Es­ló­ga­nes inol­vi­da­bles

Tiempo - - CULTURA -

Pa­la­bra de ho­nor que, cuan­do ba­ja­ba por la ates­ta­da Gran Vía, al oír la voz por los al­ta­vo­ces pen­sé que era el pa­dre Loring. No sé si caen. Un te­le­pre­di­ca­dor ya no­na­ge­na­rio que apa­re­ce en al­gu­nos ca­na­les de te­le­vi­sión di­cien­do que a los ni­ños, cuan­do se po­nen in­so­len­tes, lo que hay que ha­cer es rom­per­les la ca­ra a guan­ta­zos. Por su ver­bo­rrea le lla­man (que hay que ver) el Pa­dre son­ri­sas, y fue pre­ci­sa­men­te la ver­bo­rrea lo que me con­fun­dió; eso y que las dos vo­ces, cuan­do gri­tan, se pa­re­cen bas­tan­te.

Pe­ro no, cla­ro. Quien atro­na­ba por los al­ta­vo­ces era Ki­ko Ar­güe­llo, fun­da­dor del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal, el gru­po ul­tra­con­ser­va­dor más nu­me­ro­so y po­de­ro­so de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Pron­to me da­ría cuen­ta de que ha­bría si­do im­pen­sa­ble que fue­se cual­quier otro.

La Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud, fies­ta re­li­gio­sa que ha atraí­do a Ma­drid no so­lo al Pa­pa Benedicto XVI sino a va­rios cien­tos de miles de jó­ve­nes de to­do el mun­do, con­clu­yó el lu­nes con una mul­ti­tu­di­na­ria con­cen­tra­ción en la pla­za de la Ci­be­les (De­fen­sa ne­gó pa­ra es­te ac­to el ba­su­ral de Cua­tro Vien­tos; el al­cal­de Ga­llar­dón fue más com­pren­si­vo). El Pon­tí­fi­ce ya se ha­bía ido, pe­ro eso da­ba igual: quie­nes es­ta­ban allí pa­ra ho­me­na­jear­se a sí mis­mos eran los ver­da­de­ros or­ga­ni­za­do­res de es­ta JMJ y de ca­si to­das las an­te­rio­res; los que lle­nan las anua­les ma­ni­fes­ta­cio­nes “por la fa­mi­lia” en la pla­za de Co­lón; los que aba­rro­ta­ron una y otra vez los es­ta­dios a los que via­ja­ba Juan Pa­blo II; el úni­co gru­po hu­mano que hoy existe en el mun­do ca­paz de po­ner a cien­tos de miles de per­so­nas en cual­quier pun­to del pla­ne­ta. Y lo ha­cen pa­ra vi­to­rear al Pa­pa, a Cris­to, a la Igle­sia, a la fa­mi­lia y a lo que ha­ga fal­ta. Pe­ro so­bre to­do ado­ran a su fun­da­dor y lí­der ab­so­lu­to (él di­ría, La Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud ha pro­du­ci­do, co­mo pa­sa siem­pre que se reúne gen­te jo­ven con ga­nas de mar­cha, fra­ses im­po­si­bles de ol­vi­dar. Al­gu­nas son muy pre­vi­si­bles, co­mo “Es­ta es la ju­ven­tud del Pa­pa” o la tan re­pe­ti­da de “Es­te Pa­pa mo­la, se me­re­ce una ola”. Pe­ro en al­gún bar de Ma­drid, los ca­to­les­cen­tes al­go pa­sa­dos de co­pas noc­tur­nas co­rea­ban un ri­pio tre­men­do: “Soy dro­ga­dic­to, / mi dro­ga es Benedicto”. Y mu­chos más re­pe­tían “Benedicto, ¡equis! ¡Uve! ¡Pa­li­to!” La equis se ha­cía jun­tan­do los an­te­bra­zos; la uve, jun­tan­do los co­dos y se­pa­ran­do las ma­nos. Y el pa­li­to, pues ya se lo pue­den us­te­des ima­gi­nar. Me ima­gino al so­se­ga­do Rat­zin­ger con los pe­los de pun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.