Reúne con­di­cio­nes tan es­ti­mu­lan­tes co­mo el en­tre­te­ni­mien­to y la uti­li­dad

Tiempo - - DEPORTE TAL COMO SOMOS -

cuan­do se aís­la del mun­da­nal rui­do. Al con­tra­rio, es más crea­ti­vo si abre la men­te a mu­chos en­tor­nos in­ter­co­nec­ta­dos. Re­cuer­da el au­tor que des­de las man­chas del sol, que fue­ron des­cu­bier­tas en el si­glo XVII si­mul­tá­nea­men­te por cua­tro cien­tí­fi­cos que vi­vían en cua­tro paí­ses dis­tin­tos, has­ta el te­lé­fono, la ra­dio y to­dos los avan­ces tec­no­ló­gi­cos esen­cia­les, han te­ni­do múl­ti­ples orí­ge­nes, aun­que ca­da uno, fi­nal­men­te, lle­ve el nom­bre de un in­ven­tor. Con su teo­ría de las puer­tas, John­son ex­pli­ca de un mo­do bri­llan­te en qué con­sis­te la his­to­ria de la in­no­va­ción. Es co­mo una ca­sa que se am­plía se­gún va­mos abrien­do puer­tas. Ima­gi­ne­mos una ha­bi­ta­ción con cua­tro puer­tas y ca­da vez que abri­mos una apa­re­cen tres más, y así su­ce­si­va­men­te, has­ta que va­mos cons­tru­yen­do un enor­me edi­fi­cio, sin ata­jos, al que hu­bie­ra si­do im­po­si­ble ac­ce­der si no hu­bié­ra­mos abier­to ca­da una de las puer­tas. Los lí­mi­tes cre­cen a me­di­da que los ex­plo­ra­mos. Con el ob­je­ti­vo de se­guir abrien­do puer­tas, da sie­te pau­tas úti­les pa­ra desa­rro­llar nues­tra ca­pa­ci­dad de in­no­var. Se tra­ta de crear en­tor­nos don­de sa­len a flo­te nues­tras bue­nas ideas. La men­te se suelta cuan­do di­va­ga y, co­mo se pue­de com­pro­bar, la lec­tu­ra si­gue sien­do la me­jor ma­ne­ra de ad­qui­rir ex­pe­rien­cias no­ve­do­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.