La du­que­sa com­pró a sus hi­jos pa­ra po­der ca­sar­se

Ca­ye­ta­na de Al­ba ya es­tá en capilla tras cua­tro años de an­gus­tias, de­ses­pe­ro y ca­si es­car­nio. La ce­re­mo­nia es­tá fi­ja­da pa­ra pri­me­ros de oc­tu­bre.

Tiempo - - GENTE -

Ha­ce­mos ba­lan­ce. Ha si­do un ve­rano re­mar­ca­dor de di­fe­ren­cias tu­rís­ti­cas y so­cia­les. Tam­bién de cam­bios ra­di­ca­les co­mo el de Car­los Hués­car ad­mi­tien­do por fin la bo­da ma­ter­na a la que tan­to se opu­so. Ibi­za y Mar­be­lla si­guen co­mo tra­di­cio­na­les pun­tos neu­rál­gi­cos con di­fe­ren­tes es­ti­los de ma­ni­fes­tar­se. Mien­tras en la ca­pi­tal cos­ta­so­le­ña si­gue im­pe­ran­do el oro­pel cin­co es­tre­llas, muy pa­ta ne­gra –o lo de la de­va­lua­da zo­na que su al­cal­de­sa no lo­gra re­lan­zar por fal­ta de em­pu­je, que no to­do que­da en fal­ta de li­qui­dez–, la is­la blanca ejer­ce sin­gu­lar atrac­ti­vo.

An­te la abu­rri­da y lán­gui­da vi­da cor­te­sa­na de Pal­ma, ca­da vez más dis­tan­cia­da del gla­mour es­ti­val, su com­pe­ti­do­ra Ibi­za es un no va más, re­mar­ca­do por una bien apro­ve­cha­da nos­tal­gia. Y aun­que es­te ve­rano no se vio por allí a Kate Moss y Ja­de Jag­ger, ba­tió sus pro­pios ré­cord de en­gan­che: des­de un Imanol Arias con la tier­na Ire­ne Ma­rit­xel, a la ca­da día más plas­ti­fi­ca­da, in­mó­vil e inex­pre­si­va Paris Hil­ton, que apro­ve­chó su tam­bién de­caí­do ti­rón pa­san­do has­ta sie­te ve­ces -sie­te-por ta­qui­lla pro­mo­cio­nan­do cuan­to quie­ra ven­der. Con ai­re dis­traí­do y ca­si mio­pe, flan­quea­da por su her­ma­na Nicky – mu­cho más fres­ca y des­pier­ta–, an­du­vo ca­si em­pa­re­ja­da en la fies­ta hippy de Pa­chá, tan con­cen­tra­do­ra de fa­mo­sos.

Car­los Martorell y Ri­car­do Ur­gell ex­plo­tan bien el evo­car el “haz el amor y no la gue­rra” y aque­llo sir­ve de es­ca­pa­ra­te, pa­sa­re­la y ex­hi­bi­ción ca­si de ca­tá­lo­go de cuan­to po­pu­lar pa­sea por Ibi­za. Pres­tos al car­na­val cir­cuns­tan­cial y re­me­mo­ra­ti­vo, ca­si to­dos caen por el ba­ti­bu­rri­llo in­du­men­ta­rio de Vi­cen­te Ga­nes­ta, un vi­vo cul­ti­va­dor de lo vin­ta­ge, que lo mis­mo re­vis­tió al mí­ti­co Án­gel Nieto con un cha­le­co años 70, que trans­for­mó al he­re­de­ro Thys­sen en una es­pe­cie de ra­já bar­bu­do y mul­ti­rra­ya­do en azu­les que te­nía un as­pec­to al­go ate­rra­dor. Pa­ra tru­far el reportaje an­du­vie­ron tam­bién por allí ca­ras co­no­ci­das co­mo Ale­jan­dra Prat o Aran­cha Sánchez Vi­ca­rio y fa­mi­lia, las dos en so­bre­sa­lien­te es­ta­do de bue­na es­pe­ran­za. La ru­bia es­pe­ra el ter­ce­ro pa­ra fi­na­les de sep­tiem­bre y Aran­cha otra ni­ña. Y pen­sar que na­die apos­ta­ba por un ma­tri­mo­nio co­mo el su­yo, ca­si tan cri­ti­ca­do den­tro co­mo fue­ra de su pro­pia fa­mi­lia.

Bo­da en cier­nes.

Es un po­co lo de Ca­ye­ta­na de Al­ba an­te su in­mi­nen­te bo­da. Ya es­tá en capilla tras cua­tro años de an­gus­tias, de­ses­pe­ro y ca­si es­car­nio. En el prin­ci­pio fue una campaña ló­gi­ca en la que to­dos vi­mos en Al­fon­so Díez a un pre­sun­to en­ga­tu­sa­dor. Has­ta nos pa­re­ció achu­la­do y echa­mos mano de que su her­mano Pe­dro ha­bía si­do más que ín­ti­mo de Je­sús Agui­rre, an­te­rior du­que con­sor­te. Con­clui­mos que to­do que­da­ba en fa­mi­lia. El pri­mo­gé­ni­to du­que de Hués­car has­ta so­li­ci­tó la me­dia­ción del Rey “pa­ra que mi se­ño­ra ma­dre no pier­da la ca­be­za”, bas­tan­te al­bo­ro­ta­da has­ta ex­te­rior­men­te. El mo­nar­ca la fre­nó con un “Ca­ye­ta­na, no te­ne- mos edad” ca­si amo­nes­ta­dor. La más gran­de pa­re­ció es­cu­char­lo, pe­ro no de­jó de ba­ta­llar por su pa­sión amo­ro­sa.

Fi­nal­men­te ju­gó bien, re­par­tió la he­ren­cia en vi­da sin de­jar de ser usu­fruc­tua­ria de sus in­cal­cu­la­bles bie­nes y los de­jó pas­ma­dos. La des­cen­den­cia re­ti­cen­te que­dó sin ca­pa­ci­dad de reac­ción an­te ta­ma­ño des­pren­di­mien­to y mues­tra de amor mo­vi­dos por in­te­li­gen­te ma­qui­na­ción. Ella co­no­ce el pa­ño sur­gi­do de sus en­tre­te­las. Na­da co­mo es­te ca­ra­me­li­to pa­ra ablan­dar vo­lun­ta­des, aun­que las de Eugenia y el con­de de Sal­va­tie­rra nun­ca de­ja­ron de apo­yar­la al tiem­po que par­ti­ci­pa­ban en la con­ju­ra fa­mi­liar tan des­es­ta­bi­li­za­do­ra.

Ca­ye­ta­na re­par­tió más de lo que es­pe­ra­ban, ce­dien­do in­clu­so el se­vi­llano Pa­la­cio de Dueñas, he­ren­cia de su abue­la, al ma­yor, Car­los, co­mo usu­fruc­tua­rio has­ta que Fer­nan­do Fitz-Ja­mes Stuart, su pri­mer nieto, lo re­ci­ba. Aliaga dis­fru­ta­rá de un cas­ti­llo en tie­rras sal­man­ti­nas que su ma­dre reha­bi­li­tó, Si­rue­la, la ca­sa del Am­pur­dán, aun­que él hu­bie­se pre­fe­ri­do el blan­co cha­lé ibi­cen­co don­de mamá ha dis­fru­ta­do sus vís­pe­ras ca­sa­men­te­ras con Al­fon­so. Fi­nal­men­te Ibi­za le to­có a Eugenia, que ya te­nía La Pi­za­na se­vi­lla­na, don­de vi­vió y se de­ses­pe­ró ma­tri­mo­nial­men­te con Fran Ri­ve­ra Or­dó­ñez. Fer­nan­do ya es due­ño y se­ñor de la fin­ca mar­be­lle­ra a pie de pla­ya y Sal­va­tie­rra dis­pon­drá, ade­más de Las Arro­yue­las de Car­mo­na –don­de se re­cu­pe­ró cui­da­do por una Mar Flo­res en­ton­ces por sus hue­sos–, del ca­so­plón de es­ti­lo in­glés de San Se­bas­tián que fue pro­pie­dad de Luis Martínez de Iru­jo, pri­mer es­po­so de la aris­tó­cra­ta.

La du­que­sa aca­pa­ró la aten­ción, su­peran­do el in­te­rés por Rosa Be­ni­to,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.