La úni­ca ba­ta­lla de Fe­li­pe II

Las tro­pas es­pa­ño­las de­rro­tan de for­ma aplas­tan­te a las fran­ce­sas. Fe­li­pe II asis­te a la campaña.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

El día de San Lo­ren­zo di­cen que es el más ca­lu­ro­so del año, por­que se con­me­mo­ra a aquel már­tir asa­do vi­vo en unas parrillas. Des­de lue­go fue ca­lien­te pa­ra los fran­ce­ses el San Lo­ren­zo de 1557, cuan­do su ejér­ci­to fue des­tro­za­do por una fuer­za in­va­so­ra es­pa­ño­la que avan­za­ba ha­cia Pa­rís.

El en­cuen­tro tu­vo lu­gar en San Quin­tín, una po­bla­ción for­ti­fi­ca­da del Nor­te de Fran­cia que ha­cía de obs­tácu­lo en la ru­ta ha­cia la ca­pi­tal, y tu­vo dos fa­ses. El 10 de agos­to fue la ba­ta­lla cam­pal en­tre es­pa­ño­les y fran­ce­ses, y tras la aplas­tan­te de­rro­ta de es­tos se pro­du­jo el asal­to a San Quin­tín, que du­ró va­rios días y ter­mi­nó tam­bién con vic­to­ria es­pa­ño­la. Apar­te de las im­por­tan­tes con­se­cuen­cias his­tó­ri­cas que ex­pli­ca­re­mos, San Quin­tín es fa­mo­sa por­que fue la úni­ca vez en que Fe­li­pe II acu­dió a un cam­po de ba­ta­lla, re­cu­pe­ran­do bre­ve­men­te la ima­gen del rey-gue­rre­ro me­die­val que ha­bía cul­ti­va­do su pa­dre (véa­se recuadro).

San Quin­tín tu­vo lu­gar en cir­cuns­tan­cias muy es­pe­cia­les. En pri­mer lu­gar Fe­li­pe es­ta­ba ca­si re­cién es­tre­na­do co­mo rey de Es­pa­ña, pues su pa­dre Car­los V (Car­los I de Es­pa­ña) ha­bía ab­di­ca­do el año an­te­rior. Cu­rio­sa­men­te, Fe­li­pe subió al trono de Es­pa­ña cuan­do lle­va­ba fue­ra del país des­de 1554. La ra­zón de es­ta pro­lon­ga­da au­sen­cia es que an­tes de ce­ñir la co­ro­na es­pa­ño­la Fe­li­pe II era ya rey, de In­gla­te­rra, por su ma­tri­mo­nio con Ma­ría Tu­dor.

Du­ran­te tres años Fe­li­pe re­si­dió en­tre In­gla­te­rra, don­de se ha­bía to­ma­do en se­rio su pa­pel de co­so­be­rano, y los Paí­ses Ba­jos, don­de tu­vo lu­gar to­do el com­ple­jo pro­ce­so po­lí­ti­co de tras­pa­so de las múl­ti­ples so­be­ra­nías de Car­los V a su hi­jo. Por es­ta ra­zón, cuan­do es­ta­lla­ron las hos­ti­li­da­des con Fran­cia Fe­li­pe II es­ta­ba en Bru­se­las, muy cer­ca de lo que se­ría el tea­tro de ope­ra­cio­nes bé­li­cas.

Car­los V ha­bía es­ta­do en gue­rra in­ter­mi­ten­te con los fran­ce­ses du­ran­te to­do su rei­na­do, dis­pu­tán­do­se Ita­lia. La úl­ti­ma tre­gua ha­bía si­do ro­ta por En­ri­que II de Fran­cia al en­viar tro­pas en apo­yo del Pa­pa Ju­lio IV, en gue­rra con los es­pa­ño­les. Fe­li­pe II, aho­ra al fren­te de los des­ti­nos de Es­pa­ña, de­ci­dió que la me­jor res­pues­ta a la ofen­si­va en Ita­lia se­ría ata­can­do el co­ra­zón de Fran­cia, Pa­rís.

Pa­rís ame­na­za­do.

La ca­pi­tal ga­la que­da muy le­jos de la fron­te­ra es­pa­ño­la, pe­ro muy cer­ca de la de Flan­des, don­de el nue­vo mo­nar­ca tu­vo los lar­gos me­ses de mal tiem­po, en los que no se po­día em­pren­der una campaña, pa­ra pre­pa­rar su plan. Lo pri­me­ro era con­se­guir me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra sos­te­ner la gue­rra y, una vez que se lo­gra­ra el di­ne­ro, le­van­tar un ejér­ci­to. Va­lién­do­se de su con­di­ción de rey de In­gla­te­rra, y del amor en­tre­ga­do que Ma­ría Tu­dor sen­tía por su ma­ri­do, lo­gró tan­to fon­dos in­gle­ses co­mo 7.000 sol­da­dos de ese país, que se uni­rían a la usual amal­ga­ma de na­cio­na­li­da­des de los ejér­ci­tos es­pa­ño­les de la épo­ca, don­de las tro­pas es­pa­ño­las eran siem­pre una eli­te mi­no­ri­ta­ria.

El ejér­ci­to reuni­do en Flan­des in­va­dió Fran­cia en lo más ca­lien­te del ve­rano de 1557. Co­mo era usual iba ba­jo las ór­de­nes del go­ber­na­dor es­pa­ñol de los Paí­ses Ba­jos, el du­que Ma­nuel Fi­li­ber­to de Sa­bo­ya, Ca­be­za de Hie­rro. Era un mi­li­tar ex­pe­ri­men­ta­do, so­be­rano de un pe­que­ño es­ta­do, pa­rien­te y pro­te­gi­do de la mo­nar­quía es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, Fe­li­pe II no po­día de­jar pa­sar la oca­sión de res­pi­rar el hu­mo de la ba­ta­lla, que te­nía tan cer­ca. No hu­bie­ra si­do digno de un rey jo­ven re­nun­ciar al bau­tis­mo de fue­go. De mo­do que vis­tió la mag­ní­fi­ca ar­ma­du­ra lla­ma­da de San Quin­tín, con la que le re­tra­ta­ría tras la ba­ta­lla An­to­nio Mo­ro, y se fue a la campaña al fren­te de la re­ser­va, 18.000 hom­bres que de­bían re­for­zar los 42.000 de Ca­be­za de Hie­rro.

Cuan­do lle­gó al fren­te ha­bía te­ni­do lu­gar ya la ba­ta­lla prin­ci­pal, un au­tén­ti­co desas­tre pa­ra Fran­cia cu­ya mag­ni­tud se de­du­ce de la des­pro­por­ción de ba­jas: los es­pa­ño­les su­frie­ron 300 ba­jas, los fran-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.