Dipu­tacio­nes muy de­sigua­les

En To­le­do y Oren­se se gas­tan ca­si la mi­tad de sus in­gre­sos en per­so­nal, fren­te al 12% de Ge­ro­na. Ru­bal­ca­ba quie­re cam­biar es­tas ins­ti­tu­cio­nes.

Tiempo - - ESPAÑA - JA­VIER OTE­RO

Las dipu­tacio­nes de To­le­do, Oren­se, Se­go­via y Bur­gos gas­tan más del 40% de sus in­gre­sos en per­so­nal. Las de Jaén, Huel­va y Pa­len­cia des­ti­nan más del 25% a gasto co­rrien­te. El can­di­da­to so­cia­lis­ta a la pre­si­den­cia del Go­bierno, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, ha pro­pues­to re­cor­tar en mil mi­llo­nes de eu­ros el gasto de las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les me­dian­te una re­for­ma que se ba­sa en la des­apa­ri­ción de 1.037 dipu­tados pro­vin­cia­les en es­tas ins­ti­tu­cio­nes y sus ase­so­res, el re­cor­te en gas­tos co­rrien­tes, ade­más de que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas asu­man una serie de fun­cio­nes y ser­vi­cios que hoy ges­tio­nan las dipu­tacio­nes. Las ci­ta­das arri­ba po­drían ser las más afec­ta­das.

Ru­bal­ca­ba man­tie­ne que el re­cor­te no su­pon­drá la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo de los fun­cio­na­rios, por­que las fun­cio­nes que asu­man las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas su­pon­drán el tras­pa­so de los mis­mos de una ad­mi­nis­tra­ción a otra. La pro­pues­ta de aho­rrar un 20% del gasto de los apro­xi­ma­da­men­te 6.000 mi­llo­nes de eu­ros que su­po­nen las dipu­tacio­nes ha pues­to el fo­co en una ad­mi­nis­tra­ción que, sin em­bar­go, só­lo su­po­ne la dé­ci­ma par­te del to­tal de gasto pú­bli­co lo­cal, el que in­te­gran ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes.

Fuen­te de fi­nan­cia­ción.

Po­co después de que el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez pro­pu­sie­ra la eli­mi­na­ción de las dipu­tacio­nes, Ru­bal­ca­ba re­co­gió la idea, que ha trans­for­ma­do ha­cia la con­ver­sión de es­tas ins­ti­tu­cio­nes en un me­ro con­se­jo de al­cal­des. ¿Cuál es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de las dipu­tacio­nes? A di­fe­ren­cia de los ayun­ta­mien­tos, que atra­vie­san gra­ves di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras, las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les no han pro­ta­go­ni­za­do he­chos co­mo los im­pa­gos de nó­mi­nas que ya se pro­du­cen en al­gu­nos ayun­ta­mien­tos. La prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción de las dipu­tacio­nes son las trans­fe­ren­cias del Es­ta­do, que su­po­nen un 80% de sus in­gre­sos, ya que no cuen­tan con otros re­cur­sos co­mo im­pues­tos pro­pios. Eso les ha evi­ta­do el fuer­te im­pac­to de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria en los im­pues­tos con los que se nu­tren las ar­cas mu­ni­ci­pa­les.

Si se ana­li­zan las úl­ti­mas li­qui­da­cio­nes de los pre­su­pues­tos de las dipu­tacio­nes dis­po­ni­bles en el Mi­nis­te­rio de Econo-

Pre­sen­ta­ción. Ru­bal­ca­ba ex­pli­ca su pro­pues­ta en la se­de so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.