Abrien­do puer­tas

El ge­nio es más crea­ti­vo si abre la men­te a mu­chos en­tor­nos in­ter­co­nec­ta­dos.

Tiempo - - DEPORTE TAL COMO SOMOS -

es­te ve­rano he co­no­ci­do a va­rios jó­ve­nes con ta­len­to y sin tra­ba­jo que es­tán bus­can­do bue­nas ideas pa­ra sa­lir ade­lan­te. A pe­sar de lo mu­cho que les des­ani­man los obs­tácu­los bu­ro­crá­ti­cos, con­fían en ob­te­ner al­gu­na de las ayu­das pro­me­ti­das a los em­pren­de­do­res. No han per­di­do la es­pe­ran­za de en­con­trar una sa­li­da que les per­mi­ta tra­ba­jar dig­na­men­te, sin so­me­ter­se a con­di­cio­nes la­bo­ra­les de­ni­gran­tes. La ma­yo­ría bu­cean en In­ter­net con la ilu­sión de dar con el pró­xi­mo ha­llaz­go tec­no­ló­gi­co tras el cual, pro­ba­ble­men­te, ha­ya una le­gión de ce­re­bros pen­san­do en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. Por­que las ideas bri­llan­tes no sur­gen del chis­pa­zo o el flash que se pro­du­ce en un so­lo ce­re­bro, por muy pri­vi­le­gia­do que sea, sino de ele­men­tos ya exis­ten­tes que al­guien es ca­paz de cap­tar y com­bi­nar pa­ra cons­truir una no­ve­dad. No siem­pre se des­cu­bre al­go tan gran­dio­so co­mo la pe­ni­ci­li­na o se in­ven­ta sis­te­mas tan in­no­va­do­res co­mo Google o el iPad, pe­ro aun­que ten­ga me­nos tras­cen­den­cia, siem­pre me­re­ce la pe­na ex­plo­rar los lí­mi­tes de lo que nos ro­dea.

Pa­ra los jó­ve­nes em­pren­de­do­res re­co­mien­do la lec­tu­ra de Las bue­nas ideas, de Ste­ven John­son (Tur­ner, 2011), por­que reúne con­di­cio­nes tan es­ti­mu­lan­tes co­mo el en­tre­te­ni­mien­to y la uti­li­dad, y apor­ta, ade­más, esos co­no­ci­mien­tos su­ge­ren­tes que nos lle­van a ex­cla­mar “¡Có­mo no se me ha ocu­rri­do an­tes!”. Hay am­bien­tes, se­gún John­son, que aplas­tan las nue­vas ideas, mien­tras otros las fa­vo­re­cen y las ha­cen cre­cer con fa­ci­li­dad. Las gran­des ciu­da­des e In­ter­net son ge­ne­ra­do­res de in­no­va­ción; los en­tor­nos más fér­ti­les pa­ra la crea­ción, di­fu­sión y adop­ción de bue­nas ideas, que siem­pre ne­ce­si­tan co­nec­tar­se, vin­cu­lar­se y re­com­bi­nar­se. Los am­bien­tes que cons­tru­yen mu­ros al­re­de­dor de las bue­nas ideas sue­len ser me­nos in­no­va­do­res que los que las de­jan en li­ber­tad. Nos equi­vo­ca­mos al creer que el ge­nio pien­sa más y me­jor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.