So­bre­do­sis de pá­ni­co en Eu­ro­pa

No ha si­do un buen mes. A pe­sar de las va­ca­cio­nes, agos­to va a de­jar se­cue­las en Eu­ro­pa. Los des­plo­mes de las bol­sas y la cri­sis de deuda pue­den con­ti­nuar.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS

Se di­ce del mie­do ex­tre­ma­do o del terror pro­du­ci­do por la ame­na­za de un pe­li­gro in­mi­nen­te, y que con fre­cuen­cia es co­lec­ti­vo y con­ta­gio­so”. Así de­fi­ne el pá­ni­co el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia. Un ana­lis­ta eco­nó­mi­co cur­ti­do en mil ba­ta­llas le qui­ta al­gu­na re­tó­ri­ca, le aña­de al­go de actualidad y di­ce que el pá­ni­co en eco­no­mía no es las más de las ve­ces otra co­sa que “el mie­do uni­do a la des­in­for­ma­ción”. ¿Qué ha ha­bi­do de to­do ello en los úl­ti­mos sus­tos?

Los lí­de­res po­lí­ti­cos de Eu­ro­pa han pa­sa­do el mes de agos­to de sus­to en sus­to. Ha si­do real­men­te un agos­to ne­gro des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. Só­lo en las tres pri­me­ras se­ma­nas del mes ha­bía caí­do un 14% el Ibex 35. El res­to de las prin­ci­pa­les bol­sas de los paí­ses vecinos y so­cios tam­po­co han sa­li­do bien li­bra­das. El ín­di­ce ita­liano com­pa­ra­ble al Ibex ha­bía caí­do en los mis­mos días un 19%, el fran­cés un 17% e in­clu­so el ale­mán ca­yó un 23%.

Y eso fue pre­ci­sa­men­te lo que asus­tó a los mer­ca­dos. Los paí­ses más gran­des co­men­za­ban a es­tar tam­bién en el cen­tro de los ata­ques de los mer­ca­dos y to­do el mun­do bus­ca­ba ex­pli­ca­cio­nes pa­ra po­der pe­dir me­di­das. Lo de Ita­lia no era muy di­fí­cil de en­con­trar. Es el país con ma­yor can­ti­dad de deuda: un 120% de su ri­que­za na­cio­nal anual (PIB), ci­fra que es­tá a años luz del 63% que de­be Es­pa­ña o del po­co más del 70% en que se si­túa Ale­ma­nia. El pro­ble­ma de Ita­lia no es, en­ton­ces, con­tro­lar el dé­fi­cit del Es­ta­do es­tos pró­xi­mos años pa­ra no agran­dar su deuda. Es que de­be­ría te­ner su­pe­rá­vit abun­dan­te pa­ra re­du­cir la bre­cha con el res­to de la zo­na con la que com­par­te mo­ne­da. Pe­ro no es­tán los tiem­pos pa­ra re­cau­dar mu­cho más por im­pues­tos mien­tras se re­du­cen drás­ti­ca­men­te los gas­tos.

Vis­to el pro­ble­ma, los mer­ca­dos se ce­ba­ron con Ita­lia y la di­fe­ren­cia de lo que se pa­ga en el mer­ca­do por sus tí­tu­los de deuda com­pa­ra­do con los bo­nos ale­ma­nes se mul­ti­pli­có a tal ve­lo­ci­dad que so­bre­pa­só en al­gu­nos mo­men­tos a la es­pa­ño­la, y ello después de que la deuda del Reino de Es­pa­ña se se­pa­ra­ra 400 pun­tos bá­si­cos (4%) de la ale­ma­na. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo en­tró en ac­ción, com­pró 22.000 mi­llo­nes de eu­ros en deuda de Ita­lia y Es­pa­ña y las aguas vol­vie­ron a su cau­ce, pe­ro con con­di­cio­nes. Ita­lia ha te­ni­do que ace­le­rar sus pla­nes de ajus­te y ha de­ja­do caer que ven­de­rá par­te del pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio, que en al­gu­nos ca­sos tam­bién es his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co, pa­ra de­di­car el di­ne­ro a amor­ti­zar deuda pú­bli­ca. Es de­cir, que con lo que ven­da pa­ga­rá par­te de lo que de­be al tiem­po que se aprie­ta el cin­tu­rón pa­ra no te­ner que vol­ver a pe­dir pres­ta­do lo que tie­ne que gas­tar en su pre­su­pues­to co­rrien­te anual.

En Es­pa­ña las me­di­das más lla­ma­ti­vas es­ta­ban ya to­ma­das, pe­ro el Go­bierno pre­sen­tó unas adi­cio­na­les pa­ra ajus­tar el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio. El pun­to cul­mi­nan­te fue la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca del pre­si­den­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro con Ma­riano Ra­joy pa­ra pac­tar la in­tro­duc­ción en un tiem­po ré­cord de una enmienda cons­ti­tu­cio­nal que li­mi­te la ca­pa­ci­dad de en­deu­dar­se de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. ¿Fue ese el pre­cio pe­di­do a ZP por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) pa­ra com­prar deuda es­pa­ño­la y cal­mar a los mer­ca­dos? Za­pa­te­ro fue pre­gun­ta­do en el Con­gre­so por ello y ape­ló a la pru­den­cia pa­ra no con­tes­tar.

Mi­llo­nes en jue­go.

¿Tan­ta im­por­tan­cia tie­ne su­je­tar a los mer­ca­dos pa­ra que no ata­quen a la deuda pú­bli­ca? Se su­po­ne que la pri­ma de ries­go es la di­fe­ren­cia en­tre lo que un bono ale­mán a diez años ofre­ce de ren­ta­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.