ché se ha mul­ti­pli­ca­do y aho­ra se ha con­ver­ti­do en una sa­nea­da fuen­te de in­gre­sos pa­ra su due­ño, que na­tu­ral­men­te se re­sis­te a ju­bi­lar­lo. Su fa­ma in­fa­me le ha ga­na­do al to­ro fe­roz una po­pu­la­ri­dad in­du­da­ble: le gen­te le re­cla­ma y su pre­sen­cia en el rue­do au­men­ta la re­cau­da­ción. Por lo tan­to, qui­zá ha­ya que po­ner en du­da el clá­si­co dog­ma de que los es­pec­ta­do­res van a la pla­za a ver su­frir al animal. Por­que no es Ra­tón el que su­fre. Más bien se di­ría que lo que gus­ta es ver a quie­nes se en­fren­tan a él ju­gar­se de ve­ras el ti­po. Pa­re­ce in­du­da­ble que si to­dos los to­ros que se li­dian fue­sen tan re­sa­bia­dos y da­ñi­nos co­mo Ra­tón, las co­rri­das es­ta­rían pro­ba­ble­men­te mu­cho más con­cu­rri­das y se re­cu­pe­ra­ría un cier­to ti­po de afi­ción. Cla­ro que el ar­te de las fae­nas, en su di­men­sión ne­ta­men­te es­té­ti­ca, se ve­ría se­ria­men­te com­pro­me­ti­do por un ad­ver­sa­rio co­mo ese.

Ha­brá mu­chos que se es­can­da­li­cen an­te un jue­go tan pe­li­gro­so, has­ta bru­tal si se quie­re. Pe­ro in­clu­so en nues­tro si­glo asép­ti­co e higiénico los hu­ma­nos sa­be­mos que nues­tra vi­da es una dan­za irre­pe­ti­ble, frá­gil y arries­ga­da fren­te a la muer­te. ¿Pue­de evi­tar­se la ad­mi­ra­ción por la fiera que la re­pre­sen­ta y por la ha­za­ña que con­sis­te en bur­lar­la. Cuan­do se pue­de?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.