Las óp­ti­cas

Fue en Bo­go­tá don­de las afren­tas del et­no­cen­tris­mo que to­do eu­ro­peo lle­va en su equi­pa­je me asal­ta­ron.

Tiempo - - CULTURA VISIONES -

una re­cien­te es­tan­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca re­afir­ma la sa­bi­du­ría ba­ro­jia­na se­gún la cual el car­lis­mo se cu­ra le­yen­do y del na­cio­na­lis­mo se con­va­le­ce via­jan­do. Tam­po­co la com­pli­ci­dad idio­má­ti­ca li­be­ra de las an­teo­je­ras. Lo más ín­ti­mo y cer­cano, la len­gua, sir­ve en es­te ca­so pa­ra elu­ci­dar im­pía­men­te qué le­jos es­ta­mos de com­pren­der cuan­to ve­mos.

Fue en Bo­go­tá, ciu­dad que vi­si­té de la mano de Ma­rio Men­do­za, uno de los es­cri­to­res más im­por­tan­tes de Co­lom­bia, don­de las afren­tas del et­no­cen­tris­mo que to­do eu­ro­peo lle­va en su equi­pa­je me asal­ta­ron. Aca­ba­ba de aban­do­nar el Mu­seo del Oro, en el que ha­bía es­cu­cha­do las vo­ces de los cha­ma­nes que de­man­dan del hom­bre cí­ni­co y de­sen­can­ta­do una mue­ca ne­gli­gen­te, pe­ro que al tiem­po pro­du­cen un es­tre­me­ci­mien­to que no du­do tie­ne que ver con ese fon­do de su­pers­ti­ción que a to­dos ha­bi­ta. Huel­ga de­cir que esas vo­ces pro­ce­den­tes de otra sen­si­bi­li­dad y otra cos­mo­vi­sión re­sul­ta­ban mu­cho me­nos sos­pe­cho­sas tras ad­mi­rar los fru­tos de una cul­tu­ra que, mien­tras en Eu­ro­pa fal­ta­ban qui­nien­tos años pa­ra el na­ci­mien­to de Só­cra­tes, ya re­pre­sen­ta­ba la Muer­te, el Se­xo y el Lu­jo me­dian­te más­ca­ras, ro­pa­jes y jo­yas de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za.

Al aban­do­nar el mu­seo, Men­do­za me ex­pu­so su teo­ría, que aca­ba de re­co­ger en su li­bro La lo­cu­ra de nues­tro tiem­po, aun­que la ha ve­ni­do desa­rro­llan­do en to­da su obra de fic­ción, in­clui­da la desa­so­se­gan­te Satanás, su no­ve­la más co­no­ci­da en Es­pa­ña, so­bre Cam­po Elías Del­ga­do, el ase­sino de Poz­zet­to. Se­gún el es­cri­tor bo­go­tano, la van­guar­dia no es­tá en el Pri­mer Mun­do, sino en el Ter­ce­ro. Aten­dien­do a un es­que­ma téc­ni­co, pue­de que la per­cep­ción oc­ci­den­tal sea plau­si­ble, pe­ro si asu­mi­mos un es­que­ma fí­si­co, en­tró­pi­co, de des­or­den, que al fin y al ca­bo es el que ri­ge el mun­do, lo cier­to es que “las co­sas” no pa­re­cen pro­gre­sar,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.