Se­ñor agen­te, se equi­vo­ca

La jo­ven y atrac­ti­va con­duc­to­ra gus­ta de con­du­cir con los cas­cos de mú­si­ca a to­do vo­lu­men. Y no es pro­cli­ve a cum­plir con las nor­mas que Trá­fi­co ha es­ta­ble­ci­do pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad.

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

la fra­se tex­tual es más com­ple­ta: “Se­ñor agen­te, creo que se equi­vo­ca to­tal­men­te”. La pe­que­ña his­to­ria tu­vo lu­gar ha­ce una se­ma­na. El lu­gar, Ca­ba­ñas de Vir­tus, en la pro­vin­cia de Bur­gos, jun­to al pan­tano del Ebro y a po­cos cen­te­na­res del Puer­to del Es­cu­do, en cu­ya ci­ma prin­ci­pia la mon­ta­ña de Can­ta­bria. Los pro­ta­go­nis­tas, una jo­ven y atrac­ti­va con­duc­to­ra y una pa­re­ja de mo­to­ris­tas de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co.

La jo­ven y atrac­ti­va con­duc­to­ra, Pi­lar de Va­lli­nes y Menéndez de To­le­do gus­ta de con­du­cir con los cas­cos de la mú­si­ca a to­do vo­lu­men. Y no es pro­cli­ve a cum­plir con las nor­mas y or­de­nan­zas que Trá­fi­co ha es­ta­ble­ci­do pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad de las ca­rre­te­ras. Cuan­do se en­te­ró de que el di­rec­tor ge­ne­ral de Trá­fi­co, Pe­re Na­va­rro, se ha­bía gas­ta­do un mi­llón de eu­ros en su nue­vo despacho, Pi­lar de­ci­dió que na­die te­nía fuer­za ni con­sis­ten­cia mo­ral pa­ra im­po­ner­le una san­ción. E ini­ció el via­je ha­cia Can­ta­bria.

To­do bien has­ta Bur­gos, por aque­llo de que la ca­rre­te­ra es­tá en obras, gra­cias a la pre­vi­sión del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to, que con­si­de­ra que los me­ses de ve­rano son los de me­nos den­si­dad cir­cu­la­to­ria. De Bur­gos a San­tan­der fue otra co­sa. A gran ve- lo­ci­dad pa­só por el Pá­ra­mo de Ma­sa, Tu­bi­lla del Agua, San Fe­li­ces, Co­va­ne­ra, el Valle del Ru­drón y Quin­ta­ni­lla de Es­ca­la­da. Des­de el Pá­ra­mo era per­se­gui­da por una pa­re­ja de mo­to­ris­tas, pe­ro los cas­cos de la mú­si­ca y la au­sen­cia de in­te­rés de Pi­lar por to­do lo que va de­trás de ella le im­pi­die­ron per­ca­tar­se de la per­se­cu­ción po­li­cial. Ya en Ca­ba­ñas de Vir­tus, los mo­to­ris­tas con­si­guie­ron ade­lan­tar a la fre­né­ti­ca con­duc­to­ra. Y ahí se ini­cia la con­ver­sa­ción.

-Se­ño­ri­ta, el per­mi­so de con­du­cir y los pa­pe­les del co­che. Me veo en la obli­ga­ción de im­po­ner­le una san­ción.

-Se­ñor agen­te, creo que se equi­vo­ca to­tal­men­te. No he co­me­ti­do in­frac­ción al­gu­na.

-Se­ño­ri­ta, des­de el Pá­ra­mo de Ma­sa has­ta Ca­ba­ñas de Vir­tus ha co­me­ti­do us­ted cua­ren­ta y sie­te in­frac­cio­nes al Có­di­go de Cir­cu­la­ción. Con­du­cía con cas­cos, no se ha de­te­ni­do du­ran­te nues­tra per­se­cu­ción, ha in­va­di­do la cal­za­da con­tra­ria en una trein­te­na de oca­sio­nes, ha ade­lan­ta­do a un ca­mión por el ar­cén, ha efec­tua­do seis cor­tes de man­gas a con­duc­to­res que cir­cu­la­ban a la ve­lo­ci­dad acon­se­ja­da y pa­ra col­mo, en un tra­mo en obras, ha ace­le­ra­do aún más pro­pi­cian­do que mi com­pa­ñe­ro, el ca­bo Chércoles, ha­ya caí­do de su mo­to. Por ello le voy a qui­tar 2.776 pun­tos, por lo que os­ten­ta­rá el ré­cord na­cio­nal des­de que se im­plan­tó el sis­te­ma de pun­tua­ción.

-Us­ted abu­sa de mí por­que soy una mu­jer in­de­fen­sa. Les pa­re­ce­rá exa­ge­ra­do. Pe­ro así fue. Y po­cos días atrás.

82

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.