Is­rael-pa­les­ti­na, vuel­ven los dis­pa­ros

Se rom­pe la frá­gil tre­gua en­tre Ha­más e Is­rael que se ha­bía lo­gra­do después de la de­vas­ta­do­ra ope­ra­ción Plo­mo Fun­di­do que los is­rae­líes lan­za­ron so­bre Ga­za en­tre di­ciem­bre de 2008 y enero de 2009.

Tiempo - - MUNDO -

Otra vez vuel­ven los dis­pa­ros en­tre la gue­rri­lla de Ha­más e is­rae­líes en un es­ce­na­rio tan do­ble­men­te sen­si­ble co­mo es el te­rri­to­rio egip­cio del Si­naí. Los dis­pa­ros con se­cue­la de muer­tos siem­pre son una tra­ge­dia, pe­ro en es­te ca­so tie­nen otras de­ri­va­cio­nes muy ne­ga­ti­vas, ya que cin­co de los muer­tos en la re­frie­ga por las ba­las is­rae­líes eran po­li­cías egip­cios. Hay unas se­cue­las muy evi­den­tes, la pri­me­ra: se rom­pe la frá­gil tre­gua en­tre Ha­más e Is­rael que se ha­bía lo­gra­do después de la de­vas­ta­do­ra ope­ra­ción Plo­mo Fun­di­do que los is­rae­líes lan­za­ron so­bre Ga­za en di­ciem­bre de 2008 y enero de 2009 co­mo res­pues­ta a unos ata­ques con mi­si­les y mor­te­ros lan­za­dos por mi­li­cia­nos de Ha­más so­bre las ciu­da­des y los cam­pos de As­ha­dod y As­ke­lón cau­san­do 14 muer­tos en­tre los is­rae­líes. La con­tun­den­te res­pues­ta su­mó 1.400 ca­dá­ve­res en­tre los pa­les­ti­nos de la Fran­ja. Una des­pro­por­ción ate­rra­do­ra, de las ma­yo­res, sino la ma­yor en la his­to­ria del in­ter­mi­na­ble con­flic­to en una ope­ra­ción de cas­ti­go. Tan­to en las gue­rras abier­tas co­mo en los epi­so­dios trá­gi­cos, los ju­díos sien­ten el im­pe­ra­ti­vo vi­tal de evi­den­ciar su enor­me su­pe­rio­ri­dad. Es su fi­lo­so­fía exis­ten­cial, me la ex­pli­có con gran apa­sio­na­mien­to Ben­ja­mín Ne­tan­yahu ha­ce do­ce años, en 1999, cuan­do fal­ta­ban so­lo unos me­ses pa­ra fi­na­li­zar su pri­mer go­bierno, du­ran­te una en­tre­vis­ta que le hi­ce en su despacho de pri­mer mi­nis­tro. Su lar­go dis­cur­so pue­de re­su­mir­se así: los ára­bes pue­den per­der mu­chas gue­rras y mu­chas ba­ta­llas, por­que pa­ra ellos nun­ca se­rá una de­rro­ta fi­nal; en cam­bio, no­so­tros si per­de­mos una gue­rra que­da­re­mos au­to­má­ti­ca­men­te fue­ra del ma­pa y si pue­den nos echa­rán al mar, co­mo re­pi­ten con fre­cuen­cia. Tam­po­co po­de­mos per­der nin­gu­na de nues­tras es­po­rá­di­cas con­fron­ta­cio­nes, ya que si no res­pon­de­mos de ma­ne­ra con­tun­den­te ve­rán en la es­ca­sa res­pues­ta nues­tra de­bi­li­dad y se­gui­rán ata­can­do. Lo que aca­bo de es­cri­bir de Ne­tan­yahu es el pen­sa­mien­to bá­si­co de la es­truc­tu­ra del po­der is­rae­lí, in­clu­so aque­llos que co­mo Ehud Ba­rak o Sh­lo­mo Ben Ami apos­ta­ron muy fuer­te por lo que se lla­mó, ha­ce 10 años, la paz de los va­lien­tes. Es­ta fi­lo­so­fía del ma­ci­zo sus­tan­ti­vo del po­der is­rae­lí hay que te­ner­la siem­pre en cuen­ta, con los ma­ti­ces que se quie­ra e in­clu­so con in­ter­pre­ta­cio­nes di­ver­sas, pe­ro siem­pre es­tá ahí co­mo una som­bra irre­nun­cia­ble.

Di­plo­ma­cia ex­te­rior.

La rup­tu­ra de la tre­gua es una ma­la noticia, por­que lle­ga en un mo­men­to en el que la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na pre­pa­ra los pa­pe­les pa­ra pre­sen­tar an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU y la Asamblea Ge­ne­ral, que se ce­le­bra­rá en sep­tiem­bre, so­li­ci­tan­do su re­co­no­ci­mien­to co­mo Es­ta­do, co­mo Es­ta­do pa­les­tino. La di­plo­ma­cia pa­les­ti­na se es­tá mo­vien­do con gran in­sis­ten­cia an­te las can­ci­lle­rías de la ma­yo­ría de los paí­ses pa­ra ga­nar esa vo­ta­ción, un ob­je­ti­vo di­fí­cil sin un acuer­do con Is­rael, al que sin du­da apo­ya­rá Es­ta­dos Unidos. Aun­que Oba­ma y la se­ño­ra Clin­ton sean par­ti­da­rios de un Es­ta­do pa­les­tino, lo con­si­de­ran in­via­ble si no se lle­ga a un pac­to de paz pre­vio con los is­rae­líes. No ca­be du­da que las de­cla­ra­cio­nes de Ha­más pro­cla­man­do el fi­nal de la tre­gua per­ju­di­can al ob­je­ti­vo de lo­grar un Es­ta­do pa­les­tino.

Los 27 paí­ses de la Unión Eu­ro­pea no tie­nen una po­si­ción co­mún y en al­gu­nos ca­sos es­tán fran­ca­men­te en­con­tra­das. Pa­ra ne­go­ciar esa po­si­ción co­mún se re­uni­rán en So­pot (Po­lo­nia) el pró­xi­mo día 2 de sep­tiem­bre. Es­pa­ña es una de las más fir­mes par­ti­da­rias de vo­tar a fa­vor del re­co­no­ci­mien­to de un Es­ta­do pa­les­tino, lo vie­ne ma­ni­fes­tan­do es­tos días la mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res, Tri­ni­dad Jiménez, en de­cla­ra­cio­nes a di­ver­sos me­dios. Jiménez es muy cla­ra y ele­men­tal en el aná­li­sis al de­cir: “He­mos tra­ba­ja­do con la idea de que ha­ya ma­yo­ría en la UE que pue­da re­pre­sen­tar un avan­ce en el re­co­no­ci­mien­to de un Es­ta­do pa­les­tino. Creo que en es­tos mo­men­tos hay un gra­do de ma­du­rez su­fi­cien­te pa­ra dar al­gún pa­so en esa di­rec­ción. Hay que dar a los pa­les­ti­nos la es­pe­ran­za de que su Es­ta­do pue­de ser una reali­dad, por­que si no se pue­de ge­ne­rar una gran frus­tra­ción”. Co­mo se ve, la mi­nis­tra ope­ra so­bre li­ris­mos y en po­lí­ti­ca hay que con­tar con las reali­da­des. Po­de­mos ade­lan­tar que en So­lot no ha­brá una­ni­mi­dad y du­do que ha­ya ma­yo­ría en torno al plan­tea­mien­to de Es­pa­ña, ya que Ale­ma­nia se opo­ne fron­tal­men­te a las pre­ten­sio­nes pa­les­ti­nas si an­tes no las ne­go­cian con Is­rael. En el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad tam­po­co se lo­gra­rá tal re­co­no­ci­mien­to, ya que Es­ta­dos Unidos usa­rá el de­re­cho de ve­to, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que ha­gan otros paí­ses. En­tre las re­fle­xio­nes de los par­ti­da­rios del no re­co­no­ci­mien­to del Es­ta­do pa­les­tino sin el acuer­do de Is­rael es­tá la de su inuti­li­dad y la fal­ta de efi­ca­cia, ya que se­ría un brin­dis al sol.

An­tes de lle­gar a la reali­dad de los dos Es­ta­dos, el de Pa­les­ti­na y el de Is­rael, y a que con­vi­van en una co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca, tie­nen que po­ner­se de acuer­do en asun­tos ver­da­de­ra­men­te ver­te­bra­les, y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.