Si to­dos los to­ros que se li­dian fue­ran tan da­ñi­nos co­mo las co­rri­das es­ta­rían mu­cho más con­cu­rri­das

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

co­mo el pa­ti­to de go­ma que ame­ni­za­ba nues­tros ba­ños en la in­fan­cia.

De mo­do que he­mos aco­gi­do ca­si con ali­vio la crónica de las fe­cho­rías del to­ro Ra­tón, un pe­li­gro­so ve­te­rano de las nu­me­ro­sas fies­tas le­van­ti­nas de re­cor­ta­do­res, es de­cir vo­lun­ta­rios en ex­po­ner­se an­te los as­ta­dos y bur­lar­les arries­ga­da­men­te a fuer­za de agi­li­dad y san­gre fría. Des­de ha­ce años, Ra­tón se ha con­ver­ti­do en una le­yen­da san­gui­na­ria: tie­ne en su ha­ber nu­me­ro­sos he­ri­dos gra­ves y al me­nos tres muer­tes, la úl­ti­ma ha­ce po­cos días en Já­ti­va, un jo­ven de ven­ti­nue­ve años al que la be­bi­da im­pul­só al error fa­tal de en­fren­tar­se a él sin es­tar en las de­bi­das con­di­cio­nes. Ra­tón es un to­ro lu­ce­ro de na­da me­nos que diez años y qui­nien­tos ki­los, im­pla­ca­ble por na­tu­ra­le­za y que acu­mu­la una ex­pe­rien­cia de en­cuen­tros con los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.