Es­ta es la ju­ven­tud de Ki­ko

La Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud tu­vo co­mo una ce­le­bra­ción mul­ti­tu­di­na­ria del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal. La es­tre­lla, Ki­ko Ar­güe­llo.

Tiempo - - CULTURA -

se­gu­ra­men­te, ke­rig­má­ti­co), el pin­tor y an­ti­guo can­tau­tor leo­nés Fran­cis­co Jo­sé Gó­mez Ar­güe­llo. Son los ki­kos.

A lo lar­go de mi vi­da he asis­ti­do a in­con­ta­bles ce­re­mo­nias ca­tó­li­cas, su­pon­go que co­mo la ma­yo­ría de us­te­des. Es­ta es la pri­me­ra vez que con­tem­plo un ac­to re­li­gio­so en el que lo más im­por­tan­te, di­ría que la ob­se­sión, no es la fir­me­za de la fe, o la es­pe­ran­za, o la vo­lun­tad de ayu­dar a los de­más, sino el nú­me­ro.

Ki­ko, al mi­cró­fono en el es­ce­na­rio de Ci­be­les, mos­tra­ba sus pro­ble­mas con el idio­ma y has­ta con la geo­gra­fía, pe­ro con las ci­fras es úni­co. Del Cá­na­da, tan­tos cien­tos es­ta­ban allí pre­sen­tes, con ta­les o cua­les obis­pos o ves­co­vos; del Ka­zá­jis­tan, tan­tos; de la Bul­ga­ría, del Pá­na­ma, del Íraq, del Sudan, de la Al­ba­nía, tan­tos cien­tos o miles. De Croa­cia ha­bían ve­ni­do mu­chí­si­mos croa­tos y de Mos­ca, ca­pi­tal de Rusia, un mon­tón de ru­sos. Ca­da gru­po de cha­va­les gri­ta­ba, agi­ta­ba sus ban­de­ras cuan­do... adi­vi­na­ba el nom­bre de su país. Las mis­mas ban­de­ras que he­mos vis­to du­ran­te to­da la JMJ. Y en el es­ce­na­rio se al­bo­ro­za­ban to­dos: la or­ques­ta sin­fó­ni­ca (con una sec­ción es­pe­cial de gui­ta­rras) y el co­ro que se ha­bía he­cho co­lo­car allí, ba­jo un sol te­rri­ble, y un lar­go cen­te­nar de obis­pos y car­de­na­les de to­do el mun­do, que se pro­te­gían con som­bri­llas blan­cas.

Se su­po­ne que to­dos es­ta­ban allí pa­ra ce­le­brar la “li­tur­gia de la Pa­la­bra”, pe­ro pron­to que­dó cla­ro que eso era na­da más que la teo­ría. Aque­llo era un es­pec­tácu­lo mon­ta­do por, pa­ra, con, ha­cia y ad maio­rem glo­riam del pro­pio Ki­ko. Aque­llo era, an­te to­do y por en­ci­ma de cual­quier otra co­sa, una de­mos­tra­ción de po­der. Ha­cia la ciu­dad que les aco­gía, ha­cia el mun­do y, des­de lue­go, ha­cia la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca.

Can­cio­nes y “sin­fo­nías”.

De­mos­tra­cio­nes de po­der hay y ha ha­bi­do siem­pre mu­chas, y las ha­ce quien pue­de. La sin­gu­la­ri­dad de es­ta ra­di­ca en la per­so­na­li­dad de Ki­ko.

Yo no he vis­to en to­da mi vi­da un ego co­mo el que trans­por­ta es­te hom­bre. He ha­bla­do con él so­lo dos ve­ces. En am­bas la con­ver­sa­ción fue bre­ví­si­ma y exac­ta­men­te igual. Pri­me­ro me pre­gun­tó si ya me ha­bía con­ver­ti­do. Después de ti­tu­bear un po­co, yo le di­je que en qué. Le dio la risa. Lue­go qui­so sa­ber, ter­mi­nan­te, cuán­tos hi­jos te­nía yo. En cuan­to le acla­ré que nin­guno, per­dió to­do in­te­rés en mí y se pu­so a ha­blar con otros. Quie­ro de­cir con es­to que ya sa­bía que Ki­ko tie­ne una for­ma de ser... va­mos a de­cir un tan­to di­fí­cil.

Pe­ro nun­ca creí que ve­ría a un lí­der re­li­gio­so so­me­ter a una mul­ti­tud se­me­jan­te a tres ho­ras y me­dia de ex­hi­bi­ción des­me­di­da de su pro­pio yo. Las can­cio­nes que se can­ta­ron ( Yo ven­go a re­unir a to­das las na­cio­nes, con tex­to del pro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.